Números

Formulario de Busqueda

 

Entradas para 'host'

La cita del mes

“La curiosidad es el remedio para el aburrimiento. No hay remedio para la curiosidad.”

Dorothy Parker

Nota del editor

Este nuevo número de Komplex presenta como pensador del mes al “cazador de virus” Nathan Wolfe, cuyos trabajos combinan métodos de la virología molecular, la biología evolutiva, la ecología y la antropología para estudiar la emergencia viral y la prevención de pandemias. Le acompañan los acostumbrados artículos y libros que hemos seleccionado por parecernos de interés.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

 

El pensador del Mes

Nathan Wolfe

“Dicho en pocas palabras, en lo que estoy interesado es un universo biológico paralelo al nuestro, el universo de los microorganismos. Me interesan especialmente los virus pero también las bacterias a las que considero organismos fascinantes, y un buen número de parásitos.

Existen en el mismo momento histórico que nosotros, en el mismo espacio que ocupamos nosotros, pero el suyo es un mundo muy diferente. Si, responden a muchas de las mismas presiones a las que respondemos nosotros, pero en períodos de tiempo mucho más breves. Por supuesto también están sometidos  a la selección natural. Son increíblemente importantes para nuestro planeta, para nosotros como especie, y la verdad es que sabemos poquísimo sobre ellos…

... Nuestro conocimiento de la diversidad viral en el planeta es insignificante. Ni siquiera sabemos el tamaño del iceberg. Sólo sabemos que la casi totalidad de esa diversidad viral está por descubrir y nos es desconocida. No tenemos ni idea de qué porcentaje está bajo el agua, pero seguramente es un gran porcentaje.

Ese es mi interés, soy simplemente un biólogo y un historiador de la naturaleza que está especialmente interesado en los microorganismos, pero en el contexto de la evolución humana y de la diversidad y biogeografía de los mamíferos. Aunque creo que resulta maravilloso cuando tenemos el lujo de realizar descubrimientos básicos. Descubrimos nuevos virus continuamente. No se pueden descubrir nuevos primates todo el rato, están descubiertos ya la mayoría de ellos, pero ese no es el caso de los virus.  

Obviamente hay un tremendo interés en los virus dañinos. Pero una de las cosas que me gustaría señalar antes de nada, es que hay muchos tipos de virus, la mayoría de ellos son neutrales, muchos ecológicamente importantes y  algunos de ellos cooperan con sus huéspedes. Dicho esto, hay una inmensa fascinación con los virus y microorganismos peligrosos, que pueden propagarse como hicieron  la gripe de 1918 y el Sida o como puede hacerlo el SARS. Son agentes con capacidad de tener efectos devastadores sobre la población humana de forma relativamente rápida…

…Generalmente cuando observamos el control global de enfermedades, éste no suele estar realizado por biólogos, ni en la esfera científica, sino por ciencias aplicadas, como la medicina y la salud pública, es en efecto “control de enfermedades”. Esperamos a que las pandemias ocurran y luego hacemos todo lo que podemos para controlarlas una vez en marcha.

Pero una de las cosas que hemos descubierto analizando las enfermedades infecciosas es que la mayoría de ellas tienen un origen animal. La forma en que la mayoría de estas importantes enfermedades infecciosas se iniciaron fue como enfermedades animales, que pasaron a humanos que por alguna razón estaban expuestos por contacto con agua, mosquitos, sangre, cazadores… y ese es en gran parte nuestro trabajo…

… El control epidemiológico se centra en las pocas enfermedades que llegan a la cima de la pirámide y se han propagado globalmente. Si pensamos en el VIH por ejemplo, si nos vamos a 1981, justo aquí al lado, a la calle junto a la UCLA, donde los primeros casos de SIDA fueron reconocidos como un síndrome, resulta que en esa fecha ya había al menos 100.000 infectados por VIH y posiblemente más.

Es decir, perdimos un período crítico en el que se podría haber reconducido esta pandemia. Pero para entonces era tarde. Obviamente esta es una enfermedad de origen africano, un virus africano que llegó hasta esas personas del Centro Médico de la UCLA. A partir de ahí se tardó tres años en identificar el agente VIH que causa el Sida. Y siete años para que el Presidente de los Estados Unidos fuese capaz de usar la palabra Sida.

Ahora me gustaría saltar a un escenario un poco distinto. Digamos que hubiésemos estado estudiando un poco más a fondo esta interfase entre humanos y animales e intentando predecir de forma proactiva esta pandemia. Hubiésemos sabido de un virus poco estudiado de África central. Sabríamos que se transmitía a través de muchas y variadas formas en África, sobre todo formas heterosexuales de transmisión. Quizás hubiésemos tenido técnicas de diagnóstico. Hubiese sido una enfermedad tropical poco importante. Pero cuando los casos se hubiesen empezado a multiplicar, por ejemplo aquí en los Estados Unidos, hubiésemos dispuesto de una importantísima ventaja competitiva...

… Dentro de 50 o 100 años cuando la gente mire hacia nuestra época verán que estamos haciendo algo parecido a lo que hacían los que trataban enfermedades cardiovasculares en los años cincuenta y sesenta. No la prevenían. Nadie medía niveles de colesterol, ni controlaba la tensión arterial, ni se intentaba modificar los hábitos de fumar. Simplemente se esperaba al ataque cardíaco. Cuando hablamos de pandemias estamos igual, esperando al ataque cardíaco.

Debemos atrevernos a pensar que debemos y podemos hacer un trabajo mucho mejor en la predicción y prevención de pandemias. Pero deberíamos tener la valentía suficiente para pensar que podemos llegar a un punto (aún distante en el futuro) en el que seamos tan buenos en esto que veamos “la última de las epidemias” y seamos capaces de cazar la mayoría de esos bichos, de forma que nuevas pandemias resulten una rareza. Deberíamos aspirar a esto. Pero si se le pregunta a profesionales de salud pública, es muy posible que ni siquiera se les haya ocurrido que se hubiese podido prevenir la epidemia de VIH, y mucho menos que podamos conseguir que un día no haya más epidemias, que podamos aspirar a un día en el que no tengamos que pensar en dar marcha atrás e intentar erradicarlas… [+]

De WAITING FOR "THE FINAL PLAGUE" A Talk with Nathan Wolfe, en Edge The third culture.

Nathan Wolfe es profesor de Biología Humana en la Universidad de Stanford y Director de la Global Viral Forecasting Initiative. Se graduó en Stanford en  1993 y se doctoró en Inmunología y Enfermedades Infecciosas en Harvard en 1998. Recibió una beca  Fulbright en 1997,y los premios del  National Institute of Health (NIH): International Research Scientist Development en 1999 y del prestigioso  NIH Director's Pioneer Award en 2005.

El Profesor  Wolfe ha publicado más de 50 artículos y capítulos de libros. Entre sus principales descubrimientos se encuentra la primera prueba de la transmisión natural de retrovirus de primates no humanos a los humanos. Sus trabajos han sido publicados en  Nature, Science, The Lancet, PNAS, JAMA, The New York Times, The Economist, Wired, Discover, Scientific American, NPR, Popular Science, Seed, y Forbes. Sus investigaciones han sido financiadas mediante becas y contratos de organizaciones tales como:  Google.org, la Skoll Foundation, NIH, la National Science Foundation, la Bill & Melinda Gates Foundation, la National Geographic Society, Los laboratorios Merck de investigación y el Ministerio de Defensa de los Estados Unidos(Global Emerging Infections Surveillance & Response System (GEIS), HIV/AIDS Prevention Program (DHAPP), y US Military HIV Research Program (USMHRP)). Ha trabajado como consultor y es miembro del consejo editorial de EcoHealth,y desde 2008 del DARPA’s Defense Science Research Council (DSRC).

Wolfe ha trabajado sobre el terreno más de ocho años full-time,  ha vivido y dirigido diversas investigaciones biomédicas en Malasia, Camerún y Uganda.

Fundó y dirige la  Global Viral Forecasting Initiative (GVFI), un sistema de alarma precoz que monitoriza el paso de nuevos agentes infecciosos de animales a humanos. GVFI coordina las actividades de más de 100 investigadores en todo el mundo y actualmente tiene abiertos investigaciones y proyectos de salud pública en Camerún, China, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República Popular del Congo, Gabon, Guinea Ecuatorial, Laos, Madagascar, Malasia y Santo Tomé.

Algunos de sus artículos recientes:

Naturally acquired simian retrovirus infections in central African hunters,
The Lancet, vol 363, 20 mar 2004.

Origins of major human infectious diseases,
Nature, Vol 447,17 May 2007

Emergence of unique primate T-lymphotropic viruses among central African bushmeat hunters
PNAS,May 31, 2005,vol. 102,no. 22

Bushmeat Hunting, Deforestation, and Prediction of Zoonotic Disease Emergence
Emerging Infectious Diseases, Vol. 11, No. 12, December 2005

Exposure to Wild Primates among HIV-infected Persons
Emerging Infectious Diseases,  Vol. 13, No. 10, October 2007

Serologic Evidence for Novel Poxvirus in Endangered Red Colobus Monkeys, Western Uganda
Emerging Infectious Diseases, Vol. 14, No. 5, May 2008

The Plague Fighters: Stopping the Next Pandemic Before It Begins
Wired Magazine, 04.24.07

Where Will the Next Pandemic Emerge?
Discover, October 27, 2008

Artículos del mes

La carrera contra el tiempo

“De los aproximadamente 7.000  idiomas que se conservan en el mundo, el 40% está en vías de extinción, y las últimas personas que los hablan mueren al ritmo de una cada dos semanas. “ The linguists” que se emitió en la cadena Americana PBS el 26 de febrero de este año, sigue a dos insaciables K. David Harrison y Greg Anderson, en un viaje a los confines de la tierra para encontrar a los que hablan algunas de las lenguas mas remotas y documentarlas con grabaciones sonoras: Chulym en Siberia, Sora en el este de la India, Kalavaya en Bolivia y Chemehuevi en Arizona. Las aventuras estilo Indiana Jones de Harrison y Anderson, ya sea escapando de las guerrillas maoistas en la India o escalando los Andes, a menudo dominan la película, pero The Linguists  además nos descubre el papel de la tecnología en la preservación de las lenguas y del conocimiento contenido en ellas…”

The Amazing Race un artículo de Anthony Kaufman  en Seed magazine.

La página de The linguists en PBS

Y algunas muestras de estos idiomas en peligro de extinción:

Tofa; Siberia Central, 35 hablantes
Oir  mp3 | Canción, no traducida.

Kallawaya; Bolivia, 100 hablantes
Oir  mp3 | No traducido.

Chulym; Siberia, menos de 50 hablantes
Oir mp3 | Traducción: “A dónde vais; de dónde sois; nunca he visto gente más estúpida”

La formula secreta que acabó con Wall Street

Hace menos de un año era perfectamente imaginable que un mago de las matemáticas como  David X. Li  pudiese ganar un día el premio Nobel. Después de todo los economistas financieros , incluso los “cuantificadores” de Wall Street han llegado a recibirlo, y el trabajo de Li sobre cuantificación de riesgos  ha tenido más y más rápido impacto en su área que algunas contribuciones a la misma de otros premios Nobel. A día de hoy sin embargo, mientras estupefactos banqueros, políticos, reguladores e inversores contemplan las ruinas del mayor desastre financiero desde la Gran Depresión, Li seguramente da gracias por seguir manteniendo un empleo en el mundo de las finanzas. No es que sus logros deban despreciarse. Identificó un problema de difícil solución (determinar la correlación o como se relacionan eventos aparentemente dispares) y lo resolvió con una simple y elegante fórmula matemática, que se haría omnipresente en todo el planeta financiero.

Durante cinco años la fórmula de Li, conocida como “Función de cópula gaussiana” por empalmar dos campanas de gauss sintonizadas hacia un extremo , aparecía sin ambages como un avance positivo, una pieza de tecnología financiera que permitía modelizar con mayor facilidad y más precisión que nunca, riesgos de enorme complejidad. Con su brillante número de prestidigitación matemática, Li hizo posible  la venta de ingentes cantidades de nuevos productos financieros, expandiendo los mercados de estos productos hasta límites inimaginables…

Como dijo  el mismo Li de su modelo en 2005 : “Lo peligroso es que la gente se crea cualquier cosa que se deriva de él”  

Recipe for Disaster: The Formula That Killed Wall Street, un artículo de Felix Salmon en Wired Magazine del 23.02.2009

De chocolate, psicólogos e investigación

 

Un informe titulado Desarrollo de un Cuestionario de Actitudes frente al Chocolate,  publicado en 1998, nos explica como tres investigadores de la   University of Wales, Swansea, elaboraron un nuevo instrumento de medida.

Los psicólogos han sentido necesidad desde hace mucho tiempo de disponer de un método para medir la atracción de la gente al chocolate. ¿Por qué el chocolate se dirán Vds.? Pues en palabras de los investigadores porque:”el chocolate es con mucho el alimento más deseado”. Es una tentación para los chocohólicos y para los académicos hambrientos de conocimiento y quizás también de reconocimiento.

La meta deseada, quizás el sueño imposible, es medir y comparar la atracción al chocolate de dos personas diferentes con la misma precisión con que uno puede comparar y medir las alturas de dos mesas. Pero los deseos se mezclan a menudo con las emociones y las alturas de las mesas, no. Lo que explica, por otra parte, que las alturas de las mesas sean más fáciles de medir…

Are you guilty of a chocolate craving? Un divertido artículo de  Marc Abrahams   de su serie Improbable Research en The Guardian, del 24 Febrero de 2009.

Libros

Redes complejas. Del genoma a Internet

De Ricard Solé

En los últimos años se ha producido una revolución en el estudio de los sistemas complejos, a la vez que asistimos al surgimiento de una nueva cartografía de la complejidad. Junto a un conjunto de datos sin precedentes acerca de las interacciones en el genoma o Internet, hemos contemplado el descubrimiento de ciertas propiedades universales que subyacen a la totalidad de las redes complejas, tanto naturales como artificiales. Esta nueva cartografía permite comprender la naturaleza de lo complejo y sus orígenes. Descubrimos así genomas, ecosistemas o redes eléctricas que muestran una enorme fragilidad junto a una gran plasticidad y eficiencia. El cáncer o Internet aparecen conectados como sistemas en los que un fallo en un nodo clave (un gen o un servidor) puede desencadenar el desastre. Encontramos en el cerebro nuevas autopistas de información que estaban ocultas a nuestra visión. Vivimos, en suma, en un mundo en el que, por sorprendente que parezca, nadie está realmente lejos de nadie. Las consecuencias de estos descubrimientos son incalculables, y están modificando con rapidez nuestra visión del mundo.

 

La ciencia de todas las mañanas

Física para los que no saben nada de física

De Roberto Vacca

Es bien sabido que la física constituye una pieza esencial para la comprensión de la naturaleza; al fin y al cabo, trata de movimientos, de cómo se mueven cuerpos y de las fuerzas que existen entre ellos, así como de las radiaciones que emiten. Ahora bien, las más de las veces los lectores sin una formación superior únicamente pueden acceder a ella a través de obras de divulgación que tratan de los "grandes episodios": las revoluciones relativista o cuántica, o la estructura y evolución del universo. Con ser importantes, estos conocimientos son insuficientes, al dejar al margen la explicación sobre qué es realmente la física, cuáles son sus fundamentos, organización y contenidos. En este libro, Roberto Vacca, reputado ingeniero y divulgador italiano, nos ofrece una sucinta, sencilla y perfectamente organizada exposición de la física. Construyendo desde sus cimientos -el estudio de los movimientos-, y después de tratar los casos de la gravitación, los fluidos, la termodinámica, el electromagnetismo, la energía, las ondas, la relatividad y la electrodinámica cuántica, Vacca llega a temas tan actuales como las supercuerdas, la materia y energía oscuras y el papel que desempeña la física en los estudios socioeconómicos.

Así de simple

El caos, la complejidad y la aparición de la vida

De John Gribbin

A mediados del siglo pasado se descubrió que existen en el universo sistemas físicos extremadamente sensibles a sus condiciones de partida, tanto que una diferencia mínima en su posición inicial o en el impulso que reciben da lugar a una gran diferencia en su desarrollo posterior. A eso los científicos lo han llamado "caos". No es posible, sabemos ahora, entender la complejidad que nos rodea y de la que nosotros también formamos parte sin recurrir a los sistemas caóticos. Pero ese mundo aparentemente tan complejo e impredecible obedece a leyes sencillas de causa y efecto. En este libro, ese gran maestro de la divulgación científica que es John Gribbin nos explica qué es el caos y la complejidad con la sencillez a que nos tiene acostumbrados y con ejemplos de la cotidianidad: por qué el frenazo de un coche puede causar un caos circulatorio, por qué los peores huracanes derivan de un pequeño cambio atmosférico, por qué se desencadenan los terremotos, por qué fluctúan los mercados bursátiles e, incluso, por qué los seres humanos nos comportamos como lo hacemos.

La cita del mes

"No es imprescindible cambiar. La supervivencia no es obligatoria.”

W. Edwards Deming

Nota del editor

Como ya es tradicional iniciamos el año dedicando en exclusiva nuestro número de enero a la edición 2009 del World Question Center de Edge, que en esta ocasión pregunta: ¿Qué es lo que va a cambiarlo todo? ¿Qué ideas y desarrollos científicos capaces de cambiar las reglas de juego espera Vd. conocer en vida? Elegimos cuatro ideas con las que podemos estar más o menos de acuerdo, pero que nos han hecho reflexionar; de cualquier modo, vale la pena repasar todas y cada una de las 151 ideas que otros tantos pensadores nos ofrecen para debatir. En este año europeo de la Creación y la Innovación que da comienzo, 151 voces de todo el mundo nos demuestran la validez del lema: Imaginar, Crear, Innovar.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

Pensadores del mes

Gerente de Biotechonomy; Fue Director y Fundador del Life Sciences Project en la Harvard Business School; Autor: The Untied States of America: Polarization, Fracturing, and Our Future

HOMO EVOLUTIS

La especiazión está llegando. Rápidamente. Se nos olvida que no somos más que una de las muchas especies que han caminado sobre la Tierra (erectus, habilis,

neanderthalis, heidelbergensis, ergaster, australopithecus). Seguimos pensando que somos los únicos, los especiales. Pero puede ser que no hayamos sido una especie dominante. O ni siquiera una especie. E ignoramos el hecho de que aparecimos entre unos 2.000 especimenes más que se estaban extinguiendo (motivo por el que el ADN humano es virtualmente idéntico).

 

Históricamente no hay mucha evidencia de que seamos el elemento esencial, o de que sigamos siendo la especie dominante. La historia fósil del planeta nos habla de al menos seis extinciones en masa. En cada ciclo, la vida aparecía en tanto que el ADN/ARN accionaba el botón de reinicio. Emergieron nuevas especies para adaptarse a las nuevas condiciones. ¿Choques de asteroides? Liquídalos con océanos de limo. ¿Qué el mundo se congela hasta el Ecuador? Los microbios dominan. ¿Qué la atmósfera se llena de oxígeno venenoso? No hay que preocuparse, la vida al final acabará generando mamíferos detestables.

A menos que creamos que hemos estabilizado todas las variables planetarias y galácticas, estos ciclos de crecimiento y extinción se darán una y otra vez. El 99% de las especies, incluyendo todos los otros homínidos, se han extinguido. Lo que es interesante hoy en día, 200 años después del nacimiento de Darwin, es que estemos controlando de forma directa y deliberada la evolución de muchas, muchas especies, incluyéndonos a nosotros mismos. Así que probablemente el mayor cambio en las reglas de juego sea el comienzo de la especiación humana. Empezaremos a ver muestras de ello durante nuestra propia vida. Nuestros nietos probablemente lo vivirán en primera persona.

Hay al menos tres vías paralelas en las que este cambio se está materializando. La primera, la más fácil de ver y entender es la que está ocurriendo con los minusválidos. A medida que construimos mejores prótesis, empezamos a ver la igualdad. El atleta sin piernas Oscar Pistorious intentado escabullirse de los Juegos Paralímpicos para correr contra “atletas válidos” es sólo uno de los muchos ejemplos. Estuvo muy cerca de conseguirlo en Pekín, sin embargo no consiguió un tiempo que le permitiera clasificarse. Sin embargo, a medida que la ciencia de materiales, la ingeniería y el diseño avancen, él y los que son como él podrán ser competitivos en los próximos Juegos, y unos cuantos Juegos Olímpicos más tarde puede que los minusválidos sean invencibles.

No se trata solo de miembros artificiales. Así, lo que empezó siendo primero un aparatoso cono para resolver los problemas de audición, se transformó más tarde  en un latoso aparato de audición que no siempre funcionaba bien, para acabar convirtiéndose en un audífono discreto, efectivo y de miniatura. Incluso ahora existen implantes internos que permiten oír a los sordos. Sin embargo, en contra de lo que ocurre con la evolución natural, que requiere siglos, las tecnologías digitales duplican su poder y reducen su precio a la mitad cada pocos meses. En poco tiempo, aquellos que tienen implantes oirán tan bien como el resto, y pocos meses después, su oído puede ser incluso más fino que el nuestro. Probablemente estos aparatos abarcarán un rango mayor y más ajustado de tonos, como los de especies tales como perros, murciélagos o delfines. Los usuarios de estos aparatos serán capaces de adaptarse a diferentes entornos. Quizás entonces aquellos con oído natural presenten demandas judiciales porque no han sido admitidos en orquestas sinfónicas…

La especiación no tiene por qué ser mecánica. La segunda vía se encuentra en la célula madre y la ingeniería de tejidos. Mientras que la economía global se derretía este año, una serie de descubrimientos extraordinarios han abierto vías interesantes que serán recordadas mucho más allá que el índice NASDAQ. Laboratorios de Japón y Wisconsin reiniciaron células de la piel, convirtiéndolas en células madre. Estamos más cerca del momento en el que cualquier célula de nuestro cuerpo pueda “reiniciarse” a su configuración original (células madre pluripotenciales) y se pueda reconstruir cualquier parte de nuestro cuerpo. Simultáneamente, un equipo de Harvard vació las células del corazón de un ratón, dejando sólo tejido conectivo. Entonces este tejido se cubrió con células madre de ratón, las cuales se auto organizaron en un corazón palpitante. Un grupo de Wake Forest regeneró vejigas humanas y las implantó en víctimas de accidentes y pacientes con cáncer. A finales de año, un equipo europeo utilizó una tráquea de un donante muerto, desproveyéndola de sus células para cubrirla a continuación con células de la médula espinal extraídas de un paciente muerto por tuberculosis. Las células se auto organizaron y configuraron una tráquea totalmente funcional que fue implantada en otro paciente. No hubo necesidad de inmunodepresores; su cuerpo reconoció las células que cubrían el nuevo órgano como si fueran propias…

De nuevo, esto es un ejemplo de que tratando a los enfermos y necesitados se puede ampliar la población “normal” con procedimientos electivos. La proliferación universal de la cirugía plástica muestra que existe una gran cantidad de personas dispuestas a asumir altos costes, dolor y malestar a cambio de mejorar el cuerpo. Entre 1996 y 2002, la cirugía estética se incrementó en un 297%, mientras que los procedimientos de cirugía mínimamente invasiva aumentaron en un 4146%. A medida que las prótesis, ojos, oídos, cartílago,… empiezan a suponer ventajas significativas, los procedimientos desarrollados para mejorar la calidad de vida de los minusválidos puede convertirse en algo común.

 

Después de que la hija de uno de mis amigos se desgarrara los tendones montando a caballo, los médicos le dijeron que tendrían que injertar parte de sus propios tendones y ligamentos para reconstruir su pierna. Como era tan pequeña, el atroz procedimiento tendría que repetirse tres veces en tanto que su cuerpo iba creciendo. Pero como sus padres supieron de la existencia de ingenieros productores de tendones en un laboratorio, ella se convirtió en la primera paciente de un procedimiento que permite el crecimiento natural en vez del injerto.

En la medida en la que nos regeneremos o nuestros cuerpos hagan una labor de reingeniería significativa de alguna de sus partes, incrementaremos la vida útil media  de los mismos y tenderemos hacia una tercera vía de especiación. Aquellos que tienen acceso a Google ya tienen de hecho una ventaja evolutiva extraordinaria sobre los analfabetos

digitales. En las próximas décadas seremos capaces de almacenar todo lo  que vemos, leemos, y oímos a lo largo de nuestras vidas. La pregunta es, ¿podemos cargar y mantener actualizada esta información en la medida en la que el órgano básico de  almacenaje se deteriora? Y, ¿podemos facilitar la capacidad cognitiva de este órgano tanto interna como externamente? De cara a empezar a entender esta caja negra, el MIT ya ha reunido a todos los interesados en el campo cognitivo –neurocientíficos, cirujanos, radiólogos, psicólogos, psiquiatras, informáticos-. Pero reiniciar/regenerar otras partes del cuerpo va a ser bastante más fácil que reiniciar/regenerar el cerebro, así que está va a ser la vía más lenta pero, a largo plazo, la que tenga el mayor impacto de especiación.  

 

La especiación no será un evento deliberado y programado. Sin embargo, involucrará una acumulación de pequeñas y prácticas mejoras que en última instancia convertirán al Homo Sapiens en un nuevo Homínido. Probablemente vislumbremos esta criatura, en parte mecánica y en parte regenerada que rápidamente dirige su propia evolución. En la medida en la que las ramas del árbol de la vida, y los homínidos, continúan creciendo y esparciéndose, muchos de nuestros nietos probablemente harán una labor de reingeniería consigo mismos para convertirse en algo que nosotros denominaríamos una nueva especie, una especie con capacidades extraordinarias, un “homo evolutis”.

ROGER C. SCHANK

Psicólogo e Investigador Informático; miembro; Engines for Education Inc.; Autor de “Making Minds Less Well Educated Than Our Own

 

SABIDURÍA RENACIDA

Un ejecutivo de una compañía de productos de consumo que conozco, le estaba dando vueltas a la posibilidad de mejorar la lejía que su empresa produce. Pensó que sería bueno que la lejía no provocase daños colaterales. Esto es, quería combatir

lo malo sin dañar lo bueno. Reflexionó sobre el tema de los daños colaterales, y empezó a pensar en que otros casos los daños colaterales eran un problema. Le vino a la cabeza la quimioterapia, y visitó a un oncólogo el cual le proporcionó algunas ideas sobre como hacer que la quimio fuera menos nociva para los pacientes. Entonces aplicó las mismas ideas para mejorar la lejía de su compañía.
Entonces meditó sobre lo que había hecho y como lo había hecho. Quería hacerlo otra vez. Pero, ¿que había hecho exactamente? y ¿cómo se hacía de nuevo?

En tiempos pasados vivíamos en grupos que contaban con gente sabía, que transmitían historias a los más jóvenes si creían que esas historias podían ser relevantes para sus necesidades. A esto se le llamaba sabiduría y enseñanza y servía de medio para transmitir las experiencias de una generación a otra.

Hasta cierto punto, hemos perdido esta habilidad porque vivimos en un mundo más grande, donde los expertos no viven en la cueva de al lado y porque hay muchas mas cosas que experimentar. Sin embargo, nosotros como humanos, estamos programados para proveer y utilizar la sabiduría al momento. Ya no estamos seguros de donde encontrarla. Hemos creado libros y escuelas, y ahora buscamos herramientas para encontrar lo que hemos perdido.  Sería bueno si pudiéramos acceder a la sabiduría sin tener que buscarla.

Pero esos días de contar historias al momento, volverán. El “cuenta cuentos” será tu ordenador. Los ordenadores que tenemos hoy en día son capaces de entender tus necesidades y encontrar en el momento preciso al narrador de historias  o sabio (previamente archivado e indexado) que te puede contar la historia que necesitas oír, para ayudarte a idear soluciones. Por supuesto para que esto ocurra, hay que trabajarlo.
No mas links de información, no más librerías. No más palabras clave. No más motores de búsqueda.

La información te encontrará a ti, justo a tiempo. Y esto “lo cambiará todo.”

Hoy en día, estamos viendo el inicio de todo eso, pero está pasando de una manera descerebrada y comercial, liderado como no, por los anuncios en Google que se quedan con las palabras que tecleamos y las ligan a los anuncios que contienen estas palabras clave. (Por ejemplo, yo recibo montones de ofertas de cursos, porque esto es de lo que normalmente escribo). Tres cosas cambiarán:

1. La información que te busque a ti será relevante e importante para tu trabajo y llegará en el momento justo.

2. El tamaño de la información cambiará. No más información en cantidad tipo libro (el tamaño libro es lo que vende, no hay libros de diez páginas).


3. Un nuevo formato de publicación emergerá, un formato que filtrará la información que recibes. Los expertos serán entrevistados y sus mejores entrevistas serán indexadas. Esas historias vivirán para siempre a la espera de ser contadas a alguien en el momento adecuado.

En el mundo que estoy describiendo el ordenador tiene que saber lo que tratas de lograr, y no solamente las palabras clave que tecleas, asimismo, los ordenadores, tendrán que tener un archivo inmenso de historias que contarte. Adicionalmente necesitarán tener indexadas todas las historias que tienen en sus archivos en relación a las actividades en las que estés trabajando, de tal manera que la historia más adecuada aparezca en el momento idóneo.

Pero, ¿qué hace falta que ocurra para que esto se convierta en realidad? Los ordenadores necesitan un modelo de actividad. Necesitan saber lo que estás haciendo y por qué. En la medida en el que el software se vaya complejizando y siendo consciente de lo que hacemos a diario, este paradigma es inevitable.

En este sentido, debe crearse el archivo que contenga toda la sabiduría del mundo. La gente ha buscado esto durante años, en forma de enciclopedias…etc., pero han fallado en lo que respecta a hacer útiles esas enciclopedias. Hay demasiado en lo que a las entradas de enciclopedia respecta, sin mencionar la cantidad de información absurda que hay en los libros. Las personas están diseñadas para oír historias que duran lo suficiente como para no perder la concentración sobre la esencia de la narración y su sabiduría inherente. La gente se cuenta historias todo el tiempo, pero cuando escriben o dan ponencias se les permite (incluso alienta) a enrollarse (como está siendo el caso).

La sabiduría depende de apuntes dirigidos a decirte qué hacer cuando te encuentras en determinadas condiciones. Por decirlo de otra manera, un archivo de ideas estratégicas clave sobre como conseguir los objetivos bajo determinadas condiciones, es el recurso clave para posibilitar que la mejor historia aparezca cuando la necesitas. No estamos lejos del punto en el cual los ordenadores serán capaces de reconocer los daños colaterales cuando ocurren y encontrar otros ejemplos que te puedan ser de ayuda.

El hecho de tener una “maquina recordatoria” que obtenga toda la sabiduría universal, efectivamente lo cambiará todo. Probablemente así, todos nos beneficiaremos de la sabiduría colectiva de la humanidad con tal solo tener un ordenador preparado para ayudarnos.

MARC D. HAUSER

Psicólogo y Biólogo. Universidad de Harvard. Autor de: “La mente moral”

LO ACTUAL, LO POSIBLE y LO INIMAGINABLE

Los escritores de ciencia ficción se mueven en un mundo que trata de mundos posibles. ¿Que pasaría si pudiésemos leer las intenciones de la gente antes de que actúen y así prevenir la violencia, como en la película Minority Report? Poseer un detector de intencionalidades sería estupendo, pero imagínate las pesadillas éticas que conllevaría. Si alguna vez nos preocupó que el “Gran Hermano” interviniese nuestras líneas de teléfono, ¿que tal que interviniese nuestras líneas neuronales? ¿Y los alienígenas? ¿Qué aspecto tendrían? ¿Cómo se reproducirían? ¿Cómo resolverían los problemas? Si quieres saberlo basta con que mires una reposición de  Star Trek, o hacerte con las palomitas y alquilar Men In Black, La Guerra de los mundos, La Cosa, Señales y….

Pero ese es el problema con la ciencia ficción: es siempre lo mismo, un solo truco con pequeñas variaciones. Observemos a los alienígenas de las películas. Son siempre parecidos, un poco pequeños, cabezones, con partes del cuerpo transparentes y poderes asombrosos. Y sorprendentemente así han sido para Hollywood desde hace más de 75 años, a pesar de que nuestras tecnologías han ampliado considerablemente el abanico de efectos especiales posibles. ¿Por qué esa falta de creatividad? ¿Por qué esa pobreza de imaginación?

La respuesta es simple y revela una profunda verdad acerca de nuestra biología y acerca de la biología de todos los demás organismos. El cerebro, como estructura física, ha evolucionado para procesar información y hacer predicciones sobre el futuro. A pesar de que la capacidad generadora del cerebro, especialmente del cerebro humano es espectacular, y nos provee de un sistema adecuado para una creatividad masiva, también esta muy constreñido. Las limitaciones provienen tanto de la realidad física de las operaciones cerebrales como de los requerimientos de  la posibilidad de aprender.

Esos límites establecen lo que nosotros y otros organismos hemos conseguido: LO ACTUAL y lo que podrían en el futuro y con las condiciones adecuadas, potencialmente conseguir: LO POSIBLE. Pero las cosas se ponen realmente interesantes cuando pensamos en LO INIMAGINABLE. ¡Puff! Pero podemos enfrentarnos al problema con otra forma de pensar que usa con ventaja los excitantes nuevos desarrollos de la biología molecular, la biología evolutiva del desarrollo, la morfología, la neurobiología y la lingüística. En pocas palabras, por primera vez tenemos una ciencia que nos hace capaces de entender lo actual, lo posible y lo inimaginable, un escenario que cambiará para siempre lo que significa ser humano, incluyendo cómo hemos llegado al punto actual de nuestra  evolución y donde podemos acabar en diez o diez millones de años.

Como ilustración, consideremos un ejemplo del campo de la morfología teórica, una disciplina  que intenta planear el espacio de las posibles morfologías y que, al hacerlo, revela no solo que algunas partes de ese espacio nunca fueron exploradas sino también por que nunca pudieron ser exploradas. El ejemplo se refiere a un extinto grupo de animales llamados los Ammonoides, moluscos cefalópodos nadadores con una concha que forma una espiral desde el centro antes de abrirse.

Observando la estructura de sus conchas, de las que en efecto evolucionaron, claro, existen dos medidas que resultan relevantes en sus variaciones: el ritmo al que la espiral se abre hacia afuera y la distancia entre este centro de la espiral y la abertura exterior. Si colocamos las especies actuales de ammonoides en un gráfico que incluye estas medidas en sus ejes, observamos gran densidad de especies en unas pocas áreas y algunos vacíos. Los espacios ocupados de ese gráfico nos muestran lo que ha evolucionado, los vacíos nos sugieren otras posibles (en el sentido de aún no evolucionadas) o imposibles morfologías.

De gran interés en esta línea de investigación es la causa de la imposibilidad. ¿Por qué, en resumen,  determinadas especies nunca ocuparon esas determinadas franjas del césped morfológico? ¿Qué pasa con ese espacio que queda vacante? Saltándonos algunos detalles, algunas de las causas son intrínsecas a los propios organismos (p.e. ausencia de material genético o programas de desarrollo para hacerse con ruedas en lugar de patas) y otros extrínsecos (p.e. que los círculos representen una geometría imposible o que los hábitats naturales nunca permitiría la existencia de ruedas).

Lo interesante de estas ideas es que tienen un parecido de familia con las que propuso Noam Chomsky hace 50 años en el ámbito de la lingüística. Es decir, la biología que nos permite adquirir todo un abanico de lenguajes, también pone limitaciones al sistema, dejando en su estela un espacio de lenguajes imposibles, los que nunca podremos adquirir o que, si los adquiriésemos, nunca tendrían estabilidad.  Y las mismas consideraciones pueden trasladarse a otros dominios de la expresión cultural, incluyendo la música, la moral y las matemáticas. ¿Existen partituras musicales que nadie, ni siquiera John Cage puede soñar, porque la mente es incapaz de entender determinadas frecuencias y arreglos temporales? ¿Existen sistemas morales cuya emergencia nunca veremos porque nuestros actuales sistemas sociales los convierten en tóxicos para nuestra sensibilidad moral?  Independientemente de cómo respondamos a esas cuestiones, abren nuevas oportunidades de investigación usando métodos que sólo a día de hoy empiezan a refinarse...

Estos son algunos de mis ejemplos favoritos acerca de cómo podemos extender el rango de lo posible, invadiendo la “terra incognita” de lo imposible. Gracias a los trabajos de neurólogos como Evan Balaban, sabemos ahora que podemos combinar partes del cerebro de animales diferentes para crear quimeras. Por ejemplo podemos  insertar en el cerebro de un pollo parte del cerebro de una codorniz y cuando el pollito crezca cabeceará como la codorniz y cacareará como las gallinas.

Funcionalmente, hemos permitido al pollo invadir un espacio vacío de comportamiento, algo inimaginable, para un pollo por supuesto. Ahora dejemos correr nuestra imaginación con plena libertad. ¿Qué haría un chimpancé con la maquinaria generadora que los humanos poseen cuando realizan computaciones en lenguaje, matemáticas o música? ¿Qué pasaría si dotamos a un genio como Einstein de los componentes clave que hicieron a Bach un genio de otro tipo? ¿Podría entonces Einstein imaginar otras dimensiones de la musicalidad? Estas mismas manipulaciones neurológicas son hoy en día posibles a nivel genético. La ingeniería genética nos permite ya insertar genes de una especie en otra o manipular el rango de expresión de un gen, haciéndolo más o menos potente.

Esta ciencia revolucionaria está aquí ya, y cambiará para siempre nuestra forma de pensar. Cambiará lo que es posible, podrá eliminar lo que es posible pero dañino y abrirá nuestros ojos a lo que era previamente imposible.

MICHAEL SHERMER

Editor de  “Skeptic magaziney columnista mensual en “ Scientific American”; Autor de: The Mind of the Market: Compassionate Apes, Competitive Humans, and Other Tales from Evolutionary Economics

ENERGÍA Y ECONOMÍA: RUMBO A LA CIVILIZACIÓN 1.0

Estamos en enero que recibe su nombre del dios romano Jano (puerta en latín), es la puerta al Nuevo año y como Jano miramos al pasado para prever el futuro. Este enero de 2009 en particular nos encuentra en  una situación extrema tanto económica co medioambientalmente. Si alguna vez hemos necesitado mirar el pasado para salvar nuestro futuro es ahora. En particular es preciso que hagamos dos cosas: 1.- parar la implosión de la economía y conseguir que los mercados funcionen libre y honestamente y 2.- hacer la transición desde los combustibles fósiles no renovables como fuente primaria de nuestra energía a fuentes renovables que nos permitan prosperar en el futuro. Si fracasamos en estas transformaciones caeremos en las inacabables maquinaciones tribales políticas y los conflictos económicos que han sido plagas de nuestra civilización durante milenios. Necesitamos hacer la transición a Civilización 1.0. Permítanme explicarlo.

En un artículo de 1964 sobre la búsqueda de civilizaciones extraterrestres, el astrónomo soviético Nikolai Kardashov sugirió el uso de radiotelescopios para detectar señales de energía desde otros sistemas solares en los que podrían existir civilizaciones con tres niveles de desarrollo: el tipo 1 podría aprovechar toda la energía de su propio planeta, el tipo 2 cosecharía toda la energía de su propio sol y el tipo 3 usaría la energía de su galaxia entera.

Basándose en nuestra eficiencia energética en aquella fecha, el astrónomo Carl Sagan estimó en 1973 que la Tierra presentaba una civilización tipo 0,7 en una escala de 0 a 1. (Medidas más actuales nos sitúan en 0,72) Como la escala Kardashoviana es logarítmica (en la que cualquier incremento en el consumo requiere un gran salto en la producción) los combustibles fósiles no nos van a servir. Las fuentes renovables como la energía solar, eólica y geotérmica son un buen comienzo y añadidas a la energía nuclear, quizás incluso la de fusión para sustituir los actuales reactores de fisión, pueden eventualmente conducirnos a esa Civilización 1.0.

Estamos cerca. Echando nuestra mirada de Jano al pasado para poder ver el futuro, repasemos brevemente la historia de la humanidad en ese avance hacia la civilización 1.0:

Tipo 0.1: Grupos fluidos de homínidos viviendo en África. La tecnología consiste en primitivas herramientas de piedra. Los conflictos intragrupales son resueltos mediante jerarquía dominante y la violencia entre grupos es común.

Tipo 0.2: Bandas de cazadores-recolectores nómadas que forman grupos familiares, con un sistema político casi horizontal y una economía igualitaria.

Tipo 0.3: Tribus de individuos relacionados por lazos de parentesco pero con un estilo de vida más agrícola y asentado. Comienzos de una jerarquía política y una primitiva división económica del trabajo.

Tipo 0.4: Coaliciones de tribus en una única unidad política con un líder dominante a la cabeza y con inicios de significativas desigualdades económicas y una división del trabajo en la que las clases bajas producen los alimentos y otros productos que son consumidos por las clases altas no productivas.

Tipo 0.5: El estado es una coalición política con jurisdicción sobre un territorio bien definido y sus correspondientes habitantes, con una economía mercantil que busca resultados favorables de un intercambio de juego ganar-perder con otros estados.

Tipo 0.6: Los imperios extienden su control sobre pueblos que no serían de su normal jurisdicción ni cultural, ni étnica, ni geográficamente, con objetivos de dominio sobre imperios rivales.

Tipo 0.7: Las democracias que dividen el poder entre varias instituciones, que son dirigidas por autoridades elegidas por determinados ciudadanos. Inicios de una economía de mercado.

Tipo 0.8: Las democracias liberales que conceden el voto a todos los ciudadanos. Mercados que comienzan a asumir un juego económico de resultado no cero, de tipo ganar-ganar, a través de libre comercio con otros estados.

Tipo 0.9: El capitalismo democrático, mezcla de democracia liberal y libre Mercado se extiende a lo largo del globo mediante movimientos democráticos en las naciones en desarrollo y bloques de comercio total como la Unión Europea.


Tipo 1.0: La globalización, que incluye un acceso mundial a Internet sin cables con todo el conocimiento digitalizado y disponible para todo el mundo. Una economía global con un Mercado libre en el que cualquiera puede comerciar con cualquiera sin ninguna interferencia de los estados ni los gobiernos. Un planeta en el que todos los estados son democracias y en el que todos tiene derecho a voto.

Mirando desde este pasado hacia el futuro, podemos ver que las fuerzas que pueden impedirnos alcanzar esa Civilización 1.0 son primariamente políticas y económicas, no tecnológicas. La resistencia de estados no democráticos a devolver al pueblo es considerable, especialmente en las teocracias cuyos líderes preferirían que todos volviésemos a situaciones de señoríos feudales tipo 0.4. La oposición a la economía global es sustancial, incluso en el occidente industrializado en el que el tribalismo económico aún predomina en el pensamiento de mucha gente.

La idea científica que puede cambiar el juego es la combinación de la energía y la economía, el desarrollo de fuentes de energía renovables baratas y disponibles para cualquiera en cualquier lugar del planeta, permitiendo el comercio de esas tecnologías a todo el mundo con todo el mundo. Eso lo cambiaría todo.

Y ASÍ, HASTA 151 IDEAS QUE LO PUEDEN CAMBIAR TODO

La cita del mes

“Yo creo que la imaginación es más fuerte que el conocimiento, el mito más potente que la historia, los sueños más poderosos que los hechos, que la esperanza siempre triunfa frente a la experiencia, que la risa es el mejor remedio para el dolor y que el amor es más fuerte que la muerte.”

Robert Fulghum

Nota del editor

Este nuevo número de Komplex presenta como pensadora del mes a Sherry Turkle y sus textos sobre identidad en relación a las realidades virtuales. Le acompañan la propuesta de un  interesantísimo curso breve sobre neuroeconomía y los acostumbrados artículos y libros que hemos seleccionado por parecernos de interés.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

“En 1976 cuando Sherry Turkle llegó al MIT para dar clases de sociología de la ciencia, se dio cuenta enseguida que los aún recientes ordenadores empezaban a formar parte del lenguaje y la estructura de la vida diaria. Investigando más a fondo encontró que “existía un verdadero y apasionado enganche al ordenador, la posibilidad de proyectarse uno mismo en la máquina”.
A partir de ahí Turkle, psicóloga además de profesora, encontró preguntas de más calado sobre cómo eso podía cambiar nuestro propio sentido de la identidad personal. Como ocurre a menudo con los pioneros, la gente creyó que estaba loca.
"Todo el mundo decía: ¡Pero si es una herramienta, sólo una herramienta!” recordaba con una sonrisa, “es un argumento que hace tiempo que no escucho”.
Turkle dedicó seis años a entrevistar programadores, estudiantes y niños y en 1984 publicó "The Second Self: Computers and the Human Spirit." En ese texto argumentaba que los ordenadores son más que una herramienta, que son parte de nuestra vida social y psicológica
Es lo que suele hacer la Profesora Turkle: ve un objeto y analizando las relaciones de la gente con el mismo, define nuevas cuestiones sobre la identidad.

El mismo año 1984 llegó una nueva herramienta informática: el Apple Macintosh, cuyo ratón e interfaz de usuario gráfica suponían, por primera vez, que no había por qué conocer nada de programación para usar un ordenador. Si añadimos a ello los primeros pasos de Internet y el nuevo papel de los ordenadores como vehículos de comunicación aparecía rápidamente otra pregunta para Turkle: ¿Cuál iba a ser el impacto de la “vida virtual” en la “vida real”? Producto de sus reflexiones fue la aparición en 1996 de su libro: "Life on the Screen: Identity in the Age of the Internet."

Mirando atrás desde los tiempos actuales de iPhones y Facebook produce un poco de nostalgia que nadie quisiese dar respuesta a sus cuestiones, pero entonces era difícil imaginar este presente.

“Recuerdo cuando empezó, la gente le miraba con cara de no entender nada” dice el veterano prospector de tecnologías Paul Saffo. “Pero en muchos aspectos lo más importante de su trabajo es que con frecuencia, fue la primera persona en cuestionar cómo utilizamos la tecnología y como cambia nuestras vidas”
A día de hoy, Turkle esta reconocida como pionera en aportar una visión sociológica rigurosa a la informática y la tecnología.

Como fundadora y directora de la  Initiative on Technology and Self, del MIT Turkle continúa probando las consecuencias sociales de la revolución digital. Trabaja actualmente en un nuevo libro sobre lo que ocurre cuando llevamos encima continuamente y siempre conectados instrumentos tecnológicos (como por ejemplo el iPod).


Recientemente, además ha ampliado su trabajo de detective de los objetos  más allá de los ordenadores. El pasado año ha publicado tres libros, lo que ella llama “trilogía de los objetos” sobre cómo impactan en nuestras vidas los objetos de uso común. Cada libro contiene una colección de ensayos escritos por intelectuales, artistas, científicos y académicos que explican cómo un objeto concreto influenció su realidad.


"Evocative Objects" trata de como la emoción y los sentimientos son inseparables de la forma en la que vemos los más simples objetos. "The Inner History of Devices" nos revela como lo que fabricamos se entrteje con la forma en que nos vemos a nosotros mismos y "Falling for Science" nos narra las confesiones de algunos científicos, incluyendo sus propios estudiantes de estos últimos veinticinco años, sobre como objetos de su niñez tuvieron influencia en su vocación científica…”  De la entrevista publicada en el Boston Globe, en noviembre pasado.  

Sherry Turkle  ocupa la Cátedra Abby Rockefeller Mauzé de Estudios Sociales sobre Ciencia y Tecnología del MIT y es fundadora (2001) y actual directora de la  Initiative on Technology and Self, un centro de investigación y reflexión  sobre la evolución de las conexiones entre las personas y los artefactos. La Prof. Turkle es Doctora en Sociología y Psicología de la Personalidad por la Universidad de Harvard y Psicóloga Clínica colegiada.

Autora de los libros:

Psychoanalytic Politics: Jacques Lacan and Freud's French Revolution (Basic Books, 1978; MIT Press paper, 1981; second revised edition, Guilford Press, 1992)

The second self, Computers and the Human Spirit (Simon and Schuster, 1984; Touchstone paper, 1985; second revised edition, MIT Press, 2005)

Life on the Screen:  Identity in the Age of the Internet (Simon and Schuster, November 1995; Touchstone paper, 1997). Hay traducción al castellano: “La vida en la pantalla: la construcción de la identidad en la era de Internet”. Paidos, 1997.
 
Como producto de los seminarios de la Initiative on Technology and Self se han publicado tres textos:

Evocative Objects: Things We Think With

Falling For Science: Objects in Mind

The Inner History of Devices.

Algunos de sus artículos recientes disponibles en la red:

Always-on/Always-on-you: The Tethered Self.” In Handbook of Mobile Communication Studies, James E. Katz (ed.).Cambridge, MA: MIT Press, 2008.

"A Passion for Objects: How science is fueled by an attachment to things." The Chronicle of Higher Education, Vol. 54, Issue 38, May 30, 2008

Authenticity in the Age of Digital Companions.” Interaction Studies, Vol. 8 No. 3, 2007.

The Secret Power of Things We Hold Dear.” New Scientist,  9 June 2007.

Can You Hear Me Now?" Forbes (90th Anniversary issue), May 2007.

First Encounters with Kismet and Cog: Children Respond to Relational Artifacts.” With Cynthia Breazeal, Olivia Dasté, and Brian Scassellati. In Digital Media: Transformations in Human Communication, Paul Messaris and Lee Humphreys (eds.). New York: Peter Lang Publishing, 2006

"A Nascent Robotics Culture: New Complicities for Companionship," AAAI Technical Report Series, July 2006

Y un artículo crítico con las tesis defendidas en “La vida en la pantalla” (1997) publicado por Julio Meneses Naranjo en UOC papers en 2006.

“Diez años de vida (cotidiana) en la pantalla: una relectura crítica de la propuesta de Sherry Turkle

Artículos de interés

Un breve curso sobre economía comportamental.

“La economía comportamental estuvo influenciada por la psicología desde sus inicios, o por decirlo mejor, los economistas comportamentales se hicieron amigos de los psicólogos, les enseñaron algo de economía y aprendieron un poco de psicología de ellos. La poca economía que se la aprendí de Dick Thaler cuando trabajamos juntos hace 25 años. Es un poco embarazoso para un psicólogo admitir que existe una cierta asimetría entre ambas disciplinas: no puedo imaginarme un psicólogo que pueda ser considerado buen economista sin una formación reglada , pero parece más fácil  que los economistas sean buenos psicólogos. Es el caso sin duda de Richard Tahler y Sendhil Mullainathan, están absolutamente al tanto de lo que ocurre en la psicología de hoy en día y aún más importante, poseen una imponente intuición psicológica y están dispuestos a seguirla…” De la introducción de Daniel Kahneman.


La última Master Class organizada por Edge en Sonoma, el pasado mes de julio, reunió a tres de los más importantes economistas del momento actual: Richard Tahler , Sendhil Mullainathan  y el Nobel de economía Daniel Kahneman junto a una veintena de expertos para dictar a lo largo de dos días un breve curso sobre economía comportamental, lo que en otros ámbitos se ha dado en llamar neuroeconomía.


Edge pone a nuestra disposición el curso completo:


LIBERTARIAN PATERNALISM:  WHY IT IS IMPOSSIBLE NOT TO NUDGE By Richard Thaler


IMPROVING CHOICES WITH MACHINE READABLE DISCLOSURE By Richard Thaler & Sendhil Mullainathan
THE PSYCHOLOGY OF SCARCITY By Sendhil Mullainathan


TWO BIG THINGS HAPPENING IN PSYCHOLOGY TODAY By Daniel Kahneman


THE IRONY OF POVERTY By Sendhil Mullainathan
PUTTING PSYCHOLOGY INTO BEHAVIORAL ECONOMICS By Richard Thaler, Daniel Kahneman, Sendhil Mullainathan

Y más información aquí

 

Encuesta sobre el juicio moral.

Marc Hauser, Profesor de Psicología, Biología evolutiva y Antropología biológica, en la Universidad de Harvard y director de su laboratorio de Evolución cognitiva, nos invita a

participar en la investigación sobre Juicio Moral que lleva a cabo, a través de Internet.

 

“El Moral Sense Test (Encuesta de Juicio Moral) es un estudio basado en web que trata de la naturaleza de las intuiciones morales. ¿Cómo los humanos de todo el mundo deciden lo que es bueno, y lo que es malo? Para contestar esta pregunta, hemos diseñado una serie de dilemas morales que revelarán los mecanismos psicológicos que manejan nuestros juicios éticos. Al poner estas preguntas en la web, esperamos averiguar cuáles son las diferencias y similitudes entre las intuiciones morales de gente de edades diferentes, de culturas diferentes, con diferentes antecedentes educativos, de creencias religiosas diferentes, envueltas en diferentes ocupaciones, y expuestas a distintas circunstancias. Es muy fácil, rápido, y completamente confidencial participar en nuestro estudio.”

El test en castellano aquí.

 

El geólogo pícaro y los diamantes canadienses.

 

“…Hace dieciocho años no existían que se supiese los diamantes canadienses. Los diamantes venían de Sudáfrica, Rusia, Bostwana, Namibia o Australia. De Beers controla el 75% de la producción mundial, gran parte de ella teñida de la controversia acerca de los “diamantes sangrientos” con los que se han financiado múltiples guerras africanas. Hoy en día, Canadá es el tercer productor mundial de diamantes en bruto, si los medimos por su valor. En los Territorios del Noroeste la mina Ekati de BHP Bilton es productiva desde 1989 y la mina Diavik propiedad de Rio Tinto, desde 2003. De Beers abrió su primera mina en Canadá, en Snap Lake el pasado Julio, confirmando así  que Canadá se está convirtiendo en el nuevo centro del mundo…
La historia detrás de la incorporación de Canadá a la lista de productores diamantíferos nos lleva a una persona, un geólogo canadiense bajito y ensimismado llamado Chuck Fipke. Cuando descubrió diamantes en Lac de Gras, en los territorios del Noroeste en 1991 puso en marcha la mayor carrera por delimitar parcelas en Norte América desde que George Carmack encontrase oro en el Klondike un siglo antes….”

 

How a Rogue Geologist Discovered a Diamond Trove in the Canadian Arctic, es un interesante artículo de Wired Magazine, que trae ecos  de aventuras, grandes horizontes y policía montada.

Libros

Historia de las historias

de John Burrow

La historia intelectual de Europa se construye habitualmente a partir de las historias de la filosofía, de la ciencia, de la religión, del arte o de la literatura, pero, como nos dice el profesor Burrow, «la historia de las ideas sobre el pasado, tal como la expresan los textos históricos contemporáneos, y el valor que les atribuimos en el presente, es también parte de esa historia intelectual».
Este libro, que recurre no sólo a esos textos históricos, sino a todo tipo de épicas, crónicas, romances y encuestas, nos brinda «la historia de la historia» desde Herodoto a nuestros días. Desde las ideas de virtud republicana de la primera Roma hasta la reivindicación moderna de las minorías oprimidas, pasando por las «constituciones antiguas», las nociones de progreso de la sociedad civil o la creación del estado nación, el autor de este libro analiza y discute las distintas interpretaciones de una historia de Occidente que, en sus versiones republicana, cristiana, constitucionalista, sociológica, romántica, liberal, marxista o nacionalista, es no sólo imprescindible para comprender nuestro pasado, sino fundamental para entender el presente.

Brontosaurus y la nalga del ministro

de Stephen Jay Gould

Quien abra las páginas de este libro maravilloso sabrá, en primer lugar, por qué fue necesario que un ministro británico resultase herido en la nalga izquierda para que Darwin llegase a escribir El origen de las especies. Atrapado por esta fascinante historia, el lector irá disfrutando de otras muchas en las que se habla de dinosaurios, de por qué los teclados de los ordenadores tienen las letras distribuidas de manera absurda e ineficaz, del orgasmo femenino y los errores de Freud, de las maravillas del ornitorrinco, del viaje censurado de Gulliver... Desde luego que Gould pretende entretenernos, pero lo que le importa, sobre todo, es familiarizarnos con la realidad de la ciencia y mostrarnos cuánto importa su conocimiento para nuestras vidas. Reeditada y de bolsillo.




 

La aventura del universo
De Aristóteles a la teoría de los quantos: una historia sin fin

de Timothy Ferris

Timothy Ferris, profesor emérito de la Universidad de California y maestro indiscutible de la literatura de divulgación científica, nos cuenta en La aventura del universo la apasionante historia de cómo el hombre ha ido descubriendo el escenario cósmico en que habita, desde Aristóteles hasta las más modernas visiones del origen y el fin del universo. El mérito de este libro no reside tan sólo en hacer comprensibles unas teorías científicas complejas, sino en haber acertado a explicar esta «historia» con una extraordinaria amenidad y haber conseguido infundirle calor humano, al mostrarnos a los investigadores como hombres enfrentados a un reto: a Kepler, esforzándose por definir la órbita de Marte; a Galileo que sigue especulando sobre el universo mientras permanece encerrado por la Inquisición; al joven Edward Tryon, exponiendo, entre las risas de sus colegas, unas hipótesis que conducirían al desarrollo de la teoría de la inflación del universo.

La cita del mes

“Todos somos muy ignorantes. Lo que pasa es que no todos ignoramos las mismas cosas”.

Albert Einstein

Nota del editor

Tras el descanso vacacional, este nuevo número de Komplex presenta como pensador del mes a Scott Atran, antropólogo, investigador del CNRS francés, que ha realizado importantes estudios y abundante trabajo de campo sobre el tema del terrorismo y en especial del terrorismo suicida, del que puede considerarse un experto. Su acercamiento a la importancia que el pequeño grupo y sus dinámicas tienen en el paso a la acción de estos jóvenes, le conecta con los trabajos sobre epidemiología y redes sociales de Nicholas Christakis, que fue nuestro pensador del mes de febrero. Añadimos al número tres artículos de interés, destacando por su actualidad el de Nassim Taleb (pensador del mes de junio 2007) sobre los límites de la estadística y la presente crisis financiera y tres libros que creemos muy recomendables. Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Scott Atran

“Soy un antropólogo que ha viajado por muchos países y se ha encontrado con gentes muy distintas. Suelo intentar conocer personas muy diferentes de mí y así entender mejor qué significa nuestro común ser humano. En los últimos años mi forma de pensar ha cambiado profundamente en relación a una de las cosas que más distinguen los comportamientos animal y humano, es decir, la disposición a morir y matar por una causa.

Hubo un tiempo en que pensé que la cognición individual, las influencias de múltiples factores socioeconómicos y el grado de devoción a una ideología ya fuera política o religiosa eran determinantes. Ahora veo en la amistad y otros aspectos de las dinámicas de los grupos pequeños, sobre todo en el hacer cosas juntos, lo más importante, muy por encima de todo lo demás.

Esta es una anécdota que me hizo reflexionar sobre este tema:

Mientras preparaba un experimento de psicología sobre los límites de la elección racional con mujahidin musulmanes de la isla Indonesia de Sulawesi, noté que le brotaban las lágrimas a mi compañero de viaje y guardaespaldas Farhin (quien había dado refugio en Yakarta a Khalid Sheikh Mohammed uno de los organizadores del 11-S y había ayudado a hacer saltar la residencia del embajador filipino). Farhin acababa de enterarse de la muerte de un joven en una refriega con cristianos armados...

"Farhin," pregunté, "¿conocías al chico?”.

"No," dijo, "pero él hacía pocas semanas que se había incorporado a la “Jihad”, en cambio yo llevo luchando desde Afganistán (finales de los 80) y todavía no he alcanzado el martirio”

Yo intenté consolarle desde mi propia incredulidad “Pero tú quieres a tu mujer y a tus hijos…”

"Sí," afirmó con la cabeza tristemente, "Dios lo ha querido así y debo tener confianza en su voluntad”

Yo había llegado al límite de mi capacidad de entender al otro. Había un algo en Farhin que me era incalculablemente ajeno, aunque casi todo el resto no lo fuera.

"Farhin, en todos esos años desde que tú y los demás volvisteis de Afganistán, ¿cómo es que has seguido estando en la Jihad?”  Le pregunté.  

Yo esperaba que me hablase de su fervor religioso y su devoción a la causa. Pero su respuesta fue:

"Los ex de Afganistán en Indonesia nunca hemos dejado de jugar al futbol; cuando estábamos en en los campos de entrenamiento era cuando nos sentíamos más cercanos”, sonrió,” excepto cuando íbamos de vacaciones a luchar contra los comunistas, jugábamos al futbol, y éramos como hermanos.”

Quizás la gente no mata y muere simplemente por una causa. Lo hacen por los amigos, compañeros de acampada, compañeros de clase, de trabajo, colegas del fútbol, colegas del gimnasio o del salón de juegos, que comparten una causa. Algunos mueren por sueños de Jihad, o justicia, o gloria, pero todos salvo excepciones por devoción a un grupo de amigos y mentores muy semejante a una familia.

Entonces apareció lo embarazosamente obvio: no es casualidad que la práctica totalidad de los movimientos religiosos y políticos expresen su lealtad a través de términos relacionados con la familia: hermanos y hermanas, hijos de Dios, madre patria, tierra de nuestros padres, etc. Casi todos estos movimientos requieren subordinación o, por lo menos, asimilación de la familia real (parentesco genético) a la mayor e imaginaria comunidad de “hermanos y hermanas”. Es más, la completa subordinación de la lealtad biológica a la lealtad ideológica del “Ikhwan”, la “Hermandad del Profeta”, es el significado original del Islam: sumisión.

Mi investigación ha estudiado cada ataque de Farhin y sus amigos, que pertenecen a la Jemmah Islamiyah (JI) del sudeste asiático. He entrevistado a integrantes clave de JI incluyendo a su cofundador  Abu Bakr Ba'asyir y a los responsables del contraterrorismo que los persiguen. Mis datos muestran que el soporte a las acciones suicidas esta provocado por el “ultraje moral” percibido en reales o supuestos ataques al Islam y sus valores sagrados, pero se convierte en acciones como resultado de factores de grupos sociales pequeños. Entre los millones de personas que expresan simpatía con la Jihad

a nivel global, sólo unos pocos cientos muestran disposición a cometer actos violentos. Suelen entrar en la lucha armada en grupos pequeños casi siempre de amigos y algún familiar. Estos grupos aparecen en escenarios específicos: el barrio, la escuela (clases, dormitorios), el lugar de trabajo y actividades de ocio (futbol, la mezquita, la peluquería, el café, chat-rooms…).

Tres ejemplos más:

1. A Al Qaeda, cerca del 70% se une con amigos, el 20% con parientes. Nuestras entrevistas con amigos de los pilotos suicidas del 11-S mostraban que no fueron reclutados por Al Qaeda. Eran simplemente árabes de oriente próximo aislados en una comunidad islámica marroquí de los suburbios de Hamburgo. Buscando amistades, empezaron a salir juntos después de la mezquita, frecuentando restaurantes locales y barberías y eventualmente poniéndose a vivir juntos cuando se radicalizaron. Quisieron ir a Chechenia, luego a  Kosovo, para acabar en un campo de entrenamiento de Al Qaeda en Afganistán solo como tercera opción.

2. Cinco de los siete autores del atentado de Madrid de 2004 que se suicidaron haciendo estallar su domicilio cuando la policía los acorralaba, crecieron juntos en el muy pobre barrio de Jemaa Mezuaq en Tetuán, Marruecos. En  2006, por lo menos otros cinco jóvenes de Mezuaq fueron a Irak en “misiones de martirio” uno de los del grupo de Madrid estaba relacionado con uno de los de Irak por matrimonio y cada grupo incluía un par de hermanos. Todos fueron a la misma escuela primaria, y todos menos uno al mismo instituto. Jugaban al futbol como amigos, iban a la misma mezquita y frecuentaban los mismos cafés.

3. En la más duradera de las campañas de bombas suicidas de Hamas, la de 2003, participaron siete compañeros de futbol del barrio de Abu Katila en Hebrón incluyendo cuatro que eran parientes (del clan Kawasmeh).

La psicología social suele defender que el “pensamiento de grupo” con frecuencia se impone sobre la voluntad individual y el conocimiento, tanto en nuestra sociedad como en cualquier otra. Pero para los norteamericanos alimentados con una constante dieta de individualismo, el grupo no es precisamente donde habitualmente buscamos explicaciones. Esto era particularmente cierto para mí, pero los datos me han hecho cambiar de opinión.”

The Religious Politics of Fictive Kinship, en Edge World Question Center, 2008.

 

Scott Atran  nació en Nueva York en 1952, y es Doctor en Antropología por la Columbia University. Durante sus estudios fue asistente de Margaret Mead en el Museo Americano de Ciencias Naturales de Nueva York. En 1974 organizó los coloquios de la Abadía de Royaumont en Francia sobre la naturaleza de los universales del pensamiento humano y la sociedad, con la participación del lingüista Noam Chomsky, el psicólogo Jean Piaget, los antropólogos Claude Lévi-Strauss y Gregory Bateson, y los biólogos François Jacob y Jacques Monod, reunión considerada por muchos un hito en el desarrollo de las ciencias cognitivas.

Atran ha sido profesor en la Universidad de Cambridge, en la Universidad Hebrea de Jerusalén, y en la Ecole des Hautes Etudes de Paris. En la actualidad es investigador jefe en el Institut Jean Nicod del Centre national de la recherche scientifique francés. Es también profesor visitante de psicología y políticas públicas de la Universidad de Michigan y responsable de sociología en el John Jay College of Criminal Justice de Nueva York.

Ha investigado en profundidad sobre la forma en que los científicos y la gente corriente categorizan y razonan sobre la naturaleza, sobre psicología cognitiva y evolutiva de la religión, y sobre los límites de la elección racional en los conflictos políticos y culturales. Sus trabajos han sido publicados internacionalmente tanto en la prensa diaria como en revistas científicas, cubriendo una gran variedad de campos. Ha sido asesor de miembros del Congreso de los Estados Unidos en relación a la anatomía comparada y la evolución de la red terrorista global y la consideración de agentes “devotos” frente a agentes “racionales” en la gestión de conflictos, y también participó como negociador en el conflicto de Oriente Próximo.

Además de su recientes trabajos sobre la ideología y evolución social del terrorismo transnacional, lo que ha supuesto abundante trabajo de campo con mujahidin y sus núcleos de apoyo en Europa, Oriente Próximo, Asia Central y del Sudoeste y Norte de África, Atran mantiene investigaciones en Guatemala, Méjico y Estados Unidos sobre los aspectos universales y específicos de cada cultura sobre categorizaciones biológicas, razonamiento medio ambiental y toma de decisiones.

Algunos de sus recientes artículos:

"Reframing Sacred Values," Scott Atran y Robert Axelrod

"The Making of a Terrorist: A Need for Understanding from the Field"

"Who Becomes a Terrorist Today?"

"Sacred Barriers to Conflict Resolution", Scott Atran, Robert Axelrod y Richard Davis

"Why Folkbiology Matters: Resource Conflict Despite Shared Goals and Knowledge,"  D. Medin, N. Ross, D. Cox y S. Atran

"The Nature of Belief"

" Cultural mosaics and mental models of nature," Megan Bang , Douglas L. Medin y Scott Atran

 

Y sus libros: 

Cognitive Foundations of Natural History: Towards an Anthropology of Science. Cambridge University Press, 1990, 1993

Folkbiology, MIT Press, 1999

In Gods We Trust: The Evolutionary Landscape of Religion, Oxford University Press, 2002, 2004

Plants of the Peten Itza' Maya, Plantas de los Maya Itza' del Peten, University of Michigan Museum Publications, 2004

The Native Mind and the Cultural Construction of Nature, MIT Press, March 2008

Artículos de interés

El cuarto cuadrante de Nassim Taleb

“La probabilística estadística y aplicada es el núcleo del conocimiento; la estadística es lo que nos dice si algo es verdadero, falso o meramente anecdótico; es la “lógica de la ciencia”; es el instrumento de la asunción de riesgos; es la herramienta fundamental de la epistemología; no puedes ser un intelectual moderno y no pensar probabilísticamente, pero… no seamos ingenuos. El problema es mucho más complicado que lo que pueda parecerle al usuario casual, mecánico, que las aprendió en la Universidad. Las estadísticas pueden engañarnos. De hecho están engañando a nuestro gobierno ahora mismo. Pueden incluso llevar al sistema a la bancarrota (no nos engañemos: el uso de métodos probabilísticos para estimar riesgos ya ha hecho estallar el sistema bancario).”[+]

 

THE FOURTH QUADRANT: A MAP OF THE LIMITS OF STATISTICS, es un excepcional ensayo del que fuera nuestro pensador del mes en junio de 2007, Nassim Nicholas Taleb, que publica Edge y que ilumina algunos aspectos de la crisis financiera norteamericana. Como dice Taleb, "Me siento ultrajado por esos científicos charlatanes que ponen en riesgo nuestra sociedad usando métodos estadísticos. Es como la iatrogénica, cuando los médicos provocan males mayores en los pacientes” Y tiene razones para que se le haga caso: En 2006 y señalando a la FNMA y los gestores de riesgo de los bancos como principales culpables escribía lo siguiente: “En la institución Fannie Mae, patrocinada por el gobierno, cuando miro sus riesgos, es como si estuviesen sentados encima de un barril de dinamita, que puede estallar a poco de que a alguien le de el hipo. Pero no debemos preocuparnos, su enorme staff de científicos han juzgado esa eventualidad como “poco probable”.

El artículo completo está disponible aquí.

Tom Wolfe y Michael Gazzaniga. Una conversación sobre neurociencias, psicología evolutiva, libre albedrío…

Wolfe: “Creo que todo este jaleo ha producido un reemplazamiento de los antiguos psicólogos freudianos. Sustituidos por los psicólogos evolutivos cuyo interés parece ser aplicar retroactivamente la teoría de la evolución para explicar todo lo que ha acabado ocurriendo…”
Gazzaniga: “Mira, los buenos psicólogos evolutivos son buenos… Nos están diciendo que no debemos caer en la trampa de pensar que todo puede arreglarse por medio del aprendizaje o de ingeniería social…”
Una interesante conversación entre el novelista y periodista Tom Wolfe y el neurólogo Michael Gazzaniga, que fue nuestro pensador del mes en octubre de 2006, publicada en Seed Magazine de julio de 2008.

El artículo completo está disponible aquí.

Inteligencias múltiples(entrevista a Howard Gardner)

El siempre muy interesante blog “La nueva Ilustración Evolucionista” publica en una entrada del 18 de septiembre una entrevista con Howard Gardner, uno de nuestros  pensadores del mes de julio de 2005 y creador del concepto de Inteligencias múltiples, que nos ofrecen en inglés y castellano.

A no perdérsela, disponible aquí.

Libros

Sed de sangre

de Joanna Bourke

Las historias oficiales de las guerras nos hablan, sobre todo, de heroísmo y sufrimiento. Quienes participaron en ellas como combatientes prefieren, por lo general, callar acerca de sus experiencias. No, como se suele pensar, por no recordar los horrores que vivieron, sino para no verse obligados a confesar las satisfacciones que les proporcionó el poder de destruir y matar. Partiendo de las evidencias de las dos guerras mundiales y de la de Vietnam, Joanna Bourke, profesora de historia del Birbeck College de Londres, ha escrito un libro estremecedor acerca de cómo se prepara a los hombres para matar y cómo estos acaban sintiendo placer matando a sus enemigos, incluso cuando se trata de asesinar a prisioneros indefensos. Al fin y al cabo no hacen más que seguir unas órdenes de sus mandos que incluso el propio clero castrense suele disculpar. Este libro, que recibió el premio Fraenkel, que se concede a "una obra excepcional de historia del siglo XX", cambia nuestra percepción de la naturaleza misma de la guerra.

 

Física y vida

de Joaquín Marro

Este libro, a través de un desarrollo intuitivo y fenomenológico, describiendo con sencillos ejemplos la estructura y filosofía que interesan, evitando complejas matemáticas para poder llegar a un máximo de lectores predispuestos a la curiosidad científica, ilustra las incursiones de la física fuera de sus límites, desvelando así una divertida e íntima relación entre aspectos complejos de la naturaleza que parecían distantes.
El autor, que ha investigado y enseñado durante años los detalles en esas lindes interdisciplinares, presenta aquí una especie de excursión personal, un agradable paseo por una física refrescada que está fecundando el avance del conocimiento en biología, economía y sociología, donde se espera un espectacular desarrollo científico en las próximas décadas. El objetivo es descubrir claves y hacer nuevas preguntas que puedan ayudar a comprender algunos de los enigmas que plantean el comportamiento y la misma naturaleza de los seres vivos.

 

Una breve historia de casi todo

de Bill Bryson

Bill Bryson aborda materias tan terriblemente aburridas como geología, química y física, pero lo hace de forma tal que resultan comprensibles y amenas. La cuestión es cómo sabemos lo que sabemos. En sus viajes a través del tiempo y del espacio Bryson se topa con una espléndida colección de científicos asombrosamente excéntricos, competitivos, obsesivos e insensatos, como Henry Cavendish, de una timidez tan deplorable que aunque hizo públicos importantes descubrimientos —entre ellos el peso de la Tierra—, se abstuvo de comunicar muchos de ellos.

En una breve historia de casi todo, el autor intenta entender qué ocurrió entre la Big Bang y el surgimiento de la civilización, cómo pasamos de la nada a lo que ahora somos.

La cita del mes

“No existe disputa más violenta que la que se produce entre la gente que aceptó una idea ayer y la que aceptará la misma idea mañana”.

Christopher Morley

Nota del editor

Este nuevo número de Komplex se dedica de forma exclusiva al reciente número de Wired Magazine, presentando la tesis de su editor jefe Chris Anderson: “El final de la teoría, ¿la avalancha de datos volverá obsoleto el método científico?, añadimos una serie de ejemplos que ilustran la tesis y algunas reacciones al anuncio de esta nueva “Era del Petabyte”, recogidas de Edge.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Chris Anderson es editor jefe de Wired magazine, desde 2001. Bajo su edición Wired ha sido nominada cinco veces a los National Magazine Award, y ganó el Premio a la Excelencia en 2005, año en que fue reconocido como Editor del Año en Estados Unidos. Es autor de  The Long Tail: Why the Future of Business is Selling Less of More, publicado en 2006 y que alcanzó los primeros puestos entre los libros más vendidos en la lista del New York Times (hay edición en castellano: La economía long tail”.Tendencias. Barcelona. 2007). Mantiene un blog sobre este tema en www.thelongtail.com.
Previamente Anderson había sido editor de la sección de negocios Americana, de la sección de negocios asiática y de la sección de tecnología de  The Economist, de cuya versión digital fue el precursor. Sus comienzos como editor fueron en las dos revistas científicas más prestigiosas: Nature y Science. Previamente había sido investigador en el sistema de física de mesones en el laboratorio de Los Álamos. Es licenciado en Física por la Universidad George Washington  y estudió Mecánica Cuántica y Periodismo científico en Berkeley.

Anderson es un participante regular del World Economic Forum de Davos, Suiza.

El Artículo


El final de la teoría, ¿la avalancha de datos volverá obsoleto el método científico?

"Todos los modelos son erróneos, pero algunos sirven”
Es lo que proclamaba el estadístico George Box hace 30 años, y tenía razón. ¿pero qué alternativa teníamos? Solo los modelos, desde las ecuaciones cosmológicas a las teorías del comportamiento humano, parecían ser capaces de explicar, de forma consistente aunque imperfecta, el mundo que nos rodea. Hasta ahora. Hoy en día compañías como Google, que han crecido en tiempos de datos masivamente abundantes, no necesitan basarse en modelos erróneos. Más aún, no necesitan modelos para nada.
Hace sesenta años, los ordenadores digitales hicieron ”legible” la información. Hace veinte años, Internet la hizo “buscable”. Hace diez años, los primeros y  lentos buscadores la convirtieron en una base de datos unificada. Ahora Google y otras empresas parecidas están escudriñando la época más medida de la historia, tratando este corpus masivo de información como un laboratorio de la condición humana. Son los hijos de la Era Petabyte.
La Era Petabyte es diferente porque más cosas son diferentes. Los Kilobytes se almacenaban en discos blandos. Los Megabytes en discos duros. Los terabytes se almacenaban en “cloud computing”. A lo largo de esta progresión pasamos de la analogía del “archivo” a la del “almacén de archivadores” a la de la “biblioteca” y de ahí a… para los petabytes nos hemos quedado sin analogías organizativas.
A escala de los petabytes, la información no es un asunto de taxonomías y órdenes de simplemente tres (y cuatro) dimensiones, sino de estadísticas dimensionalmente agnósticas. Exige un enfoque radicalmente distinto, uno que requiere que abandonemos las ataduras de considerar los datos como algo que podemos visualizar en su totalidad. Nos fuerza a ver los datos primero de forma matemática y solo después establecerles un contexto. Por ejemplo, Google fue capaz de conquistar el mundo de la publicidad con solo matemáticas aplicadas. No pretendía saber nada sobre publicidad sobre su cultura y sus convenciones, simplemente asumió que mejores datos, con mejores instrumentos de análisis, ganaría la partida. Y tenía razón.  
La filosofía fundacional de Google es que no sabemos por qué esta página es mejor que esta otra: si las estadísticas de los enlaces que nos llevan a ella dicen que lo es, nos basta. No se precisa de análisis semánticos o causales. Por eso Google es capaz de traducir lenguas que no “conoce” (dado el mismo corpus de datos Google traduce kingon al farsi con la misma facilidad que francés al alemán). Y puede adecuar anuncios al contenido sin ningún conocimiento o asunción acerca del anuncio ni de la página.  
Hablando ante el Congreso de tecnologías Emergentes de O'Reilly, este pasado marzo, Peter Norvig, director de investigación de Google, actualizaba la cita de George Box: “Todos los modelos son erróneos y, cada vez más, podemos prescindir de ellos” Estamos en un mundo en el que cantidades ingentes de datos y matemáticas aplicadas están reemplazando a cualquier otra herramienta con la que hubiésemos cargado hasta ahora. Olvidemos las taxonomías, las ontologías y la psicología. ¡Quién sabe por qué la gente hace lo que hace? La cuestión es que lo hace y podemos seguir y medir eso que hacen con una fidelidad sin precedentes. Con datos suficientes los números hablan solos.
Pero el gran objetivo, aquí, no es la publicidad, es la ciencia. El método científico está construido sobre la base de hipótesis que hay que comprobar. Estos modelos, en su mayor parte, son sistemas que los científicos visualizan en su imaginación. Los modelos a continuación son comprobados y los experimentos confirman o falsan esos modelos teóricos de cómo funciona el mundo. Esta es la forma en que la ciencia ha funcionado desde hace unos (pocos) cientos de años.
Los científicos están formados para reconocer que correlación no es lo mismo que causación, que no deben extraerse conclusiones basándose simplemente en una correlación entre X e Y (puede ser mera coincidencia). Por el contrario, se deben buscar y entender los mecanismos que subyacen y que conectan a X e Y. Una vez que tienes un modelo puedes relacionar los conjuntos de datos con confianza. Los datos sin modelo son solo ruido.  
Pero enfrentado a cantidades masivas de datos este  enfoque de la ciencia (hipótesis, modelo, prueba) está resultando obsoleto. Consideremos lo ocurrido en  Física: los modelos newtonianos eran pobres aproximaciones a la realidad (erróneos a nivel atómico, pero útiles a pesar de todo). Hace unos cien años, la mecánica cuántica estadísticamente fundamentada, ofrecía un cuadro mejor, pero la mecánica cuántica no deja de ser también un modelo, y como tal cuajado de imperfecciones, es una caricatura de una realidad subyacente mucho más compleja. La razón por la que la Física ha derivado a especulaciones teóricas sobre modelos unificados de “n” dimensiones durante las últimas décadas (esa fase de  “historia maravillosa” que se da en las disciplinas que carecen de datos que llevarse a la boca) es que no tenemos ni idea de cómo llevar a cabo el experimento que pudiese falsar la hipótesis: la energía necesaria es excesiva, los aceleradores demasiado caros, y así sucesivamente.

Ahora, la biología está siguiendo el mismo camino. Los modelos que nos enseñaron en la escuela sobre genes “dominantes” y “recesivos” que seguían un comportamiento estrictamente mendeliano, han resultado ser una simplificación de la realidad aún mayor que la de las leyes de Newton. El descubrimiento de las interacciones gen-proteína y otros aspectos de la epigenética ponen en cuestión la visión del ADN como “destino” inamovible e incluso están aportando pruebas de que el ambiente puede influenciar rasgos heredables, algo que no hace mucho se consideraba genéticamente imposible. En resumen, que cuanto más conocemos de la biología, más lejos nos encontramos de un modelo que pueda explicarla.
Ahora disponemos de un mejor método. Los petabytes nos permiten afirmar:”La correlación es suficiente”. Podemos dejar de buscar modelos. Podemos analizar los datos sin hipótesis previas de qué es lo que pueden mostrar. Podemos meter todos esos  datos en el mayor conjunto de ordenadores que el mundo haya visto nunca y dejar que los algoritmos estadísticos encuentren patrones donde la ciencia es incapaz.
El mejor ejemplo práctico de esto es la secuenciación genética de J. Craig Venter. Equipado de secuenciadores de alta velocidad y superordenadores que analizan estadísticamente los datos que se producen, Venter pasó de secuenciar organismos individuales a secuenciar ecosistemas completos. En el año 2003 comenzó a secuenciar gran parte del océano, retrazando la ruta del Capitán Cook. Y en 2005 comenzó a secuenciar el aire. Durante el proceso descubrió miles de especies de bacterias y otros organismos desconocidos.
Si las palabras “descubrir una nueva especie” le recuerdan a Darwin y sus dibujos de pinzones es posible que se encuentre atorado en una forma antigua de hacer ciencia. Venter no podría decirle casi nada de las nuevas especies que ha descubierto. No sabe cómo es su aspecto, ni cómo viven y casi nada sobre su morfología. No dispone siquiera de su genoma completo. Todo lo que tiene es un pitido estadístico, una única secuencia que por ser distinta de cualquier otra conocida de su base de datos, debe corresponder a una nueva especie.
Esta secuencia puede correlacionarse con otras secuencias que se parecen a las de especies de las que sabemos más. En ese caso Venter puede hacer algunas suposiciones acerca del organismo: que convierte en energía la luz del sol de una forma determinada… o que descienden de un antepasado común. Pero, más allá de eso, no dispone de un modelo para esas especies mejor que el que Google tiene para MySpace. Son solo datos. Pero analizándolos con recursos informáticos tan potentes como los de Google, Venter ha hecho avanzar la biología más que cualquier otro de su generación
Este tipo de pensamiento está preparado para convertirse en breve en mayoritario. En febrero la  National Science Foundation anunció la puesta en marcha del Cluster Exploratory, un programa que financia investigación diseñada para ser desarrollada en una plataforma informática distribuida de gran escala creada por IBM y Google junto a seis universidades piloto. El cluster consistirá en 1.600 procesadores con muchos terabytes de memoria y cientos de terabytes de almacenamiento, junto al software correspondiente, incluyendo el Tivoli de IBM y versiones “open source” del Google File System y del  MapReduce. Los primeros experimentos de CluE  incluyen simulaciones del cerebro y del sistema nervioso y otras investigaciones biológicas en el límite entre el “wetware” y el software.
Aprender a utilizar un “ordenador” de este tamaño puede ser todo un reto. Pero la oportunidad es enorme la nueva disponibilidad de ingentes cantidades de datos junto a las herramientas estadísticas para exprimirlos ofrece una forma radicalmente nueva de entender el mundo. La correlación sustituye a la causación y la ciencia puede avanzar incluso sin modelos coherentes, sin teorías unificadas e incluso sin  explicación mecanicista alguna. No hay razón alguna para aferrarse a los viejos tiempos. Es hora de preguntarse: ¿Qué pude aprender la ciencia de Google?”

Petabytes

Alimentando a las masas: Datos ganan. Predicciones oficiales de producción pierden.

“Los “almanaques zaragozanos” han quedado finalmente obsoletos. El ultimo octubre, la consultora agrícola Lanworth no solo previó que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos había sobrestimado las previsiones de la cosecha de maíz, acertó en cuánto. Casi 200 millones de fanegas… El Departamento de Agricultura americano realiza sus estimaciones a través de cuestionarios y encuestas a una muestra de agricultores. Lanworth usa imágines digitales obtenidas por satélite, mapas digitales del terreno, y previsiones meteorológicas para prever cosechas a escala de campos de cereal individualizados. Considera incluso las condiciones de cultivo y los patrones de rotación de los mismos y luego combina esta ingente cantidad de números para determinar la producción futura…” [seguir leyendo +]

Persiguiendo quarks; a veces nos sobra información

El último modelo de cámara digital va a quedar absolutamente superado a finales de año en el Gran Colisionador de Hadrones cerca de Ginebra. Mientras los haces de protones corren en direcciones opuestas en el anillo  subterráneo de 17 millas, cruzando y volviendo a cruzar sin cesar, la frontera franco-suiza, seis detectores de partículas sacaran mil millones de “fotos” por segundo de los impactos resultantes. Los restos experimentales de estas colisiones pueden aportar respuestas a algunas de las más apasionantes preguntas de la física… [seguir leyendo +]

Buscando zonas calientes: Podemos monitorizar epidemias hora a hora

Si queremos detener un brote epidémico, o un ataque bioterrorista, debemos actuar deprisa. Pero la información sanitaria se mueve casi siempre a la velocidad de un recepcionista en la consulta del médico. El objetivo de Essence, Sistema de Vigilancia Electrónica para la pronta comunicación de epidemias en la comunidad, del Departamento de Defensa estadounidense, es acelerar ese tempo. Comenzó su andadura en 1999 para recoger datos en el área Washington DC y ahora monitoriza la mayor parte del sistema sanitario militar (unos 400 dispositivos en todo el mundo).
"No tenemos por qué ser exactos para detectar las cosas” dice Jay Mansfield, director de sistemas de información estratégica del Sistema Global de Vigilancia y Respuesta a Infecciones Emergentes, “Pero tenemos que ser precisos”. Informes de cada clínica, medico o farmacia se agrupan en categorías sindrómicas más que en enfermedades específicas. Un medico puede diagnosticar bronquitis y otro pulmonía, pero a Essence no le importa, solo busca enfermedades similares, y  en dónde y cuándo están sucediendo. "Es como una alarma de incendios, se dispara si hay humo, de forma que puedes ir a la cocina a ver que ocurre”
Cada día le llegan  100 megabytes de datos, y el equipo almacena datos de 18 meses, o sea unos 2,5 terabytes, por lo que es más frecuente el humo que el fuego… [seguir leyendo +]

Para ganar juicios: La minería de datos escarba a por mugre
Escanear nuestros huesos: desgastes y desgarrones
Buscar la mejor tarifa aérea: el algoritmo predictor
Seguir las noticias: una forma mas inteligente de predecir guerras y disturbios
Predecir el voto: sumar muchos pequeños grupos específicos
Poner precio al terrorismo: valorar costos y riesgos
Visualizar grandes números: gráficos de barra para palabras
Clasificar el mundo: Google inventa nuevas formas de gestionar los datos

Y algunas reacciones...

GEORGE DYSON: “…La súbita aparición de conjuntos masivos de datos y la apertura de un territorio científico completamente nuevo promete una vuelta al entusiasmo del nacimiento de la ciencia (moderna) en el siglo XVII cuando, como Newton, Boyle, Hooke, Petty y los demás comprendieron que era “cosa de la Filosofía Natural” descubrir las cosas. Lo que Chris Anderson insinúa en su artículo es que la Ciencia va a ser cada vez más propiedad de una nueva generación de Filósofos Naturales, que no solo leen la Naturaleza tal como es, sino que están empezando a leer también esa memoria asociativa colectiva masivamente distribuida, ese “ordenador único” de Kevin Kelly, la “Overmind”.
 ¿Hará esto el método científico obsoleto? No. estamos aún demasiado cerca de los comienzos del método científico para hablar de su fin. Como escribía Sir Robert Southwell a William Petty, el 28 de Septiembre de 1687, poco después de ser nombrado presidente de la Royal Society “La intuición de la verdad nunca puede resultar tan apetitosa como la verdad ya cazada” [+]

KEVIN KELLY : “… Pero a medida que más y más observaciones y medidas de la naturaleza son capturadas en tiempo real, 24 horas al día, siete días a la semana, incrementando la variedad de sensores y pruebas, la ciencia también entrará en el ámbito de los zillones de datos que serán fácilmente procesados por la Analítica Correlativa. En ese espacio de ciencia, encontraremos respuestas que funcionan, pero que no entendemos. Esto ¿sería comprender parcialmente? ¿O un diferente tipo de comprensión?
Quizás el comprender y las respuestas estén sobrevalorados. Se dice que Pablo Picasso comentó: “El problema con los ordenadores es que solo te dan respuestas” Esos sistemas que correlacionan ingentes cantidades de datos nos van a proporcionar montones de buenas respuestas, pero es todo lo que nos van a dar. Eso es lo que el “Ordenador Único” hace, darnos buenas respuestas. En este próximo mundo de “cloud computing” las respuestas perfectamente adecuadas van a volverse una mercancía. El valor real del resto de la ciencia será entonces hacer buenas preguntas.” [+] 


JOHN HORGAN : “…Chris Anderson parece creer que los ordenadores van a reducir la ciencia a pura inducción, prediciendo el futuro basándose en el pasado. Este método por supuesto no puede predecir los “cisnes negros”, lo anómalo, los eventos realmente nuevos. Los expertos humanos que se basan en las teorías tampoco pueden predecirlos, pero en el futuro que somos capaces de imaginar, creo que esos expertos sabrán manejar mejor esos cisnes negros cuando aparezcan…” [+] 


ANÓNIMO en Wired: “Todos tus genes pertenecen a un príncipe nigeriano con necesidades de caja que te los revendería a un precio razonable y la mejor vitamina para ti es la viagra, que precisas con urgencia. Son datos de la red con una correlación de más del 97%”


Y también las reacciones de:


Stewart Brand, W. Daniel Hillis, Sean Carroll, Jaron Lanier, Joseph Traub, Douglas Rushkoff, Oliver Morton, Daniel Everett, Gloria Origgi, Lee Smolin, y Joel Garreau

La cita del mes

“La cuestión clave no es ¿qué fomenta la creatividad? Sino ¿por dios, por qué no es todo el mundo creativo?, ¿dónde se perdió ese potencial humano?,¿cómo fue paralizado? Creo por tanto, que la buena pregunta no es ¿por qué la gente es creativa? sino ¿por qué hay gente que no crea ni innova? Debemos abandonar esa sensación de asombro ante la creatividad, como si fuese un milagro que alguien crease alguna cosa…”

Abraham Maslow

Nota del editor

Este nuevo número de Komplex presenta como pensador del mes, a David Sloan Wilson, biólogo evolucionista, acuñador del concepto de selección multinivel y uno de los principales representantes de lo que se está dando en llamar “sociobiología 2.0”. Le acompañan un interesante artículo de esa orientación, tres asombrosos experimentos científicos, un objeto de culto de 75 años y dos libros que cuestionan algunas de nuestras certezas. Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

David Sloan Wilson

Si los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, ¿de dónde vienen los conservadores y los liberales? Están tan desconcertados los unos respecto de los otros que es tentador pensar que vienen de diferentes galaxias o, por emplear una metáfora biológica, que son especies diferentes. Resulta que esa metáfora biológica puede estar sorprendentemente cerca de la verdad.

Una ración de antecedentes: Tengo formación de ecologista y he estudiado especies biológicas reales a lo largo de mi carrera. Si sales fuera verás a cientos de especies diferentes, incluso en el ámbito urbano. Simplificando, pueden coexistir porque sobreviven y se reproducen de formas distintas. Cada especie dispone de una estrategia que funciona en determinados ambientes y fracasa en otros. Las condiciones ambientales que permiten sobrevivir a una determinada especie suelen definirse como su nicho.


La humanidad constituye una sola especie, en el sentido de que todos podemos cruzarnos sexualmente con todos (aunque no todos a la vez, claro), pero somos muy distintos en nuestros comportamientos. ¿Podría entenderse la diversidad comportamental humana de la misma manera que la diversidad biológica? Cuando hablamos de diferentes culturas, ¿serían como diferentes especies que sobreviven y se reproducen de manera distinta?


Esta idea ha sido discutida durante décadas, pero está consiguiendo nueva plausibilidad basándose en el floreciente desarrollo de los campos de la genética humana y la evolución cultural. La imagen general aparece, claro está, en retrospectiva. Un precioso artículo publicado en Nature titulado  "
Cultural Wealth of Nations" nos recuerda que cuando nuestros antepasados abandonaron África, se diversificaron culturalmente hasta convertirse en el equivalente de cientos de especies, poblando todas las zonas climáticas y comiendo de todo, desde semillas hasta ballenas. Existe incluso un gradiente en el número de culturas en razón de la latitud, más en los trópicos que en las zonas templadas, comparable al gradiente de diversidad biológica.


Bueno, en efecto, quizás los lapones y los montañeses de Nueva Guinea pueden ser considerados especies distintas, pero ¿los conservadores y liberales actuales también? Pueden apostar que sí, y sin necesidad de especular, porque yo soy del tipo de ecologista que gusta de arremangarse y embarrarse con los datos. Durante años he deseado estudiar a la gente de la forma en que estoy acostumbrado a estudiar las abejas y los peces, no solo en el laboratorio, sino también “sobre el terreno”, en su vida corriente. Tuve mi oportunidad cuando me encontré con Mihaly Csikszentmihalyi, el famoso psicólogo, conocido por sus trabajos sobre la  experiencia psicológica óptima (
Flow) y que fue pionero en algo llamado “método de muestreo de experiencias” (experience sampling method, ESM).

El ESM es tremendamente simple. Se provee a la gente de aparatos que pitan de forma aleatoria a lo largo del día, y se les pide que rellenen un breve cuestionario acerca de donde están, qué están haciendo, con quién están y una escala numérica de estados psicológicos. Cada pitido sería como un disparo de flash que recoge un fotograma de la experiencia de la persona….”
[+]

De: Are Liberals and Conservatives Different Species? The Answer is Yes
En The Huffington Post del 10 de noviembre de 2007.

“Uno de los problemas teóricos centrales de la sociobiólogía es explicar como el altruismo y otros comportamientos pro-sociales pueden evolucionar, cuando se da el hecho de que son vulnerables a la explotación por parte de otros comportamientos más egoístas. La Selección Multinivel (MLS) brinda una posible explicación. Dicho de forma sencilla, el altruismo es por supuesto vulnerable con respecto al egoísmo dentro de cada grupo, pero los grupos de altruistas pueden vencer de forma clara a los grupos de individuos egoístas. En 1975, sin embargo, la selección grupal era rechazada tajantemente como fuerza relevante de la evolución, y se requería que todas las adaptaciones fuesen explicadas como formas de egoísmo. La selección por parentesco y por reciprocidad eran las dos principales teorías empleadas para explicar el altruismo. La selección basada en el parentesco era contemplada como individuos ayudando a sus propios genes en los cuerpos de otros animales emparentados genealógicamente, y la reciprocidad era contemplada como el ayudar a otros en la espera de una ganancia en el retorno del favor. Se asumió entonces que ambas  operaban “sin invocar la selección de grupos”.La “Sociobiólogía 1.0”, como tu la llamas, reflejaba esas opiniones, aunque E.0. Wilson era todo lo favorable que era posible en su época hacia la selección grupal…[+]

De la Entrevista con D. S. Wilson en La nueva Ilustración Evolucionista del 14 de mayo de 2008.

David Sloan Wilson (1949) es un biólogo evolucionista americano, hijo del autor Sloan Wilson, profesor de la Binghamton University de Nueva York. Es uno de los principales proponentes del concepto de selección grupal (también conocida como selección multinivel) en el desarrollo de la evolución. Junto a Elliott Sober y en su libro Unto Others proponía un marco que llamó “teoría de la selección multinivel” y que incorporaba a esta selección grupal, las más ortodoxas teorías de la selección genética e individual. Este marco conceptual argumenta que, mientras los genes sirven como medios por los que los diseños de los organismos se transmiten a través de las generaciones, los individuos y los grupos son vehículos para esos genes y ambos (individuos y grupos) campos sobre los que actuar los mismos genes.  Es más, los genes también pueden ser afectados por selección, no solo por sus efectos en el diseño de su vehículo (el organismo) sino también por su propio efecto en el funcionamiento del ADN en el que residen. De ahí la noción de selección multinivel. Wilson ha acuñado también el concepto de trait-group, un grupo de organismos enlazados no permanentemente como grupo pero que comparten un destino común en razón de las interacciones que mantienen.

Su libro  Darwin's Cathedral propone la religión como una adaptación multinivel, un producto de la evolución cultural desarrollado a través de un proceso de selección de ese tipo.
Su último libro: Evolution for Everyone: How Darwin's Theory Can Change the Way We Think About Our Lives es una introducción a la evolución dirigida al público general y estudia las distintas formas en que la evolución se aplica a los asuntos de todos los días.
Wilson fundó el programa de Estudios Evolutivos  (EvoS) en la Universidad de  Binghamton, que intenta unificar diversas disciplinas bajo la concepción de la teoría de la evolución. Los estudiantes del programa siguen cursos basados en la evolución en diversas disciplinas, biología, antropología, psicología, bioingeniería y filosofía. Un programa semejante se ha puesto en marcha en la Universidad Estatal de Nueva York en New Paltz.

Sus principales libros:

Evolution for Everyone: How Darwin's Theory Can Change the Way We Think about Our Lives

Darwin's Cathedral: Evolution, Religion and the Nature of Society

El comportamiento altruista: evolución y psicología

Unto Others: Evolution and Psychology of Unselfish Behavior

The Literary Animal: Evolution and the Nature of Narrative (Rethinking Theory)

Otros textos de interés disponibles para descargar:

Survival of the Selfless. Wilson, D.S. y E.O. Wilson (2007).  New Scientist, Nov. 3 pp 42-46

Beyond Demonic Memes: Why Richard Dawkins is wrong about religion. Wilson, D.S. (2007). Skeptic Magazine

Health and the Ecology of Altruism. Wilson, D. S. y M. Csikszentmihalyi (2006) en The Science of Altruism and Health. S. G. Post, ed. Oxford, Oxford University Press

Natural selection and complex systems: a complex interaction. Wilson, D. S. (2004) en Self-organization and Evolution of Biological and Social Systems. C. Hemelrijk. ed.Cambridge, UK, Cambridge University Press

Evolutionary social constructivism: narrowing but not yet bridging the gap. Wilson, D. S. (2005). Metanexus Anthropos. 2004.11.17

Darwin’s God, un artículo de Robin Marantz Henig enNew York Times Magazine, marzo 2007, incluye una entrevista con D, S, Wison.
God vs. Science: Un debate entre Natalie Angier y David Sloan Wilson,
moderado por Thomas A. Bass, en Edge, The Third Culture.

 

Artículos de interés

Un espermatozoide nadando en una carrera frenética hacia el óvulo que espera parece el fiel reflejo de la lucha darwiniana del individuo por la supervivencia. Consistentemente con esta imagen la propia morfología del espermatozoide y su conducta parecen diseñadas exquisitamente para maximizar las oportunidades de fertilización de cada célula individual, en la mayoría de los organismos. Sin embargo existen otros numerosos casos menos adecuados a esta concepción, en los que el esperma parece poco apropiado para esa tarea, hasta el punto de que la mayoría del esperma de un eyaculado puede resultar infértil. El secreto para descubrir el misterio del esperma infértil o de baja fertilidad puede estar en su “vida social”. La evolución del esperma requiere considerar la selección darwiniana en muchos aspectos que interactúan a muchos niveles, y eso nos lleva directamente a los instrumentos de la sociobiología: la selección por parentesco y la teoría de la selección multinivel…” [+]

 

Tres asombrosos proyectos científicos

Obtener la fuerza de un super héroe: ¿Necesita cambiar la rueda de un gigantesco vehículo militar?, ¿Subir un misil de 100 kilos a un avión? Basta con ponerse el exoesqueleto y el trabajo está hecho sin una gota de sudor. Como un traje mecánico de alta tecnología digno de Iron Man, el exoesqueleto está tomando forma en las instalaciones de Raytheon Sarcos en Salt Lake City…
Explorar el cosmos en un cubo de hielo: Un grupo de físicos pensaron en hacer un observatorio astrofísico de un bloque de hielo y están a punto de conseguirlo. Con el nombre de Dubbed IceCube, este proyecto realizado en los hielos de la Antártida quiere conseguir un mapa de los neutrinos cósmicos, esas partículas sin apenas masa y sin carga eléctrica que  surgen de sitios tan misteriosos como los agujeros negros, la materia oscura y las estrellas que estallan. En palabras de Francis Halzen de la  Universidad de Wisconsin en Madison, y líder del equipo IceCube: “Cambiar nuestro foco de los fotones de la luz a los neutrinos abrirá una nueva ventana en los cielos”…
Almacenar dióxido de carbono bajo el mar: En el Mar del Norte a 150 millas de la costa noruega se esta produciendo uno de los más recientes y esperanzadores intentos para reducir los gases invernadero: capturar el dióxido de carbono y enterrarlo. ¿Hay evidencia de que esto funcione? Lo llaman  Sleipner, por el nombre de un caballo de ocho patas de la mitología noruega y es un proyecto desarrollado en varias etapas desde 1996 en una plataforma de extracción de gas en el Mar del Norte, por StatoilHydro, la petrolífera más importante de Noruega…

3 Amazing Science Projects from Around the Globe, un artículo de Kathleen McAuliffe en Wired Magazine

Visita estas páginas...

Hay todo un imaginario compartido en el gesto de cerrar, con el necesario estilo, un encendedor Zippo. Es un sonido que relacionamos con el cine negro, la guerra de Viet-Nam o con la leyenda urbana que dice que los encendedores Zippo son hechos por convictos y que el código de la base identifica al prisionero que lo elaboró. Desde 1932 en que fue creado por George G. Blaisdell, en Bradford, Pensilvania, hasta hoy, a su alrededor se ha creado todo un mundo de historiadores, coleccionistas, subastas, falsificaciones, trucos y experiencias personales … que lo consagran como objeto de culto incluso en tiempos de no fumadores.

Libros

El andar del borracho, cómo el azar gobierna nuestras vidas

de Leonard Mlodinow

En 1905 Albert Einstein publicó una impactante explicación sobre el movimiento browniano -el movimiento arbitrario de partículas- comparándolo con la clase de movimiento que se observaría en el caminar de un borracho. La comparación se convirtió desde entonces en una poderosa herramienta para entender el movimiento puramente arbitrario que, por definición, no tiene ningún modelo específico.
En este nuevo libro, Leonard Mlodinow examina la ley del caminar del borracho en relación con nuestra vida diaria, con las diversas decisiones que continuamente tomamos empujados por acontecimientos arbitrarios que, unidos a nuestras reacciones, influyen en la mayor parte de nuestra vida personal.
Mlodinow revela las razones que hay detrás de los embotellamientos, la divulgación de rumores por internet, el tiempo que se puede esperar que dure un fajo de billetes en Las Vegas, por qué hay que revolver el café o cómo se extiende el perfume por una habitación. Esta apasionante lectura nos descubre la naturaleza de los procesos arbitrarios de la vida cotidiana, y cambiará para siempre la percepción que tenemos de ellos.

 

Roma y los bárbaros. Una historia alternativa

de Terry Jones y Alan Ereira

Este es un libro sorprendente y divertido.  No podía ser de otro modo tratándose de una obra de Terry Jones, el director de películas de los Monty Python como “La vida de Brian”. Pero es también un libro serio, que, como ha dicho el profesor Cunliffe, de la Escuela de Arqueología de la  Universidad de Oxford, “restablece el equilibrio y sitúa a los romanos en una perspectiva correcta”. Escrito con pasión e irreverencia, pero basado en los resultados más recientes de la investigación histórica, su propósito es subvertir la visión tradicional, elaborada por los romanos, que nos habla de unos bárbaros salvajes e incivilizados, para mostrarnos, como hicieron en la serie que realizaron para la BBC, que celtas, germanos, godos, sasánidas o vándalos eran pueblos organizados e inteligentes, y que fueron, por el contrario, los propios romanos quienes realizaron las matanzas más salvajes y quienes acabaron saqueando la ciudad de Roma.

La cita del mes

La creatividad exige la valentía de abandonar nuestras certezas

Erich Fromm

Nota del editor

Este nuevo número de Komplex presenta como pensador del mes, aprovechando la disponibilidad en castellano de la mayoría de sus últimas obras, a Jared Diamond, otro polifacético “bridger” de los que nos gusta presentar: fisiólogo, ornitólogo, biogeográfo, historiador…  Aderezan la entrega un interesante adelanto del próximo libro de Stuart Kauffman, un par de artículos y dos libros rigurosos y accesibles sobre la teoría del caos.

 

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Jared Diamond

“Jared Diamond adquirió fama mundial cuando obtuvo, en 1998, el premio Pulitzer por su obra Armas, gérmenes y acero (Debate, 1998, reeditado en 2006). Aquel libro partía de una pregunta que, en principio, podría responder cualquier estudiante de la ESO más o menos aplicado: ¿Por qué Carlos V venció a Atahualpa? Porque sus hombres luchaban montados a caballo y portaban armas de fuego y de acero; así el pequeño grupo de hombres que dirigía Pizarro pudo vencer sin dificultad al mucho más numeroso ejército del Inca. De todas formas, añadiría el alumno resabido, para los que sobrevivieron al enfrentamiento armado, estaba aún el ataque no menos peligroso de la viruela, el sarampión, la gripe y otra serie de enfermedades infecciosas ante las que los incas no estaban inmunizados.

Pero el verdadero sentido de la pregunta, digno también de un alumno de la ESO (modelo revienta clases, en este caso), era mucho más enrevesado: ¿Por qué no fue Atahualpa el que envió sus hombres a explorar el otro lado del Atlántico y capturar a Carlos V? O dicho de otra forma: ¿por qué la sociedad europea del siglo XVI se había dotado de aquellas poderosas armas y de aquellos mortíferos gérmenes y la americana no? La respuesta a esa pregunta y, en general, la explicación al distinto grado de desarrollo entre unos continentes y otros, es un libro apasionante.

Hijo de una lingüista y de un médico especializado en genética de las enfermedades infantiles, los intereses y la formación de Diamond abarcaron desde la historia y las lenguas hasta las ciencias naturales en el sentido más amplio. Desde muy joven fue además un fanático observador de las aves, que ha perseguido por los más diversos lugares del planeta. Habla numerosos idiomas y sus investigaciones se extienden desde la fisiología molecular a la biología evolutiva y la biogeografía, especialidad que imparte actualmente en la Universidad de California, Los Ángeles. En realidad, y si no temiera parecer una cotilla, podría contarles muchas cosas sobre este autor, su familia y algunos de sus amigos, y juro que no tengo más fuente de información sobre él que los tres libros suyos que he leído. Diamond, que además de un gran científico es un gran divulgador y un profesor en el más amplio sentido de la palabra, habla casi siempre de cosas que conoce personalmente, de lugares en los que ha estado, de teorías que no solo ha leído sino que también ha discutido con su autor, y nos las explica de forma que quede fuera de toda duda que las hemos entendido. El resultado es un estilo muy próximo, que puede resultar desconcertante para el lector europeo, pero cuya solvencia está fuera de toda duda, como puede apreciar quien se moleste en revisar la extensa bibliografía comentada que acompaña a todas sus obras…”

De: “Jared Diamond: "Colapso. Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen" (Debate, 2006) reseña de Inés Astray Suárez  en ojosdepapel.com

Jared Diamond nació en Boston en 1937, de ascendencia judío-polaca, después de estudiar en la  Roxbury Latin School (Decana de los colegios estadounidenses en activo), se licenció en Harvard en 1958, doctorándose en Cambridge con una tesis sobre fisiología y biofísica de las membranas celulares en 1961. Fue Junior Fellow de Harvard entre 1962 y 1966, año en que fue nombrado Profesor de fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Ángeles. Desarrolló durante esos años una segunda carrera en paralelo, estudiando la ecología y evolución de las aves de Nueva Guinea y las islas cercanas a las que ha realizado numerosos viajes. Ya en la cincuentena  desarrolló su tercera carrera en historia medioambiental, hasta ser nombrado profesor de geografía y salud ambiental en UCLA, puesto que ocupa actualmente.

Para conocer mejor su pensamiento:

  1. sus libros publicados en castellano:











El tercer chimpancé. Debate. Madrid. 2006.
Colapso: por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen. Debate. Madrid, 2005.
Armas, gérmenes y acero: breve historia de la humanidad en los últimos trece mil años. Debate. Madrid, 2006.
¿Por qué es divertido el sexo?, Debate. Madrid, 2006.

  • algunos de sus artículos disponibles en la red:

"The Worst Mistake In The History Of The Human Race" Discover-Mayo 1987, pp. 64-66. Donde discute la llegada de la agricultura como avance de la sociedad humana…
Race Without Color” Discover-Enero 1994.

The Curse of QWERTYDiscover- Abril 1997.

Mr. Wallace's LineDiscover- Agosto 1997

Emotions and the BrainDiscover- Agosto 2003

Vengeance is ours” The New Yorker- Abril 2008

  • y sus contribuciones a Edge:


"Why Did Human History Unfold Differently On Different Continents For The Last 13,000 Years?"

"Laying A Foundation For Human History" Bill Gates on Jared Diamond

"How to Get Rich"

"Why Do Some Societies Make Disastrous Decisions?"

Artículos de interés

Rompiendo el hechizo de Galileo

Más importante incluso que el concepto de emergencia y su desafío al reduccionismo en este nuevo paradigma científico, es lo que yo llamo la ruptura del hechizo de Galileo. Galileo hacía rodar bolas por un plano inclinado y demostró que la distancia recorrida variaba en razón del cuadrado del tiempo transcurrido. De este experimento obtuvo una ley universal del movimiento. Newton continuó después con sus “Principia”, construyendo el escenario de toda la ciencia moderna. Con estos éxitos el mundo occidental llegó a la conclusión de que todo lo que ocurre en el universo está regido por leyes naturales. En efecto, esto es el núcleo  mismo del reduccionismo. Otro premio Nobel de física,  Murray Gell-Mann, ha definido una ley natural como una descripción comprimida, disponible de antemano, de las regularidades de un fenómeno. El hechizo galileano que, por otra parte, ha producido tanto conocimiento científico, es la fe en que todos los aspectos del mundo natural pueden ser descritos por leyes de ese tipo. Quizás mi reclamación científica más radical es que podemos y debemos romper ese espejismo. La evolución de la biosfera, la vida económica y la historia humana, entre otros muchos fenómenos,  no son explicables por leyes naturales. Esta reivindicación revolotea ante las narices de nuestras más asentadas convicciones desde Galileo, Newton y todo el siglo de las luces…”

“Breaking the Galilean Spell”, un nuevo y formidable artículo de Stuart A. Kauffman, en Edge, 243, presentando su próximo libro “Reinventing the Sacred: A New View of Science, Reason, and Religion, cuya publicación en Basic Books esta prevista para el 5 de mayo.

 

Patrones biológicos, patrones sociales

“El miembro del Santa Fe Institute, Geoffrey West cruza las fronteras entre física y biología y va mas allá estableciendo relaciones entre el flujo sanguíneo de nuestro cuerpo y la circulación de vehículos en nuestras ciudades.

En un reciente conferencia en la Universidad de Missouri afirmaba que estudiar la forma en que nuestro entorno natural reacciona frente a los problemas, puede ofrecernos claves importantes acerca de cómo nuestras ciudades deberían enfrentarse a problemas como la delincuencia, la polución ambiental o el calentamiento global.
"Debemos entender mejor cómo funcionan nuestras ciudades si vamos a intentar resolver esos problemas. En mi opinión no los resolveremos si primero miramos al calentamiento global, luego a la energía y el medio ambiente y luego al mercado… Es preciso crear rápidamente una generación de personas que piense en términos más amplios, viéndolos como problemas integrados…”

Physicist seeks ‘deeper’ view of nature, societies” un artículo de Abraham Mashie, en columbiatribune.com

Identificados algunos mecanismos de la memoria de reconocimiento

 

Nuestra capacidad para recordar los objetos, lugares y gente de nuestro entorno es esencial en nuestra vida diaria, aunque solo lo apreciemos realmente cuando falla esta memoria de reconocimiento, como ocurre en la enfermedad de Alzheimer.
Bloqueando ciertos mecanismos que controlan la forma en que comunican entre sí las células nerviosas investigadores de la Universidad de Bristol han sido capaces de eliminar la memoria de reconocimiento visual en ratas. Han conseguido identificar mecanismos celulares y moleculares que pueden ofrecer la clave para comprender los procesos de la memoria de reconocimiento. La investigación ha sido publicada online en “Neuron” el 24 de abril.

Zafar Bashir, que lidera el grupo investigador de la Universidad de Bristol afirmaba.”Creemos que es un importante paso en nuestra comprensión de la memoria de reconocimiento. Hemos sido capaces de demostrar que procesos clave que controlan la comunicación sináptica, son también vitales en el aprendizaje y la memoria”.

Visita estas páginas

Una entrevista con Wes Cherry el creador del  mayor culpable de pérdidas de tiempo en el trabajo y en la que entre otras muchas cosas revela su admiración  por la página Fakeornot (para jugadores y cirujanos plásticos).

Libros

Las leyes del caos

De Ilya Prigogine

Desde Galileo hasta Feynman y Hawking, la física ha venido enfrentándose a  la más paradójica de las negociaciones, la de la flecha del tiempo, pero desde hace unos años se ha abierto camino una nueva visión de la naturaleza que nos muestra cómo la inmensa mayoría de los objetos está sometida a la inestabilidad, al «caos», lo que, según explica el profesor Prigogine en este texto claro y accesible, nos obliga a tomar en cuenta la flecha del tiempo, a no generalizar la noción de «ley natural» y a introducir en ella los conceptos de probabilidad e irreversibilidad. Este innovador planteamiento nos permite abarcar en una sola descripción unificada del universo lo macroscópico y lo microscópico, incluir en ella los sistemas  complejos, la vida y el propio ser humano, y explicar la inmensa creatividad de la naturaleza.

 

Caos, fractales y cosas raras

De Eliezer Braun

“Desde hace alrededor de 20 años se ha estado produciendo una revolución en el mundo de las ideas científicas que no ha sido conocida por el público en general. Han surgido ideas nuevas muy útiles para describir y entender la multitud de fenómenos que se da en diversas ramas del conocimiento. Nos referimos a los fractales y al caos. Como verá el lector, las aplicaciones se han dado en los campos de la física, las matemáticas, la biología, la medicina, la economía, la lingüística, por mencionar sólo algunos. Se podrá apreciar la gran amplitud de temas que es posible tratar con estos novedosos conceptos.
En todos los campos del conocimiento que hemos mencionado se han dado situaciones que al ser tratadas con los procedimientos tradicionales no han podido ser explicadas satisfactoriamente. Sólo con el advenimiento de las ideas nuevas es que ha sido posible progresar en el conocimiento de fenómenos antes no comprendidos.
En vista de lo antes dicho, consideraremos una gran variedad de fenómenos y situaciones. El propósito del presente libro es dar una explicación somera, accesible al público no especialista, de los antecedentes de nuestro sujeto de estudio. Será necesario utilizar algunas operaciones matemáticas que no van más allá de la aritmética; sin embargo, el lector no debe espantarse ya que se le llevará de la mano en forma gradual.
El tratamiento formal de los fractales y del caos se ha convertido en una rama muy compleja de las matemáticas. Por supuesto que no entraremos en estos espinosos temas. Así, en el caso del caos no trataremos de hablar en términos del espacio fase. En este libro los conceptos detrás de estos formalismos matemáticos los trataremos de manera accesible…”

El texto completo en “La Ciencia para todos” puede consultarse aquí.

La cita del mes

Es imposible que una persona aprenda lo que cree que ya sabe.

Epicteto

Nota del editor

Este nuevo número de Komplex presenta como pensador del mes a Drew Endy, joven ingeniero biológico empeñado en hacer que este campo de la ciencia cumpla con las promesas que hizo en su día, y ello, desde un radical planteamiento de código abierto y conocimiento compartido. Aderezan la entrega un par de artículos y libros, sobre temas que nos han parecido de interés.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Drew Endy

“…Nací en 1970. Si echamos la vista atrás unos cientos de años veremos que siempre ha existido la creencia de que un día podríamos diseñar, hacer o construir vida, pero nadie hasta ahora ha conseguido demasiado al respecto. Durante los años setenta los seres humanos inventaron un montón de nuevas tecnologías, el ADN recombinante para cortar y pegar fragmentos de material genético preexistente,… y la reacción en cadena de la polimerasa, que aunque se inventó en los setenta no se empleó regularmente hasta una década más tarde,… y la secuenciación automática, aquí mismo en esta ciudad, con Fred Sanger en 1977…
Ahora, treinta años después de esos éxitos iniciales de la biotecnología, solo se ha cumplido realmente una de sus promesas. Las promesas iniciales eran, primero, crear agentes terapéuticos por medio de organismos recombinantes, producir fármacos como la insulina a través de bacterias, lo que efectivamente, se ha conseguido. La terapia génica fue la segunda de las promesas, corregir defectos genéticos parcheando nuestros programas de  ADN, y esto aún no se ha cumplido. Y tercero, desarrollar cultivos que fijasen el nitrógeno de forma que la agricultura no precisase  de fertilizantes sintéticos y esto tampoco se ha conseguido. O sea que de las tres grandes promesas iniciales de las que se habló al comienzo de la ingeniería genética se ha cumplido una.
Sin embargo la biotecnología existe y contribuye de forma importante a nuestra salud y nuestra economía y a la mejora de la  condición humana en general; ahora estamos en 2008 y la pregunta es: ¿podemos cumplir esas promesas iniciales de la biotecnología? O, mejor, olvida esa cuestión y sustitúyela por ésta: ¿cómo hacemos que la biología sea fácil de manejar por la ingeniería, de forma que consigamos obtener de la materia viva cualquier cosa que queramos manufacturar?
Por ejemplo, yo trabajo en el Departamento de Ingeniería Biológica del MIT, que es un departamento nuevo para las políticas del centro; sólo tiene dos años. Una consecuencia de ser un Departamento es que debemos dar enseñanza de pregrado. Imagina que tienes 15 años y eres un joven ambicioso, o 17 o 18 y eres estudiante de pregrado en el Departamento de Ingeniería Biológica del MIT y estas decidiendo cual va a ser tu licenciatura,  en principio puede ser biología, o ingeniería electrónica o informática o… puedes licenciarte en ingeniería biológica. ¿Qué esperarías aprender? ¿Qué esperarías de tus compañeros de facultad, de tus profesores? ¿Qué serían capaces de enseñarte?
Miras a tus compañeros que van a estudiar ingeniería electrónica y sabes que aprenderán a diseñar y construir ordenadores, o a escribir programas informáticos y los objetos que produzcan no tendrán propiedades emergentes salvo que eso fuese lo que se pretendía. Luego echas una mirada a la ingeniería biológica y piensas, bueno,… sí, me gustaría diseñar y producir organismos vivos, o programar ADN para ejecutar programas genéticos que se comporten como se esperaba. Pero,… nadie puede enseñarte cómo se hacen  esas cosas.
Treinta años de biotecnología después y, a pesar de todos los éxitos y de la atención de los medios y de la publicidad exagerada, seguimos siendo unos ineptos en lo que se refiere a la ingeniería de las cosas vivas. Apenas hemos arañado la superficie y por eso la gran pregunta es para mí ¿cómo hacemos la biología más fácil de manejar? En comparación si miras a otras áreas de la tecnología, por ejemplo la electrónica, durante la segunda guerra mundial había gente construyendo ordenadores, Von Neumann construía una bonita máquina en los sótanos del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton. El propósito oficial de esa máquina era diseñar bombas de hidrógeno y computar las trayectorias de las municiones. Y por supuesto, lo que hizo Von Neumann fue estudiar temas de vida artificial con ella, porque eso era lo que de verdad le interesaba. Era el año 1950 y sólo veinticinco años después ya teníamos el ordenador personal Apple One...


Proust Was a Neuroscientist

… Si pensamos en lo que ocurrió en esos veinticinco años, desde la máquina de Von Neumann al Apple One, un elemento clave de esa transición es que la gente estaba tan excitada respecto a los ordenadores y tan hartos del acceso limitado a ordenadores centralizados que se pusieron a construir sus propios ordenadores, por definición, sus ordenadores personales. Como resultado, hoy tenemos una comunidad mundial de gente a la que le encanta construir ordenadores y escribir software y esa comunidad incluye chavales de instituto, profesionales, grandes compañías, gobiernos…, lo que quieras. Una ecología enormemente diversa alrededor de esa tecnología.
Programar ADN es todavía más atractivo, más interesante, más potente que el programar silicio. Disponemos actualmente de una máquina viva y que se reproduce; nanotecnología que funciona. No es una fantasía tipo Eric Drexler. Y vamos a conseguir programarla. Yademás es una tecnología bastante barata. No necesitas un laboratorio tipo FAB como necesitarías para las obleas de silicio, basta con hacer crecer algo en agua con un poco de azúcar y un par de nutrientes. Creo que existe una enorme presión a nivel global que empieza a aparecer alrededor de lo que hasta ahora ha sido un extraordinariamente limitado acceso a la biotecnología.

En algunos de sus  escritos, Freeman Dyson imagina ingenieros genéticos ganando el premio de la exposición de flores de Filadelfia o de la de reptiles de San Diego, o lo que sea. La cuestión es cómo llegar hasta ahí. Y si empiezas a trabajar en esa dirección y en cómo resolver los problemas, no para ti mismo, ni para conseguir bioenergía, sino para todo en general, compruebas que hay mucha gente que quiere hacer lo mismo…”

La entrevista completa en Edge: ENGINEERING BIOLOGY, A Talk with Drew Endy

 

 

Drew Endy, es titulado en ingenierías civil, ambiental y bioquímica por las universidades de  Lehigh y Dartmouth. Estudió genética y microbiología como postdoctorado en Austin y Adison. Desde 1998 hasta 2001 colaboró en la puesta en marcha del Molecular Sciences Institute, un laboratorio de investigación biológica independiente y sin ánimo de lucro en Berkeley, California. Desde 2004, es profesor de Ingeniería Biológica en el MIT. A partir de junio de este año 2008, ejercerá como profesor de la misma materia en la Universidad Stanford.
Con Thomas Knight, Gerald Jay Sussman, y otros investigadores del MIT trabaja en el campo de la biología sintética y la ingeniería de componentes, dispositivos y elementos biológicos estandarizados conocidos como BioBricks.  Endy  es uno de los fundadores del Registry of Standard Biological Parts, y ha inventado una jerarquía abstracta de clasificación para sistemas genéticos integrados.
Endy es también conocido por su oposición a la propiedad limitada de las informaciones genéticas y un acérrimo defensor del libre acceso a las mismas. Ha sido uno de los primeros promotores de una biología “open source” y colaboró en la creación de la Fundación Biobricks, una organización sin ánimo de lucro en defensa de esos principios. Es cofundador también de Codon Devices, una pequeña empresa de biotecnología que pretende comercializar síntesis de ADN.
Algunos de sus artículos recientes:
Molecular Monogamy, Nature 426, 614-615 (comment),Drew Endy and Michael B. Yaffe

Decoding NF-kB signalling, Science 298, 1189-1190 (comment), Alice Y. Ting and Drew Endy

Modelling cellular behaviour, Nature 409, 391-395 (perspective), Drew Endy and Roger Brent

Computation, prediction, and experimental test of fitness for bacteriophage T7 mutants with permuted genomes, Proceedings of the National Academy of Sciences USA 97, 5375-5380, Drew Endy, Lingchong You, John Yin and Ian Molineux
Toward antiviral strategies that resist viral escape, Antimicrobial Agents & Chemotherapy 44, 1097-1099, Drew Endy and John Yin
Y toda la información sobre el trabajo de su equipo en formato Wiki en  Open Wetware.

Artículos de interés

Un algoritmo para identificar redes

Gracias a ciertos algoritmos se pueden encontrar subgrafos dentro de redes genéticas que ayuden al entendimiento de ciertas enfermedades. También se pueden aplicar a las redes sociales y a Internet. En un reciente artículo de la Physical Review E 77:016104 (2008), Weixiong Zhang, Ph.D.,profesor de ingeniería informática y genética de la  Washington University, junto a su alumno de doctorado , Jianhua Ruan, publicaba un algoritmo (una formula de instrucciones informáticas) que identifica automáticamente comunidades y sus estructuras más sutiles en varios tipos de redes. Muchos sistemas complejos pueden ser representados como redes, afirma Zhang, incluyendo los sistemas genéticos, que son el objeto de su estudio, las redes sociales y el mismo Internet. La estructura de comunidad en las redes muestra una división natural en la que los vértices de cada subred están muy comunicados entre sí, y menos con el resto de la red. Las comunidades son relativamente independientes unas de otras estructuralmente, pero los investigadores creen que cada comunidad puede corresponderse con unidades funcionales básicas. Una comunidad en una red genética, normalmente, contiene genes con funciones similares, de la misma forma que una comunidad en la  World Wide Web,  a menudo, corresponde a páginas web de temas similares….

Algorithm finds the network - for genes or the Internet”, nota de prensa de la Washington University de San Luis.

 

Fractales, arquitectura y la muerte de Euclides

Paola Antonelli es responsable de Arquitectura y Diseño del MoMA. Benoit Mandelbrot es el padre de la geometría fractal. Mientras estudiaba arquitectura en el Politécnico de Milán, en los años setenta, Antonelli recibió inspiración de las visualizaciones y geometrías de Mandelbrot y escribió su tesis sobre “Arquitectura fractal”. Se encontraron personalmente por primera vez el año pasado cuando Antonelli invitó a Mandelbrot a un Salón MOMA/Seed un ateneo mensual de científicos, diseñadores y arquitectos. Volvieron a encontrarse para discutir de fractales, arquitectura y la muerte de Euclides este febrero justo antes de la inauguración de la exposición “Diseño y la Mente Elástica” organizada por Paola Antonelli en el MOMA.
La conversación publicada en Seed está disponible aquí.

Visita estas páginas

Un  reciente informe hecho público por el National Marriage Project de la  Rutgers University, basado en una encuesta realizada a  1.010 varones heterosexuales de edades comprendidas entre 25 y 34 años, muestra que un 53% de los encuestados no tenían intención de casarse a medio plazo. Más sorprendentemente aún, un número significativo de solteros, el 22%, manifestaba que el matrimonio no estaba hecho para ellos. ¿A qué es debido que tantos solteros retrasen (o rechacen) los compromisos religiosos y legales del matrimonio? Algunos piensan que el matrimonio se sitúa cada vez más bajo en nuestras prioridades de la lista de eventos asociados con la transición a la edad adulta  en la sociedad actual, por detrás de la educación, el empleo y la independencia financiera. Desafortunadamente, en ocasiones, es necesario hacer sacrificios para conseguir esos logros educacionales y profesionales, aunque cuando se llega a los treinta algunos empiezan a reconocer que algo les falta en la vida y buscan nuevas formas de encontrar pareja.

Libros

Captando genomas: una teoría del origen de las especies

De Lynn Margulis y Dorian Sagan

 

El lenguaje en el que se escribe el cambio evolutivo no son ni las matemáticas ni la morfología generada por ordenador. Tampoco la estadística. La historia natural, la ecología, la genética y el metabolismo mejorarían mucho con un mayor conocimiento de los microbios. La fisiología, ecología y protistología microbianas son esenciales para comprender el proceso evolutivo. El comportamiento microbiano en sus propias poblaciones y en su interacción con otras poblaciones ha condicionado el serpenteo de la vida, expandiendo el recorrido de la evolución.  El mundo vivo microscópico subyace en el comportamiento, desarrollo, ecología y evolución de la vida de la que somos parte y con la que co-evolucionamos. Mientras algunos pueden sentirse ofendidos por esta perspectiva de una evolución puntuada y llevada adelante por fusiones microbianas, nosotros creemos con Darwin que hay grandeza en esta forma de entender la vida. Innumerables formas y variaciones aparecen no gradualmente y al azar, sino potente y súbitamente, a través de la cooptación de extraños, la inclusión y participación de otros, virus, bacterias y eucariotas, en genomas cada vez más complejos e híbridos. Atracción, fusión, integración, incorporación, cohabitación, recombinación, permanente y cíclica y otros apareamientos prohibidos son la fuente principal de la variabilidad que buscaba Darwin.

 

Incertidumbre: Einstein, Heisenberg, Bohr y la lucha por el alma de la ciencia.

De David Lindley

La ciencia puede medir la velocidad de un fotón, pero no su localización exacta. O bien, la ciencia puede medir su localización pero no su velocidad. La física newtoniana argüiría que es posible medir ambos, mientras que la física cuántica afirma que es imposible. Existen muchos otros aspectos de la impredictibilidad: por ejemplo la ciencia puede explicar el proceso radioactivo, la forma en que un átomo se rompe y emite partículas que son detectadas como radiación. Sin embargo, no puede predecir en qué momento un átomo determinado va a romperse o por qué se rompe en un momento determinado. Esta aparente  aleatoriedad e impredictibilidad son características del mundo cuántico. Algunos predijeron el fin de la ciencia cuando Heisenberg y otros definieron el principio que describía las limitaciones de la ciencia para medir y definir con precisión algunos fenómenos elementales. Einstein, en particular estaba profundamente preocupado y nunca pudo aceptar el principio de incertidumbre, aunque reconocía que tenía sentido. Uno de los propósitos de este libro es mostrar que el principio de incertidumbre de Heisenberg no ha conducido para nada a ese final de la ciencia.

El libro también analiza las vidas y las contribuciones de una serie de científicos, generalmente alemanes en las primeras décadas del siglo XX. Lindley se interesa específicamente por ellos como personas individuales, a menudo muy diferentes, de variadas perspectivas religiosas y culturales, que discutieron entre sí y contribuyeron al descubrimiento del principio de  Heisenberg. Los tres actores principales según el autor fueron  Neils Bohr (que no era alemán sino danés), Albert Einstein, y Werner Heisenberg, del sur de Alemania.  (Lindley estudia también las aportaciones de otros).  Einstein fue reconocido como el genio cuyas teorías general y especial de la relatividad cambiaron nuestro moderno concepto del Universo y cuya teoría de la luz como pequeños paquetes de energía fue crucial para el desarrollo de la teoría cuántica. Neils Bohr es el viejo teórico pontifical, el filósofo egoísta, que  esquiva los cálculos matemáticos y aporta enigmáticos pronunciamientos en un lenguaje tan obtuso y oscuro que pocos lo llegan a entender.  Heisenberg aparece como el genio callado cuya perspicacia y habilidades matemáticas le permiten descubrir y comprender el principio de incertidumbre. Bohr y Heisenberg discutirán largo y tendido  sobre el significado y naturaleza de la incertidumbre y será Bohr el que finalmente aporta el vocabulario a través del que el mundo llegará a comprenderlo…

Cita del mes

El encuentro entre dos personas es como el contacto de dos sustancias químicas: en caso de que se dé una reacción, ambas resultan transformadas

Carl Jung

Nota del editor

En un formato más habitual, este número de febrero gira alrededor de las redes sociales. Presentamos como pensador del mes a Nicholas A. Christakis, médico internista y sociólogo, que con sus estudios acerca del contagio de conductas y normas en nuestras redes sociales ha abierto una interesantísima vía para la investigación operativa de la adquisición de (entre otras) conductas saludables y el desarrollo de nuevos enfoques preventivos y de promoción de la salud. Le acompañan un par de artículos en los que se plantean otros mecanismos de influencia sobre nuestros comportamientos, un par de páginas curiosas y dos esperadas reediciones de libros de interés.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org

El pensador del mes

Nicholas A. Christakis

Actualmente se está produciendo un importante avance en la metodología de estudio de las redes sociales, primero basándose en los trabajos pasados, pero además nos encontramos en un momento en que, en razón de las modernas tecnologías de la comunicación y otras innovaciones, la gente está dejando huellas digitales de dónde están, con quién están interactuando, lo que están diciendo e incluso lo que están pensando. Todos estos tipos de datos pueden ser capturados por lo que llamo tecnologías "masivas y pasivas" y ser usados para enfrentarse a las grandes preguntas sociales de una manera que nuestros antecesores no podía ni soñar. Disponemos de enormes cantidades de datos que pueden reutilizarse para investigar cuestiones fundamentales sobre la organización social, la moralidad y otras muchas preocupaciones que nos han producido perplejidad siempre.

Hemos hecho avances en la metodología, hemos hecho avances en los datos. Y también hemos hecho avances en las ideas. La gente empieza a pensar de forma más creativa sobre lo que significa disponer de esas estructuras de orden superior. Desde finales de los noventa y primeros dos mil, las ciencias se han dedicado a lo que llamo el "proyecto ensamblador" de la ciencia moderna. Los astrónomos piensan en como ensamblar las estrellas en las galaxias, los informáticos en como ensamblar los ordenadores en redes" Con el desarrollo de Internet a mediados de los noventa todo el mundo empezó a pensar en ordenadores, y sus redes, y en como interactúan y así sucesivamente. Los ingenieros se enfrentan con las mismas cuestiones.

Los neurólogos también empiezan a pensar: de acuerdo, bien, sabemos un montón sobre neuronas, pero ¿cómo se interconectan para formar un cerebro? Los genetistas se están diciendo: para cuando termine el día, podemos haber entendido los aproximadamente 25.000 genes humanos y ¿luego? ¿Cómo rehacemos el rompecabezas, reensamblamos todos esos genes y entendemos cómo interactúan entre ellos en el espacio de tres dimensiones y a lo largo del tiempo? Hemos asistido al reciente nacimiento de un nuevo campo de la biología: la "biología de sistemas" que lo que intenta es volver a hacer un todo con las partes.

Y de forma semejante, en la sociología existe un interés creciente en el mismo tipo de fenómeno. Hemos empezado a entender el comportamiento humano y disponemos de modelos de toma de decisiones racionales, modelos de actor racional, que han conducido a posteriores innovaciones. Pero esos modelos se basan fundamentalmente en individuos aislados. Adam Smith habló de los mercados como un fenómeno que emerge de la interacción entre individuos, pero a pesar de ello nos hemos fijado sobre todo en los actos individuales. ¿Cómo volvemos a hacer un todo con las partes para entender los grupos? De nuevo, el estudio de las redes sociales se integra en ese proyecto "ensamblador", y forma parte del mismo esfuerzo por entender la emergencia de orden y de fenómenos nuevos que no son inherentes a los individuos aislados. La conciencia, por ejemplo, que no puede ser explicada estudiando las neuronas. La conciencia es una propiedad emergente del tejido nervioso. Y podemos imaginar de forma semejante determinados tipos de propiedades emergentes de las redes sociales que no son inherentes a las personas que las forman, propiedades que aparecen en razón de los lazos que se establecen entre las personas y a causa de la complejidad de esos mismos lazos.

Es importante, crítico, que cuando pensemos en redes pensemos en su dinámica. Muchas veces no entendemos las redes porque nos fijamos solo en su estática. Pensamos en su topología, en la arquitectura de la red. Pensamos en la forma en que la gente está conectada, lo que por supuesto, es increíblemente importante y además nada fácil de entender. Mientras por un lado la topología puede ser vista o entendida como algo dado y fijado de antemano, por otro esta topología es en sí misma mutable, cambiante e intrigante, y el origen de esta topología y de sus cambios, un tema de gran dificultad.

Pero hay más: una vez que has reconocido que existe esa topología, lo siguiente que debemos entender es que puede existir también "contagio", como una especie de flujo a través de la red. Las cosas se desplazan a su través y esto tiene una muy diferente explicación científica. Entender como fluyen las cosas a través de la red es un reto científico diferente del que supone entender como se forman y evolucionan las redes. Es la diferencia entre la formación y la operativa de la red, o la diferencia entre su estructura y su función. O, si miras la red como una especie de superorganismo, es la diferencia entre la anatomía y la fisiología de la red. Necesitamos entender las dos. Y ambas están interrelacionadas y actúan una sobre la otra, igual que en nuestros propios cuerpos.

Una cosa es observar la difusión de los fenómenos en la red, otra distinta es dar el siguiente paso y empezar a identificar un mecanismo para esa difusión. En el caso de la obesidad hemos formulado una variedad de ideas y somos capaces de testar algunas de ellas. Y tenemos en mente una variedad de nuevos experimentos para estudiar la difusión de la obesidad y otros fenómenos. Un posible mecanismo es muy simple: el contagio biológico. Hay numerosos estudios en marcha en biología buscando virus y bacterias que puedan pasar de persona a persona y contribuir a la epidemia de obesidad. Nuestro trabajo sería completamente consistente con este enfoque, pero no es lo que nos interesa.

Nos interesa no el contagio biológico, sino el contagio social. Un posible mecanismo sería que yo te observo y tú muestras determinadas conductas que yo luego copio. Por ejemplo, tú empiezas a hacer ejercicio, correr por ejemplo y yo también me pongo a correr. O también puede ocurrir que tú me invites a correr contigo. O puedes empezar a comer ciertos alimentos grasos y yo imitarte y empezar a comerlas también. O puedes invitarme a comer en restaurantes de comidas grasas. Lo que se transmite de persona a persona es el comportamiento, y es el comportamiento que compartimos el que contribuye a los cambios de nuestro peso. Es por tanto la transmisión de las conductas de persona a persona lo que puede causar o agravar la difusión de la obesidad.

Un mecanismo completamente distinto sería si no se tratase de una trasmisión de comportamientos sino de normas. Miro a la gente a mí alrededor y la mayoría está ganando peso. Esto modifica mi idea, consciente o inconscientemente, acerca de lo que es un peso aceptable. La gente que engorda a mi alrededor cambia mi concepto de lo que es sobrepeso o delgadez, y esto es lo que se transmite entre persona y persona: una norma. Es algo así como un "meme" pero no exactamente, lo que se transmite. En nuestro trabajo empírico hemos encontrado mucha más evidencia sustancial para este último mecanismo, la difusión de normas más que para la de comportamientos..."

De "SOCIAL NETWORKS ARE LIKE THE EYE", una charla con Nicholas A. Christakis en Edge #238, febrero 2008.

Nicholas Christakis, MD, MPH, PhD, es médico internista y sociólogo, investigador de los factores sociales que afectan a la salud, la asistencia sanitaria y el envejecimiento. Es Profesor de Sociología de la Facultad de Artes y Ciencias en Harvard; también Profesor de Sociología Médica, del Departamento de Política Sanitaria en la Facultad de Medicina de la misma Universidad y Médico Asistencial del Hospital Mt. Auburn, pertenece así mismo al Comité Ejecutivo del Programa Robert Wood Johnson de Política Sanitaria de Harvard.

Anteriores trabajos del Dr. Christakis se centraron en la exactitud y papel de la prognosis en medicina, las formas de mejorar la asistencia al término de la vida y los determinantes y resultados de la utilización de las unidades de larga estancia. Su libro sobre la prognosis, Death Foretold: Prophecy and Prognosis in Medical Care, fue publicado por University of Chicago Press en 1999, ha tenido abundantes revisiones y ha sido traducido a varios idiomas.

Actualmente sus intereses se centran en las redes sociales y de salud y específicamente en de qué manera la enfermedad, la discapacidad, los comportamientos de riesgo, los cuidados de salud y la muerte de una persona pueden influenciar los mismos fenómenos en las personas que constituyen la red social de la misma. Algunos de sus trabajos recientes estudian los beneficios del matrimonio para la salud y cómo la enfermedad de uno de los esposos puede tener efectos en cascada sobre la salud del otro. Parece que mejorar la salud de uno de los cónyuges puede tener efectos significativos sobre la salud del otro y que ambos lo valoren de forma que pueda tener consecuencias sobre la política de salud. Otro de sus trabajos estudia una muy amplia red social (12.000 personas, incluyendo familiares, amigos y vecinos) seguidos durante más de treinta años para investigar a fondo el papel de las redes sociales en la salud y la asistencia sanitaria. Este estudio implica la aplicación de la teoría de redes y modelos matemáticos para conocer la dinámica de salud en redes longitudinales que evolucionan con el tiempo. En la medida en que comportamientos de riesgo como el fumar, el beber alcohol o el comer mal se extienden a lo largo de estas redes de forma inteligible, tendrán implicaciones substanciales en nuestro conocimiento de los comportamientos que afectan la salud y por tanto en la política sanitaria.

Otras líneas de investigación de Christakis incluyen las bases conceptuales de la yatrogénesis y las respuestas de los profesionales al "daño médico", la evaluación del efecto del vecindario sobre la salud y la biodemografía (p.e. los determinantes demográficos de la longevidad).

Algunos de sus artículos recientes:

S.R. Connor, F. Elwert, C. Spence, and N.A. Christakis, "Geographic Variation in Hospice Use in the United States in 2002", Journal of Pain and Symptom Management 34(3): 277-285 (Septiembre 2007)

K. Zivin and N.A. Christakis, "The Emotional Toll of Spousal Morbidity and Mortality", American Journal of Geriatric Psychiatry 15 (9): 772-779 (Septiembre 2007)

N.A. Christakis and J.H. Fowler, "The Spread of Obesity in a Large Social Network Over 32 Years", New England Journal of Medicine 357(4): 370-379 (Julio 2007)

M. Wen and N.A. Christakis, "Prospective Effect of Community Distress and Subcultural Orientation on Mortality Following Life-Threatening Disease in Later Life", Sociology of Health and Illness 28(5): 558-582 (July 2006)

N.A. Christakis and P.D. Allison, "Mortality after the Hospitalization of a Spouse", New England Journal of Medicine 354(7):719-730 (February 2006)

Artículos de interés

Elegir un sitio para vivir

"...Tenía la impresión intuitiva de que el mundo no es plano. Creo que en el fondo, sabía que la globalización se sometía a esas dos fuerzas opuestas: una centrífuga que deslocaliza fábricas y la otra, la que produce el hecho de que el 50 por ciento de la población humana vive en zonas urbanas. Además, resulta que la distribución de la actividad económica es aún más concentrada que la de la población. Luego están los datos de la oficina americana de patentes que muestran donde se localizan los inventores y combinamos todos estos hechos con los del resto del mundo. Estudiamos la distribución de las innovaciones, que resultan aún más concentradas. Así, en cierto sentido cuanto más subes en la escala, mayor es la concentración geográfica. Por eso creo que el mundo no es plano. Está lleno de cumbres y valles... Un montón de cosas de la economía mundial pueden descentralizarse, pero mi impresión es que no son lo central de la economía mundial. Sus dimensiones económicas más importantes continúan concentrándose..."

De "Choosing a Place to Live. Why it's as important as picking a spouse", una entrevista con Richard Florida sobre su próximo libro: Who's Your City?, que publica Bret Schulte en US News & World Report del 14 de febrero.

 

Borregos disfrazados de personas

"...¿Alguna vez has llegado a un sitio y has tenido que preguntarte cómo narices has llegado hasta allí? Investigadores de la Universidad de Leeds creen que pueden haber encontrado la respuesta, en una investigación que demuestra que las personas humanas forman rebaños y bandadas como las ovejas o los peces, siguiendo de forma inconsciente a una minoría de individuos. Según este estudio basta una minoría del cinco por ciento para influir la dirección de la muchedumbre, de forma que el 95% restante los sigue sin darse cuenta. Los resultados pueden tener gran implicación para dirigir el flujo de grandes muchedumbres, particularmente en escenarios de desastre en los que la comunicación verbal resulta difícil. "Existen muchas situaciones en las que esta información puede ser utilizada para bien" dice el Profesor Jens Krause de la Facultad de Biología de la Universidad de Leeds "desde las estrategias de planificación de emergencias hasta la organización de los flujos peatonales en zonas saturadas"...

De "Sheep In Human Clothing: Scientists Reveal Our Flock Mentality", un artículo de ScienceDaily (16 Feb. 2008)

Visita estas páginas...

Las preferencias de la mosca de la fruta en relación a los condimentos

"Presentamos aquí resultados que indican que las moscas prefieren el vinagre no solo a la miel (p<0.01), sino también a toda una serie de salsas y condimentos de muy varia tradición cultural. Preparados que contienen vinagre (salsa picante, Ketchup) le son atractivas, así como el extracto de malta, sustancia más comúnmente relacionada con algunos carnívoros de ficción. Muchas muestras recibieron menos visitas que el control (agua) ya sea porque las moscas las consideraban repulsivas o debido a la propensión de las moscas a acercarse al control por ser adyacente al vinagre. Una indicación del nivel social de las moscas podría deducirse de su preferencia del vinagre balsámico sobre el vinagre de manzana y del brandy sobre el Malibu, aunque estos resultados son solo marginalmente significativos (p=0.06, test binomial)."

Los estudios de una bióloga sin demasiado otro quehacer para demostrar la falsedad del refrán (inglés) "Se cazan más moscas con miel que con vinagre"

 

Tome asiento

Donald C. Stone bromeaba sólo parcialmente cuando escribió el artículo titulado: La administración de las sillas: no son las personas, ni el tema, sino la colocación de las sillas lo que determina el éxito de una reunión

Colocada discretamente en un pasado número de la publicación Public Administration Review, el escrito de siete páginas de Stone instruye y aconseja. Su mensaje clave: hay buenas y malas maneras de colocar las sillas en una sala de reuniones y sería conveniente que quien pretenda ser un buen administrador, aprenda la diferencia.

La sabiduría de Stone en el cómo organizar reuniones se consiguió con esfuerzo, pulida por décadas de usar sillas y pensar sobre sillas. Fue Presidente de la Sociedad Americana de Administración Pública, y es miembro del Consejo Ejecutivo de laAsociación Nacional de Escuelas de Administración y Asuntos Públicos, es también miembro de la Academia Americana de Administración Pública. Fue Decano de La Escuela de Asuntos Internacionales de la Universidad de Pittsburgh... O sea, que se ha sentado un montón...

El artículo completo en Education Guardian Weekly de 12 febrero de 2008

Libros

Entrelazamiento, El mayor misterio de la física

de Amir D. Aczel

Entre las muchas teorías que pueblan el cosmos científico, pocas poseen la importancia de la física cuántica, creada por genios del calibre de Planck, Einstein, Heisenberg o Schrödinger. Desde hace mucho nuestras vidas y conocimientos están profundamente influidos por esta construcción de la física, cuyos contenidos desafían nuestros hábitos de comprensión más enraizados. Así ocurre, por ejemplo, con el hecho de que las partículas son también ondas, y las ondas partículas, o con que sea imposible determinar con absoluta precisión y al mismo tiempo posiciones y velocidades de una partícula. Mucho se ha escrito sobre estas contra intuitivas características de la mecánica cuántica, pero hay más, como el fenómeno conocido como «entrelazamiento», según el cual los objetos (como partículas subatómicas) que describe la física cuántica, pueden llegar a estar tan enlazados, tan relacionados entre sí, que un cambio en uno de ellos se reflejaría instantáneamente en el otro, incluso aunque ambos estuvieran en extremos opuestos del universo. Einstein, quien identificó este extraño fenómeno, pensó que semejante posibilidad mostraba que la mecánica cuántica no era una teoría correcta, pero se equivocó, como han demostrado durante los últimos años una serie de distinguidos físicos. Este libro narra, en términos claros y accesibles, esta fascinante historia, una historia que abre posibilidades (como la construcción de códigos indescifrables) que hasta hace poco era imposible imaginar.

 

Los Descubridores

de Daniel J. Boorstin

Ésta es la historia del hombre como descubridor: la historia de «los innumerables Colones» que se enfrentaron a la superstición y al dogma para ampliar nuestro conocimiento del universo, de los misterios del tiempo, de los fenómenos de los cielos, de la geografía de nuestro planeta, de la naturaleza y sus criaturas, del cuerpo y la mente humanos, de la sociedad... Hombres con una sed insaciable de saber y con el valor necesario para aventurarse en lo desconocido.

Daniel J. Boorstin ,historiador de prestigio universal, que ha enseñado en las universidades de Oxford, Chicago, Kyoto o Roma, que ha visto sus libros traducidos incluso al chino y al japonés y que dirigió la Biblioteca del Congreso de Washington, ha escrito una obra llena de erudición y de lectura apasionante. Una obra donde se nos habla de los gigantes que han pasado a la historia desde Herodoto a Freíd, y de cientos de personajes no menos importantes, pero prácticamente desconocidos. Un libro donde los hechos se nos presentan con un enfoque original, donde se formulan nuevas preguntas, cuya respuesta nos hace contemplar la historia del progreso humano de manera muy distinta a la habitual: ¿Por qué les costó tanto a los hombres aprender que la Tierra gira en torno al Sol? ¿Por qué los chinos fueron incapaces de descubrir América? ¿Cómo y por qué empezó el hombre a pensar en términos de «especies» de plantas y animales? ¿Cómo y cuándo se comenzó a excavar la Tierra para descifrar el pasado? Éste es, además, un libro de extraordinaria amenidad, que los críticos han saludado como una obra maestra, y el público ha confirmado este dictamen haciendo de Los descubridoresel libro de historia que mayor éxito ha alcanzado desde hace muchos años.

La cita del mes

"El arte del progreso consiste en preservar el orden en medio del cambio, y preservar el cambio en medio del orden. La vida se niega a ser embalsamada viva. Cuanto mas prolongada es la parada de un sistema en el orden perfecto, mayor el derrumbe de esa sociedad muerta"

Alfred North Whitehead, "Process and Reality"

Nota del editor

Este primer número del año, como empieza a ser tradición, está íntegramente dedicado a la Edge Annual Question de 2008, que en esta ocasión se plantea con el siguiente enunciado:

"Cuando el pensar cambia tus ideas, eso es filosofía. Cuando Dios cambia tus ideas, eso es fe. Cuando los hechos cambian tus ideas, eso es ciencia. ¿Sobre que cuestión han cambiado tus ideas? ¿Por qué? La ciencia se basa en la evidencia. ¿Qué ocurre cuando cambian los datos? ¿Cómo han modificado tus opiniones los descubrimientos o debates científicos?"

En la medida que el cambio es uno de los principales temas de interés de nuestro Instituto, es un placer presentaros unos cuantos cambios en las ideas de algunos de los pensadores más interesantes de la actualidad y que aun no habían pasado por Komplex. Al final podéis encontrar los enlaces a las respuestas de todos y cada uno de los 165 pensadores entrevistados.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org


Edge Annual Question 2008

Dan Sperber

Investigador social y cognitivo; Directeur de Recherche, CNRS, Paris; Autor: "Rethinking Symbolism"

Cómo me convertí en un psicólogo evolutivo

Mi época de estudiante quedó marcada por la influencia de Claude Lévi-Strauss y mucho más por la de Noam Chomsky. Ambos se atrevieron a hablar de la "naturaleza humana" cuando lo que se llevaba por aquella época era asegurar la inexistencia de ésta. En mi propio trabajo, defendí un punto de vista favorable a un enfoque naturalista de las ciencias sociales. Asumí que las disposiciones cognitivas humanas son el resultado de la evolución biológica y, especialmente, de la selección Darwiniana. Aunque alguna vez jugueteé con especulaciones evolutivas, no me dí cuenta que ésta puediese jugar algo más que un papel marginal en el estudio de la cultura y la psicología humana.

Afortunadamente en 1987 Jacques Mehler, el fundador y redactor de la revista Cognition, me pidió que revisara un artículo muy largo que curiosamente se llamaba "La lógica del intercambio social, ¿es la selección natural la que ha dado forma al razonamiento humano?" En la mayoría de los artículos de psicología experimental, las secciones teóricas son cortas y relativamente superficiales. En éste, por otro lado, la joven escritora Leda Cosmides, argumentaba, junto con otros autores, sus motivos a favor de una declaración teórica ambiciosa de forma original. Las formas de cooperación exclusivas y características de los humanos únicamente podrían haber evolucionado, proseguía la autora, si hubiera existido una evolución del mecanismo mental diseñado para comprender y controlar los intercambios sociales, especialmente para descubrir a los tramposos. Además, este mecanismo se podría investigar a través de experimentos de razonamiento tipo.

No era el lugar más apropiado para entrar en detalles sobre la argumentación teórica, algo que consideré y considero realmente curioso, o sobre la evidencia experimental, que he criticado como inadecuada en algunos experimentos de mi propia cosecha. Sin embargo, a pesar de sus deficiencias, fue un artículo realmente enriquecedor y recomendé encarecidamente que se aceptase la versión revisada. El artículo se publicó en 1989 y aún no han amainado las turbulentas aguas que removió en su día.

Haber leído el trabajo de Leda Cosmides y John Tooby, su marido y colaborador, haberles conocido poco después y haber iniciado una conversación con ellos que aún continúa, me hizo cambiar de opinión. Sabía que podíamos reflexionar sobre la capacidad mental de nuestros antepasados a partir de nuestro conocimiento de la mente humana pero ahora entendí que también podemos conseguir perspectivas fundamentales sobre nuestra mente actual si reflexionamos sobre los problemas medioambientales y oportunidades que ejercieron presión selectiva sobre nuestros antepasados paleolíticos.

Desde entonces, he intentado contribuir al desarrollo de la psicología evolutiva, para sorpresa y consternación de algunos de mis amigos expertos en ciencias sociales y también de algunos psicólogos evolutivos que ven en mí un hereje más que un auténtico converso y, lo cierto es que no tengo gusto ni talento para la ortodoxia. Incluso encuentro bastante decepcionante gran parte del trabajo que se ha hecho hasta ahora bajo el nombre de "psicología evolutiva". La psicología evolutiva será un éxito en la medida que provoque que los psicólogos cognitivos repiensen los principales aspectos de la cognición humana desde una perspectiva evolutiva hasta el punto en que toda la psicología en general pase a ser evolutiva.

La especie humana es única en cuanto a su enorme inversión en cognición, en sus distintas formas de actividad (el lenguaje, las habilidades de pensamiento de alto nivel, la abstracción...) que son tan características de los seres humanos como la "ecolocalización" lo es para los murciélagos. Sin embargo, más de la mitad de los estudios realizados en psicología evolutiva hoy en día, tratan de la selección de pareja, una actividad mental presente en la mayoría de las especies. Por supuesto, no hay nada intrínsicamente malo en estudiar la selección de pareja y en algunos de los estudios realizados en este campo se han obtenido importantes resultados.

Sin embargo, la promesa de la psicología evolutiva es primero y sobre todo ayudar a explicar los aspectos de la psicología humana que son genuinamente únicos entre las especies terrestres y que esto a su vez ayude a explicar el carácter excepcional de la cultura humana y la ecología. Esto es lo que tenemos que conseguir en una medida mucho mayor de lo que lo ha sido hasta el momento, si queremos que los científicos sociales y cognitivos más escépticos también cambien de opinión.

David G. Myers

Psicólogo social, Hope College; autor,"Psychology, 8th edition", en castellano: "Psicología, 7ª edición"

La lectura y análisis de temas relacionados con la psicología ha hecho que cambie de ideas muchas veces, lo que en la actualidad me lleva a afirmar que:

  • los bebés recién nacidos no son las "tábulas rasas" que yo supuse una vez,
  • la terapia electro- convulsiva a menudo mejora la depresión resistente,
  • el crecimiento económico no ha mejorado nuestra moral,
  • la parte inconsciente y automática de la mente hace que parezca más pequeña la parte consciente y controlada de la misma,
  • las experiencias traumáticas raramente se reprimen,
  • la personalidad no tiene nada que ver con la posición que un hijo ocupe en la familia según el orden de su nacimiento,
  • la mayoría de la gente goza de alta auto estima (lo que a menudo causa problemas),
  • los contrarios no se atraen,
  • la orientación sexual es una disposición natural y permanente (como se puede observar con más claridad en los hombres) y no una elección.

En esta era de conflicto entre ciencia y religión, revelaciones como éstas subrayan nuestra necesidad de experimentar lo que ciencia y religión dictaminan conjuntamente: humildad. La humildad, suelo recordar a mis alumnos, es fundamental para el espíritu empírico por el que abogó Moisés hace mucho tiempo: "Si un profeta habla en nombre del Señor y lo que dice no se cumple, entonces no es el mensaje del Señor". Por lo tanto, si nuestras ideas o las de otro sobreviven tras ponerse a prueba, muchísimo mejor, pero si se estrellan contra el muro de la evidencia, les ha llegado el momento de la reconsideración.

 

Robert Sapolsky

Neurólogo, Stanford University, Autor: "A Primate's Memoir"; "Monkeyluv: And Other Lessons in Our Lives as Animals" , en castellano: "El mono enamorado y otros ensayos sobre nuestra vida animal"

Cambié de opinión drásticamente hace tan sólo unos pocos años. Fue el resultado de un doloroso viaje de auto-descubrimiento que mi mujer y mis hijos apoyaron e hicieron posible; un viaje en el que luché con toda mi alma, con todo mi corazón y con todas mis fuerzas. Tenía que ver con que me di cuenta de que los musicales de Broadway no son parodias culturales, así que fue algo un poco tangencial al tema que nos ocupa, así que en su lugar, me centraré en la ciencia.

Soy tanto neurobiólogo como experto en primates y, en ambos campos, he cambiado de opinión muy a menudo sobre numerosos aspectos. Sin embargo, el principal cambio de postura es uno que trasciende cualquiera de esas disciplinas, en mi caso, el que tuvo lugar cuando me di cuenta de que lo más interesante e importante en biología no puede explicarse por puro reduccionismo.

Supuso un cambio de opinión que afectaba especialmente a mi trabajo como neurobiólogo.

De esto hace 15 años y ponía en cuestión el dogma neurobiológico que aprendí en primaria, de que el cerebro adulto no fabrica nuevas neuronas. Este hecho siempre ha sido un punto de extraño orgullo en neurología, el cerebro es "tan" fascinante y extraordinario que sus elementos no se pueden reparar, no como algunos hígados estúpidos y simplistas que son completamente fungibles y pueden crecer de nuevo por sí mismos. Este hecho también refuerza, de pasada, el dogma de que el cerebro se modifica en una etapa muy temprana de la vida, es decir, que hay diferentes aspectos que no se pueden cambiar una vez que una cierta ventana de tiempo se ha cerrado.

A principios de los 60, varios psicólogos descabellados clamaron en el desierto que el cerebro adulto producía nuevas neuronas. En el mejor de los casos fueron ignorados por su carácter heterodoxo y en el peor fueron castigados por ello. Sin embargo, en los años 90 se descubrió que llevaban razón y la neuro-génesis adulta se ha convertido en el tema más popular de este campo; el cerebro fabrica nuevas neuronas bajo ciertas circunstancias interesantes pero no bajo otras circunstancias igual de interesantes.

La nueva función de las neuronas, que es integrada en circuitos, puede ser incluso necesaria para ciertas formas de aprendizaje. Y el fenómeno es el fundamento de un nuevo tipo de chovinismo neurobiológico: parte de la extrema complejidad y magnificencia del cerebro es que el cerebro puede reconstruirse a si mismo como respuesta al mundo que le rodea.
Lo admito, fue difícil para mí asimilar este negocio de las nuevas neuronas. No había invertido demasiado en él como para manifestarme como el resto afirmando "no, eso no puede ser verdad" y traté de ignorarlo. Me dije: "Nuevas neuronas, no puedo con ello, paso la página". Tras un vergonzoso periodo de tiempo se habían recopilado demasiadas pruebas al respecto, así que cambié de idea y decidí que tenía que enfrentarme a ello. En la actualidad es uno de los aspectos en los que se centra el trabajo de mi laboratorio.

Otro cambio importante tiene que ver con mi vida como especialista en primates cuando, también a principios de los 90, estudié el babuino macho en el este de África. Me centré en estudiar lo que tiene que ver el comportamiento social con la salud y mi talento solía consistir en explicar que si alguien quería saber qué babuino iba a sufrir una enfermedad relacionada con el estrés observara a los de menos rango. La categoría es el destino psicológico y, si puedes elegir, querrás ganar y convertirte en un macho dominante porque estarás más sano. Mi cambio de opinión tuvo dos fases.

La primera fue darme cuenta, desde mi propia investigación y la de los demás, que ser dominante tiene muchísimo menos que ver con ganar peleas que con la inteligencia social y con el control de los impulsos. El segundo fue darme cuenta de que la salud tiene mucho que ver con la categoría social pero tiene mucho más que ver con la afiliación social y personal, es decir, si quieres ser un babuino saludable, no debes aislarte de la sociedad. Este cambio tiene mucho que ver con la asimilación de nuevos hechos y técnicas estadísticas de análisis de datos y demás tonterías. Sin embargo, probablemente tiene mas que ver con que yo fui un chico muy hermético de 22 años que estudiaba a los babuinos y ahora, 30 años más tarde, he cambiado de opinión sobre muchos aspectos de mi propia vida.

 

Lee M. Silver

Profesor de Biología Molecular y Políticas Públicas,  Woodrow Wilson School, Princeton; Autor: "Challenging Nature"; "Remaking Eden", en castellano: "Vuelta al Eden, más allá de la clonación en un mundo feliz"

"Si consiguiésemos que la gente entendiese lo que es ciencia, estarían de acuerdo con nosotros. No."

Poco tiempo antes de morir, en una entrevista para el New York Times, Francis Crick declaró ante un periodista que "la descripción que tenemos de nosotros mismos como "personas dotadas de alma" es tan errónea como la de que el Sol gira alrededor de la Tierra. Este tipo de creencia desaparecerá en unos cuantos siglos y, a su debido tiempo, las personas cultas afirmarán que no hay ningún alma independiente del cuerpo y que, por lo tanto, no hay vida después de la muerte".

Como la amplia mayoría de los científicos y filósofos académicos que todavía viven, acepto la afirmación filosófica de Crick de que cuando tu cuerpo muere dejas de existir. Solía estar de acuerdo con sus pronósticos psico-sociales: la moderna educación ocasionaría inevitablemente que la gente se negara a aceptar la idea de un alma sobrenatural. Sin embargo, he cambiado de opinión en ese aspecto.

La reivindicación psico-social de Crick se basa en una suposición lógica: las mentes de todas las personas inteligentes deben operar de acuerdo a los mismos principios universales de la naturaleza humana. Cualquiera que haga una suposición como ésta creerá, de forma natural que su propio tipo de mente es el tipo universal. Según Crick y la mayoría de los biólogos moleculares, el supuesto tipo de mente universal es muy receptivo al poder de persuasión de la lógica pura y del análisis racional.

En el pasado, mi propia imagen del mundo estaba estructurada de forma similar. Estaba convencido de que los hechos científicos y los argumentos racionales podían triunfar por sí mismos si las personas eran lo suficientemente inteligentes y cultas. Desde mi punto de vista, el rechazo del pensamiento racional por parte de esas personas era signo de deshonestidad y tenia motivaciones políticas u ideológicas.

Mis opiniones empezaron a cambiar una tarde de noviembre de 2003. Daba una conferencia en un pequeño centro universitario de humanidades junto con un miembro del Consejo Presidencial de Bioética cuya opinión sobre la investigación con embriones humanos se oponía drásticamente a la mía. Rodeados de estudiantes en el cóctel posterior los dos comenzamos un debate informal sobre el verdadero significado que tienen los cambios en la expresión genética y la metilación del ADN durante el desarrollo embrionario. Seis horas después, cuando el último alumno ya hacía tiempo que se había acostado, eran las 4 de la mañana y todavía seguíamos convencidos de que, con una ronda más de debate, conseguiríamos que el otro capitulara. No fue así.

Tras aquella experiencia, he llamado deliberadamente a otros cultos defensores de lo irracional e incluso a muchos estudiantes de mi universidad para que participaran en espontáneos debates cara a cara sobre una amplia variedad de temas de contenido biológico entre los que se incluían la evolución, la agricultura orgánica, la homeopatía, la clonación de animales, la presencia de "sustancias químicas" en los alimentos y la ingeniería genética. Muy a mi pesar, incluso después de dejar de lado los temas políticos, ideológicos, económicos y culturales, a menudo se suelen rechazar las implicaciones científicas de la argumentación racionales.

Mientras que su modo de expresión puede cambiar con el paso del tiempo y las culturas, parece que la irracionalidad y el misticismo son parte integral de la naturaleza humana normal, incluso entre personas de alto nivel cultural. Por muchos avances científicos y tecnológicos que se realicen en el futuro dudo que las creencias sobrenaturales se erradiquen alguna vez de la especie humana.

 

Jeffrey Epstein

Mecenas científico

La pregunta presupone que existe un "tú" bien definido y que existe una habilidad implícita que está bajo "tu" control para cambiar tu "mente". Ahora pienso que el "tú" está siempre compartido con otros (familia, amigos, en estructuras jerárquicas...) por ejemplo, los terroristas suicidas creen que su sacrificio sirve a las demás partes de su "tú". La pregunta lleva consigo una intención que creo, no podemos controlar. Mis ideas cambiaron como resultado de esta interacción con el entorno pero, ¿por qué? porque son parte del mismo.

 

Judith Rich Harris

Investigador independiente, Psicólogo; Autor: "No Two Alike: Human Nature and Human Individuality"

La generalización

Cualquiera que haya hecho un curso de introducción a la psicología habrá escuchado la historia de cómo el conductista John B. Watson, produjo un "miedo condicionado" a las ratas blancas o a los conejos blancos en un desafortunado niño llamado Pequeño Albert, quien "generalizó" ese miedo a todo lo que fuera blanco y peludo (incluyendo hasta el abrigo de piel de su madre). Se trataba de una historia realmente convincente y, al igual que mis queridos estudiantes, no vi razón alguna para dudar de ella o, al menos, no lo hice hasta unos años más tarde cuando leí los informes originales del experimento publicados en 1920. Un puro desastre, podrías encontrar mejor métodología en las ferias científicas de la enseñanza media. No sorprende (al menos no me sorprende a mí ahora) que el experimento de Watson se enfrentara resueltamente a los intentos de replicarlo. Sin embargo, en la introducción de los libros de texto rara vez se citan esos fracasos en la replicación del experimento.

El concepto de generalización es básico en psicología. Muchos psicólogos de diferentes especialidades dan por sentado que las respuestas aprendidas (comportamientos, emociones, expectativas, etc.) generalizan fácil y automáticamente a otros estímulos del mismo tipo general. Se asume, por ejemplo, que una vez que un niño haya aprendido que su madre es fiable y que su hermano es agresivo supondrá que los adultos son de confianza y que los niños son agresivos.

Ahora creo que la generalización es la excepción y no la regla. Esmerados estudios han demostrado que los niños llegan al mundo con un sesgo contra la generalización. Se sabe que esto es verdad respecto a las habilidades motoras aprendidas y respecto a las expectativas hacia las personas. Los bebés nacen con el deseo de aprender todo sobre los seres que pueblan su mundo y con la capacidad de almacenar información sobre cada persona por separado. No esperan que todos los adultos se comporten como sus madres o que todos los niños se comporten como sus hermanos. Normalmente, los niños que se pelean incansablemente con sus hermanos y hermanas se llevan mucho mejor con sus iguales. El primer hijo de una familia que esté acostumbrado a dominar a sus hermanos pequeños en casa tiene las mismas probabilidades que el hijo menor de una pareja de intentar dominar a sus compañeros de clase en el patio. La relación de un niño con su padre no condiciona su posterior relación con su jefe.

No soy, por supuesto la única en el mundo que ha rechazado la creencia en una generalización ubicua, pero si formásemos un club, podríamos reunirnos en mi cocina. La confirmación de los sesgos, la tendencia a observar lo que sustenta nuestras suposiciones e ignorar o desechar lo que se opone a ellas, hace que la mayoría de las personas se sigan fiando de lo que aprendieron en el curso de introducción a la psicología. Observan que el niño que es agradable, tímido o concienzudo en el ambiente familiar, se comportará casi de la misma forma fuera de casa e interpretarán esta correlación como una prueba que demuestra que el niño aprende modelos de comportamiento en casa que luego traspasa a las demás situaciones.

El error que están cometiendo es ignorar los efectos de los genes. Varios estudios realizados con métodos avanzados de análisis de datos han demostrado que las semejanzas de comportamiento entre un contexto y otro se deben, principalmente, a la influencia genética. Nuestra predisposición innata para actuar de una manera u otra en ciertas situaciones no cambia nunca, pero los comportamientos aprendidos son específicos de situaciones determinadas. El hecho de que las predisposiciones genéticas tienden a aparecer precozmente es la razón por la que algunos psicólogos cometen el error de atribuir demasiada importancia a las experiencias tempranas.

Lo que me hizo cambiar de opinión sobre estos aspectos fue entender que si desecho la suposición sobre la generalización, algunos de los hasta hoy inexplicables hallazgos sobre el comportamiento humano empezarían a cobrar sentido. Tenía 56 años en ese momento pero era una relativamente recién llegada al campo del desarrollo infantil y no tenía ningún interés mantener mi status quo. La verdad es que es un lujo tener total libertad para poder cambiar de ideas.

 

Los cambios de todos los entrevistados

Daniel Kahneman, Nassim Nicholas Taleb, W. Daniel Hillis, David Goodhart, Mark Henderson, Ray Kurzweil, Lewis Wolpert, David Gelernter, Bart Kosko, Randolph M. Nesse, Linda S. Gottfredson, Kai Krause, Clay Shirky, Denis Dutton, Jamshed Bharucha, Lera Boroditsky, Gregory Benford, Richard Dawkins, Roger Bingham, Jesse Bering, Barry Smith, Steve Connor, Geoffrey Miller, George Johnson, Stephon Alexander, Beatrice Golomb, Chris DiBona, Jordan Pollack, Alison Gopnik, Paul Saffo, Neil Gershenfeld, J. Craig Venter, David Sloan Wilson, Simon Baron-Cohen, Austin Dacey, Daniel Engber, Roger Highfield, Francesco De Pretis, Dimitar Sasselov, Jaron Lanier, Janna Levin, Martin Rees, Esther Dyson, Anton Zeilinger, Gerd Gigerenzer, PZ Myers, Susan Blackmore, Adam Bly, Nicholas Humphrey, Paul Ewald, Seirian Sumner, Brian Eno, Hans Ulrich Obrist, Robert Shapiro, Sam Harris, Yossi Vardi, David Buss, Andrian Kreye, Daniel Goleman, James Geary, Tim O'Reilly, Philip Campbell, Frank Wilczek, Chris Anderson, Rupert Sheldrake Nicholas A. Christakis, Daniel C. Dennett, Helena Cronin, Aubrey de Grey, Nicholas Carr, Lisa Randall, Brian Goodwin, Carolyn Porco, William H. Calvin, Mary Catherine Bateson, Stanislas Dehaene,Linda Stone, Sean Carroll, Richard Wrangham, Marco Iacoboni, Scott Atran, Leo Chalupa, John Allen Paulos, Eduardo Punset, Rebecca Goldstein, Juan Enriquez, George Dyson, Paul Davies, Steven Pinker, Alan Alda, Patrick Bateson, Jon Haidt, George Church, Terrence Sejnowski, Judith Rich Harris, Oliver Morton, Stewart Brand, Daniel Gilbert, Sherry Turkle, John Horgan, Roger Schank, Carlo Rovelli, Xeni Jardin, Stephen Schneider, Diane Halpern, Alan Kay, Marti Hearst, Kevin Kelly, Marcel Kinsbourne, Peter Schwartz, Scott Sampson, Ernst Pöppel, John McCarthy, Seth Lloyd, Gary Klein, Stephen Kosslyn,Lawrence Krauss,Jeffrey Epstein, Ken Ford, John Baez, A. Garrett Lisi, Lee Smolin, Gary Marcus, Lee Silver, Laurence Smith, Robert Trivers, Rodney Brooks, Paul Steinhardt, Helen Fisher, Steve Nadis, Tor Nørretranders, Robert Sapolsky, Max Tegmark, David Dalrymple, Daniel Everett, David Myers, Keith Devlin, Todd Feinberg, Robert Provine, Marc D. Hauser, Thomas Metzinger, Dan Sperber, Leon Lederman, Timothy Taylor, Haim Harari, David Bodanis, Charles Seife, Mark Pagel, Arnold Trehub, Gino Segre,Nick Bostrom, Rudy Rucker, David Brin, Ed Regis, Freeman Dyson, Marcelo Gleiser, Irene Pepperberg, Colin Tudge, James O'Donnell, Michael Shermer, Donald Hoffman, Howard Gardner, Piet Hut, Douglas Rushkoff, Karl Sabbagh, Joseph LeDoux, Martin Seligman

La cita del mes

Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida

Woody Allen

Nota del editor

Este último número del año hace repaso del 2007, presentando al Científico del Año según la revista Discover: el astrónomo, físico y biólogo David Charbonneau y su búsqueda de vida en los exoplanetas, y a los dos finalistas: Elizabeth Blackburn bioquímica que con sus investigaciones sobre los telómeros ha hecho avanzar notablemente nuestra comprensión del cáncer y el envejecimiento, y Hans Rosling, médico y especialista en Salud Pública por sus trabajos que permiten visualizar tendencias y evoluciones más allá de la estéril inmediatez del aquí y ahora. Con los experimentos más interesantes actualmente en marcha y los premios de la Royal Society a los mejores libros científicos, completamos el repaso a 2007 y os hacemos llegar nuestros mejores deseos para el año que comienza.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org

Los científicos del año

David Charbonneau

"Son excepcionales los investigadores que han conseguido cambiar de manera radical la imagen de nuestro lugar en el universo. En el siglo XVI lo hizo Nicolás Copérnico defendiendo que la Tierra no es más que otro planeta entre los muchos que orbitan alrededor del sol, en 1924, Edwin Hubble hizo lo mismo demostrando que nuestra galaxia es sólo una entre muchas. Este año Discover honra a David Charbonneau, un astrónomo de la Universidad de Harvard cuya investigación podría conducirnos en breve a una conclusión igualmente sorprendente: estudiando otros mundos podría encontrar las pruebas directas de la existencia de vida fuera de la Tierra, una señal de que nuestro planeta vivo es, una vez más, uno entre muchos.

Los astrónomos conocen actualmente cerca de 200 planetas orbitando alrededor de estrellas cercanas, y más y más de esos llamados exoplanetas son descubiertos cada año. Muchos de ellos son tan extraños que los científicos deben acuñar nuevos términos, tales como "Júpiter caliente" o "súper Tierra" para designarlos. Jugando a detective celestial, Charbonneau se ha dedicado a estudiar sistemáticamente esos planetas imposibles para descubrir sus secretos. En 1999 lideró el grupo que observó por primera vez un exoplaneta transitario (uno que pasa directamente entre su estrella madre y la Tierra). Examinando como el planeta bloquea algo de la luz de esa estrella, Charbonneau puede determinar cuales son los gases existentes en la atmósfera de ese planeta. En 2001, él mismo, junto al astrónomo Tim Brown del Observatorio de Gran Altitud de Boulder en Colorado, usaron esta misma técnica para "esnifar" la atmósfera de un gran, hirviente planeta llamado HD 209458b, a pesar de que se encuentra a 150 años-luz de nosotros. Hace sólo unos meses el grupo de Charbonneau en Harvard fue también el primero en lograr un mapa del tiempo de otro exoplaneta. La prevision: calor y mucho viento, igual que ayer, igual que mañana.

El recorrido personal de Charbonneau para terminar siendo un cazador de planetas se inició con su deseo de ser biólogo marino. Hijo de un físico y una geóloga, la ciencia no le ha sido nunca extraña. Como adolescente en Ontario, visitó los pozos de las mareas del Pacific Rim National Park en la Columbia Británica y fue testigo de primera mano de la enorme diversidad de la vida en ese borde entre el mar y la arena. Su dedicación a la biología cedió ante la pasión por la física cuando se encontró con la relatividad especial, la mecánica cuántica y el libro "Una breve Historia del Tiempo" de Stephen Hawking. La Física Teórica lo llevó hacia la Astronomía, una pasión que impregna todos los aspectos de su vida (sus hijas se llaman Stella y Aurora)..."

El artículo completo junto a una entrevista con el científico en Discover Magazine de Diciembre de 2007.

Y algunos artículos recientes sobre su trabajo:

 

Fueron científicos del año finalistas para Discover Magazine

 

Elizabeth Blackburn

"La lista de "cosas que hacer" de esta científica incluye la cura del cáncer y un poco más abajo la comprensión de las enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Elizabeth Blackburn nacida en Tasmania, de 59 años, es la responsable de la aparición de uno de los campos más interesantes en las ciencias de la vida: el estudio de los telómeros. Esos pequeños trocitos de ADN que se encuentran en los extremos de los cromosomas cuyo estudio permite intuir avances prometedores en la creación de potentes armas terapéuticas para muchos de los azotes de la humanidad.

El trabajo de Elizabeth Blackburn, bioquímica formada en Cambridge, ha sido reconocido con casi todos los premios importantes de las ciencias: el premio Lasker, el Gruber y el Gairdner, y recientemente Time la incluyo en la lista de las cien personas más influyentes... "

Más en Discover Magazine de Diciembre 2007

 

Hans Rosling

">Hans Rosling sabe que la estadística puede cambiar el mundo si consigue que la gente adecuada les preste atención. Para conseguirlo encabeza el desarrollo de "Trendalyzer", un paquete de software que transforma los estólidos datos en movimiento fluido creando animaciones de estadísticas económicas, sociales y de salud y su evolución en el tiempo. Décadas de evolución y progreso de los países atraviesan la pantalla en pocos segundos permitiendo observar claramente tendencias escondidas y conexiones ocultas. Esas animaciones dramáticas están cambiando la perspectiva de numerosos líderes políticos, empresarios y activistas alrededor del mundo.

La pasión de Rosling por la estadística nació en sus primeros años de medico en Mozambique, donde descubrió el origen de una nueva enfermedad llamada konzo. Estudiando cuidadosamente los datos de las regiones afectadas identificó la malnutrición y un inadecuado cocinado de la yuca como la causa de la enfermedad permitiendo su prevención a través de un mejor tratamiento culinario de la planta. En el mes de marzo pasado Trendalyzer fue comprado por Google lo que permitirá un libre acceso al mismo por una audiencia global.

El artículo completo junto a una entrevista con el científico en Discover Magazine de Diciembre de 2007

Los seis experimentos más importantes del mundo...

El Proyecto "Blue Brain"

"Los científicos se basan en modelos informáticos para comprender los conceptos más duros de la ciencia: el origen del universo, el comportamiento atómico, y el futuro del clima en el planeta. Ahora se está haciendo lo mismo para comprender el funcionamiento del cerebro humano. El neurólogo Henry Markram del Brain Mind Institute de la École Polytechnique Fédérale en Lausana, Suiza, ha dedicado los últimos quince años a mapear con enorme dificultad las células de los cerebros vivos de ratas con objeto de crear una simulación neurona a neurona del cerebro. Con ayuda de IBM, (cuyo apodo Big Blue, bautizó el proyecto Blue Brain) Markram espera conseguir un cerebro humano virtual con todos sus cien mil millones de neuronas, funcionando en 2015..." [+]

 

El Proyecto "Earth-time"

"Hace aproximadamente 250 millones de años algún tipo de desastre hizo desaparecer el 90% de la vida sobre la tierra, un cataclismo conocido como Extinción Pérmico-Triásica. Casi al mismo tiempo, volcanes un millón de veces mas grandes que el Santa Helena entraron en erupción esparciendo enormes nubes de polvo y gas en el cielo y cubrieron el suelo con 5 millones de kilómetros cuadrados de lava líquida.¿Fueron las erupciones volcánicas la causa de la extinción masiva? La respuesta depende de cual fue el evento que primero tuvo lugar y cuanto duró cada uno, y por el momento, los científicos lo ignoran.

Este es el caso con la mayoría de las cuestiones importantes sobre la historia de la Tierra, según Paul Renne, director del Berkeley Geochronology Center: " A menudo nuestros argumentos sobre causalidad dependen de la cronología" Por esta razón junto a cientos de investigadores de todo el mundo se integró en el proyecto Earthtime, un esfuerzo de diez años para fijar la secuencia de los acontecimientos de la historia de la Tierra, refinando las técnicas de medida del pasado muy lejano. El proyecto fue puesto en marcha por a Sam Bowring, un experto en tiempo geológico en el MIT y Douglas Erwin, paleontólogo del National Museum of Natural History, que concibieron Earthtime durante un vuelo transcontinental que hicieron juntos hace una década..." [+]

 

El Proyecto "Planted Forests"

"En el sureste de Asia, en la isla de Borneo, los madereros, los biólogos conservacionistas, y grupos indígenas se han puesto de acuerdo para probar un nuevo modelo de utilización del territorio que satisfaga los intereses de todos y cada uno de los grupos. Si el plan tiene éxito podrá ser reproducido en regiones tropicales de todo el mundo, protegiendo la diversidad biológica al mismo tiempo que permite a las poblaciones locales disfrutar de los beneficios económicos del suelo productivo. El gobierno regional de Sarawak en Malasia comisionó el Proyecto Planted Forests en un intento de conseguir simultáneamente desarrollo económico, protección contra los incendios forestales y utilización de la tierra por la gente. Cerca de 5.000 kilómetros cuadrados se han dedicado a zonas de bosques plantados. Algo menos de la mitad han sido destinadas a la plantación de acacias, una especie de rápido crecimiento que puede ser utilizada por la industria papelera. Más del 30% del terreno se preservará para su conservación. La población indígena seguirá viviendo en el resto del territorio..." [+]

 

El experimento "Materia Oscura"

"Desde hace 75 años los científicos han buscado en vano partículas de materia oscura, la invisible sustancia que se cree pervade el espacio y mantiene unidas a las galaxias. El año próximo, en un tanque de líquido helado enterrado profundamente en una cueva del Laboratorio del Gran Sasso en la Italia central, es posible que el universo esté dispuesto por fin a revelar el gran secreto. Un grupo internacional de científicos está preparando XENON100, un experimento simple pero con una gran ambición: grabar el momento en que un poco de materia oscura conocido como WIMP, (weakly interacting massive particle), choca contra el núcleo de un átomo de xenón líquido, provocando una emisión de luz y una carga eléctrica. "Creo que definitivamente tendremos la oportunidad de ver esos acontecimientos" afirma la jefa del grupo investigador Xenón y física de la Universidad de Columbia Elena Aprile.

De acuerdo a las últimas teorías y observaciones, el universo contiene casi seis veces más de materia oscura que de la materia atómica que constituye nuestro mundo corriente. Pero a pesar de que, cada segundo, miles de millones de partículas atraviesan la tierra (y nuestros propios cuerpos por cierto) éstas no pueden ser vistas; no tienen carga eléctrica e interactúan tan infrecuentemente con la materia atómica que la única forma en que podemos esperar encontrarla es tendiéndoles una trampa inteligente..." [+]

 

El "Censo de la Vida Marina"

"¿Qué vive en los océanos? En el 2000 esta aparentemente simple pregunta engendró un estudio de 650 millones de dólares para catalogar toda la vida marina: plantas, animales, bacterias y hongos. "No tenemos ni idea de la diversidad de vida en los océanos" comenta el biólogo Fred Grassle, de la Rutgers University que preside el comité científico del Censo de la Vida Marina, "Se trate de arrecifes de coral, el suelo de las profundidades marinas o lo que vive en el patio trasero de la gente a lo largo de la costa, conocemos muy poco". Ayudando a los investigadores a identificar especies y hábitats amenazados, el Censo permitirá una mayor protección de los recursos marinos. El descubrimiento de nuevas criaturas puede resultar también una fuente importante de nuevos compuestos químicos naturales útiles en aplicaciones farmacéuticas o industriales.

La escala y el ámbito del Censo de la Vida Marina van mucho más allá de cualquier estudio biológico previo, pero a pesar de ello, a los siete años de los diez previstos de duración, Grassle afirma que los plazos se están cumpliendo. Se han identificado cerca de 5.300 organismos previamente desconocidos y cada dato se guarda en el sistema de información del censo, de libre acceso: Ocean Biogeographic Information System, que contiene mas de trece millones de observaciones de 80.000 especies..." [+]

 

La "Vida Artificial"

"A mediados de los años noventa, Craig Venter saltó a la fama al asegurar que él y sus colegas descifrarían el genoma humano antes que el gran equipo de investigadores del gobierno. Algo si consiguió, ambos grupos han ido presentando, desde 2000, versiones del genoma cada vez más afinadas y el grupo de Venter acaba de publicar la primera secuencia completa del genoma de una persona (él mismo) que incluye todos los cromosomas heredados de sus progenitores. Por importante que esta secuencia del genoma humano haya podido resultar Venter dirige otro experimento que puede eclipsar el del genoma humano. Investigadores del J. Craig Venter Institute y de la empresa de biotecnología de Venter Synthetic Genomics, están intentando crear un genoma de la nada. "Voy a demostrar que comprendemos el software de la vida creando vida artificial" afirma en su nuevo libro, "A Life Decoded".

Venter anunció por primera vez este proyecto en 2002 y desde entonces ha seguido trabajando en él con enorme determinación. El primer paso del proyecto: identificar el número mínimo de genes que necesita un microbio para vivir en laboratorio. Los investigadores intentarían sintetizar ese genoma mínimo a partir de ingredientes no elaborados y lo insertarían en una célula huésped. El genoma produciría sus propias proteínas y transformaría la célula en una nueva criatura..." [+]

Libros

Estos son el premiado y los libros finalistas del Premio de la Royal Society of London para los mejores libros científicos del año:

 

 

Stumbling on happiness

de Daniel Gilbert

En este trabajo fascinante y con frecuencia hilarante, el psicólogo Daniel Gilbert nos muestra cómo y por qué la mayoría de nosotros no tiene ni idea de como ser feliz. La búsqueda de la felicidad es uno de los más instintivos y fundamentales impulsos humanos, pero lo cierto es que no tenemos ni la más remota idea de cómo conseguirla, mantenerla o incluso de qué cosa es. En esta reveladora e ingeniosa investigación Gilbert pionero en el campo de la psicología del hedonismo usa su investigación más profunda, su filosofía y estudios de casos reales para ilustrar de qué manera nuestro impulso básico de satisfacer nuestros deseos no sólo es frecuentemente desacertado sino intrínsicamente relacionado con algunas de las cuestiones más conflictivas y duraderas sobre la naturaleza humana. Combinando una prosa vivaz, frescura en los análisis, descubrimientos esperados desde hace tiempo y una considerable erudición, el libro representa una visión atractiva y fascinante de lo que significa ser un ser humano en perpetua búsqueda de la felicidad.

 

Los finalistas:

 

La cita del mes

El mayor obstáculo para los descubrimientos no es la ignorancia, es la falsa impresión de conocimiento

Daniel J. Boorstin

Nota del editor

En esta ocasión nos atrevemos a presentar como pensador del mes al jovencísimo Jonah Lehrer, becario Rhodes, neurocientífico, crítico literario y musical, cocinero, divulgador científico y sobre todo autor de un interesantísimo libro que nos muestra como el conocimiento nuevo aparece a menudo en la intuición de la obra artística, en esos otros lenguajes que, además del científico, nos permiten aprehender la realidad y que desde la corriente principal de las ciencias, apenas son considerados como periferias. Le acompañan algunos artículos, páginas y libros que creemos de interés.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org


El pensador del mes

Jonah Lehrer

Jonah Lehrer quiere que los científicos se empollen a los clásicos. Cuando era un infatigable currante en un laboratorio de neurociencias, mientras centrifugaba DNA sin respiro, el becario Rhodes de 26 años Jonah Lehrer devoraba las páginas de "Por el camino de Swann" de Marcel Proust. En el proceso hizo un descubrimiento: los artistas tienen mucho que enseñar a los investigadores. En su nuevo libro, "Proust Was a Neuroscientist", Lehrer argumenta que muchos artistas pronosticaron el futuro científico, Proust reveló la inexactitud de la memoria, el chef Auguste Escoffier anticipó la existencia de ese quinto sabor que hoy llamamos umami, y el post-impresionista Paul Cezanne probó que el cerebro rellena y completa lo que una pintura no muestra. Wired ha querido preguntar a Lehrer por qué las batas blancas deben ponerse las grandes boinas negras de los artistas.

Wired: ¿Cree realmente que podemos encontrar respuestas a las Grandes Cuestiones de la ciencia en las artes?

Lehrer: Virginia Woolf no va a ayudarte a terminar tu experimento de laboratorio. Lo que si va a hacer es ayudarte a plantear mejor tus preguntas. Proust se fijó en problemas que la neurología no se ha planteado hasta muy recientemente, cuestiones de memoria que no pueden reducirse al condicionamiento pavloviano: ¿Por qué los recuerdos son tan poco fiables? ¿Por qué cambian con tanta frecuencia? ¿Por qué solo recordamos determinados aspectos del pasado?

Wired: ¿La separación entre disciplinas mantiene su distancia?

Lehrer: Ha afectado a ambas culturas adversamente. Al leer los diarios de Woolf y las cartas de Cezanne te das cuenta de que creían estar descubriendo algo cierto, en el mismo real sentido de que la ciencia es cierta, pero ya no vemos a los artistas desde ese punto de vista. La separación ha llevado también a la ciencia a descuidar esa otra cara del pensamiento. Es importante reconocer que cuando hablas del cerebro exclusivamente en términos de proteínas y enzimas, algo se te está escapando

Wired: ¿Qué artistas están haciendo ahora los descubrimientos de mañana? Lehrer: Quizás mi próximo libro sea "Kanye West fue un neurocientífico". Está haciendo uso de los mismos principios musicales que Beethoven, la misma idea de construir sobre una pauta y luego denegar al oyente esa pauta inyectando aleatoriedad, porque esas características inesperadas es lo que realmente ansía tu cortex auditivo.

Wired: ¿Qué avances científicos están afectando a los artistas de hoy en día?

Lehrer: Las neurociencias han aportado algunas ideas asombrosas en las dos últimas décadas, como la de que no existe ningún "yo" en el cerebro, ninguna neurona que sea "yo" o a la que "yo" le importe algo. No somos más que una red en paralelo masivamente distribuida. Y la idea de que desde el punto de vista del ADN todos somos increíblemente parecidos. Lo encuentro muy literario.

Wired: ¿Qué artistas y científicos de la actualidad emparejarías?

Lehrer: El escultor Richard Serra debería leer sobre la teoría de las cuerdas imaginar una forma de simular como serían las once dimensiones. Me encantaría poner juntos a Serra y al físico Brian Greene."

Entrevista de Jennifer Hillner en Wired del 23 de octubre.

Jonah Lehrer, es editor de la revista Seed. Se graduó en neurociencias por la Universidad de Columbia y posteriormente obtuvo una beca Rhodes que le permitió estudiar en Oxford. Trabajó en el laboratorio del premio Nobel Eric Kandel y estudió con Hermione Lee en Oxford. Es coautor de algún artículo publicado en Genetics y trabajó como cocinero en Melisse de Los Ángeles, en Le Cirque 2000 y en Le Bernardin. Es colaborador habitual de la radio NPR y como periodista ha realizado estudios en profundidad de Brian Greene y Elizabeth Gould, es autor de grabaciones de cantos de pájaros y de la exégesis de la obra de Stravinsky para la NPR y ha escrito para Nature, NPR, NOVA ScienceNow, y la MIT Technology Review.

Para saber más de Jonah Lehrer:

Algunos de sus recientes artículos:

The Listener "As Oliver Sacks observes the mind through music, his belief in a science of empathy takes on new dimension". Seed, 29 octubre 2007.

Mind Games "An emerging trend in brain fitness puts science in your Xbox." Seed, 29 marzo 2007.

Then There Were Eight "Pluto's demotion made us angry, confused, dismissive, and sad. We'd broken the cardinal rule--we'd gotten emotionally involved." Seed, 21 enero 2007.

 

Su muy interesante blog: Frontal Cortex

Una entrevista en "Mind Hacks" blog y otra entrevista (mp3) con Christopher Lydon para Radio Open Source..

Y sobre todo, su muy recomendable libro: Proust Was a Neuroscientist.

Artículos de interés

El auténtico sucio secreto sobre el sexo

La vida puede prescindir del sexo, entonces ¿porqué seguimos usándolo? Un tiburón martillo del zoo de Nebraska no tuvo relaciones sexuales durante más de tres años y aún así y todo dio a luz una cría (la confirmación de su maternidad por ADN se produjo en marzo). No es la primera en reproducirse sin pareja. Un dragón cómodo virgen en Inglaterra puso una nidada de huevos que eclosionaron en las Navidades de 2006. Algunos lagartos hembra pueden reproducirse sin que haya penetración de esperma en el huevo y el bdelloid rotifer, un microscópico morador de los musgos ha sido asexual desde hace 85 millones de años. Entonces ¿por qué tantos animales se molestan en tener relaciones sexuales cuando la asexualidad es mucho más sencilla?..."

The Real Dirty Secret about Sex, un artículo de Jessica Ruvinsky en Discover Magazine de Noviembre 2007.

 

Un diagrama de cableado del cerebro

"Nuevas tecnologías que permiten a los investigadores trazar el fino cableado del cerebro más detalladamente que nunca, pueden producir dentro de poco tiempo un diagrama completo de ese cableado, incluyendo cada fibra y minúscula conexión de un cerebro. Ese mapeado bajo el nombre de Conectómica pueden aclarar de qué forma las redes neurales ejecutan sus precisas funciones en el cerebro y aportar luz sobre trastornos que se piensa se originan en fallos del cableado como la esquizofrenia o el autismo...."

"A Wiring Diagram of the Brain The emerging field of connectomics could help researchers decode the brain's approach to information processing." Un artículo de Emily Singer, en la MIT Technology Review del 19 de noviembre.

 

Retrovirus primitivos estimularon la evolución de las redes reguladoras de genes en los humanos y otros primates

"Cuando los primitivos retrovirus deslizaron trocitos de su ADN en el genoma de los primates millones de años atrás, preservaron con éxito su propio legado genético. A día de hoy se estima que el 8% del código genético humano está formado por retrovirus endógenos (ERV), el ADN remanente de esos llamados "parásitos egoístas". Sorprendentemente los huéspedes infectados y sus descendientes primates también parecen haberse beneficiado de esa invasión genética, según sugieren nuevas evidencias. Esos antiguos retrovirus, parientes lejanos del VIH, ayudaron a un gen llamado p53 a convertirse en un "maestro regulador de genes" en los primates según un estudio que publica la edición online de "Proceedings of the National Academy of Sciences"...

"Ancient Retroviruses Spurred Evolution Of Gene Regulatory Networks In Humans And Other Primates". ScienceDaily, 15 noviembre 2007.

Visita estas páginas...

Terrorismo y Radicalización. Qué hacer y qué no hacer

Es una presentación de Scott Atran , investigador del CNRS, del John Jay College of Criminal Justice y la Universidad de Michigan, que ha sido presentado en la Cámara de los Lores Británica y al Departamento de Estado de los Estados Unidos en noviembre de este mismo año. En ella plantea un lúcido análisis sobre la estructura no jerárquica de las redes terroristas, de las razones (muchas veces grupales) del paso al acto de los terroristas y en conjunto presenta una de las más interesantes aproximaciones al fenómeno terrorista, muy lejos de las simplificaciones habituales y con interesantes análisis de campo (Tetuán, Ceuta). Como dice en sus primeras transparencias. "si hay gente que quiere matarte a ti o a tus amigos y quieres impedir que esto ocurra, ayudaría saber por qué quieren hacerlo. Por eso, si puedes, pregúntaselo."

La presentación está disponible aquí.

Libros

La Partícula Divina

de Leo Lederman y Dick Teresi

La «Partícula Divina» es el bosón de Higgs, «tan fundamental para la física de nuestros días, nos dice el autor, tan crucial para el conocimiento final de la estructura de la materia y, sin embargo, tan esquiva».

Leon Lederman, Premio Nobel de Física, nos conduce en este libro a lo largo de la historia de la ciencia, desde Demócrito hasta nuestros días, siguiendo las investigaciones y los hallazgos de los hombres que han tratado de penetrar los secretos de la materia, hasta llegar al momento presente, en que los científicos parecen hallarse en el umbral de ese último descubrimiento en que, gracias al gran acelerador LHC, que se está construyendo en el CERN, podrá encontrar la «Partícula Divina» y, con ella, esa hermosa explicación final en que todas las leyes de la naturaleza pueden expresarse en una única y sencilla ecuación.

Lederman consigue el milagro de hacernos fácilmente comprensibles los aspectos más complejos de la física actual, nos lleva a apasionarnos por los misterios de la materia y, lo que puede parecer más sorprendente, consigue divertirnos. Porque su libro, entreverado de anécdotas y ocurrencias, está escrito con un profundo sentido del humor, hasta el punto que un crítico ha dicho: "A partir de ahora, ver a alguien leyendo un libro y riéndose a carcajadas no excluye la posibilidad de que se trate de una obra de física escrita por un consagrado Premio Nobel. Leon Lederman lo ha logrado. Su obra La partícula divina va cargada de un corrosivo sentido del humor"

 

El Nacimiento del Tiempo

de Ilya Prigogine

¿Cuántas preguntas fundamentales para la comprensión del universo en que vivimos quedan sin respuesta simplemente porque, al sentirnos ajenos al conocimiento especializado y al lenguaje del científico, no nos atrevemos a formularlas? Son ya bastantes los libros de esta Colección Metatemas que se publican precisamente con la intención de facilitar esta comunicación. Con este libro, por ejemplo, El nacimiento del tiempo, de un Premio Nobel de Química, podremos finalmente preguntar con toda sencillez y claridad: ¿tiene el tiempo un «principio»? ¿Cómo apareció el tiempo en el universo? ¿Qué es la irreversibilidad? Y también, ¿cuál es el futuro de nuestro universo?

Precedidos por una larga entrevista introductoria, que tiene el valor de una pequeña autobiografía científica, se recogen aquí dos conferencias recientes de IIya Prigogine sobre uno de los temas centrales de su investigación científica: el tiempo, ya que sobre él funda el autor su convicción de que nuestra época es testigo de una revolución científica cuya importancia es, si no mayor, sí en todo caso igual a la copernicana. Afirma Prigogine: «En cierto modo, Einstein se ha convertido, contra su voluntad, en el Darwin de la física. Darwin nos ha enseñado que el hombre está sumergido en la evolución biológica; Einstein nos ha enseñado que estamos sumergidos en un universo en evolución». Lo que ha entrado en crisis es, pues, el punto de vista atemporal de la física clásica que rechazaba la irreversibilidad como «ilusión» y, como tal, no permitía la investigación científica. El alcance de los problemas que implican esta ruptura epistemológica es enorme, y no atañen tan sólo a la física, sino también a la biología, la química, la ecología, la cosmología y la situación misma del hombre en el universo.

La cita del mes

Cree en los que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado

André Gide

Nota del editor

Presentamos en esta ocasión como pensador del mes a Daniel Kahneman, psicólogo y premio Nobel de Economía en 2002, padre de la economía comportamental, que pone en tela de juicio la racionalidad del "homo economicus", sostén de mucha de la teoría económica tradicional. Le acompañan algunos artículos, páginas y libros que creemos de interés.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Daniel Kahneman

"Cotidianamente explicamos y predecimos las decisiones, nuestras y del resto de la gente, asumiendo dos supuestos: 1) la existencia de un sistema unitario de evaluación de opciones y toma de decisiones ("la persona"), y 2) la racionalidad de dicho sistema. En relación al primero, recientes investigaciones en neurociencia cognitiva, han mostrado que muchas de "nuestras" decisiones son el resultado de una competencia interna por el control de la conducta, donde varios subsistemas evalúan paralelamente las situaciones, toman decisiones según sus propios principios de acción, y se influyen recíprocamente en grados variables. En relación al segundo, la psicología cognitiva, desde finales de los 70, viene poniendo en entredicho el cumplimiento de varios de los requerimientos elementales que en general se asumen al definir "racionalidad". El más damnificado ha sido el principio de consistencia lógica de las decisiones más allá del modo de presentación de las opciones, o "principio de invarianza por descripción". En este espacio quiero dar cuenta de un par de hallazgos recientes que muestran como el incumplimiento del segundo supuesto (la racionalidad del sistema) parece ligarse causalmente con el modo en que se da el incumplimiento del primero (la existencia de un sistema unitario)."

Amos Tversky y Daniel Kahneman (1981) son los autores del trabajo más citado en relación a las violaciones del principio de invarianza por descripción. En uno de sus estudios se planteaba a las personas la siguiente situación:

Imagina que tu país se está preparando para la llegada de una inusual y mortal enfermedad, la cual, de no hacerse nada, se espera mate a 600 personas. Se consta de dos planes alternativos para hacer frente a dicha epidemia, y sus consecuencias científica-estadísticamente estimadas son las siguientes:

  • Si el plan A es adoptado 200 personas se salvarán.
  • Si se adopta el plan B existe 1/3 de probabilidades de las 600 personas se salven, y 2/3 de que las 600 mueran.

¿Cual elegirías?...

Se preguntó a 152 estudiantes de la universidad de Stanford y de la de British Columbia. El 72% eligió "A", y el 28% eligió "B".

En paralelo se presentó una situación formalmente equivalente a 155 estudiantes de las mismas universidades, variando los detalles de la descripción.

  • Si el plan A es adoptado 400 personas se morirán.
  • Si se adopta el plan B existe 1/3 de probabilidades de que nadie muera, y 2/3 de que las 600 personas mueran.

Y las respuestas se invirtieron, el 22% eligió "A" y el 78% eligió "B".

Fenómenos como este han sido explicados por la teoría prospectiva (Tversky y Kahneman, 1979; 2000) apelando al concepto de "framing" (enmarque), referido a las concepciones del decisor respecto de actos, resultados y contingencias asociadas a una situación de toma de decisiones. Estos marcos variarían al variarse los modos de presentación de los problemas. Específicamente en el ejemplo, al primer grupo la opción A le presentaría un enmarque de ganancia ("x se salvaran"), mientras que al segundo un enmarque de pérdida ("x morirán"), ante lo cual, consistentemente con las predicciones matemáticas de la teoría prospectiva, las personas mostrarían aversión al riesgo en un marco de ganancia, y búsqueda de riesgo en uno de pérdida".

De El efecto de enmarque (framing) y el continuo automatismo-control.
Por René San Martín, en Neuroeconomía, Ciencia Cognitiva de la Toma de Decisiones, un formidable blog chileno.

Daniel Kahneman nació en Tel Aviv en 1934, estuvo en Francia durante la guerra y volvió a Israel en 1946. Fue educado en la Universidad Hebrea de Jerusalén (Licenciado en Psicología y Matemáticas, 1954) y su doctorado en Psicología es de Berkeley (1961). Kahneman trabajó en la Universidad Hebrea, en la Universidad de Columbia Británica, en Berkeley y actualmente trabaja en Princeton.

Kahneman ha investigado en diversas áreas de la Psicología, incluyendo la visión, atención, psicofisiología, la valoración de bienes públicos, la aplicación del razonamiento psicológico de la imposición de castigos, y el estudio del bienestar. Su trabajo mas significativo fue realizado en estrecha colaboración con Amos Tversky, y en él plantearon algunos retos a la validez descriptiva de las asunciones racionales, y analizaron psicológicamente un número significativo de hechos sobre el juicio y la elección. Bajo la influencia de otro amigo, Richard Thaler, Kahneman se ha volcado recientemente al emergente campo de la economía comportamental.

Daniel Kahneman obtuvo el premio Nobel de Economía en el 2002, junto a Vernon Smith. Las contribuciones más importantes de Kahneman, según el Banco Nacional de Suecia, al concederle el premio "se refieren a la toma de decisiones en situaciones de incertidumbre, mostrando cómo la decisión de los individuos puede en forma sistemática apartarse de las predicciones de la teoría económica tradicional".

Kahneman "demostró que frente a la incertidumbre, las decisiones de las personas pueden variar sistemáticamente de las predicciones efectuadas según las teorías tradicionales. Y que se privilegia no perder a arriesgar ganar, o ir sobre seguro antes que apostar a algo probable".

Una interesante autobiografía de Kahneman esta disponible aquí.

Entre sus libros destacamos:

Y algunos de sus últimos artículos:

Artículos de interés

Una activa y decidida máquina que sale a trabajar todas las noches.

"Algunos neurocientíficos afirman que una de las funciones vitales del dormir está ligada al aprendizaje y la memoria, y nuevas evidencias sugieren que el dormir juega un papel esencial en el almacenamiento y decaída de recuerdos importantes.

La tarea parece tan simple como las de Barrio Sésamo. Estudiar la disposición de huevos de pascua en una pantalla de ordenador y memorizar como los ha ordenado el computador: el huevo azul sobre el huevo arco iris, el de cachemira sobre el de color coral... y sólo hay seis huevos en total.

A la mayoría de las personas les basta con estudiar las parejas de huevos durante unos veinte minutos para superar la prueba incluso un día después. Pero aciertan mucho menos al elegir entre dos huevos que no han sido directamente comparados: el azul gana al arco iris pero ¿al de cachemira también? Es confuso..."

Un artículo de Benedict Carey publicado en el NewYorkTimes de 23 de octubre.

 

Resolver mejor el cubo de Rubik puede mejorar nuestras vidas

"Para los investigadores informáticos de la Northeastern University, Gene Cooperman y Daniel Kunkle, el cubo de Rubik no es un juego, es el puzzle combinatorio definitivo y su solución promete mejorar nuestra vida corriente. Cuando un campeón de este juego resuelve el cubo de Rubik está resolviendo simplemente una versión de los muchos y varios estados posibles en los que podemos encontrar el cubo. ¿Pero cuál es la forma más rápida de resolver cualquier posible cubo?

La respuesta no es fácil responde Kunkle: El cubo tiene 43 veces 10 elevado a la 18 potencia estados potenciales y evaluarlos todos es una ardua tarea. Su procesamiento consumió 8.000 horas CPU (equivalentes a un año entero de computador doméstico) y generaron 120 terabytes de datos.

Kunkle y Cooperman usaron superordenadores y teoría matemática de grupos para resolver todos los estados posibles del cubo en 26 movimientos. Lo cierto es que no fue una mejora tan radical sobre el record previo de 27 movimientos. Pero lo importante es que la metodología empleada puede ser usada también para identificar los mejores planes de vuelo para las congestionadas rutas aéreas o la vía más rápida en las conexiones telefónicas."

Un artículo de Anne Casselman en Discover.

Visita estas páginas...

El grito de Wilhelm

Imagina que un cocodrilo acaba de arrancarte el brazo. Ahora grita. Es lo que hizo un actor para grabar un alarido para el film de 1951 Tambores lejanos. Poco se podía imaginar que estaba haciendo historia cinematográfica. A lo largo de los años los ingenieros de sonido han reutilizado su grito, el llamado Grito de Wilhelm en docenas de películas, haciendo del alarido un tanto mujeril un chiste privado de la industria cinematográfica. Es un guiño entre ingenieros de sonido dice Matthew Wood de Skywalker Sound, que lo ha utilizado en todos sus filmes desde La Guerra de las Galaxias hasta Transformers.

Una compilación de YouTube de los gritos de Wilhelm esta disponible aquí.

Libros

El Cerebro Ejecutivo. Lóbulos frontales y mente civilizada

de Elkhonon Goldberg

La evolución del cerebro de los mamíferos ha supuesto un hito en la tremenda historia que es la evolución. Aún más, cierta región del cerebro, los lóbulos frontales, ha sido la que más cambios ha sufrido y la que ha adquirido su desarrollo máximo en el ser humano. De hecho, se relaciona a este área cerebral con la autoconciencia, la planificación, la toma de decisiones (es decir, la volición y, por tanto, el libre albedrío), el pensamiento matemático y algunas otras funciones que nos proporcionan el calificativo de humanos. Un dato: los lóbulos frontales suponen aproximadamente el 30% de la corteza cerebral humana, mientras que en el chimpancé ocupan el 17%, en el perro un 7% o en el gato tan sólo un 3%.

Este libro de Elkhonon Goldberg, eminente científico ruso afincado en Estados Unidos y discípulo del gran Alexander Luria, trata de explicar cuál es la función de este área cerebral que, según él, no es otra que servir de coordinador del resto de áreas cerebrales: haría de intermediario entre el problema y los medios para solucionar ese problema, es decir, reclutaría a las estructuras cerebrales necesarias para llevar a cabo la acción requerida.

También se detiene Goldberg en los distintos estilos cognitivos, las diferentes formas de enfrentarse a un problema. Goldberg, apoyándose en múltiples datos de imagen funcional del cerebro, propone una estimulante teoría de diferenciación de hemisferios donde el derecho estaría más implicado en la detección de la novedad y el izquierdo estaría más relacionado con la rutina. Basándose en estas apreciaciones y en un test que él mismo desarrolló, muestra cómo hombres y mujeres, a pesar de que su inteligencia es la misma, presentan formas diferentes de enfrentarse a los problemas: Goldberg afirma que las actuaciones de las mujeres son más independientes del contexto mientras que las actuaciones de los hombres lo son más y esos estilos cognitivos se habrían desarrollado gracias a la presión evolutiva. Por otro lado, la diferenciación de los dos hemisferios también le sirve para proponer una teoría un tanto atrevida al sugerir que los zurdos serían los que harían avanzar a la sociedad ya que introduciríamos novedad en el conocimiento debido a nuestro mayor desarrollo del hemisferio derecho.

El autor también dedica gran parte del libro a describir cuáles son los efectos de distintas lesiones en los lóbulos frontales o en estructuras relacionadas con éstos. Así, se describen casos de esquizofrenia, de pacientes con síndrome de Tourette o con disfunciones sorprendentes, como la pérdida de la capacidad para nombrar sólo ciertos objetos mientras que el resto del lenguaje permanece intacto.

La cita del mes

A veces pienso que la prueba más irrefutable de que existe vida inteligente en el universo, es que nadie ha intentado contactar con nosotros

Albert Einstein

Nota del editor

En esta ocasión, aprovechando el reciente descubrimiento de una nueva supertierra alrededor de Gliese 876 y la reunión que Edge organizó en agosto sobre Vida: ¡Vaya concepto! y que reunió a varios de nuestros anteriores pensadores del mes, presentamos en esa rúbrica a Dimitar Sasselov, físico y astrónomo búlgaro, director de la Harvard Origins of Life Initiative. Le acompañan algunos artículos, páginas y libros que creemos de interés.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Dimitar Sasselov

"¿Es la Tierra el planeta más adecuado para la vida? ¿Cuál es el futuro de la vida en nuestro universo?

A menudo imaginamos nuestro lugar en el universo de la misma forma en que experimentamos nuestra vida y los lugares que habitamos. Imaginamos un universo prácticamente estático en el que nosotros, y la vida en general, nacimos, crecimos y maduramos; somos simplemente una entre innumerables generaciones.

¡Esto es tan falso! Sabemos ahora que el universo tiene 14 mil millones de años y la vida en la Tierra cuatro mil millones: la vida y el universo son casi de la misma generación. Si el universo tuviese 55 años la vida sería un adolescente de 16. El universo está lejos de ser estático y sin cambios.

Junto a esta conciencia de lo cambiante del universo estamos dándonos cuenta de una segunda constatación aparentemente no relacionada: que existen ahí afuera un nuevo tipo de planetas que se han bautizado como Supertierras, que pueden proveer a la vida todo lo que nuestra pequeña Tierra ofrece. Y más."

De su contribución a LIFE: WHAT A CONCEPT! An Edge Special Event at Eastover Farm, que reunió con un amplio grupo de periodistas a Freeman Dyson, J. Craig Venter, George Church, Robert Shapiro, Dimitar Sasselov, y Seth Lloyd, para hablar de sus más recientes investigaciones e ideas en agosto de 2007.

El video de su participación está disponible aquí.

DIMITAR D. SASSELOV es profesor de Astronomía en la Universidad de Harvard y Director de la Harvard Origins of Life Initiative.

Sasselov es profesor de Harvard desde 1998. Nacido en Bulgaria se doctoró en Física en la Universidad de Sofía en 1988 y casi simultáneamente hizo su doctorado en Astronomía en la Universidad de Toronto (1990).

Sus investigaciones exploran las muchas formas de interacción entre radiación y materia: desde la evolución del helio y el hidrógeno en el universo temprano al estudio de la estructura de las estrellas. Le interesan especialmente las estrellas inestables, las que pulsan regularmente y nos permiten determinar distancias hasta otras galaxias. Más recientemente sus investigaciones le han llevado a estudiar la naturaleza de planetas en órbita de otras estrellas, y a su reciente descubrimiento de esos exoplanetas: SuperTierras capaces de aportar condiciones a la vida iguales o mejores que nuestra propia Tierra.

Es fundador y director de la nueva Harvard Origins of Life Initiative, un centro multidisciplinario que comparten investigadores en ciencias físicas y biológicas en un intento de estudiar la transición desde los sistemas químicos a los sistemas vivos y su lugar en el contexto del Universo.

Sus áreas de interés principales:

Exoplanetas - Su naturaleza y formación; Las misiones MOST y Kepler; Los últimos planetas descubiertos.

RECFAST - Cálculos detallados acerca de como devino neutral el Universo primitivo.

DIRECT - Sobre la determinación de la distancia a las galaxias cercanas.

MOST - Misión del Microsatélite de estudio de la microvarabilidad y las oscilaciones estelares.

Microscopía estelar - Imágenes a través de microlentes gravitacionales.

Parallels in Creativity - Simposio sobre Ciencia y Arte.

"Estamos buscando más allá del Sistema solar para entender las posibles condiciones iniciales. La Tierra e incluso el Sistema Solar no son lo suficientemente "generales" para hacerlo. La Tierra es maravillosa para estudiar la vida compleja porque la enorme diversidad de la vida aquí nos ayuda a comprender la evolución, como hemos llegado a cosas como nosotros desde los más primitivos microbios. Pero la Tierra es solo uno de los caminos posibles para la emergencia de biomoléculas viables desde la pura química. ¿Existen otros caminos? ¿Convergen todos esos caminos en únicamente uno, dos o tres posibles y capaces de producir vida?

Otra razón para buscar el origen de la vida en todo el Universo y no solo en la Tierra son algunas de las próximas misiones espaciales como la Kepler o posibles futuras misiones como el buscador de planetas terrestres (TPF). Me preocupa que cuando tengamos los espectros de otros planetas no sepamos lo suficiente sobre actividad biológica en general para ser capaces de discernir qué es y qué no es una "biofirma". Cuando hablamos de diseñar telescopios de ese tipo, debemos hacerlo con alguna forma de reconocimiento de señales de vida. Las "biofirmas" que conocemos hasta ahora están basadas en la vida en la Tierra oxígeno, ozono, agua... ¿Agota esto las posibilidades? Nuestros experimentos quieren asegurarnos de que lo que hacemos al desarrollar esas misiones no es una locura."

Extraído de Deconstructing Life, una entrevista de marzo de 2006 con Dimitar Sasselov en el muy recomendable Astrobiology Magazine, en el que explica los objetivos de la entonces recién creada Harvard Origins of Life Initiative.

Artículos de interés

La superTierra está solo a 20 años luz, tiene agua y es habitable...

No tiene nombre aún, se conoce como Gliese 581c y fue descubierta por Stephen Udry y su equipo desde el Observatorio de La Silla, ubicado en Chile. Es habitable según todos los indicios y muy parecida a la Tierra que nosotros conocemos, pero con un sol más apagado, una luz más tenue y sin contrastes: de hecho sería una puesta de sol perpetua, Un sol que es una enana roja, llamada Gliese 581. El planeta tarda 13 días en darle la vuelta orbital...

Un video de la SuperTierra aquí.

 

¿Qué es más raro que un agujero negro? Quizás un agujero desnudo. Que a lo mejor es imposible...

"Los agujeros negros son realmente raros. Romper las leyes conocidas de la física hasta extremos de producir condiciones absolutamente inimaginables los califica para ser considerados genuinamente extraños.

Pero un grupo de investigadores de las Universidades de Duke y Cambridge han perfilado un nuevo giro en la teoría, según el que un agujero negro en rápida expansión podría liberarse de algunos de los escudos naturales que impiden a los científicos observarlo directamente, convirtiéndose en lo que llaman una singularidad "desnuda" ..."

What's Weirder Than a Black Hole? Maybe a Naked One. Un artículo de John Borland en Wired Magazine del 25 de septiembre, que obliga a una segunda parte: Genealogy of the (Maybe Impossible) Naked Singularity al día siguiente.

 

Todos nosotros somos africanos

El gran debate sobre el origen del hombre parece haberse inclinado a favor de la tesis de un único origen subsahariano para todos los humanos modernos. Andrea Manica de la Universidad de Cambridge, publica en Nature un estudio con datos de más de 4.600 cráneos masculinos y 1.500 femeninos de al menos 2000 años de antigüedad, que sostiene esa tesis. Los que se oponen a la teoría argumentan que cráneos de sólo 2000 años de antigüedad dicen poco de nuestros primeros antepasados.

En afrolNews, del 24 de julio.

Visita estas páginas...

STATETRIS

¿Tienes dificultades situando los nuevos países europeos? ¿Localizas Cognac, la Champagne o Côtes du Rhone en el mapa de Francia? ¿Cómo andamos en el conocimiento geográfico de los condados británicos? ¿Los estados de EE UU?

Statetris te permite jugar al tetris con una excusa bastante aceptable.

 

Si preparas un próximo viaje al espacio...

Te recomendamos esta tienda de Seattle: Greenwood Space Travel Suply Co. donde puedes encontrar lo último en tecnología, ropa para el espacio, importaciones de otros planetas... Como dicen en su publicidad, "si no lo encuentras aquí, es que no lo necesitas". Disponen de página web, pero, lamentablemente no venden por Internet.

Libros

Curso de autodefensa intelectual

de Norman Baillargeon

Se dice que vivimos en una "sociedad de la información", cuando en realidad estamos sometidos al asalto constante de mensajes -políticos, publicitarios y del más diverso tipo- que no pretenden informarnos, sino convencernos, burlando las débiles defensas de nuestro sentido crítico. "Creo firmemente que los ciudadanos de las sociedades democráticas deberían hacer un curso de autodefensa intelectual para protegerse de la manipulación y el control, y sentar las bases para conseguir una democracia mejor." dijo Noam Chomsky. Esto es precisamente lo que nos ofrece Normand Baillargeon, profesor de la Universidad de Québec, en un libro lleno de humor, pero también de sensatez, heredero a un tiempo de Voltaire y del pensamiento libertario, en que, con el auxilio de un amplio repertorio de anécdotas y de ejemplos prácticos, nos enseña a defendernos de los abusos del lenguaje, del empleo fraudulento de las cifras y los gráficos, de los errores de la percepción y la memoria, de las fantasías de la pseudo ciencia o del esoterismo, y de las manipulaciones de los medios de comunicación.

 

Historia de las mujeres

de Bonnie S. Anderson y Judith P. Zinsser

Esta obra sin precedentes reconstruye el papel que, desde la prehistoria hasta nuestros días, han desempeñado las mujeres, habitualmente ausentes del testimonio de las actividades de los hombres. Las autoras no olvidan ninguna de las parcelas de participación de la mujer: las tradiciones heredadas de la historia clásica; las mujeres campesinas, que mantienen y reproducen la existencia social; las mujeres de las Iglesias: las abadesas, la vida de clausura, la vida del éxtasis, pero también las herejías, las brujas...; las mujeres de los castillos y señoríos, guardianas de la tierra y del linaje; y la vida en las ciudades amuralladas. Tampoco dejan de lado a las mujeres de las cortes, gobernantes, mecenas y damas de honor; las mujeres de los salones y de las tertulias, amas de casa y profesionales; las mujeres de las ciudades, mujeres de la clase obrera, que participaron en los movimientos económicos y políticos de su tiempo. Finalmente, trazan una historia del movimiento feminista europeo: si el libro se abre con una selección dedicada a las tradiciones heredadas por las mujeres, se cierra, como contrapunto, con la historia del movimiento por la liberación de la mujer, que surge como rechazo de dichas tradiciones. Es ésta una obra original y revolucionaria que viene a llenar el vacío que han dejado en la historia aquellas mujeres que no la han escrito. Como dicen las autoras: "No puede haber igualdad cuando más de la mitad del género humano carece de historia. Las aproximaciones tradicionales a la historia deben ser reajustadas y ampliadas para incluir tanto a la mujer como al hombre. El resultado será una nueva versión que nos ofrecerá por primera vez una verdadera historia de la humanidad".

Links de interés

La cita del mes

Quizás no he ido a donde pretendía ir, pero creo que he acabado donde debía estar

Douglas Adams

Nota del editor

Tras la pausa vacacional, presentamos como pensador del mes a Freeman Dyson, matemático y físico inglés con una dilatada carrera como científico, pensador, futurólogo comprometido y, como señala en su último libro publicado este mismo mes de agosto, hereje y orgulloso de serlo. Acompañado de algún artículo que hemos creído interesante y los libros de cada mes, sirva este nuevo número de Komplex para desearos una feliz vuelta al trabajo.

Nuestro objetivo, una vez más, no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Freeman Dyson

"Necesitamos más herejes. En el mundo moderno la ciencia y la sociedad a menudo, interactúan de forma perversa. Vivimos en una sociedad tecnológica y la tecnología causa problemas políticos. Los políticos y la gente común esperan que la ciencia de respuesta a los problemas. A los expertos científicos les pagan y les animan a obtener respuestas. Al público no le sirve de mucho un científico que le diga: “Perdona, pero no tenemos ni idea” La gente prefiere escuchar a los científicos que dan respuestas seguras a las preguntas y hacen predicciones seguros y sin dudar sobre lo que ocurrirá en el futuro como resultado de las actividades humanas. Así los expertos que hablan públicamente sobre cuestiones políticamente comprometidas tienden a hablar con más claridad que con la que piensan. Hacen predicciones seguras sobre el futuro y acaban creyéndose sus propias predicciones. Sus predicciones se vuelven dogmas que no cuestionan. Y el público acaba creyendo que los dogmas científicos de moda son ciertos, pero puede ocurrir que, en ocasiones, sean falsos. Por esa razón necesitamos herejes que cuestionen los dogmas.

Como científico, no tengo mucha fe en las predicciones. La ciencia está organizada de forma impredecible. Los mejores científicos gustan de organizar los experimentos de la forma más impredecible posible y luego prueban a ver que pasa. Podría decirse que si algo es predecible no es ciencia. Cuando hago predicciones, no estoy hablando como científico. Hablo como un narrador de historias y mis predicciones son más ciencia-ficción que ciencia. Las predicciones de los escritores de ciencia-ficción son notoriamente inexactas. Su propósito es imaginar qué podría ocurrir más que describir lo que va a ocurrir. En este trabajo voy a contar historias que ponen en cuestión los dogmas de hoy. Los dogmas actuales pueden ser ciertos pero, aún así y todo necesitan ser puestos en duda. Estoy orgulloso de ser un hereje. El mundo precisa siempre de herejes que cuestionen las ortodoxias del momento. Desde que soy hereje me he acostumbrado a estar en minoría. Si pudiese convencer a todo el mundo de que pensase como yo, no sería un hereje.

 

Tenemos suerte de que actualmente podamos ser herejes sin riesgo de ser quemados en la hoguera.Pero desafortunadamente soy un hereje viejo.Y los herejes viejos no importan demasiado. Cuando oyes hablar a un viejo hereje, siempre puedes pensar “Lástima, a su edad, ha perdido el juicio” y pasar de largo. Lo que el mundo necesita son herejes jóvenes.Espero que uno o dos de los que lean esto puedan jugar ese papel... "

De HERETICAL THOUGHTS ABOUT SCIENCE AND SOCIETY, Edge 219, Agosto 2007, tomado de su último libro: A Many-colored Glass: Reflections on the Place of Life in the Universe, 2007

Freeman John Dyson nació el 15 de diciembre de 1923 en Inglaterra. Físico y matemático

Trabajó para el British Bomber Command durante la Segunda Guerra Mundial. Una vez finalizada, se trasladó a Estados Unidos, fue profesor de Física en la Cornell University y en 1953 pasó a trabajar en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton (USA), se nacionalizó estadounidense en 1957.

Entre 1957-1961, trabajó en el Proyecto Orion que pretendía el vuelo espacial usando la propulsión nuclear. Se construyó un prototipo, pero la Declaración para el Uso Pacífico del Espacio de la ONU prohibió cualquier tipo de explosión nuclear en la atmósfera y más allá, lo que provocó el abandono del proyecto. En 1958 dirigió el equipo que diseñó el TRIGA, un pequeño y especialmente seguro reactor nuclear utilizado en hospitales y universidades de todo el mundo para la producción de isótopos.

Algunas de las teorizaciones de Dyson han tenido gran impacto entre los futurólogos así, imaginó la posibilidad de que una sociedad avanzada rodease por completo una estrella para maximizar la captura de la energía que emite, mediante nubes de asteroides lo que se ha denominado Esfera de Dyson.

También propuso lo que luego se llamó árbol de Dyson, una planta diseñada genéticamente para crecer en un cometa. Los cometas podrían llenar el espacio vacío con una atmósfera respirable y así podrían adaptarse hábitats para la humanidad en otros sistemas solares.

O más recientemente:

"Mi libro, The Sun, the Genome, and the Internet (1999) describe mi visión de una tecnología verde que produce riqueza en las aldeas de todo el mundo y frena la migración rural a las grandes urbes. Cada uno de los tres componentes de esta visión son esenciales: el sol para procurar energía donde se precisa, el genoma para poder transformar la energía solar en combustibles químicos de forma eficiente y barata e Internet para terminar con el aislamiento intelectual y económico de las poblaciones rurales. Con todos los componentes funcionando cualquier aldea en África podría disfrutar de la parte que le corresponde de las bendiciones de la civilización..."

Desde 2003 Dyson es presidente del Space Studies Institute, la organización fundada por Gerard K. O'Neill. Está casado con Esther Dyson y es padre del historiador de la tecnología George Dyson.

Algunos de los heterodoxos puntos de vista de Freeman Dyson incluyen:

El valor predictivo de los actuales modelos computacionales del cambio climático, urgiendo la necesidad de un uso más extensivo de observaciones locales, en este sentido se considera a sí mismo un "hereje":

"La buena noticia es que por fin estamos poniendo dinero y esfuerzo en observaciones locales. éstas son laboriosas y lentas, pero son esenciales si queremos tener alguna vez una imagen certera del clima. La mala noticia es que los modelos climáticos en los que se está ocupando tanto esfuerzo no son fiables porque aún utilizan factores mezcla de todo, en vez de ciencia física para representar cosas tan importantes como la evaporación y la convención, las nubes y los chubascos. Además de la prevalencia general de ese tipo de factores mezcla, los últimos y mejores modelos tienen otros defectos que los hacen poco fiables. Con una sola excepción, no son capaces de predecir la existencia de El Niño. En la medida en que El Niño es un hecho de la mayor trascendencia en el clima tal como lo observamos, cualquier modelo incapaz de predecirlo es claramente deficiente. Esta mala noticia no significa que los modelos climáticos no sirvan para nada, como dijo Syukoro Manabe hace treinta años, son herramientas esenciales para comprender el clima, pero no son instrumentos que sirvan para predecirlo"

Reconociendo que el cambio climático tiene en parte causas antropogénicas, tales como el uso de combustibles fósiles, considera el termino "calentamiento global" una equivocación:

"Como resultado de la combustión de carbón y de petróleo, los automóviles y otras actividades humanas, el dióxido de carbono en la atmósfera está creciendo a una tasa de casi 0,5 % anual… Los efectos físicos del dióxido de carbono se notan en cambios en la pluviometría, la nubosidad, la fuerza del viento y la temperatura, que suelen agruparse bajo la etiqueta de “calentamiento global”. Esta expresión induce a error porque el calentamiento producido por el efecto invernadero del aumento de dióxido de carbono no se distribuye regularmente. En el aire húmedo el efecto del CO2 en el transporte de calor por radiación es menos importante y es superado ampliamente por el mayor efecto invernadero del vapor de agua. El efecto del dióxido de carbono es mucho más importante cuando el aire es seco, y normalmente es seco solo donde es frío. El calentamiento por tanto ocurre sobre todo allí donde el aire es frío y seco, generalmente en el ártico más que en los trópicos, sobre todo en invierno y no en verano, más por la noche que durante el día. El calentamiento es real, pero más en el sentido de templar las zonas frías que en recalentar las calientes. Representar este calentamiento local por una media global induce a error, porque es solo una fracción de grado, mientras que en latitudes más altas es mucho mayor..."

Entre sus libros destacamos:

 

Artículos de interés

Mapa de ligues en el Instituto, herramienta epidemiológica

El estudio de dieciocho meses de las relaciones entre estudiantes de instituto llevado a cabo por Peter Bearman, Director del Institute for Social and Economic Research and Policy de la Universidad de Columbia en sus trabajos sobre salud adolescente y que permite un mejor enfoque de los riesgos epidemiológicos de las enfermedades de transmisión sexual en ese medio.

El artículo completo en Discover de julio 2007.

 

¡Mecagüen @%&$!

"Para ser un majo chaval judío de Montreal Steven Pinker tiene una boca muy sucia. Su ultimo trabajo, The Stuff of Thought,Language as a Window into Human Nature que se publicará este septiembre es una mirada fascinante a como el lenguaje ofrece una ventana a las más profundas funciones del cerebro humano. En sus capítulos tiene cabida casi de todo, desde la forma en que hablamos sobre el espacio y el tiempo hasta el significado de los nombres que ponemos a los niños, pero el más divertido es sin duda el capítulo 7. "Las siete palabras que no puedes decir en televisión” que explora los temas del lenguaje del sexo y los tabúes. Hemos llamado al profesor de Harvard, aparentemente para hablar de su nuevo libro, pero en realidad con la esperanza de oírle decir palabrotas..."

De "Holy @&%*! Author Steven Pinker Thinks We're Hardwired to Curse". Un artículo de Josie Glausiusz en Wired Magazine

 

El mundo necesita más rebeldes como Einstein

"Como todo el mundo sabe Albert Einstein era un tipo listo. Pero tal y como descubrimos a medida que nos vamos haciendo mayores, el ser listo solo te permite llegar hasta cierto punto. Y hay que recordar que lo que hacia especial a Einstein, era su carácter impertinente, su inconformismo, y su desdén hacia lo dogmático.

A día de hoy, mientras EE.UU. se preocupa por la competencia con China, y enfatiza la importancia de las matemáticas y las ciencias, Eisntein nos recuerda que la ventaja competitiva de una sociedad, no radica en la enseñanza de la multiplicación o las tablas periódicas, sino en su capacidad de generar rebeldes..."

"The World Needs More Rebels Like Einstein" es un artículo de Walter Isaacson, publicado en de Wired Magazine.

Visita estas páginas...

Veinte cosas que deberías saber sobre la higiene

¿Sabías que los mandos a distancia de los televisores de los hospitales son el mayor transportador de bacterias, más incluso que el mando de la cisterna del wc? ¡Y que un medio excesivamente higienizado favorece el eczema y el asma?

Y casi dieciocho cosas más, en este artículo del último Discover magazine.

 

Mercados de órganos, oferta y precios

En el macabro turismo de órganos, los intermediarios conectan pacientes pudientes desesperados con pacientes sanos que tienen que vender sus órganos para salir adelante. El mercado internacional de órganos está en auge: un riñón puede comprarse a partir de $25.000 en Rusia, un corazón a partir de $290.000 en Sudáfrica. ¿Suena caro?

La información completa aquí .

Libros

Los neandertales cantaban rap

de Steven Mithen

La aparición y el desarrollo del lenguaje es un elemento clave en la historia de la vida sobre la Tierra. Es cierto que no existe un acuerdo generalizado sobre sus orígenes, pero, en todo caso, el lenguaje nos permite comunicar ideas de todo tipo, desde la más mundana hasta la más abstracta. Ahora bien, íntimamente asociado al lenguaje está la música, cuyas raíces y desarrollo apenas han sido estudiados. ¡Posee su aparición algún significado desde el punto de vista de la evolución de las especies?

 

El cerebro del rey: vida, sexo, conducta, envejecimiento y muerte

de Nolasc Acarin

En este libro apasionante se da respuesta a la pregunta más elemental: ¡por qué nos comportamos como lo hacemos? Somos el resultado de la evolución genética, de muy variadas formas de adaptación al medio a lo largo de millones de años, y de la aparición de un cerebro grande que permite acumular experiencia, elaborarla y programar la conducta. Nolasc Acarin, neurólogo del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona explica cómo los humanos hemos conseguido tener un cerebro tan versátil, cómo influye en nuestro comportamiento la herencia de múltiples formas de vida animal anterior a la nuestra y de qué forma reaccionamos frente al estímulo de la naturaleza o de otro humano.

Todo ello con un cerebro de kilo y medio que, como se explica, sirve para andar, pensar, amar, odiar, hacer la digestión, controlar el ritmo del corazóñ, ser feliz o estar triste.

La cita del mes

Las turbulencias son la fuerza de la vida. Debemos disfrutar de las turbulencias y servirnos de ellas para cambiar las cosas

Ramsey Clark

Nota del editor

Como pensador de este mes presentamos a Nassim Nicholas Taleb, una de las voces más críticas acerca de la común y compartida "ceguera ante el azar" y que con sus aportaciones al conocimiento de esos acontecimientos raros y extremos que ha bautizado como "cisnes negros" nos previene contra el sentido común y nuestra necesidad de tener una historia. Completan nuestro número las habituales secciones de artículos y libros que nos han parecido interesantes.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Nassim Nicholas Taleb

"En Wall Street, mis opiniones sobre la aleatoriedad hicieron que las relaciones con mis colegas no fueran siempre buenas y fueran muy dispares con dos de mis jefes. El primero, a quien llamaré Kenny, era el típico hombre de familia. Daba la imagen de hombre a quien se podía confiar el dinero- de hecho, progresó rápidamente en la institución a pesar de su falta de competencia. No le era posible seguir mi lógica. Era de apariencia calmada, medido en su discurso, muy presentable con su aspecto atlético, y con la rara virtud de saber escuchar. Su encanto personal le granjeó la confianza del presidente, pero yo no podía ocultar mi falta de respeto.

La sabiduría popular favorece las sentencias directas, pero el mundo de la aleatoriedad no funciona así. Recuerdo la afirmación de Einstein de que el sentido común no es más que una colección de nuestros conceptos erróneos de cuando teníamos 18 años. La historia de la ciencia muestra que casi todas las leyes y teorías importantes, han parecido locuras al inicio. Traté de explicarle a Kenny que aunque su mejor agente de bolsa le haya hecho ganar mucho dinero, yo tengo argumentos suficientes para convencerlo de que es un peligroso idiota.

El segundo, a quien llamaré Jean-Patrice, era un malhumorado francés de temperamento explosivo y agresivo, con fama de ser capaz de despedir a cualquiera, pero escuchaba y entendía cada palabra mía, animándome a proseguir mis estudios sobre aleatoriedad. Contribuyó grandemente a mi formación como operador de bolsa; es una de las escasas personas que se preocupan por el generador, olvidándose completamente de los resultados. Poseía la sabiduría de Solon, pero vivía una vida colorida. No era hombre de familia.

Frecuentemente me telefoneaba desde el elegante Club Regine’s, en Nueva York, por cuestiones de trabajo. Me asombraba su obsesión por los riesgos y su capacidad de valorar todas las variantes posibles, mostrando un inmenso respeto por la ciencia y los científicos. Mientras Kenny sabía cómo ascender en la escala de una institución, Jean-Patrice no tuvo tal feliz carrera, lo que me enseñó a ser cuidadoso con las grandes instituciones financieras..."

De "Engañados por el azar" Paraninfo 2006

Nassim Nicholas Taleb, ensayista, beletrista e investigador está interesado en una única materia: el azar, lo aleatorio y sobre todo, en acontecimientos raros, infrecuentes y extremos, como por ejemplo en lo que el llama "cisnes negros". Pero por ello y al mismo tiempo, se encuentra en la intersección entre la filosofía y la epistemología (escepticismo, conocimiento de la dinámica de la historia, reivindicaciones inferenciales), entre la filosofía y la ética (estoicismo ante acontecimientos aleatorios, teorías sobre la felicidad no hedónica), al borde de las ciencias matemáticas (teoría de probabilidades, física estadística), entre las ciencias sociales y las finanzas (opacidad e información económica incompleta), y la ciencia cognitiva (los sesgos mentales que permiten que seamos continuamente engañados por el azar). Su intuición proviene sobre todo de dos largas e intensas décadas de puro mercadeo financiero (actividades "no aburridas" con mucho de aleatorio).

Taleb tiene un MBA de la Wharton School de la Universidad de Pennsylvania, y un doctorado en matemática financiera de la Universidad de París. Es Profesor invitado de marketing en la London Business School, y Dean’s Professor en Ciencias de la Incertidumbre en la Isenberg School of Management de la Universidad de Massachusetts Amherst, así mismo es Profesor adjunto de matemáticas en el Courant Institute de la Universidad de Nueva York y miembro del claustro de profesores de la Wharton Business School Financial Institutions Center.

Empirica LLC, es una empresa fundada por Taleb, que posee intereses en diversos fondos de inversión no mutuales (hedge funds) y mantiene un laboratorio de investigación pero su objetivo principal es la provisión de estrategias de protección de cartera para estos fondos.

Como operador de bolsa, Taleb siempre ha adoptado una posición escéptica y anti matemática frente al riesgo y la incertidumbre, de poca confianza en los modelos estadísticos y de desprecio a las finanzas académicas. Ha tenido importantes cargos financieros en empresas como: UBS, CS-First Boston, Banque Indosuez, CIBC-Wood Gundy, Bankers Trust, BNP-Paribas, etc.

Taleb se considera mucho menos un empresario que un epistemólogo del azar que utilizó el mercado bursátil para conseguir independencia y libertad, como dice en su libro "Engañados por el azar" que se convirtió en un libro de culto en Wall Street cuando se publicó por primera vez en 2001. En la actualidad está traducido a 19 idiomas.

Taleb, es un gran políglota con dominio literario del inglés, el francés y el árabe clásico, dominio conversacional del italiano y el español y capaz de leer textos clásicos en griego, latín, arameo, antiguo hebreo y hasta en cananeo.

Taleb se auto titula "empírico escéptico" y cree que los científicos, economistas, historiadores, políticos, empresarios y financieros sobrestiman el valor de las explicaciones racionales sobre datos pasados e infravaloran la prevalencia de inexplicable aleatoriedad en esos datos. Se considera heredero de un largo linaje de filósofos escépticos, Sixto Empírico, Al-Ghazali, Pierre Bayle, Montaigne, David Hume y Karl Popper que también creían que el pasado no puede utilizarse ingenuamente para predecir el futuro.

Taleb centra su interés actualmente en la filosofía del azar y el papel de la incertidumbre en la ciencia y la sociedad, con particular énfasis en la filosofía de la historia y el papel de acontecimientos aleatorios de alto impacto positivo o negativo (los cisnes negros) en el discurrir de la historia.

Taleb cree que la mayoría de la gente ignora los "cisnes negros" porque nos resulta más cómodo pensar y ver el mundo como algo estructurado, ordinario y comprensible. Taleb llama a esta ceguera la "falacia platónica" y argumenta que conduce a tres distorsiones: la falacia Narrativa (creamos historias post-hoc para que el evento parezca tener causa), la falacia Lúdica (creemos que lo aleatorio que encontramos en los juegos de azar se asemeja al azar desestructurado que encontramos en la vida) y la falacia del Regreso Estadístico (creer que la probabilidad de eventos futuros puede predecirse observando la frecuencia de eventos pasados).

Taleb colabora con Benoit Mandelbrot en una teoría general de la gestión de riesgos y con Daniel Goldstein en un proyecto para comprobar empíricamente las intuiciones de la gente sobre la incertidumbre de alto impacto y ecológica.

"...Somos buenos encontrando explicaciones al pasado y, mientras, vivimos en la ilusión de que entendemos las dinámicas de la historia.
Mi objeción se refiere a la enorme sobrestimación que se hace de nuestro conocimiento en lo que llamo disciplinas históricas, lo que incluye casi todas las ciencias sociales (economía, sociología, ciencias políticas) y las humanidades, todo aquello que depende del análisis no empírico de datos del pasado. Estoy convencido de que esas disciplinas no proveen de mucho conocimiento sobre el mundo, ni siquiera sobre el objeto de las propias disciplinas, casi todo lo que producen es una narrativa armoniosa que alimenta nuestro deseo, incluso nuestra necesidad, de tener una historia. Las implicaciones ponen en cuestión sobre todo la sabiduría convencional. No ganas mucho al leer los periódicos, los libros de historia, informes y análisis económicos; todo lo que puedes conseguir es una inapropiada seguridad en lo que ya sabías. La diferencia entre un conductor de taxi y un profesor de historia es solo cosmética, en la medida en que el segundo se expresa mejor..."

De The Edge World Annual Question 2005

Sus Libros:

Taleb on Risk: Dynamic Hedging, John Wiley & Sons Inc. 1997

Fooled by Randomness: The Hidden Role of Chance in Life and in the Markets, Penguin Books Ltd. 2007

Hay edición en castellano: ¿Existe la suerte? Engañados por el azar. El papel oculto de la suerte en la vida y en los negocios. Thomson Paraninfo. 2006

The Black Swan: The Impact of the Highly Improbable. Allen Lane. 2007

Otros trabajos recientes de Nassim Nicholas Taleb:

2007 Year-End Question on Edge

The Opiate of the Middle Class

Op-Ed on Terrorism in the New York Times

Op-Ed in the New York Times on the 9/11 Commission

Op-Ed on Risk Gurus as Charlatans (con Benoit Mandelbrot)

Sobre Fractales y más (en Italiano, Il-Sole 24 Ore, con Mandelbrot)

Letters to the Editor (sobre temas varios)

Artículos de interés

Las obreras sabias y la reina obediente...

"...La formación de pregrado, por lo general, suele suponer la adquisición de "conocimiento contrastado", es decir, hacerse con los descubrimientos pasados de investigadores y académicos. Pero la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte el estudiante de biología Andrew Pierce fue un poco más allá del puro libro de texto y descubrió algo hasta entonces desconocido...

... Usando un experimento cuidadosamente diseñado Pierce y sus colaboradores han sido capaces de documentar detalles del comportamiento social de las abejas que fundamentalmente confirman la hipótesis de que las actividades importantes de la colonia son iniciadas por la acumulación de actividades grupales de las obreras más viejas del enjambre, no por la decisión individual de la abeja reina. Son esas obreras y su comportamiento grupal las que lanzan la señal a la reina y al resto de la colonia de que es tiempo de enjambrar y abandonar la colmena..."

Leaderless Honeybee Can Organize, Undergraduate Research Shows. Un interesante artículo en Science Daily, 16 junio 2007

 

Más allá hay dragones...

En 1765, un oficial de marina británico de 22 años llamado James Rennell inició los trabajos de cartografía para realizar el mapa del subcontinente indio en su totalidad. Viajando con un pequeño destacamento de soldados, utilizó las más avanzadas tecnologías de aquella época: una brújula y una rueda para medir distancias llamada perambulador. Durante los seis años de su empresa, uno de sus soldados fue muerto por un tigre, cinco heridos por un leopardo y Rendell resultó herido en un ataque de indígenas airados. Sobrevivió y sus detallados mapas y atlas fueron publicados en 1780, determinando la imagen de la India para generaciones de británicos. A Rennell (uno de los fundadores de la oceanografía) las zonas en blanco de los mapas, esas en las que los cartógrafos del renacimiento escribían. "más allá hay dragones", le resultaban insoportables.

Hoy, los mapas de Google definen la visión del mundo de casi todo el mundo, incluso en Darfur...

Google Maps Is Changing the Way We See the World, un artículo de Evan Ratliff en Wired Magazine de junio

¿Es amor o efecto del éxtasis?

"...Pasadas investigaciones han atribuido al menos parte del "efecto amoroso" del éxtasis a un incremento de los niveles cerebrales de serotonina. El neurofarmacólogo Iain McGregor, de la Universidad de Sydney, tiene otra explicación. Afirma que los usuarios de MMDA sufren la influencia de un incremento masivo de oxitocina, la "hormona del amor" que normalmente se libera durante la lactancia y el orgasmo, lo que cimentaría los lazos de pareja...

... Entonces, ¿cuánto duraría una relación de pareja provocada por el éxtasis? Hay un viejo dicho en California que recomienda "No te cases hasta por lo menos seis meses después de haber tomado éxtasis" Esa podría ser la duración del efecto, pero McGregor diseña en la actualidad un experimento para comprobar si las ratas prefieren estar con aquellas ratas con las que tomaron la droga.... "

This Is Your Brain on Ecstasy de Boonsri Dickinson en Discover 18 junio 2007

Visita estas páginas...

Al acabar la primera temporada de Héroes...

La página dedicada a Héroes en Heroeswiki tiene ya 1372 artículos muchos dedicados a los héroes principales pero también a algunos secundarios, menores, e incluso a Mr. Muggles...

Libros

La odisea de la humanidad

de Robin Dunbar

Pocas historias atraen más a los humanos que la de sus orígenes, la de cual fue el camino que nos llevó a ser lo que somos, incluyendo, claro, con quiénes estamos emparentados, y cómo y cuándo nos separamos de tales ancestros. Este libro, un fascinante viaje a través de las brumas del tiempo, explora quiénes somos. ¿Qué es lo que nos apartó tan decisivamente de todas las otras especies con las que compartimos el planeta? ¿En qué momento de nuestra historia evolutiva aparecieron las diferencias que nos separaron de las demás criaturas? ¿La denominada "mente" (o mundo mental) es algo específico de los humanos o se trata de un rasgo más general de la psicología animal? ¿Por qué surgió el lenguaje? ¿Qué es eso que llamamos cultura, y que muchos consideran el sello de la humanidad? ¿Somos la única especie que puede jactarse de ella? Y quizás la pregunta más sugestiva de todas: ¿por qué estas diferencias bendijeron a nuestro linaje y no a otro?

Existen, por supuesto, muchas obras dedicadas a estas cuestiones, pero pocas las engloban en un conjunto armonioso, que permite a sus lectores verse al final de una forma diferente, más integrada y comprensible. Y pocas, si es que alguna, despliega la claridad, estilo literario, variedad de recursos y sensibilidad histórica, cultural y filosófica que esta Leyenda de la humanidad de Robin Dunbar, en la que la ciencia se muestra como lo que realmente es: un pivote fundamental, pero no único en la reconstrucción de la historia de la evolución que condujo a la aparición de la especie humana.

 

The Emotion Machine: Commonsense Thinking, Artificial Intelligence, and the Future of the Human Mind

de Marvin Minsky

Veinte años después de The Society of Mind, donde introdujo el concepto de que "la mente es lo que hace el cerebro" Minsky profundiza en la cuestión de la inteligencia natural. No se conforma con explicaciones simples, cree firmemente que "necesitamos encontrar maneras más complicadas de explicar nuestros procesos mentales más familiares" descomponer nuestros procesos de pensamiento en los pasos más precisos posibles. De hecho para comprender realmente la mente humana Minsky sugiere que probablemente necesitemos fabricar una máquina que pueda replicar esas funciones y poder estudiarlas a fondo. Además rechaza la idea de la conciencia como un "self" unitario y se inclina a favor de una "nube descentralizada" de más de veinte procesos mentales diferenciados. En esa visión estados emocionales como el amor o la vergüenza no serían lo contrario de la cogitación racional, ambas serían formas de pensar. No es un libro para leer despreocupadamente Minsky construye su argumentación en constante referencia a capítulos anteriores y posteriores, imaginando las objeciones de toda una variedad de posicionamientos filosóficos para refutarlas. Una amplia serie de diagramas ayudan a clarificar sus ideas, pero los lectores tendrán que esforzarse para llegar a los momentos ¡ajá!, ...y habrá valido la pena...

Links de interés

La cita del mes

Las nuevas opiniones suelen aparecer al principio como bromas o chistes, luego como blasfemias y traiciones, más tarde como cuestiones abiertas a la discusión y finalmente como verdades establecidas.

George Bernard Shaw

Nota del editor

En este número algo apresurado, presentamos como pensador del mes a Neil Turok, físico, matemático y cosmólogo sudafricano que con su teoría del "universo cíclico" (ya en la fase de "cuestiones abiertas a la discusión") acapara la atención de los medios científicos este último mes. Presentamos también un artículo de Paul Bloom y Deena Skolnick Weisberg, sobre las reticencias a determinadas ideas científicas que nos ha parecido de gran interés. Dos libros sobre física, emergencia y cosmología redondean nuestra propuesta del mes.

Una vez más, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Neil Turok

"¿Y si la edad de nuestro universo fuese superior a la que se pensaba? ¿Y si se encontrase en un ciclo sin fin y conociese cada mil millones de millones de años un nuevo "big bang"? Entonces, según un estudio aparecido el día 5 de mayo en la revista Science, se resolvería el problema de la constante cosmológica...

¿Y si nuestro universo hubiese conocido Big Bang y Big Crunch? ¿Un universo en un bucle infinito? Si se cree lo que dicen Paul Steinhardt y Neil Turok, de las universidades de Princeton en New Jersey y de Cambridge en Inglaterra respectivamente, el universo que conocemos hoy en día está dentro de un bucle de mil millones de años, formando parte de un ciclo en el curso del cual se suceden Big Bang y Big Crunch. "Desde los años sesenta, se piensa que el "big bang" es el punto de partida porque las leyes físicas no cuadran", explica Turok. Pero, según él, las ecuaciones de la teoría de cuerdas permiten aceptar la existencia del tiempo antes del Big Bang...

Si este modelo cíclico desarrollado por Paul Steinhardt y Neil Turok es tan interesante es, sobre todo, porque aporta una solución original al problema de la constante cosmológica.

Considerando que el universo era estático, Albert Einstein había introducido en sus ecuaciones la constante cosmológica para contrapesar la expansión del universo. Así, dos fuerzas opuestas habrían actuado sobre la expansión original procedente del "big bang": de una parte, la gravitación, tendente a frenar; de otra parte, la constante cosmológica actuando como una fuerza repulsiva.

En 1996, la comunidad científica descubría que la expansión del universo se aceleraba. La constante cosmológica, describiendo una fuerza de repulsión, había aparecido como la mejor explicación de esta aceleración. Sin embargo, su valor medido en cosmología era 10120 veces inferior a la prevista por la física de partículas.

¿A qué se debía tal diferencia? En los años ochenta, los investigadores habían emitido la hipótesis de que la constante cosmológica había podido decrecer a lo largo del tiempo, a partir del valor previsto por la física de partículas y alcanzando la que se conoce actualmente. Pero trabajos complementarios habían demostrado que, en ese caso, la constante habría debido disminuir durante un tiempo claramente superior a 14 mil millones de años. Simplemente inconcebible, habida cuenta de la edad de nuestro universo estaría estimada en cerca de 14 mil millones de años.

Paul Steinhardt y Neil Turok lanzan la hipótesis de que el universo está atrapado en un bucle infinito y que, con cada nuevo Big Bang, los contadores de materia y de radiación se ponen a cero mientras que el valor de la constante cosmológica se mantiene. Esta diminuye a lo largo de ciclos experimentando variaciones cuánticas sucesivas. Los cálculos de los físicos demuestran que cuanto mayor es el valor de la constante, más rápidas son las transiciones, mientras que cuanto menor es, más lentamente varía. Así nos hallaríamos en un período en que la constante cosmológica es muy débil y emplea un tiempo extremadamente largo en modificarse.

Sin duda las opiniones sobre este modelo cíclico están divididas. Pero los autores del artículo publicado el día 5 de mayo en la revista Science piensan que su hipótesis es verificable. Por una parte, su hipótesis predice que el "big bang" ha emitido ondas gravitacionales en el espacio. Por otra parte, la disminución de la energía del vacío requiere un nuevo tipo de partículas fundamentales llamadas "axiones", las cuales deben ser detectables.

De entrada, una explicación como ésta de la paradoja de la constante cosmológica puede parecer un poco radical. Pero, como subraya Sean Caroll de la Universidad de Chicago, la mayoría de las soluciones menos extremas ya han sido consideradas... y rechazadas"

Notre Univers a-t-il connu plusieurs big-bangs? Artículo de Christophe Olry en Futura Sciences.

Neil Geoffrey Turok es catedrático de Física Matemática (1967) en la Universidad de Cambridge. Nació en 1958 en Johannesburgo África del Sur, hijo de Mary y Ben Turok, activistas del movimiento anti apartheid y del African National Congress.

Tras graduarse en el Churchill College, en Cambridge, Neil se doctoró por el Imperial College, de Londres, bajo la supervisión del Profesor David Olive, uno de los creadores de la teoría de las supercuerdas. Tras una estancia postdoctoral en Santa Bárbara fue investigador asociado del Fermilab, de Chicago. En 1992 recibió la medalla James Clerk Maxwell, galardón del Institute of Physics por sus contribuciones a la física teórica. En 1994 fue nombrado profesor de Física de la Universidad de Princeton, desde donde se trasladó a su puesto actual en 1997.

Turok ha trabajado en numerosas áreas de la física matemática y la física del universo temprano y los orígenes del mismo, centrándose en las pruebas que aporta la observación a la física fundamental en cosmología. En los primeros noventa su grupo planteó que la polarización y las anisotropías de temperatura de la radiación cósmica de fondo, deberían estar correlacionadas, predicción que ha sido confirmada al detalle por recientes medidas de precisión del satélite WMAP. Desarrollaron también una prueba clave para la presencia de la constante cosmológica, también confirmada recientemente. Turok y sus colaboradores desarrollaron la teoría de la "inflación abierta". Con Stephen Hawking, desarrolló más tarde lo que se llamó soluciones instanton de Hawking-Turok que de acuerdo a las propuestas "no limitadas", de Hawking y James Hartle, podían describir el nacimiento de un "universo inflacionario".

Más recientemente con Paul Steinhardt de Princeton, Turok ha venido desarrollando un modelo cíclico del universo en el que el big-bang se explica como una colisión entre dos "mundos brana" en el contexto de la Teoría M. Las predicciones de este modelo coinciden con los datos disponibles actualmente sobre el universo, pero existen diferencias muy interesantes con las predicciones de la teoría de la inflación cósmica que deberían ser comprobadas en futuros experimentos.

En 2003, el Profesor Turok fundó el African Institute for Mathematical Sciences en Muizenberg, África del Sur, un centro educativo de postgrado que apoya el desarrollo de las matemáticas y la ciencia a través de toda África.

"En los últimos años, la búsqueda de las leyes fundamentales de la naturaleza nos han obligado a pensar en el big-bang mucho más en profundidad. De acuerdo a nuestras mejores teorías (la teoría de cuerdas y la teoría M) todos los detalles de de las leyes de la física están determinados por la estructura del universo; específicamente por la forma en que se colocan diminutas, rizadas dimensiones extra del espacio. Es una imagen preciosa: la física de partículas en sí misma es ahora simplemente otro aspecto de la cosmología. Pero..., si queremos entender por qué esas dimensiones extra están dispuestas de esa manera y no de otra, tenemos que entender el big-bang, porque de ahí es de donde procede todo..."

De The Cyclic Universe, entrevista con Neil Turok, publicada en Edge 211 del 17 de mayo.

Algunos de sus artículos recientes:

En colaboración una vez más con Paul Steinhardt, acaba de publicar (29 de mayo) el libro "Endless Universe: Beyond the Big Bang" en el que desarrollan la teoría del universo cíclico que ha provocado un interés excepcional en el mundo de la cosmología.

Una ilustración animada de su teoría puede encontrarse aquí. (precisa shockwawe ).

Artículos de interés

Las resistencias a la ciencia

"La principal fuente de resistencia a las ideas científicas se encuentra en lo que los niños saben antes de su primer contacto con la ciencia. Durante las últimas décadas de la psicología del desarrollo se puso en evidencia el hecho de que los seres humanos no son "hojas en blanco", no son "tabulas rasas", todo lo contrario, ya que incluso los niños de un año poseen una comprensión rica tanto del mundo físico ("física naïve") como del mundo social ("psicología naïve"). Los bebés saben que los objetos son sólidos, que perduran en el tiempo incluso mientras se encuentran fuera de la vista, saben que se caen al suelo si no tienen un soporte, y que no se mueven a menos que alguien actúe sobre ellos. También comprenden que la gente se mueve de forma autónoma en relación a los acontecimientos sociales y físicos, que actúa y reacciona de acuerdo con sus objetivos, y que responde con emociones adecuadas a cada situación.

Estas intuiciones otorgan a los niños una ventaja a la hora de comprender y aprender sobre los objetos y la gente. Sin embargo estas mismas intuiciones chocan a veces con los descubrimientos científicos sobre la naturaleza del mundo, haciendo que ciertos hechos científicos resulten difíciles de comprender. Como dijo Susan Carey una vez, el problema de enseñar ciencia a los niños se encuentra "no en aquello de lo que el alumno carece, sino en aquello que el alumno posee, es decir los marcos conceptuales alternativos que utiliza para comprender los fenómenos tratados por las teorías que nosotros estamos intentando enseñar...

...nuestra psicología intuitiva también contribuye a la resistencia a la ciencia. Una predisposición significativa es que los niños normalmente ven el mundo en términos de creación y propósito. Por ejemplo, los niños de cuatro años insisten en que todo tiene un propósito, incluso los leones ("estar en el parque zoológico") y las nubes ("llover"), lo que Deborah Kelemen ha llamado "teleología promiscua." Además, cuando se les pregunta acerca del origen de los animales y la gente, los niños tienden espontáneamente a proporcionar y preferir explicaciones creacionistas.

De la misma forma que las intuiciones de los niños sobre el mundo físico hace que les sea difícil aceptar que la tierra es redonda, sus intuiciones psicológicas sobre el agente ("agency") y la creación hacen difícil que acepten los procesos de la evolución...

...Uno de los aspectos más interesantes de nuestra psicología del sentido común es, sin duda, el dualismo; la creencia que la mente es básicamente diferente al cerebro, una creencia ésta última que los niños adquieren de manera natural. Los niños preescolares tienen claro que el cerebro es responsable de algunos aspectos de la vida mental, sobre todo aquellos que implican trabajo mental deliberativo, como por ejemplo solucionar problemas matemáticos. Sin embargo, los preescolares también creen y manifiestan que el cerebro no está implicado en muchas otras actividades, tales como fingir ser un canguro, amar a su propio hermano, o cepillarse los dientes. Asimismo, si se les dice que se ha trasplantado el cerebro de un chico a un cerdo, creen que se obtiene un cerdo muy inteligente, pero uno con creencias y deseos propios de cerdo. Por lo tanto, para los niños pequeños, gran parte de la vida mental no está relacionada con el cerebro..."

Why do some people resist science? Es un artículo muy recomendable de Paul Bloom psicólogo de la Universidad de Yale, autor de Descartes Baby, (Arrow Books, 2005) y Deena Skolnick Weisberg doctorando de la misma Universidad, publicado el último número de Edge, y que es una versión modificada del que publicaron en Science del 18 de mayo con el título "Childhood origins of adult resistance to science",

 

Anakin Skywalker: ¿Trastorno borderline, bipolar o narcisista?

"Anakin Skywalker, alias Darth Vader, sufre un trastorno mental controvertido y podría beneficiarse de unas sesiones de sofá en la consulta de un terapeuta, ha afirmado un grupo de investigadores esta semana. "Sufre y padece un trastorno mental" afirma el Dr. Eric Bui, psiquiatra de Toulouse en Francia, en un artículo que ha escrito en colaboración, en el que afirma que uno de los más heroicos y malvados caracteres de la Guerra de las Galaxias padece un trastorno borderline de la personalidad..."

Un artículo de Randy Dotinga en Wired del 24 de mayo.

 

Obtener agua de un poco de aire

Aqua Sciences, consigue obtener agua del aire con tal de que contenga un 14% de humedad, con lo que revoluciona la tecnología y consigue 600 galones (2271 l.) de agua diarios por máquina.


En Dune, las Bene Gesserit han hecho ya algunos encargos...

Visita estas páginas...

Como auténticas personas

Ahora que los gatos empiezan a ir en autobús al "fish and chips" del centro comercial, quizás habría que empezar a pensar en reeducar a algunos ludópatas de alto standing y cánidos poco respetuosos con el descanso de sus vecinos.

Libros

Un universo diferente. La reinvención de la física en la Edad de la Emergencia

de Robert B. Laughlin

Los notables avances científicos del siglo XX llevaron a muchos a sostener la tesis según la cual la ciencia ha terminado. El "fin de la ciencia" -para utilizar una expresión que se ha popularizado- sería consecuencia, justamente, de su éxito: nada verdaderamente importante quedaría por descubrir después de la mecánica cuántica, la relatividad, el big bang o la biología evolutiva. En 'Un universo diferente', el Premio Nóbel de Física Robert B. Laughlin sostiene que no sólo no hemos llegado al fin de la ciencia, sino que ni siquiera estamos cerca. La única frontera que hemos alcanzado, dice el autor, es la de cierto tipo de pensamiento reduccionista. Si en lugar de buscar teorías últimas o definitivas observamos el mundo de las propiedades emergentes -es decir, las propiedades que surgen de la organización de grandes cantidades de átomos-, los misterios más indescifrables se vuelven comprensibles. Laughlin da incluso un paso más: en realidad, las leyes fundamentales de la física -las del movimiento de Newton o las de la mecánica cuántica, por ejemplo- son emergentes, en tanto son propiedades de grandes cantidades de materia, y cuando se examina de cerca su exactitud ésta desaparece.

'Un universo diferente' nos propone un viaje a un mundo en el que el vacío del espacio no está vacío, sino constituido por una clase particular de materia sólida, el sonido tiene partículas cuantizadas como las de la luz, las fases de la materia no son tres sino muchas más, los metales tienen las propiedades de los líquidos y el helio superfluido se asemeja a los sólidos. Se trata de un mundo repleto de fenómenos naturales que no se han descubierto todavía. Y lo más sorprendente es que no es otro que el mundo en que vivimos. 'Un universo diferente' es un libro fascinante en el que los lectores descubrirán un mundo nuevo, misterioso y bello a la vez, escrito con extraordinaria claridad y con magnífico sentido del humor.

Roald Hoffmann, Premio Nóbel de Química, lo califica de "Divertido, mordaz y provocador a la vez, este maravilloso libro nos proporciona una teoría plausible y humana, que se ubica en las antípodas de la arrogancia del reduccionismo."

George Whitesides, de la Universidad de Harvard opina:"Este libro es absolutamente encantador. Escrito con un estilo apasionante, alegre e irreverente, cuenta un conjunto de divertidas anécdotas. También explica cómo el extraño mundo de los comportamientos cuánticos se combina con la experiencia cotidiana familiar, y lo hace mejor que cualquier otro libro que haya leído sobre el tema."

 

Biografía del Universo

de John Gribbin

Este libro consigue la extraordinaria hazaña de hacer la cosmología accesible a todos. John Gribbin sobrevuela las últimas fronteras de descubrimiento científico para decirnos qué es lo que realmente sabemos de la historia del universo y cuáles son las cosas que sólo creemos saber. A lo largo del camino, describe como comenzó el universo y cómo era entonces, cómo se desarrolló a través del tiempo y qué fue lo que surgió para sostener el conjunto.

El autor describe de dónde surgieron sus elementos, cómo se formaron las estrellas y las galaxias; y, dentro de nuestro sistema solar, la historia de cómo surgió la vida. Una vez que ha explicado nuestro conocimiento del universo hasta hoy día, Gribbin mira hacia el futuro y muestra cómo podría continuar el viaje. ¿Terminará la historia del universo con el Big Crunch ("gran colapso") o el Big Rip ("gran desgarramiento") o acaso el planeta Tierra será colisionado por algún impacto del espacio antes de que nosotros podamos averiguarlo?

La cita del mes

Estamos acostumbrados a pensar que si conocemos el uno conocemos el dos, porque uno y uno son dos. Cada vez resulta más evidente que deberíamos estudiar muchísimo más lo que significa "y"."

Sir Arthur Eddington (1882 - 1944)

Nota del editor

Como pensador del mes presentamos a Keith Devlin, matemático inglés y director de uno de los centros de investigación más importantes sobre lenguaje e información del mundo en la Universidad de Stanford, divulgador incansable de las matemáticas, su trabajo investigador alcanza desde la epistemología de las matemáticas a la gestión del conocimiento. Lo acompañamos con unos cuantos artículos que nos han parecido de interés, un par de páginas divertidas y dos muy recientes libros que nos han gustado especialmente.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Keith Devlin

"Las criaturas vivas y conscientes, capaces de reflexionar sobre su propia existencia son un accidente único, extraño e irrepetible que existirá solo en un breve instante de la historia del universo. Quizás exista vida en otras partes del universo pero no es probable que tenga conciencia auto reflexiva. No hay Dios; ni Diseño Inteligente; ni ningún propósito elevado para nuestras vidas.

Personalmente nunca he encontrado esta afirmación especialmente turbadora, pero mi experiencia es que mucha gente hace considerables esfuerzos para convencerse de lo contrario.

Creo que mucha gente encuentra peligrosa esta sugestión porque cree que conduce a una vida desprovista de valores morales. La ven como llena de desesperanza, una idea que hace que nuestras vidas parezcan sin sentido. Creo que lo cierto es todo lo contrario. Como producto de ese único y raro accidente, encontrarnos capaces de reflejarnos en, y disfrutar de, nuestra existencia consciente, junto a lo muy distintivo y único de nuestra situación, seguramente nos hace apreciar mucho más lo que tenemos..."

De "We are entirely alone", World Question Center 2006.

El Dr. Keith Devlin, matemático, es Director Ejecutivo del Centro para el Estudio del Lenguaje y la Información de la Universidad de Stanford y Profesor Consultor de Matemáticas en la misma Universidad. Es cofundador y miembro del Comité Ejecutivo del "Stanford's Media X network" una red de investigación ínter facultades dedicada al diseño y uso de nuevas tecnologías.

Es autor de veinticinco libros, uno interactivo en CD-rom y de más de setenta y cinco artículos de investigación. Es socio de la American Association for the Advancement of Science, y miembro del Foro Económico Mundial. Devlin es licenciado en matemáticas por el King's College London (1968) y se doctoró en la misma disciplina en la Universidad de Bristol (1971).

Su campo de investigación actual se centra en la tarea de aplicar técnicas matemáticas a los campos del lenguaje y la información así como en el diseño de sistemas de apoyo al razonamiento y la información. Colabora habitualmente con programas de divulgación de la radio pública americana, donde es conocido como "the math guy" , su tarea divulgadora se extiende a sus colaboraciones en el periódico electrónico MAA online, la revista Discover y el diario The Guardian, donde muestra su compromiso con la tarea de promover el conocimiento público de las matemáticas y su papel en la sociedad moderna, temas sobre los que diserta en innumerables conferencias en todo el mundo.

Entre sus libros recientes:

Y entre sus artículos más recientes y disponibles para descargar (la mayoría pendientes de publicación):

También están disponibles para descargar sus colaboraciones semanales en MAA online.

Artículos de interés

Aprender como un humano

"A los cinco años un niño puede comprender el lenguaje hablado, distinguir un perro de un gato y jugar al escondite. Esas serían tres de las muchas cosas que los humanos encuentran fáciles y que los ordenadores y robots no son capaces de hacer...

...Quizás lo hemos intentado de forma equivocada. Durante 50 años los investigadores informáticos han intentado conseguir ordenadores inteligentes mientras ignoraban por completo lo único inteligente: el cerebro humano. Incluso los que trabajan con técnicas de programación del tipo "redes neurales" parten de una visión muy simplista de la forma de operar del cerebro...

...Nos hemos centrado en el neocortex cerebral y hemos hecho progresos significativos en la comprensión de su funcionamiento. Llamamos a nuestra teoría HTM (de Hierarchical Temporal Memory) y basándonos en ella hemos creado una plataforma de software que permite desarrollar a cualquiera HTM para investigación o desarrollo. No se programa un HTM como se programa un ordenador, más bien primero lo configuras con herramientas de software y luego lo entrenas exponiéndolo a datos sensoriales..."

"Learn Like A Human Why Can't A Computer Be More Like A Brain?" de Jeff Hawkins es un interesante artículo sobre nuevos acercamientos a la inteligencia artificial, publicado en el número de abril de Spectrum.

 

¿Tiene sentido la medicina sin el concepto de evolución?

"Es curioso que Charles Darwin, quizás uno de los abandonos de la medicina más conocidos, y su teoría de la evolución aparezcan tan raramente en la educación de los médicos. Incluso uno de los más significativos ejemplos de evolución en los libros de texto, la resistencia antibiótica, rara vez es descrito como un fenómeno "evolutivo" en los artículos de las revistas médicas...

Randolph Nesse (Psiquiatra de la Universidad de Michigan) y sus colegas han estado intentando conseguir que la evolución sea reconocida y enseñada como ciencia básica en las carreras médicas (ver el Evolution and Medicine Network). Hace más de diez años que publicó con George Williams el libro, ya clásico, Why We Get Sick: The New Science of Darwinian Medicine. Desde entonces se han publicado otros muchos textos sobre evolución y medicina y el campo de investigación al respecto es muy productivo, sin embargo pocas facultades de medicina del mundo tienen un biólogo evolutivo en su claustro..."

Does Medicine without Evolution Make Sense? es un artículo de Catriona J. MacCallum, publicado en PLoS Biology, 5(4), 2007 y que repasa algunas de las conclusiones y aportaciones al ámbito de la medicina y la evolución realizadas recientemente en la reunión sobre Evolución y Medicina que tuvo lugar en York, en diciembre pasado.

 

Sentimientos entremezclados

"Durante seis semanas en el otoño de 2004 Udo Wächter disfrutó de un infalible sentido de la orientación. Cada mañana al salir de la ducha, Wächter, un administrador de sistemas de la Universidad de Osnabrück en Alemania se ponía un ancho cinturón beis con 13 almohadillas vibrátiles, semejantes a la que lleva un teléfono móvil. Por fuera del cinturón se encontraba la batería de alimentación y un sensor que detectaba el campo magnético de la tierra. Cualquier vibrador que apuntase hacia el norte se apagaba. "resultaba un poco raro, al principio" dice Wächter, "aunque cuando iba en bici estaba muy bien". Cada vez se iba volviendo más consciente de las peregrinaciones que se veía obligado a realizar para llegar a un destino. "Me di cuenta de la cantidad de caminos que zigzaguean" Aprendió a enfrentarse a las miradas que le dirigían en la biblioteca con su cinturón zumbando como una sierra a lo lejos. En pleno experimento dice Wächter "Me di cuenta de repente que mi percepción había cambiado. Tenía una especie de mapa interno de la ciudad en mi cabeza. Siempre era capaz de encontrar el camino de vuelta a casa. Me sentía incapaz de perderme, incluso en un sitio nuevo y desconocido".

Ver con la lengua, orientarse con la piel, volar literalmente con los fondos de los pantalones. De cómo los investigadores están usando la plasticidad de nuestro cerebro para hackear a nuestros cinco sentidos y construir unos cuantos nuevos, de todo esto trata el magnífico artículo "Mixed feelings" de Sunny Bains en Wired Magazine de marzo de 2007.

Visita estas páginas...

Ayuda a la toma de decisiones

Aunque el método piedra, papel, tijeras, para tomar decisiones delicadas está perdiendo un poco de de su lustre, siempre cabe la posibilidad de mejorarlo: piedra, papel, tijeras, pistola, dinamita, bombas atómicas, rayos, demonios...

 

 

 

Havidol para el DSCDAD, o cuando "más no es suficiente"

El poder de la biomedicina es asombroso, apenas se inventa una nueva enfermedad, aparece su nuevo remedio: Havidol es el único tratamiento conocido para el DSCDAD (de las siglas en inglés de Trastorno de Ansiedad Disfórica por Déficit de Atención Social y de Consumo) la "preocupación nº 1 de la vida contemporánea".

Havidol es una creación multimedia de la artista australiana Justine Cooper. Es suyo el slogan "cuando más no es suficiente", suyos los productos de merchandising, las advertencias de uso, incluso el formulario autoaplicado para saber si padeces DSCDAD y toda la presentación del producto.

Si tiene dudas acerca de como debe pronunciarse "Havidol" prueba a decir "Have it all" en inglés. El nombre del principio activo del medicamento es algo más complicado "avafynetyme" (algo como "have a fine time"). El medicamento está disponible en dos presentaciones, ambas de 20 mg.: comprimidos y supositorios.

Una formidable muestra de arte conceptual que investiga las intersecciones entre arte, cultura, ciencia y medicina, que a los nostálgicos nos recuerda, por alguna de sus características al Panfilón que conocimos gracias al trabajo divulgador del Txori Herri Medical Journal.

Havidol ha sido objeto de un reciente reportaje de la revista The Scientist.

Libros

Before the Dawn

de Nicholas Wade

Los científicos están usando los análisis de ADN para intentar comprender nuestra prehistoria, la evolución de los seres humanos, nuestra relación con los neandertales que poblaron Europa y el Oriente Próximo, y los Homo Erectus que recorrieron las estepas de Asia. Más importante aún los genetistas son capaces ahora de seguir los movimientos de una pequeña partida de nuestros ancestros, quizás no más de 150, que cruzaron el Mar Rojo desde el este de África hará unos 50000 años. Al cabo de unos pocos miles de años sus descendientes, los Homo Sapiens éramos los dueños de todo lo que estaba a nuestro alcance, habiéndose extinguido todas las demás especies humanoides. Según Nicholas Wade reportero científico del New York Times, estos análisis de ADN muestran, además, que la evolución no se restringe a nuestro más distante pasado, Islandia está habitada solo desde hace algo más de mil años pero sus habitantes han desarrollado ya rasgos genéticos característicos. Wade se interesa también en el desarrollo del lenguaje y la historia de la domesticación del perro, a los que dedica interesantes capítulos Y aunque "raza" es una palabra a menudo malsonante en ciencia, uno de los mejores capítulos del libro muestra cómo algunas diferencias raciales pueden ser marcadas genéticamente y que esto es importante, aunque solo sea para el tratamiento de algunas enfermedades. "Before the dawn" es un brillante estudio acerca de cómo los análisis genéticos están reescribiendo la historia de la humanidad.

 

Innovación y tradición, Historia de la tecnología moderna

de David Edgerton

En esta primera interpretación global de la historia de la tecnología, David Edgerton, catedrático del Imperial College de Londres, cuestiona la idea comúnmente asumida de que vivimos en una época de superación tecnológica constante y nos advierte que con frecuencia pasamos por alto las tecnologías que serán útiles para la sociedad del siglo XXI, algunas sorprendentemente antiguas como los preservativos, la máquina de coser, el cemento, la sierra mecánica o el frigorífico, y otras prácticamente olvidadas, desde el petróleo sintético español a los cazas de combate egipcios, o de las cámaras de gas americanas a las factorías cárnicas del Río de la Plata.

A partir de una rigurosa investigación que entrelaza historia política, económica y cultural, el profesor Edgerton denuncia el ilusorio futurismo de la llamada "era de la información", nos brinda una perspectiva distinta de nuestra relación con la técnica y en palabras del profesor Fernández Armesto, "nos obliga a repensar la historia entera de la tecnología moderna".

Links de interés

La cita del mes

La mejor forma de tener una buena idea es tener montones de ideas

Linus Pauling

Nota del editor

Nuestro Komplex de marzo se construye sobre tres jóvenes e interesantes exploradores: como pensador del mes presentamos a Ricard V. Solé, biólogo y físico, con un abanico de intereses investigadores tan amplio que incluye desde el origen de los virus a la aparición del lenguaje, y desde la astrobiología a la paleontología y a las más congruentes aproximaciones a la ecología; presentamos a Thomas Heatherwick, como nuevo modelo de artista, ingeniero, diseñador, escultor,... signo de nuevo renacimiento y por fin, a Jonathan Harris, otro indefinible talento que a través de sus proyectos intenta estudiar lo que somos a través de lo que dejamos en Internet. Pensamos que los tres hacen patente que innovar es desviarse.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

Nota del editor

Nuestro Komplex de marzo se construye sobre tres jóvenes e interesantes exploradores: como pensador del mes presentamos a Ricard V. Solé, biólogo y físico, con un abanico de intereses investigadores tan amplio que incluye desde el origen de los virus a la aparición del lenguaje, y desde la astrobiología a la paleontología y a las más congruentes aproximaciones a la ecología; presentamos a Thomas Heatherwick, como nuevo modelo de artista, ingeniero, diseñador, escultor,... signo de nuevo renacimiento y por fin, a Jonathan Harris, otro indefinible talento que a través de sus proyectos intenta estudiar lo que somos a través de lo que dejamos en Internet. Pensamos que los tres hacen patente que innovar es desviarse.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Ricard V. Sole

"En la siguiente entrevista nos interesamos en los avances en el conocimiento de los orígenes del lenguaje desde la perspectiva de los teóricos de la complejidad, e intentamos comprender cómo es posible investigar sobre procesos que no dejan más rastros que redes de una complejidad tan grande que sólo son enmarcadas por las restricciones de nuestro cerebro, o de las matemáticas. Y así, también tratamos de averiguar en qué y cómo trabajan los expertos en redes complejas como Ricard Solé.

Lenguaje, biología, redes y bricolaje se mezclan en esta entrevista. ¿La excusa? El artículo del 17 de Marzo de 2005 "Language: Syntax for free?" de Solé en Nature, sobre el trabajo de Ramón Ferrer, sobre el origen de la sintaxis y las razones propuestas de su actual evolución.

"Language: Syntax for free?" Nature 434, 289.

La arqueología compleja del lenguaje

Por un momento, realice el siguiente juego mental: mire algún objeto de su entorno y trate de olvidar el nombre de ese objeto. ¿Cómo se referiría a él? Luego, piense en lo que quedaría de este texto, si en él no hubiera palabras. En ambos casos, lo que se ha eliminado son las palabras, el lenguaje con que nos referimos a un objeto o a una idea. Ambos casos nos ilustran que la asignación de nombres y el uso de palabras para la comunicación son un elemento esencial y que, si no están presentes, no nos queda mucho más que sensaciones.

Entre otras características, una de las más obvias y relevantes del lenguaje (hablado, escrito o por señas: el lenguaje humano) es que gran parte de nuestro conocimiento es transmitido a través de él. Sin un lenguaje no tendríamos soporte para la transmisión de experiencias, para la reflexión sistemática y quizá nos costaría una evolución entera el comunicarnos entre humanos o con nosotros mismos.

Al parecer, los humanos ordenamos y desarrollamos nuestra capacidad de lenguaje por palabras o señas con reglas que son comunes a todas las lenguas, a todos los idiomas. No sólo eso, sino que además estas reglas pueden ser equivalentes a sistemas biológicos que en principio parecen de una gran lejanía, pero que están emparentados por un factor clave: su complejidad y su ordenación matemática.

Es más, la falta de un lenguaje nos llevaría directamente a su creación, y al parecer, los seres humanos hemos utilizado el mismo esquema, la misma ley de creación de lenguaje, según las investigaciones de científicos como Ricard V. Solé, jefe del Laboratorio de Sistemas Complejos del GRIB, quien hace un par de semanas comentaba en Nature uno de los últimos avances en la comprensión de cómo se han generado los lenguajes humanos. Sus investigaciones, que con Ramón Ferrer les llevaron a obtener el Premio Ciudad de Barcelona 2003, han permitido avanzar en lo que se podría llamar la "arqueología" del lenguaje, conociendo las bases del desarrollo a partir de sus características matemáticas.

"Estamos en un escenario primitivo", nos plantea Solé, "en el que un grupo de individuos tienen que poner nombre a los objetos de su mundo cercano. Una estrategia para hacerlo, a bajo coste, es usar pocas palabras para referirme a todo lo que hay. Pero claro: eso es demasiado ambiguo. Pero también puedo utilizar una palabra para cada objeto, aunque el mundo es muy rico y eso es muy caro. El lenguaje humano llega a un balance en el que somos relativamente específicos, y relativamente ambiguos también, tal como vemos que hay palabras que nos sirven para referirnos a cosas que son familias de objetos o a cosas específicas y que, dependiendo de la situación, pueden utilizarse de una manera u otra".

Esta cualidad del lenguaje, de ser específico y ambiguo a la vez, ha sido descrita desde hace décadas y es una constante descrita por la "Ley de Zipf", la que muestra, en resumen, que la relación entre la aparición de una palabra muy específica y su frecuencia en un texto es una constante.

Eso es lo que sabemos hasta hoy, pero ¿cómo se llegó a la complejidad de los actuales lenguajes? ¿Cómo la descripción de diferentes ambientes y realidades humanas evolucionó hacia idiomas que, sin importar donde nacieron, se parecen tanto entre sí en su estructura básica? La gramática y la sintaxis, aquellas reglas del juego en el acto de la comunicación, tienen una gran similitud desde el punto de vista de los teóricos de redes complejas, a quienes les interesa averiguar cómo fue posible esa evolución. Ello no resulta fácil entre otras cosas porque, como explica Solé en el citado artículo, los lenguajes no dejan fósiles, aunque quizá el análisis de sus características permita decir mucho más de lo que se ve a simple vista.

Solé comenta en el artículo que las últimas investigaciones sugieren que es posible que la creación del lenguaje haya requerido de una "pre-adaptación" de nuestro cerebro: una predisposición a crear vocabulario y a la formulación de ciertos tipos de reglas esenciales para lo que es hoy la sintaxis. Es más, "según Ferrer i Cancho, una simple matriz asociativa de palabras y objetos puede proveer la base de una sintaxis casi gratuitamente". Ello correspondería a conocer, al menos lingüísticamente, algo similar a un "Big Bang comunicativo" en el nacimiento de las redes lingüísticas, en el que el desarrollo de las habilidades comunicativas pudo ser vertiginoso.

"Lo que plantea en ese trabajo" continúa Solé, "no es una explicación, sino una especie de "Piedra de Roseta", que está ahí, y que hay que saber leerla. ¿Y cuál es? La forma más sencilla que tengo de relacionar palabras entre sí es decir: "Voy a suponer que dos palabras tienen una relación entre sí, si las dos se refieren al menos a un objeto o a una acción común. Entonces, si supongo que esas dos palabras (ahora voy a dejar los objetos y voy a quedarme sólo con las palabras), están conectadas si comparten, al menos, un objeto, puedo construir con estas palabras una red".

"La gramática y la sintaxis, en el fondo, dicen cómo se relacionan palabras entre si. Haciendo la hipótesis de que las palabras siguen la Ley de Zipf, si yo extraigo esta red de asociaciones palabra-palabra, asombrosamente la arquitectura de esta red es prácticamente la misma que vemos hoy en día en la sintaxis. Ello es sorprendente, porque la arquitectura de las relaciones sintácticas se pueden medir como una red (y así las estudiamos también), que se parece a Internet, pero que tiene propiedades muy especiales también, y esas propiedades especiales ya están ahí, es decir, también fueron encontradas en la relación entre palabras y palabras".

"Y la implicación de este trabajo es que una vez el lenguaje evolucionó, minimizando el coste, quizá la arquitectura básica de la sintaxis estaba preparada para una situación muy ventajosa: la explosión combinatoria". Hace una pausa y prosigue: "La explosión combinatoria nos hace diferentes: nosotros no sólo manejamos muchas palabras, sino también combinamos y hacemos infinitas combinaciones. Lo que sugiere esto es que el lenguaje complejo, de relacionar palabras, pudo surgir de forma rápida, ya que la arquitectura estaba allí. Y todo lo raro que tiene la sintaxis quizá no venga de otra cosa más que el que esa arquitectura impone restricciones inevitables, de naturaleza casi matemática".

Entonces ¿Es posible reproducir los procesos iniciales del lenguaje?

"Si estamos en lo cierto, que ya lo veremos, si la generación del lenguaje está canalizada por leyes de naturaleza matemática, es decir, totalmente fundamentales (y que no tienen que ver con la biología, tienen que ver con qué se puede optimizar y qué no) entonces la vía hacia el lenguaje desde el punto de vista de la arquitectura de cómo se relacionan las palabras y de qué forma nace la sintaxis, es única, sólo hay una posibilidad. Y eso es lo que se refleja en el artículo de Ferrer. Pero ¿Por qué hay leyes universales? No tiene por qué haber una ley universal si cada lenguaje evoluciona por su cuenta, y hay muchas otras maneras óptimas posibles... Pero entonces ¿por qué se cumple en todos la ley de Zipf? Porque seguramente es la única compatible con un lenguaje lo bastante óptimo: que no cueste pero que me comunique muchísimas cosas".

Pero lo más importante para Solé está, al final del comentario de Nature, y es que "la arquitectura que vemos hoy en día (en la sintaxis) es en realidad una especie de fósil del Big Bang que se produjo en su momento. Probar eso no es trivial, la teoría ayudará a canalizar esta idea y demostrar, quizá, que sólo hay una posibilidad de construir el lenguaje".

Entonces la estructura sobre la que se construye la sintaxis, la base de pre-adaptación del cerebro, tiene un numero de desventajas que la auto limitan, y un número de ventajas que la potencian, pero ¿siempre dentro de sí misma, no?

"La idea de pre-adaptación es la correcta, en el sentido de que buscando el óptimo de describir cuantos objetos hay, se llega a una estructura que es la pre-adaptación.
Sabemos que la red sintáctica es muy eficiente, y permite conectar las palabras con mucha facilidad. Una vez la red estuvo disponible, fue un motor para la rápida evolución del lenguaje".

Planteaba la analogía con la arqueología y, según los trabajos que comenta, la matemática nos permitiría aproximarnos a cómo podría haber sido ese "Big Bang" lingüístico. ¿En qué paso estaríamos hoy en el proceso de comprender cómo se crearon nuestros lenguajes y, por lo tanto, que tan cerca estaríamos de crear lenguajes nuevos?

"Sobre los lenguajes nuevos, hay experimentos en marcha en el mundo real hoy: grupos de comunidades de sordomudos en Nicaragua e Israel que, aunque no están aislados, pero debido en parte a que ellos se comunican poco con el resto, han desarrollado lenguajes nuevos. Son lenguajes de signos que tienen la misma estructura universal, pero que no tienen nada que ver con los lenguajes estándar que están en los libros. Se han inventado en el plazo de una generación y media. Esos experimentos están ahí, y ahí hay un material fantástico sobre el que trabajar, porque es como si la evolución ocurriera de nuevo".

Las redes y la complejidad

En el Laboratorio de Sistemas Complejos llama la atención que no hay poyatas, pero sí un gran sillón y pizarras de vidrio: un ambiente más cercano a la teoría que a la práctica, aunque también hay ordenadores con investigadores ensimismados frentes a sus pantallas. La conversación varía de tema y se centra en el conjunto, en el contexto, en lo que une a estos expertos entre si.

Trabajáis a veces con genes, a veces con palabras, a veces con otros temas. ¿Existen similitudes entre sistemas aparentemente tan distintos como la biología, el lenguaje o la medicina? ¿Cuáles son los puntos de unión entre áreas tan diferentes?

"Hay muchos, aunque si hay algo que une a los sistemas biológicos complejos, a cualquier escala, es la información. Y la computación, el recibir información del mundo y responder a eso.

Y eso nos hace diferentes de los sistemas físicos y de todo lo que no aporte información que tenga que ver con adaptarse a los cambios. Eso por un lado y, claro, si la información debe optimizarse, eso pasa a nivel del código genético y pasa a nivel del lenguaje. Y ahí están conectados. Pero no es sólo analogía: hay ejemplos que estamos explorando y que son muy interesantes como el siguiente: si miras el lenguaje normal, éste sigue la Ley de Zipf, y creemos que es porque hay que minimizar el coste de la comunicación. Pero en esquizofrénicos es posible analizar la distribución de palabras. Para pacientes con esta enfermedad, su distribución de palabras es universal, pero es diferente del lenguaje normal. Y la teoría lo predice: si yo minimizo el esfuerzo en generar palabras, pero no importa si tú me entiendes, entonces estás caracterizando una esquizofrenia, donde puedes hacer frases que tienen sentido pero que no van dirigidas a nadie. Es como decir "da igual si tú me entiendes". Y la teoría te predice exactamente qué vas a observar en este caso.

Ahora voy a poner un ejemplo en el otro extremo, en cáncer: si miras una célula normal, la distribución de su actividad medida, por ejemplo, en la frecuencia con la que cada gen transcribe su RNA, esta cumple la Ley de Zipf. Pero si es una célula tumoral, al menos en algunos tumores, se cumple la ley de los esquizofrénicos. Ello tiene sentido, porque las células tumorales no dirigen información a nadie, y la comunicación y cooperación con el tejido cercano ha desaparecido. Eso es algo que estamos explorando, pero que nos dice que al final es la comunicación, el traspaso de información, el elemento base".

En la entrada del despacho hay un anuncio donde se explicitan varios temas, nuevamente diferentes entre sí: dinámica de redes, búsqueda de patrones de información, evolución... ¿Cuál es el elemento de unión de estos elementos desde el estudio de sistemas complejos?
En otras palabras ¿A qué se dedica?

"La pregunta clave, el nexo de unión entre esos elementos, es encontrar los mecanismos que originan la complejidad. ¿Por qué hay complejidad y no somos una sopa de bacterias y se acabó, que es lo más fácil? Buscamos responder a las preguntas de por qué hay complejidad y como ésta se ha generado, es decir, cuánto ha habido de selección natural (que la hay, es evidente e importante, pero quizá no sea el motor); cuánto hay de "inevitable", de aquello que llamamos propiedades emergentes, es decir, cuánto hay de inevitable influencia de la arquitectura, que me da más y más pre-adaptaciones y que convierten a ciertos procesos en inevitables, y cuánto hay de "bricolaje". Y nosotros pensamos que el motor es el bricolaje".

¿Bricolaje?

"Bueno, cuando el ingeniero trabaja en un problema como el paso de las pantallas normales de ordenador, las de tubos catódicos, a una pantalla plana, puede prescindir totalmente de lo que ha estado utilizando hasta ese momento. Aunque eso es teoría, claro, gran parte la ingeniería es bricolaje en el sentido de la biología: esta tiene que reutilizar gran parte de lo que se tiene.

Y el bricolaje parece un mal método de diseño, pero cuanto más analizamos sus procesos más evidencias tenemos de que es todo lo contrario. Por ejemplo: estamos diseñando circuitos electrónicos con bricolaje, imitando a alguien que no sabe y que va probando y duplicando... y hemos visto que este proceso es mucho más eficiente que diseñar. Con una cosa muy bonita y sorprendente y es que, primero, la arquitectura que sale de los circuitos electrónicos diseñados por bricolaje no tienen nada que ver con la arquitectura de los sistemas electrónicos de ingeniería, pero en cambio tienen mucho que ver con la arquitectura de las redes de señalización celular. Y además son circuitos a los que quitas una pieza y normalmente siguen funcionando. Como en biología. Pero aquí tenemos un problema, y es que no tenemos ni idea de cómo funciona. ¿Por qué hacen eso? No lo sabemos. Este es un puzzle difícil y fascinante, y contiene, en mi opinión, algunos de los elementos clave para comprender los orígenes de la complejidad biológica".

Entrevista publicada en PRBBactual, nº 92, de junio de 2005

Ricard V. Sole se licenció en Físicas y en Biología en la Universidad de Barcelona, doctorándose en 1991, es Profesor de Investigación en la ICREA (Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats) y Director del Complex Systems Lab de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, Profesor Externo del Santa Fe Institute (New México, USA), Miembro senior del Centro de Astrobiología CAB asociado a la NASA y Miembro del Consejo de la European Complex Systems Society. Pertenece además a los consejos editoriales de Advances in Complex Systems, FRACTALS, Ecological Complexity y Marine Ecology.

Uno de sus principales intereses en investigación es la posible presencia de patrones universales de organización en los sistemas complejos, desde los replicadores prebióticos a los objetos artificiales evolucionados. Algunas cuestiones clave a este respecto serían saber cómo emergen estructuras robustas, cómo se incorpora información a esas estructuras y cuáles son las contribuciones de la selección, la suerte y la auto organización en el resultado final. Para explorar esas cuestiones su Laboratorio estudia un amplio abanico de sistemas tanto naturales como artificiales. Una relación no exhaustiva de sus múltiples y diversas áreas de investigación con algunos de sus trabajos más recientes podría ser ésta:

Redes celulares: Evolución del Proteoma

A Model of Large-Scale Proteome Evolution, Adv. Complex Syst. 5(1), 43-54 (2002)

Evolving protein interaction networks from gene duplication, J. Theor. Biol. 222, 199-210 (2003)

Complex networks in Genomics and Proteomics, In: Handbook of Graphs and Networks, S. Bornholdt & H. G. Schuster (eds.) John Wiley-VCH (2002)

Topology, tinkering and evolution of the human transcription factor network,Febs Journal,272 (2005)

Evolucionabilidad y modularidad en las redes complejas

Are network motifs the spandrels of cellular complexity? in Trends in Ecology and Evolution (2006)

The Role of Computation in Complex Regulatory Networks, by Pau Fernandez, Ricard V. Solé, en: "Scale-free Networks and Genome Biology", E. Koonin et al. (eds.), Landes Bioscience (2006)

Orden y caos en modelos de redes genéticas

Phase transitions in random networks: simple determination of critical points, B. Luque and R. V. Solé, Phys. Rev. E 55 (1997) 257-260

Lyapunov exponents in Random Boolean Networks, B. Luque and R. V. Solé, Physica A 284 (2000) 33-45

Redes ecológicas y dinámicas de extinción

Complexity and fragility in ecological networks, Proc. Roy. Soc. London B 268, 2039-2045 (2001)

THE BIOSPHERE AS A COMPLEX ADAPTIVE SYSTEM, edited by Ricard V Solé and Simon A. Levin, May 2002 issue of Philosophical Transactions

Ecological networks and their fragility, Nature 442, 259-264 (2006)

Redes de lenguaje

The Small World of Human Language, Proc. Roy. Soc. London B 268 (2001) 2261-2266

Least effort and the origins of scaling in human language, Procs. Natl. Acad. Sci. USA 100 (2003) 788-791

Patterns in syntactic dependency networks, Physical Review E 69, 051915 (2004)

Syntax for free? Ricard V. Sole, Nature 434, 289

Language Networks: Their Structure, Function and Evolution

Redes de comunicación: procesamiento paralelo en Internet e Inteligencia en Enjambre

Internet's Critical Path Horizon, European Physics Journal B 38(2), 245-252 (2004)

Efficiency and Robustness in Ant Networks of galleries, in: European Physics Journal B 42 (2004) 123-129

Evolución de los grafos tecnológicos: circuitos electrónicos y software

Topology of Technology Graphs: Small World Patterns in Electronic Circuits, Physical Review E 64 (2001) 46119

Scale-Free Networks from Optimal Design, S. Valverde, R. Ferrer and R. V. Solé, Europhysics Letters 60, 512-517 (2002)

Network Motifs in Computational Networks: A Case Study in Software Architecture, Physical Review E 72, 026107 (2005), S. Valverde and R. V. Solé

Topología y evolución de las redes informáticas y neurales

Neutral fitness landscapes in signalling networks, J. Royal Soc. Interface (2006)

Evolución e Innovación en los modelos de red genética de morfogénesis

Information Theory of Complex Networks, In: Complex Networks, E. Ben-Naim, H. Frauenfelder, and Z. Toroczkai (eds.), Lecture Notes in Phyics, pp 169-190. Springer, Berlin (2004)

Computación en redes complejas

Neutral fitness landscapes in signalling networks, J. Royal Soc. Interface (2006)

Redes de reacción en las atmósferas planetarias y el espacio interestelar

The large-scale organization of chemical reaction networks in astrophysics, by Ricard V. Solé and Andreea Munteanu, Europhysics Letters 68 (2004) 170-176

Células artificiales: programando la material viva

Ghosts in the origins of life? Josep Sardanyés and Ricard V. Solé International Journal of Bifurcations and Chaos 9(16), 2761-2765 (2006)

Red Queen strange attractors in host-parasite replicator gene-for-gene coevolution, Josep Sardanyés and Ricard V. Solé, Chaos, Solitons and Fractals 5(32), 1666-1678 (2007)

Umbrales de inestabilidad, cuasiespecies y heterogeneidad en cancer

Phase transitions in unstable cancer cell populations, R. V. Solé, European Phys. Journal B. 35 (2003) 117-124

AN ERROR CATASTROPHE IN CANCER?. R. V. Solé and T. S. Deisboeck, J. Theor. Biol., 228 (2004) 47-54

Orígenes y evolución de los virus

Field theory of quasispecies dynamics, Phys. Rev. E 64, 051909 (2001)

Multiple infection dynamics has pronounced effects on the virulence of RNA viruses Journal of Evolutionary Biology (2001)

Inestabilidad auto organizada en ecosistemas complejos: modelos casi neutrales

Scaling in a network model of a multispecies ecosystem, Sole et al., Physica A 286 (2000) 337-344

Selforganized Instability in Complex Ecosystems, Phil. Trans. Royal Soc. 357, 667-681 (2002)

Dinámicas de extinción en la biosfera

Extinctions and biodiversity in the fossil record, R. V. Sole and M. E. J. Newman

On the Fractal Nature of Ecological and Macroevolutionary Dynamics, FRACTALS 9 (2001) 1-16

Cambios catastróficos en los ecosistemas

Habitat fragmentation and biodiversity collapse in neutral communities, Ecological Complexity (2004) R. V. Solé, D. Alonso and J. Saldanya

Formación de patrones e inteligencia colectiva

"Spatial Patterns in Ant Colonies", Proc. Natl. Acad. Sci. USA 99 (2002) 9645-9649

Y entre sus libros publicados:

Ordre i Caos en Ecologia, Ricard V. Sole, Jordi Bascompte, David Jou, Carles Simo, Publicacions UB, 1995

Orden y Caos en Sistemas Complejos, Ricard V. Sole y Susanna C. Manrubia, Politex, UPC, 1996

Modelling Spatiotemporal Dynamics in Ecology, Jordi Bascompte y Ricard V. Sole (eds), Springer-Verlag, 1998

Signs of Life: How Complexity Pervades Biology, Ricard V. Sole con Brian Goodwin, Basic Books (Harper and Collins, New York, 2001)

Artículos de interés

El moderno Da Vinci

"Artista, arquitecto, un moderno da Vinci..., los críticos no acaban de ponerse de acuerdo en cómo definir a Thomas Heatherwick. Todo lo que saben es que les encantan sus diseños. Con tres edificios en construcción este año, Thomas Heatherwick es uno de los arquitectos jóvenes del Reino Unido cuya carrera es seguida más de cerca. Pero no solo es arquitecto, también es responsable de una escalera ondulante de 55 toneladas para una tienda de Nueva York, de un puente hidráulico sobre un canal que aboca al Támesis y que puede enrollarse sobre si mismo hasta hacerse una bola para dejar pasar los barcos y de la escultura mas grande de Inglaterra. El ecléctico conjunto de sus proyectos hace imposible poner una etiqueta a Heatherwick: La Tate lo pone en la lista de los artistas, pero el UK Design Council lo considera un ingeniero."

De Bright Stuff, un artículo de Tim McKeough, en el Wired Magazine de marzo.

Mark McGuinness, en su blog sobre creatividad analiza algunos rasgos heurísticos recurrentes en el proceso creativo de Heatherwick:

Trabaja en cualquier medio y no se pone límites a sí mismo con las usuales categorías de diseñador, escultor o arquitecto,Hace las cosas (mucho, mucho) más grandes (o más pequeñas), en la página web de su estudio clasifica su obra por tamaños y recorrer arriba o abajo esa escala es clave en su creatividad, una concha espiral hecha en papel A4 le sirvió para los gigantescos conductos de ventilación junto a San Pablo. Utiliza materiales no convencionales, así rodeó el modelo del templo zen que realizó en Japón con tejido flexible semejante al del monje que realizó el encargo para luego trasladar el efecto a la obra definitiva Hace "otra cosa", la transformación de la escalera de Longchamp en Nueva York en "un paisaje que te lleva hacia la luz" es un buen ejemplo Hace cosas por divertirse (y las guarda por si luego sirven) el origami de una concha espiral que hicieron para divertirse sirvió años después para los conductos de ventilación citados. Encuentra analogías que utilizar en la naturaleza y nuestra vida corriente y su creatividad crece en las dificultades, su puente enrollable nace de la imposibilidad de usar un puente elevable convencional...

Pueden encontrarse todos sus proyectos en la página de su estudio.

Visita estas páginas...

Universe, nuestra nueva mitología

Una de las principales atracciones de la interesante y ecléctica edición de este año del TED Conference en Monterrey, California, organizado por su "curator" Chris Anderson, fue el estreno del Nuevo trabajo de Jonathan Harris, un artista y narrador de historias de Nueva York que trabaja principalmente en Internet. Su trabajo intenta explorar y comprender a los humanos, de forma global a través de los artefactos que van dejando detrás en la red.

Universe se inspira en cuestiones tales como: ¿si pudiésemos dibujar nuevas constelaciones en el cielo de nuestras noches de hoy, cuáles serían? ¿cuáles son nuestras grandes historias? ¿cuáles nuestros grandes epopeyas? ¿quiénes son nuestros heroes y heroinas? ¿cuál nuestra moderna mitología? ¿y nuestros Dioses y Diosas? Universe intenta responder a estas preguntas a través de la cobertura que tienen en los medios, como lo analiza Daylife.

Universe presenta un cielo nocturno interactivo compuesto de miles de estrellas que se conectan formando constelaciones . Cada una de esas constelaciones tiene una específica contrapartida en el mundo físico: una persona, una historia, una cita, una imagen, una empresa, una nación, un tema mítico. Al clicar sobre una constelación la convertimos en centro del universo y el resto de estrellas entran en su órbita. Universe es infinitamente grande y el recorrido de cada persona a su través será distinto...

"Universe" Revealing Our Modern Mythology en Edge205.

En la página personal de Jonathan Harris, pueden encontrarse sus otros proyectos: We Feel Fine, Lovelines, 10x10, WordCount, Phylotaxis, The World's Largest Time Capsule.

Libros

¿Hay algo que coma avispas?

de Mick O´Hare

-¿Cuánto tiempo puedo vivir a base de cerveza?
-¿Por qué la gente tiene cejas?


Ingeniosas, esotéricas, imaginativas, inquietantes a veces y siempre inesperadas, las preguntas y respuestas de los lectores de la popular columna La Última Palabra de la revista NewScientist son infinitamente fascinantes.

Los espinosos enigmas de la vida cotidiana continúan obteniendo todas las semanas explicaciones sabias, extrañas e incluso estrambóticas procedentes de todo el mundo.

¿Hay algo que coma avispas? reúne lo mejor de la cosecha. Chispeante de inteligencia, conocimiento y curiosidad científica, esta deliciosa antología resulta muy recomendable para todos los que tienen interés por el mundo que les rodea.

 

El Universo como obra de arte

de John D. Barrow

La ciencia y el arte son actividades inequívocamente humanas, que testimonian un deseo de ver más allá de lo visible y muestran los éxitos culminantes de las perspectivas objetiva y subjetiva del mundo. Pero aunque manan de una misma fuente -la cuidadosa observación de las cosas- elaboran teorías diferentes acerca de éste: qué significa, cuáles son sus verdaderas conexiones internas. «Este libro -escribe su autor, el eminente astrofísico John D. Barrow- es un intento de examinar con ojos de científico algunas cosas que normalmente se mantienen fuera de la visión científica: aquellas que son admiradas antes que explicadas».

Para ello se plantea cuestiones como por qué preferimos algunas formas particulares de arte y de música, cuáles son los orígenes de nuestro sentido de la belleza, o si la estructura de nuestra mente puede determinar qué asuntos filosóficos nos parecen estimulantes. Para responder a Estas y a otras preguntas el autor se aventura en un territorio fascinante, misterioso y en gran parte inexplorado donde se dan cita la física, la cosmología, la cibernética, la biología evolutiva, el arte, la historia y la filosofía. La investigación de Barrow ilustra las múltiples vías a través de las cuales la estructura del universo ha modelado nuestro pensamiento y nuestro gusto estético y termina relacionando los dominios tradicionalmente separados del arte y la ciencia, y respondiendo a preguntas del tipo de cómo nuestro entorno cósmico y planetario afecta nuestra apreciación artística del paisaje, cuál es el origen de los colores naturales o de la música, un arte que tiene, como pocos, el poder de influir en nuestras emociones. Lo menos que puede decirse de esta obra es que en ella la ciencia, el arte, la antropología y la filosofía se unen en una irresistible y subyugadora combinación.

Links de interés

La cita del mes

Toda este saber, hoy generalizado, fueron una vez las herejías perseguidas de algunos hombres sabios".

Henry David Thoreau

La cita del mes

Como pensador del mes presentamos a Nicholas K. Humphrey un psicólogo e investigador de muy variados intereses: estudió los gorilas de montaña con Dian Fossey en Ruanda, fue el primero en demostrar la existencia de la visión ciega o "blindsight" tras daño cerebral en monos, ya hace treinta años participó en la creación del nuevo campo de la "psicología evolutiva" con su teoría acerca de la función social del intelecto y, además, es el único científico que ha sido editor de la revista literaria Granta.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

Nota del editor

Nicholas Humphrey

"Hace cuarenta años quería resolver el problema de la conciencia. Me parecía que sería una vergüenza permitir que fuese la siguiente generación la que lo consiguiese. La conciencia representa el mayor reto que nunca haya existido para la ciencia, un reto tan grande que como no encontremos una respuesta pronto, la propia ciencia corre el riesgo de ser vencida.
La conciencia, la experiencia fenoménica, parece en muchos aspectos demasiado buena para ser real. La forma en que experimentamos el mundo parece innecesariamente hermosa, innecesariamente rica y extraña.

Lo he intentado de varias formas, con acercamientos desde diferentes perspectivas, la neurofisiología, el comportamiento animal, las ciencias sociales, la filosofía de la mente... sospecho que necesitaremos de todas ellas, y algunas más, antes de saber qué es realmente la conciencia y para que sirve...

... La experiencia fenoménica puede proveer y provee, la base para crear una auto valoración positiva. Y esa valoración se vuelve posible e incluso natural cuando este nuevo "si mismo" aparece. Como sujetos de algo tan misterioso y extraño, los humanos ganamos nueva confianza y nuevo interés en nuestra supervivencia y también nuevo interés en las otras personas. Empezamos a interesarnos por el futuro, por la inmortalidad y en todo tipo de cuestiones y en hasta dónde se extiende la conciencia a nuestro alrededor...

...Esto nos transporta directamente a nuestra robustez biológica de forma sutil y obvia a la vez. Nos hace más vivos, más fascinantes y más fascinados, más determinados a vivir, nos lleve donde nos lleve la vida. En resumen, más parecidos a ese asombroso trabajo que somos los humanos. Lord Byron dijo que "el gran objetivo de la vida es la sensación, sentir que existimos, aunque sea por el dolor" Y con eso estaría todo dicho. Pero, a un nivel más reflexivo, lo que nos mantiene en marcha, lo que nos presta coraje, lo que nos hace apuntar más alto, en nuestro interés y en el de nuestros hijos, es la sensación de que los seres humanos tenemos algo muy especial que preservar. Nada de esto hubiese ocurrido si no fuese por esos circuitos sensoriales del cerebro que desarrollaron esa especial auto resonancia, un desarrollo que, a través de la selección natural, nos llevó a la metafísica. Como una vez dije, imitando a Rousseau: "El primer animal que tras encerrar un poco de la sustancia del mundo dentro de su piel dijo: "Esto soy yo" fue seguramente el fundador de la vida individualizada. Pero fue el primer animal que tras encerrar un poco de tiempo dentro de su cerebro dijo "Este es mi presente" el que fundó la existencia subjetiva."...

...Tuve la suerte de participar como investigador en la apertura de tres puertas distintas en el problema de la conciencia: la neuropsicología, los estudios de comportamiento animal y la estética. Cuando era estudiante en Cambridge en los años sesenta, me encontré en el sitio adecuado y en el momento adecuado para realizar un maravilloso descubrimiento: el fenómeno que luego se llamó "blindsight" o visión ciega. Había un mono en el laboratorio de Larry Weiskrantz, llamado Helen al que se la había extirpado completamente el cortex visual primario de su cerebro posterior. La intervención se había realizado un par de años antes y desde entonces el mono parecía completamente ciego. Sin embargo existían razones para pensar que esto no fuese el final de la historia.... Durante muchos días implemente me sentaba junto a su jaula y me dedicaba a jugar con ella. Y ocurrió algo extraordinario. Me di cuenta de que el mono ciego interactuaba conmigo con sus ojos. Cogía un trozo de manzana y lo movía delante de su cara y ella lo buscaba e intentaba quitármelo. En pocos días se transformo de un simio sentado en un rincón, indiferente y mirando ausente al vacío, en un mono que volvía a interesarse en ver.

Persuadí a Larry de que me permitiese seguir trabajando con Helen. Durante los siguientes siete años se vino conmigo de Cambridge a Oxford y de nuevo de vuelta a Cambridge. Desarrollamos una relación excepcional. Yo era su tutor y ella era mi aprendiz. La alenté y la engatusé, intentando de todas las formas posibles ayudarle a darse cuenta de que no era ciega. Me la llevé a pasear por los campos y bosques cercanos al laboratorio de Madingley, cerca de Cambridge y de forma lenta pero segura le enseñe a ver de nuevo. Al final podía correr por la habitación, recogiendo migas del suelo y podía coger moscas al vuelo. Si no sabías que no tenía cortex visual, hubieses dicho que su visión era completamente normal. Pero yo sabia que su visión no era normal. La conocía demasiado bien. Habíamos pasado horas y horas en esa extraña interacción, yo imaginando cómo sería ser como ella. Y aunque no era capaz de señalar con certeza qué era lo que no era normal, mi sensación era que ella todavía no se creía que podía ver, que ella misma no era consciente de su capacidad de ver. Había pistas en su comportamiento, por ejemplo si estaba enfadada o atemorizada, se tropezaba de nuevo como si estuviese otra vez en la oscuridad. Era como si pudiese ver con tal de que no lo intentase demasiado...

...Un par de años después Weiskrantz, animado por lo que habíamos descubierto con Helen llevó la investigación a un nuevo nivel demostrando que una persona con lesiones completas del cortex visual era capaz también de recobrar cierto grado de visión. Pero en este caso, con este paciente humano era posible conocer como lo vivía. Y lo sorprendente fue que efectivamente era visión inconsciente, visión ciega. El paciente creía que era ciego y no reportaba ninguna sensación a pesar de poder adivinar la posición y aspecto de los objetos en la parte ciega de su campo visual..."

Nicholas Keynes Humprey (Reino Unido, 1943) es Profesor en el Centre for Philosophy of Natural and Social Science, de la London School of Economics y un psicólogo internacionalmente conocido por sus trabajos sobre la evolución de la inteligencia humana y la conciencia.

Estudió en el Trinity College de Cambridge entre 1956 y 1961, iniciando estudios en matemáticas y física para luego trasladar su interés al funcionamiento de la mente, doctorándose finalmente en psicología y fisiología, con una tesis sobre la existencia de lo que se conoció como "blindsight", la capacidad de visión tras lesiones totales del cortex estriado, en monos. Hasta 1967 continuó con sus trabajos sobre percepción sensorial en primates que le llevaron a interesarse en la psicología evolutiva de la estética y a su teoría sobre la funcionalidad de la capacidad de apreciación de la belleza.

Tras pasar tres meses con Dian Fossey y sus gorilas en Ruanda y con Richard Leakey en el lago Turkana, desarrolló un especial interés en la evolución de las capacidades cognitivas humanas que condujo a su trabajo de 1975 sobre la "función social del intelecto".

Tras trabajar en la serie de TV de Channel Four "The Inner Eye", se trasladó al Center for Cognitive Studies en la Tufts University para trabajar con Daniel Dennet en una teoría empírica de la conciencia y emprendió investigaciones sobre el trastorno de personalidad múltiple.

A partir de 1992 desarrolla progresivamente su teoría de la aparición de la conciencia en la evolución más como sentimiento que como pensamiento, que va a ser el principal objeto de su trabajo de investigación hasta nuestros días.

Entre los libros de Nicholas Humphrey destacamos los siguientes:

A History of the Mind, Chatto & Windus 1992, Simon & Schuster 1992, Vintage 1993, Copernicus 1999. (Hay edición en castellano: Una historia de la mente, Gedisa, 1995)

The Inner Eye: Social Intelligence in Evolution, Oxford University Press, 2002 (Hay edición en castellano: La Mirada interior, Alianza, 2001)

Soul Searching: Human Nature and Supernatural Belief, Chatto & Windus 1995, Vintage 1996, Basic Books 1996, Copernicus 1999.

How to Solve the Mind-Body Problem, Imprint Academic, 2000.

The Mind Made Flesh: Essays from the Frontiers of Evolution and Psychology, Oxford University Press, 2002

Seeing Red: a Study in Consciousness. Harvard University Press, 2006

Y entre sus trabajos recientes, disponibles para descargar:

(2007) "The society of selves". Philosophical Transactions of the Royal Society, in press

(2006) Killer Instinct: a Review of Niall Ferguson's "World of War: History's Century of Hatred", Prospect, September 2006

(2006) "Seeing Red: a Postscript"

(2006) "Consciousness: the Achilles heel of Darwinism? Thank God, not quite". In Intelligent Thought: Science versus the Intelligent Design Movement, ed. John Brockman, pp. 50-64, New York: Vintage.

(2005) "Human hand-walkers: five siblings who never stood up. CPNSS Discussion Paper, DP 77/05, 2005 (with John R Skoyles and Roger Keynes)

(2005) "Do babies know what they look like? Doppelgängers and the phenomenology of infancy." In Perspectives on Imitation: From Cognitive Neuroscience to Social Science. Vol. 2., ed. Susan Hurley and Nick Chater, pp. 178-80, Cambridge Ma.: MIT Press.

(2004) "A Self Worth Having" Interview on EDGE

(2004) "A Family Affair". In Curious Minds: How a Child Becomes a Scientist, ed. John Brockman, p.3-12, New York: Pantheon Books.

(2004) "Beauty's Child: an Essay in Evolutionary Aesthetics" (book outline)

(2004) "The Placebo Effect," In Gregory, Richard L, Ed. Oxford Companion to the Mind. Second Edition. Oxford University Press.

(2004) "Thinking about Feeling", In Gregory, Richard L., Ed. Oxford Companion to the Mind. Second Edition

Artículos de interés

La neurología de la conciencia de si mismo

"¿Qué es el self? ¿Cómo la actividad de las neuronas da origen a la percepción de que soy un ser humano consciente? Incluso éste, el más antiguo de los problemas filosóficos, creo que se rendirá a los métodos de la ciencia empírica. Cada vez parece más que el ese concepto de sí mismo no es una propiedad holística de todo el cerebro, sino que surge de la actividad de conjuntos específicos de circuitos cerebrales entrelazados. Pero nos falta por saber que circuitos son los críticamente involucrados y cuales podrían ser sus funciones. Es ese aspecto introspectivo del sí mismo, su recursividad lo que le confiere esa particularmente paradójica cualidad.

Horace Barlow, Nick Humphrey, David Premack y Marvin Minsky (entre otros) han sugerido que la conciencia puede haber aparecido primariamente en un contexto social. Minsky habla de un segundo mecanismo paralelo que aparece en la evolución humana para crear representaciones de representaciones anteriores y Humphrey argumenta que nuestra capacidad de introspección puede haber surgido en la evolución para construir modelos significativos de las mentes de otras personas y así ser capaces de predecir su comportamiento. "Me siento celoso para entender que sienten otros cuando están celosos" y así predecir más rápido su conducta. Aquí desarrollo estos argumentos algo más. Y si consigo ver un poco más allá es porque "estoy subido a los hombros de esos gigantes". Específicamente, sugiero que "otra conciencia" pudo aparecer antes en la evolución y luego contraintuitivamente, como ocurre a menudo en la evolución, esa habilidad fue aprovechada para modelar la mente de uno, lo que llamamos conciencia de sí mismo. También sugeriré que un sistema específico de neuronas llamado neuronas espejo, están involucradas en esta habilidad. Finalmente discuto algunos ejemplos clínicos para ilustrar esas ideas y realizar algunas predicciones comprobables..."

THE NEUROLOGY OF SELF-AWARENESS es un interesantísimo artículo de V.S. Ramachandran, que fué nuestro pensador del mes en marzo de 2006 y que se publica en Edge, The third culture, 8 enero 2007.

 

Toma de decisiones: demostración de un vínculo entre cognición y ejecución

Por primera vez un grupo de investigadores del Laboratorio de Movimiento, Adaptación y Cognición del CNRS y la Universidad Victor Ségalen de Burdeos han demostrado la existencia de una interacción a nivel celular entre la información cognitiva y la información motora. Esta investigación aporta el eslabón perdido entre los estudios de los procesos de toma de decisiones y los relativos a la ejecución de actos motores. Constituye un avance fundamental en nuestra comprensión del papel fisiológico de los ganglios basales y más específicamente de la enfermedad de Parkinson. El artículo "Shaping of Motor Responses by Incentive Values through the Basal Ganglia" de Benjamin Pasquereau, Agnes Nadjar, David Arkadir, Erwan Bezard, Michel Goillandeau, Bernard Bioulac, Christian Eric Gross, y Thomas Boraud fue publicado en el número del 31 de enero de The Journal of Neuroscience.

Un resumen del artículo está disponible aquí.

Visita estas páginas...

Lo que no sabemos

Wired Magazine en su número de febrero presenta una serie de artículos bajo el título de "Lo que no sabemos", en ellas John Hodgman presenta las respuestas de importantes científicos a (hasta el momento) 42 (¿o 40?) grandes preguntas de la ciencia actual, y además resuelve seis grandes misterios del universo, y además los editores de WiredMag nos ofrecen algunas inteligentes respuestas a una serie de preguntas tontas y además puedes colaborar editando las respuestas. No podíamos pedir más.

Algunas de las grandes preguntas:

¿Qué hay en el núcleo terrestre?

¿Es el tiempo una ilusión?

¿Cómo un huevo fertilizado se convierte en un ser humano?

¿Por qué dormimos?

¿Qué les ocurrió a los neandertales?

¿De dónde procede la vida?

¿De qué está hecho el Universo?

¿Cómo puede afectar la observación a los resultados de un experimento?

¿Cómo se comunican las partículas?

¿Por qué funcionan los placebos?

¿Qué provoca las glaciaciones?

¿Para que sirve el ADN no codificante?

¿Cómo produce la conciencia nuestro cerebro?

¿Los bosques frenan o aceleran el calentamiento global?

¿Qué le ocurre a la información en un agujero negro?

¿Cómo calcula el movimiento nuestro cerebro?

¿Cómo apareció el lenguaje humano?

¿Por qué se invierten los polos?

¿Por qué la física básica es tal lío?

¿Por qué no podemos predecir el tiempo?

¿Por qué no comprendemos la turbulencia?

¿Está hecho el Universo realmente de información?

¿Por qué algunas enfermedades se vuelven pandémicas? 

¿Pueden los matemáticos probar la hipótesis de Riemann?

¿Por qué morimos cuando morimos?

¿Qué produce la gravedad?

¿Por qué no podemos hacer recrecer partes del cuerpo?

¿Por qué aún quedan grandes preguntas?

 

Láser Graffiti

Un paso más allá en el desarrollo de una subcultura ciudadana, a la que la tecnología presta audiencia y espectacularidad, pero priva de permanencia. Muchos más temas interesantes, o simplemente curiosos, dejándose ir por esta página.

Libros

SISTEMAS COMPLEJOS, Conceptos, métodos y fundamentación epistemológica de la investigación interdisciplinaria

deRolando García

La teoría de Sistemas Complejos, de Rolando García, pone en evidencia la necesaria articulación entre una sólida fundamentación epistemológica y un marco teórico-conceptual capaz de orientar el estudio de cualquier problemática concebida como un sistema complejo. ¿Qué es un sistema complejo? ¿Por qué es necesario abordar su estudio desde una perspectiva interdisciplinaria? Rolando García expone de manera rigurosa en qué consiste una investigación interdisciplinaria, oponiéndose tanto a quienes la conciben como el producto de la suma de trabajos disciplinarios como a quienes defienden la formación de "generalistas". La riqueza de esta obra reside en el grado de profundidad de sus fundamentos sin dejar de lado la consideración explícita de los problemas prácticos que se presentan en el transcurso de una investigación cuyas repercusiones sociales son directas. Se trata de un texto necesario para todos aquellos que se ocupan y preocupan por las relaciones entre ciencia y sociedad, entre teoría y práctica, entre fundamentación y método de la investigación científica.

 

EL PODER DE LA CIENCIA Historia social, política y económica de la ciencia (siglos XIX y XX)

de José Manuel Sánchez Ron

La historia de la ciencia es rica en épocas esplendorosas. Una de ellas corresponde a los siglos XIX y XX. Los descubrimientos y desarrollos que se realizaron entonces en la física, la química, la matemática, las ciencias naturales, la biología y la medicina conmovieron el mundo, cambiándolo radicalmente. Fue entonces, en las centurias de los Darwin, Lyell, Mendel, Faraday, Maxwell, Pasteur, Koch, Riemann, Cajal, Planck, Einstein, Gödel, Turing, Heisenberg, Watson y Crick, en los siglos de la química orgánica, las teorías de la evolución de las especies y la que explicaba algunas enfermedades en base a microorganismos, la relatividad y la física cuántica, el transistor y las computadoras, la expansión del universo, la doble hélice y el ADN recombinante, cuando la ciencia se profesionalizó y penetró en las estructuras del poder político, económico, militar y social. Este libro, cuya primera edición apareció en 1992 y que ahora ve la luz sustancialmente ampliado tanto en extensión como en los ámbitos que estudia (de la física en la primera edición a todas las ciencias ahora, incluyendo lo que sucedió en España), analiza, por un lado, el propio poder de la ciencia para cambiar no sólo nuestras ideas sobre el mundo, sino a éste mismo, y por otro las complejas relaciones entre la ciencia y los científicos y el poder político y económico. Es una obra única, tanto por todo lo que trata como por cómo lo trata, pero también una obra necesaria, cuya lectura permitirá a sus lectores comprender mejor el mundo en el que viven, un mundo en el que la ciencia y la tecnología penetran en nuestras vidas en medidas que jamás habrían soñado nuestros antepasados.

Links de interés

La cita del mes

El optimista sostiene que vivimos en el mejor de los mundos posibles, el pesimista teme que sea verdad.

James Branch Cabell, The Silver Stallion, 1926

Nota del editor

Este primer número de 2007 está monográficamente dedicado a la Cuestión Anual de Edge del presente curso: ¿Acerca de qué es Vd. optimista? ¿por qué? Esta es la pregunta que John Brockman dirige a 160 de los más importantes pensadores de nuestro tiempo. Entre las respuestas hemos seleccionado algunas de los que han sido nuestros Pensadores del Mes a lo largo de estos años. Esperamos que sean un montón de sólidas razones para comenzar el año de forma optimista.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

STEVEN PINKER
Pensador del mes de diciembre
de 2004, Komplex nº 4

El declinar de la violencia

En el siglo XVI en Paris, una popular forma de entretenimiento era la quema de gatos, consistente en colgar un gato de una cuerda en un escenario y luego lentamente descenderlo hasta una hoguera. Según el historiador Norman Davies, “los espectadores incluyendo reyes y reinas, se partían de risa mientras los animales aullando de dolor eran chamuscados, asados y finalmente carbonizados”.

Por muy horribles que resulten los acontecimientos del presente, algo tan sádico sería impensable hoy en la mayor parte del mundo. Este sería solo un ejemplo de una de las más importantes y menos apreciadas tendencias en la historia de nuestra especie: el declinar de la violencia. La crueldad como entretenimiento popular, los sacrificios humanos como cesión a la superstición, la esclavitud como instrumento de trabajo, el genocidio por conveniencia, la tortura y la mutilación como formas rutinarias de castigo, la ejecución por delitos triviales o conductas no aceptadas, asesinatos como formas de sucesión política, pogromos como válvula de escape a la frustración y homicidios como principal método de solución de conflictos, han sido hechos corrientes de la vida durante la mayor parte de la historia humana. Pero ahora son estadísticamente raros en Occidente, menos frecuentes que lo que lo solían ser en el resto del mundo y objeto de condena general cuando ocurren.

A mucha gente, asqueada por los titulares y la sangrienta historia del siglo XX, les parece increíble esta afirmación. Pero hasta donde yo conozco, cada intento sistemático de documentar la prevalencia de la violencia a través de los siglos y los milenios (y, por cierto, también la de los últimos cincuenta años) sobre todo en Occidente ha demostrado que la tendencia general es a disminuir (con por supuesto algunos altibajos). El más concienzudo es The History of Force de James Payne; otros estudios incluyen War Before Civilization de Lawrence Keeley, Homicide de Martin Daly y Margo Wilson, The Deadly Ethnic Riot de Donald Horowitz, Nonzero de Robert Wright, The Expanding Circle de Peter Singer, Constant Battles de Stephen Leblanc, y algunos trabajos etnográficos y arqueológicos de Bruce Knauft y Philip Walker.

Cualquiera que dude al respecto señalando restos de violencia en Estados Unidos (pena capital en Texas, Abu Ghraib, esclavitud sexual de grupos inmigrantes, y muchos más) pierde de vista dos puntos clave. El primero, que, estadísticamente, la prevalencia de esas practicas es sin duda, una mínima parte de lo que fue en siglos pasados. La otra es que esas practicas son, en grado variable, ocultas, ilegales, condenadas, o por lo menos (como en el caso de la pena de muerte) intensamente controvertidas. En el pasado no eran nada del otro mundo. Incluso los asesinatos en masa del pasado siglo en Europa, China o la Unión Soviética acabaron con una proporción de la población mucho menor que un enfrentamiento entre cazadores-recolectores prehistóricos o una conquista bíblica. La población del mundo ha crecido exponencialmente y las guerras y los asesinatos son analizados y documentados, por lo que somos más conscientes de la violencia que se produce, aunque pueda ser estadísticamente menos extensa.

¿Qué es lo que ha ocurrido? Nadie lo sabe, quizás porque nos hemos estado haciendo la pregunta equivocada ¿Por qué esta guerra? En lugar de ¿Por qué esta paz? Se han hecho algunos intentos de explicación, todos sin pruebas fehacientes. Quizás el perfeccionamiento gradual de un Leviatán democrático, ese poder compartido capaz de imponer respeto en los individuos, ha eliminado el incentivo de atacar antes de que nos ataquen. Payne sugiere que esto es debido a que para mucha gente la vida se ha vuelto más larga y menos dura; cuando el dolor, la tragedia y la muerte prematura son hechos normales en la vida de uno mismo , se sienten menos remordimientos al provocarlos en los demás. Wright señala como explicación las tecnologías que facilitan redes de reciprocidad y trueque que hacen que los otros sean más valiosos vivos que muertos. Singer lo atribuye a la inexorable lógica de la regla de oro: cuanto más piensa y sabe uno, más difícil resulta privilegiar sus propios intereses frente a los de otros seres. Quizás esto se amplifique con el cosmopolitismo, en el que la historia, el periodismo, la memoria y la ficción realista hacen que las vidas interiores de otras personas y la naturaleza contingente de nuestra propia situación, sean más palpables, comportando el sentimiento de “por suerte no me pasa a mí”.

Mi optimismo descansa en la esperanza de que el declinar de la violencia a través de los siglos sea un fenómeno real, que es el resultado de fuerzas estructurales que van a seguir actuando y que vamos a ser capaces de identificarlas y quizás concentrarlas e incluso embotellarlas.

 

ROBERT TRIVES
Pensador del mes de septiembre
de 2005, Komplex nº 13

La tendencia a largo plazo hacia la honestidad con los otros y consigo mismo

Lo que sube, baja, lo que se va, vuelve, para cada acción hay una reacción y así sucesivamente. La vida, intrínsecamente, está auto corrigiéndose a casi todos sus niveles, incluyendo el evolutivo, el fisiológico, el histórico y el genético. Esto permite un limitado optimismo. La maldad y la estupidez son en el fondo auto destructivas y auto limitantes, por lo que no debemos preocuparnos de que cualquier tendencia en esa dirección sea muy duradera.

Pero por otra parte el principio de la auto corrección se aplica también al amor, a la amistad y a las grandes capacidades intelectuales. Ningún movimiento en esa dirección puede avanzar mucho sin poner en marcha contramedidas a su expansión.

En resumen, no deberíamos ponernos ni muy eufóricos ni muy desanimados respecto a la trayectoria de los actuales acontecimientos. Más tarde o más temprano, y normalmente más temprano, cambiará su dirección.

Se plantean dos cuestiones:

¿Hay tendencias a largo plazo que nos permitan ser optimistas? Treinta años de trabajo en la trayectoria evolutiva de las estrategias cooperativas sugieren una tendencia a largo plazo (bajo determinadas condiciones) hacia una mayor cooperación, contingente con una discriminación aún más elaborada. Parece que cuando se elaboran modelos similares para grados variables de engaño y auto engaño, la tendencia a largo plazo hacia la honestidad con los otros y consigo mismo (por lo menos bajo determinadas condiciones) prevalece.

¿Existe alguna razón para creer que vamos a sobrevivir lo suficiente como para disfrutar alguna de esas tendencias a largo plazo?

Esto es mucho menos seguro. La evolución no tiene planes para contingencias que aún no han ocurrido y la gran mayoría de las especies se han extinguido. No hay razón para creer que los humanos escapamos a esas reglas. Las buenas noticias son que no existe ninguna posibilidad actualmente de que acabemos con toda la vida (sólo la “slimosfera” bacteriana se extiende hasta diez millas en el interior de la tierra) y aunque somos capaces de hacer la vida realmente miserable a la mayoría de la gente, no podemos extinguir la vida humana por completo. Espero que este estado actual del asunto continúe indefinidamente. El sentimiento de que todo saldrá bien si somos capaces de sobrevivir los próximos 50 a 500 años, puede volverse un rasgo normal de nuestra psicología.

 

STUART A. KAUFFMAN
Pensador del mes de octubre
de 2005, Komplex nº 14

Las células madre del cáncer y los nuevos tratamientos

En los últimos años ha aumentado la evidencia de que las “células madre del cáncer” juegan un importante papel en el cáncer. A pesar de que normalmente suponen un 1% o menos de la masa tumoral, estas células madre parecen tener un potencial de proliferación ilimitado y la capacidad de dirigir el crecimiento canceroso. Además de haber sido implicadas en los procesos de metástasis, estas células han sido encontradas en leucemias, cánceres de pulmón, colon, próstata, mama, piel, ovarios, y cerebro. Es posible que estén presentes en todos los cánceres y su descubrimiento podría ser uno de los más importantes del campo de la oncología en el último medio siglo. Las células madre del cáncer pueden muy previsiblemente promover tratamientos enteramente nuevos en un relativamente cercano futuro.

Dada la existencia de las células madre del cáncer resulta evidente que reducir la masa de un tumor sin eliminar las células madre llevará casi con seguridad a una recurrencia de la enfermedad. Por eso un creciente número de investigadores, incluyéndome a mi mismo, estamos enfocando nuestros esfuerzos en tres direcciones relacionadas: 1) Encontrar métodos para acabar selectivamente con las células madre del cáncer 2) Encontrar métodos para detener la proliferación de estas células madre y 3) encontrar métodos para inducir diferenciación en estas células, cambiar el tipo de célula a tipos no malignos.

Aunque es idiota pensar que el cáncer es simple, creo que es realista esperar que el trabajo con estas células mejore drásticamente los tratamientos del cáncer en las próximas décadas. Hay varias aproximaciones a este objetivo. Entre ellas el hecho de que hoy ya es posible, usando un nuevo descubrimiento como el siRNA “cerrar” la traducción del RNA mensajero de cualquier gen específico a su proteína. Además, usando otras técnicas de biología molecular es posible incrementar la expresión de cualquier gen. La existencia de estas nuevas técnicas implica que los investigadores pueden a día de hoy intentar perturbar la actividad de genes específicos que controlan la actividad de las células madres del cáncer en un intento de conseguir los tres objetivos mencionados.

Más, screenings de alta eficacia por mecanismos robóticos, permiten estudiar gran diversidad de moléculas y series de compuestos químicos en busca de perturbaciones moleculares, que aplicadas a las células madre del cáncer, consigan su destrucción selectiva, el cese de su proliferación o su diferenciación hacia células benignas. Nuestro laboratorio junto a muchos otros trabaja ya en este sentido.

Los tratamientos de diferenciación son a día de hoy clínicamente efectivos en el caso de la leucemia mieloide aguda (LMA), con vitamina A. Las células cancerosas se diferencian a células sanguíneas normales que no proliferan. Más aún, recientemente un grupo de investigación revisó más de 1700 productos químicos y encontró ocho que hacía que las células de LMA se diferenciaran hacia células sanguíneas normales no proliferativas. Por ello no es difícil pensar que revisando colecciones químicas con cientos de miles de compuestos diferentes, se encontrarán moléculas capaces de esa destrucción selectiva, eliminación de la proliferación o inductoras de diferenciación, en un próximo futuro.

Estos hechos sin embargo deben ser tomados como siempre con prudente optimismo. Por ejemplo, podría ser el caso que otras células cancerosas en un tumor se convirtiesen de nuevo a células madre del cáncer, si fuese así volverían a necesitar tratamiento, transformando el cáncer en una enfermedad crónica. El “mismo” cáncer de distintos pacientes podría haber acumulado distintos subgrupos de mutaciones genéticas, eliminando la expectativa de conseguir un único tratamiento para todos los casos de cáncer de ese tipo. Sin embargo la vitamina A es útil en una inmensa mayoría de casos de LMA, lo que aumenta la esperanza de que un limitado número de productos pueda tratar el “mismo” cáncer en distintos pacientes. Además, la relación entre células madre del cáncer y células madre normales del adulto está por clarificar. Un tratamiento que eliminase ambos tipos de células madre de un tejido podría tener consecuencias no deseadas. La eliminación de células madre leucémicas podría eliminar también las células madre (hematopoyéticas) normales de la sangre y afectar la normal formación de esas células sanguíneas. Sin embargo, podemos esperar que se encuentren técnicas que puedan sostener al paciente durante la terapia y regenerar células madre normales desde otras células madre del paciente para luego trasplantarlas y recuperar la situación normal. Y para algunos tejidos como próstata, ovario, útero…, la pérdida de células madre normales podría no ser grave.

Las implicaciones potenciales del tratamiento basado en las células madre del cáncer son enormes y los científicos están rápidamente haciéndose conscientes de su potencial significación. Es importante saber que este esfuerzo va a ser “biología pesada” y que técnicas como screening de gran resolución y pruebas de patrones de actividad genética usando microarrays genéticos son muy caras. Se requerirán financiaciones adecuadas, pero pesar de todo soy profundamente optimista, como médico y como biólogo investigador creo que al final, encontraremos nuevas formas de tratar el cáncer ya sea como terapia única o en conjunción con las más familiares de la cirugía, la radio y la quimioterapia.

 

BRIAN GREENE
Pensador del mes de noviembre
de 2005, Komplex nº 15

La potencia de nuestras habilidades creativas y analíticas

Al ayudar a criar a mi hijo de dos años, estoy siendo testigo de una verdad básica y conocida por los padres de todas las épocas y todos los continentes: empezamos la vida como exploradores sin inhibiciones, con una fascinación sin límites por el siempre creciente mundo al que vamos teniendo acceso. Y lo que encuentro maravilloso es que si esta fascinación es alimentada, si es desafiada y cuidada puede crecer hasta convertirse en un intelecto capaz de enfrentarse con maravillas tales como la naturaleza cuántica de la realidad, la energía almacenada en los átomos, el curvado espacio-tiempo del cosmos, los constituyentes elementales de la materia, el código genético que subyace en la vida, los circuitos cerebrales responsables de la conciencia o, quizás, el mismo origen del universo. Aunque hemos evolucionado para sobrevivir, una vez alcanzamos el lujo de dar esa supervivencia por garantizada, la habilidad que muestra nuestra especie para desentrañar cada vez mayores y más profundos misterios produce enorme respeto. Soy optimista y creo que el mundo valorará cada vez más el poder de ese pensamiento racional y se basará en él al tomar sus más críticas decisiones.

 

W. DANIEL HILLIS
Pensador del mes de diciembre
de 2005, Komplex nº 16

La demografía a largo plazo

Soy optimista sobre la capacidad de la humanidad para conseguir un equilibrio sostenible con el resto de la vida en la tierra, en parte porque el número de humanos en la tierra va a empezar a disminuir en breve. Esto no significa que crea que hay que ignorar nuestros problemas de medio ambiente, justo lo contrario: Creo que debemos luchar duro ahora, en la confianza que conseguiremos una completa y duradera victoria.

Estamos tan acostumbrados a ver la explosión del crecimiento y desarrollo humano que nos resulta fácil imaginar que esto es lo normal. No lo es. Somos la primera generación en la historia que ha visto como se dobla el número de habitantes de la tierra durante el transcurso de su propia vida y no es probable que ninguna generación futura lo vea de nuevo. Todos esos azotes del crecimiento que hemos llegado a aceptar como normales, ciudades superpobladas, carreteras colapsadas, suburbios en continua expansión, océanos agotados de pesca, y bosques despoblados de árboles, son todos síntomas de una única marejada de la expansión humana. Pronto no serán sino recuerdos.

En la actualidad somos aproximadamente seis mil millones de personas en el mundo. Probablemente nunca seamos más de diez mil millones. Las previsiones de crecimiento varían pero todas coinciden en que el crecimiento de la población está haciéndose más lento. A medida de que la población se hace más próspera tiene familias más pequeñas. En todos los países en los que las mujeres tienen libre acceso a la educación y a la salud, las tasas de crecimiento poblacional descienden. En ocasiones las tendencias quedan ocultas por los retrasos estadísticos pero las tasas de crecimiento de la población son ya negativas en Europa, China y, si eliminamos la inmigración, en Estados Unidos. El total de la población mundial crece todavía, pero no tan deprisa como antes. Asumiendo que esas tendencias se mantengan, la población total empezará a disminuir bastante antes del fin de este siglo.

Esta visión a largo plazo de la demografía me permite ser optimista, aunque casi cualquier otro dato en nuestra situación medioambiental esté empeorando. Estamos sufriendo nuestra borrachera de crecimiento y las zonas de nuestro mundo últimas en emborracharse son las que sufren más. La borrachera, el exceso, no se refiere solo al tamaño de la población, sino también al nivel de consumo. Y en esto también hay razones para el optimismo. Somos tan derrochadores en el uso de nuestros recursos que existen grandes oportunidades de mejora. Con tecnologías más eficientes, nuestros requerimientos básicos de alimentos, materiales y energía pueden acomodarse bien a la capacidad de oferta de nuestro planeta. Vamos a ser capaces de mantener el máximo previsto de población humana con niveles de vida más altos que los que tienen hoy en día las naciones más ricas.

No hay duda de que los retos medioambientales de las próximas décadas son desalentadores y se requerirá toda la potencia del esfuerzo y la creatividad humana para superarlos. Pero no tengo duda alguna de que lo conseguiremos. La innovación, la buena voluntad y el esfuerzo y la determinación serán suficientes para gestionar los próximos miles de millones de personas. Luego, cuando la población vaya disminuyendo, la demanda de recursos se reducirá. La naturaleza empezará a auto repararse, reclamando lo que tan apresuradamente le arrebatamos. Espero que consigamos mantener a los gorilas, elefantes y rinocerontes con vida. A finales de siglo van a tener espacio de sobra para vagar libremente.

 

GEOFFREY MILLER
Pensador del mes de enero
de 2006, Komplex nº 17

La muerte

Soy optimista acerca de la muerte. Por primera vez en la historia de la vida en la tierra, es posible, (no fácil, pero si posible) para animales conscientes como nosotros tener una buena muerte. Una buena muerte es un gran triunfo y algo que debemos buscar, aceptar y apreciar. Además, una buena muerte debería ser grabada y retransmitida como un ejemplo moral para todos nosotros.

¿Qué quiero decir con una buena muerte? No significa para mí una eutanasia alimentada con opiáceos, o un heroico auto sacrificio durante unas operaciones militares tácticas por sorpresa, ni un final tolerado a regañadientes de un milenio de codiciosa longevidad. No quiero decir una muerte sin dolor, limpia, ni siquiera una muerte digna. Quiero decir una muerte que muestre un coraje existencial científicamente informado y con agallas frente a nuestra personal extinción. Una muerte que muestre al mundo que nosotros los humanistas seculares realmente creemos en ello.

Por supuesto no hay forma de evitar los perdurables miedos y reacciones que hacen a los humanos eludir la muerte. Intenta ahogarme y lucharé. Dispárame y gritaré. El sistema nervioso central y la amígdala harán su trabajo de pelear para preservar nuestra vida a cualquier precio.

La cuestión descansa en cómo nuestro cortex enfrenta la muerte. ¿Colapsa muerto de miedo como un soufflé que se desinfla? ¿O se enfrenta al final de la conciencia individual con una férrea confianza en la persistencia de conciencias prácticamente idénticas en otros cuerpos humanos? Mi optimismo descansa en que en este milenio, individuos bien informados tendrán una posibilidad realista de mantener esta segunda perspectiva al final de sus días, a pesar del dolor y el pánico de la muerte.

Cuando muera, dentro de 50 años o la semana que viene, o cuando sea, esto es lo que espero recordar:

  • Mis genes, mis proteínas, mis redes neurales, mis creencias y deseos son prácticamente idénticos a los que sostienen la conciencia de seis mil millones de humanos e innumerables otros animales, cuyas experiencias continuarán cuando las mías acaben.
  • En tanto la vida es algo común a través del universo y resistente a lo largo del tiempo, esas experiencias subjetivas continuarán no solo en la Tierra y a corto plazo, sino a través de muchos mundos y por miles de millones de años.
  • No existe ninguna escalofriante post-vida personal que temer o en la que esperar, únicamente esa maravillosa diversidad de subjetividades que trillones de individuos tienen para compartir.
  • Cuanta más ciencia conoces, más cierto y reconfortante es este conocimiento.

Estas lecciones son para mí, la destilada sabiduría de toda la psicología evolutiva.

Mucha gente se resiste a este conocimiento. Sólo prestan oídos a las ansiedades fácilmente desencadenables de la amígdala que susurra constantemente: “teme a la muerte, teme a la muerte”. Construyen patéticas ideologías de auto confort para cerrar sus oídos a ese terror mortal. Buscan con el hocico en la áspera piel de la realidad un perdido pezón de alivio sobrenatural donde mamar. Les llamo los “Sin agallas” (Gutless), porque no son lo suficientemente listos o valerosos para entender su verdadero papel en el universo. Una rama completamente nueva de la psicología llamada Teoría de la Gestión del Terror estudia a los “Gutless” y sus delirios de denegación de la muerte.

Una gran guerra ideológica se está desarrollando entre los “Sin Dios” (Godless), gente como yo, que cree en la vida y los Gutless, los bustos parlantes de la extrema derecha religiosa, que tienen miedo de la muerte y temen a los Godless y les da pánico la continuidad de la vida en el futuro, cuando ellos ya no existan. Soy también optimista acerca de los resultados de esta guerra, porque la gente respeta las agallas y la integridad. La gente quiere modelos morales que les muestren cómo vivir buenas vidas y morir buenas muertes. La gente necesita saber que participa en algo mucho más grande y más maravilloso que su propio solipsismo. La ciencia sacia esta sed mucho más eficazmente, en mi experiencia, que cualquier pezón sobrenatural buscado por los Gutless.

 

RICHARD DAWKINS
Pensador del mes de febrero
de 2006, Komplex nº 18

La Completa Ilustración Científica

Soy optimista acerca de que los físicos de nuestra especie van a completar el sueño de Einstein y descubrirán la teoría unificadora final antes de que otras criaturas superiores, que hayan evolucionado en otro mundo, nos contacten y nos den la respuesta. Soy optimista acerca de que aunque la teoría unificadora final aporte un satisfactorio cierre a la física teórica, la empresa de la física en sí misma continuará floreciendo, tal y como la biología continuó desarrollándose después de que Darwin resolviese su problema más importante. Soy optimista acerca de que las dos teorías en conjunto nos ofrecerán una totalmente satisfactoria explicación naturalística de la existencia del universo y su globalidad, incluyéndonos a nosotros. Y soy optimista porque creo que esta Ilustración Científica dará el esperado golpe final a la religión y nuestras demás supersticiones juveniles.

 

BRIAN GOODWIN
Pensador del mes de abril
de 2006, Komplex nº 20

Nuestra habilidad como especie para responder al reto de la crisis del petróleo

Soy optimista acerca de nuestra habilidad como especie para responder al reto que nos plantea la crisis petrolera y el final de una época de energía barata que ha durado casi 200 años y entrar en una nueva fase de nuestra evolución. Hay algunos desarrollos clave que, a pesar del reto sin precedentes que supone esta transición me hacen pensar que seremos capaces de conseguirlo. Provienen tanto de nuestros conocimientos científicos como técnicos sobre formas de resolver graves problemas en nuestros hábitos culturales y de cambios de percepción que se están produciendo en nuestros valores culturales.

El primer factor de conocimiento científico que está provocando un cambio importante de conciencia es el reconocimiento de que nuestra dependencia de combustibles fósiles baratos para satisfacer nuestras necesidades y deseos ha entrado en una fase de disrupción en la compleja red de relaciones de la que depende la vida de nuestro planeta. Esto se ha producido por un mejor conocimiento de las formas en que está cambiando el clima, debido a que el progresivo calentamiento del planeta está produciendo una elevación de las temperaturas medias, como consecuencia de la emisión a la atmósfera de cantidades ingentes de dióxido de carbono desde su tumba subterránea donde descansa en forma de petróleo. Entre otras muchas consecuencias encontramos los patrones climáticos trastornados por un exceso de energía que es disipado por medio de huracanes cada vez más destructivos y la elevación del nivel del mar por el deshielo polar, amenazando las poblaciones costeras. Esta conciencia se extiende cada vez más, conduciendo a acciones comunes como el Protocolo de Kyoto y acuerdos en el comercio del carbón o iniciativas más locales para la migración a energías renovables. No existe ninguna garantía de que sobrevivamos a este proceso de aprendizaje. Todas las especies a lo largo de la evolución se han visto obligadas a realizar duras elecciones en el proceso de aprender a mantener relaciones sostenibles con los demás, o extinguirse. Nos enfrentamos a la misma alternativa. Somos muy especiales, pero no distintos en lo que se refiere a esta fundamental dicotomía de vida o muerte.

Otro cambio ha empezado a darse en la cultura de la ciencia en sí misma, donde empieza a resultar evidente que nuestra tradicional separación entre cultura y naturaleza ha sido una asunción útil pero peligrosa. A pesar de que esta separación se realizó en la ciencia moderna para separar lo “objetivo” de lo “subjetivo”, el conocimiento comprobable de la naturaleza de la expresión idiosincrásica de la creatividad humana en este momento ha superado su utilidad primitiva y nos hace ver la naturaleza como una realidad separada, fuera de nosotros, y que es nuestra para usarla según nuestros propósitos. Sin embargo, somos naturaleza y la naturaleza es cultura. Es decir, estamos embebidos en, y somos reflejo de los principios que gobiernan el resto de la realidad, no estamos separados en razón de los regalos que la evolución nos ha hecho: la conciencia y el lenguaje. Todos participamos de la misma aventura evolutiva. Este conocimiento llegó primero a la física cuando la mecánica cuántica nos mostró que la naturaleza es holística, y no puede ser causalmente separada en elementos objetivos e independientes, y que los observadores “subjetivos” contribuyen a la construcción de esa realidad. Y ahora en biología estamos aprendiendo que no es el genoma el que produce al organismo sino las redes de elementos moleculares en y entre las células, que selectivamente leen y dan sentido a la información de los genes, creando organismos de forma específica. La naturaleza de esa capacidad creativa es lo que estamos intentando comprender en la actualidad. Y tal como yo los interpreto, esos datos nos llevan a la conclusión de que los organismos utilizan el lenguaje como instrumento de su creatividad, igual que nosotros. El trabajo en red es también el principio de Gaia, la compleja red de relaciones entre los organismos vivos y la tierra, los mares y la atmósfera que produce las excepcionales propiedades de nuestro planeta como lugar adecuado para la vida en continua evolución. No somos pasajeros del planeta sino partícipes de su evolución.

Finalmente lo que me apoya en mi creencia de que tenemos una oportunidad de atravesar la más difícil transición a la que nos hemos enfrentado como especie es la proliferación de nuevas tecnologías, y las nuevas experiencias en el comercio y los sistemas monetarios que pueden promover la aparición de comunidades locales robustas, auto suficientes y sostenibles en los campos de la energía, la producción de alimentos y otras necesidades humanas. La clave son de nuevo las interrelaciones y el trabajo en red. Sea cual sea el tipo de energía renovable y sostenible que se use, sea energía solar, eólica, hidráulica, biocombustibles u otra (la combinación variará con las condiciones locales y de la bioregión) se convertirá en la base de un sistema de intercambio que de forma natural enlaza los componentes de la comunidad en un patrón coherente, holístico de relaciones que responde a las condiciones locales y es responsable de sus acciones sobre el mundo natural. Esas comunidades locales comerciarán también unas con otras, pero preservaran su carácter diferencial de forma que la diversidad sea a la vez inherente y valorada, a diferencia de la actual homogenización de las relaciones globales. Sea cual sea el tamaño de la población que emerja en esas redes humanas orgánicas, estará definida por la capacidad de la bioregión que las produce. La vida será confortable pero no indulgente y por ello crecerá también la capacidad de celebración de esa nueva vida de calidad. La profunda expresión de nuestra capacidad para efectuar esta transición se evidencia en expresiones de esta conciencia pública como este pensamiento recogido en “A Book of Miracles”:

"Nuestro más profundo miedo no es que no seamos capaces, nuestro temor más profundo es que somos inconmensurablemente poderosos.
No es nuestra oscuridad, es nuestra luz lo que nos aterroriza”.

Tenemos el poder y estamos preparados para hacer la transición, aunque precisamos un cambio fundamental en la dirección y destino de nuestras capacidades, de un miedo atroz a la naturaleza, a un profundo sentido de conexión con ella. Esta nueva, orgánica manera de vivir que combina ciencia, tecnología, arte, oficio y ritual en patrones de aprendizaje, acción y celebración unificados y coherentes es a día de hoy un sueño que debe hacerse realidad, no solo porque es posible sino porque adem ás, se ha vuelto necesario.

 

SETH LLOYD
Pensador del mes de junio
de 2006, Komplex nº 22

Optimismo pasado y futuro

Soy optimista acerca del pasado. Cada día que pasa nos parece mejor. Dentro de apenas doscientos años, cuando las capas de hielo de Groenlandia y la Antártica se hayan disuelto y los niveles del mar hayan crecido unos sesenta metros, nuestros descendientes genéticamente modificados estarán sentados en sus casas frente al mar en Nevada, rememorando los buenos viejos tiempos que pasaron en las actualmente sumergidas ciudades de Nueva York, Londres y Tokio. Desde su perspectiva, el pasado va a parecer francamente bueno.

Soy también optimista respecto al futuro. Esta dentro de nuestras capacidades como especie evitar la catástrofe que describía en el párrafo anterior. Una inversión prudente en tecnologías conservadoras de carbón y nuevas estrategias económicas pueden posponer o evitar completamente las más extremas consecuencias del calentamiento global. Espero que los políticos sean capaces de entender que sacrificios relativamente pequeños realizados voluntariamente hoy, pueden prevenir sacrificios mucho mayores y no voluntarios mañana.

Seamos realistas: los seres humanos somos adictos a hacer daño a los demás y a nosotros mismos. Cuando una excusa para el conflicto pierde fuerza, encontramos rápidamente otra, no importa lo trivial que sea, para prolongar la bronca. Pero también es cierto que somos capaces de echarnos atrás del borde del precipicio. Durante la guerra fría los Estados Unidos y la Unión Soviética sostuvieron una estrategia oficialmente llamada MAD (Mutuamente Asegurada Destrucción): cualquiera de los dos que iniciase una guerra nuclear sabía que sería destruido también. Aunque arriesgada a largo plazo (si el radar confunde una bandada de gansos con un misil que ataca, no quedamos ni uno) la estrategia funcionó durante el tiempo suficiente como para que los líderes políticos se diesen cuenta de lo loca que era la estrategia MAD e iniciar conversaciones de desarme. Actualmente nos encontramos al borde de una catástrofe medioambiental grave, pero aún estamos a tiempo de echarnos atr ás.

Incluso si el calentamiento global inunda la mayoría de las grandes ciudades del mundo, los seres humanos sobrevivirán y se adaptarán. Cómo será esa adaptación es imposible de predecir, pero se adaptarán. La tecnología nos ha metido en este follón, proporcionándonos los instrumentos para la moderna sociedad industrial. Soy optimista y creo que nuestros descendientes desarrollarán tecnologías para bregar con cualquier tipo de lío que les traspasemos. Las tecnologías para sobrevivir en el siglo XXIII no es preciso que sean alta tecnología, bastarán tecnologías simples y de bajo nivel para conservar el agua y los combustibles. Si somos cuidadosos con nuestros recursos básicos deberían bastar e incluso sobrar lo suficiente como para seguir jugando a los video juegos.

No es preciso que dejemos el mundo hecho una porquería. La clave de un uso inteligente de los recursos es distribuirlos justamente. Aunque sólo sea porque la distribución actual de los recursos como el dinero y la energía no puede estar más sesgada a nivel global, soy relativamente optimista y creo que la cada vez más globalizada sociedad no tiene más remedio que hacer progresos hacia un mundo en el que todos los seres humanos tengan igual acceso a la comida, al agua potable, a la educación y a la representación política. Este optimismo se atempera por el reconocimiento de que “los que poseen” en el mundo tienen pocas motivaciones para compartir los recursos del mundo con sus “desposeídos”. Estamos poco acostumbrados a pensar en la democracia como una “tecnología”, pero eso es lo que es en el fondo, un acuerdo sistemático de los seres humanos en relación a una máquina social que funciona mejor en muchos aspectos que la máquina social del totalitarismo. La nueva tecnología que precisamos en este momento no es un 4x4 más eficiente en el consumo de combustible, sino un sistema político que asegure a cada ser humano en la tierra una voz en pol ítica.

Finalmente soy exageradamente optimista acerca del futuro de las ideas científicas. Viaje a donde viaje en el mundo (al primero, al segundo o al tercero) encuentro jóvenes investigadores cuyas ideas me asombran. Internet distribuye la producción científica más actual e innovadora de forma mucho más barata, eficiente e universal que nunca en la historia. Como resultado la fundamental igualdad intelectual de los seres humanos se está afirmando de forma excepcional: la gente es igual de inteligente en Perú y Pakistán que en Londres o Los Ángeles, y toda esa gente puede participar hoy en la investigación científica con mucha más eficacia que nunca. Los seres humanos son el recurso más importante de la humanidad y cuando esos seres humanos empiezan a convertirse en cient íficos, ¡mucho ojo!

 

LAWRENCE KRAUSS
Pensador del mes de julio
de 2006, Komplex nº 23

La renovación de la ciencia a favor del bien común

Soy optimista acerca de que, tras 30 años de deprivación sensorial en el campo de la física de partículas durante el que los teóricos han sufrido muchas alucinaciones (p.e. la teoría de la cuerda), en los próximos 3 años y en razón de la puesta en marcha el próximo año del Gran Colisionador de Hadrones en Ginebra, vamos a empezar a obtener datos empíricos que nos van a permitir avanzar en el conocimiento y comprensión de la estructura fundamental de la naturaleza, sus fuerzas, y del espacio y el tiempo.

Mi mayor optimismo es que los datos sean completamente inesperados y que fuercen la revisión de todas nuestras actuales ideas sobre lo que puede sustituir al Modelo Standard de la física de partículas elementales. Desde 1975 aproximadamente cada nuevo experimento realizado en la vanguardia de lo infinitamente pequeño ha sido consistente con las predicciones del Modelo Standard, pero aportando poca o ninguna luz a lo que haya detrás del mismo, cuál es el origen de la masa, por qué hay tres familias de partículas elementales, por qué algunos quarks son pesados y por qué los neutrinos son muy ligeros.

Es cierto que se descubrió la masa del neutrino, pero esto no fue una gran sorpresa y seguimos sin tener ninguna idea acerca de su origen. Con datos empíricos la física de partículas teórica puede recuperar los tiempos en que la clave para distinguir una buena teoría de una mala era la cantidad de puzzles empíricos que podía resolver esa teoría y no lo elegante que pudiese resultar.

Soy también completamente optimista acerca de que a lo largo de lo que espero dure mi propia vida vamos a ser capaces de descubrir el secreto de la vida y conseguir completar nuestra comprensión de la biología evolutiva en la extraordinaria transición entre química no biológica y biología. No solo seremos capaces de crear vida en el laboratorio, sino que además seremos capaces de rastrear nuestros orígenes y obtener respuestas a la importante cuestión de cuánta vida existe en el universo. Casi con seguridad encontraremos vida microbiana por todo nuestro sistema solar y espero que descubramos que es prima nuestra, de la misma semilla si prefieren, en vez de ser realmente alienígena. Y todo esto va a hacer que vivir sea aún más fascinante.

 

LEE SMOLIN
Pensador del mes de septiembre
de 2006, Komplex nº 25

El retorno de la disciplina experimental transformará nuestro conocimiento de la Física Fundamental

En ciencia, como en política, parece que la metáfora de Eldredge y Gould sobre el equilibrio puntuado resulta ser cierta. Cuando se produce progreso, se produce rápido y toda la cultura vibra con esa excitación. Hemos tenido últimamente un ligero exceso de equilibrio, demasiada tranquilidad, expectativas no realizadas como consecuencia natural de ambiciones pobres, tímidas y desacertadas. Pero soy optimista y creo que en las próximas décadas vamos a ver importantes avances en problemas clave frente a los que actualmente nos encontramos atascados. En física, nuevos experimentos como LHC, AUGER, GLAST, PLANCK, LIGO y otros seguramente van a transformar nuestros conocimientos de la física fundamental y poner punto final a un largo período en que la teoría parecía progresar sin la disciplina del experimento. Con mucha probabilidad nos sorprenderá y humillará lo que encontremos, pero a continuación se producirá un rápido progreso mientras aparecen nuevas ideas para explicar los sorprendentes datos hallados.

¿Cómo puedo ser optimista si no sé que dirección va a tomar la ciencia? Esa es exactamente la cuestión. Existen dos tipos de optimismo, el optimismo de la gente que piensa que conoce el futuro y el optimismo de la gente que cree que el futuro va a ser más interesante y, aunque siempre imperfecto, más maravilloso de lo que puedan imaginar. Yo soy del segundo tipo. El primer tipo a veces comporta la creencia de que el tiempo y el cambio son ilusiones, y que el mundo evoluciona hacia un estado de perfección eterno. Este es el optimismo de los fundamentalistas religiosos y marxistas ortodoxos y lo podemos ver reflejado también en esas cosmologías en las que nuestro universo evolutivo no es más que una fluctuación pasajera en un, por lo demás, permanente estado de equilibrio térmico. El tipo opuesto de optimismo se apoya en los teóricos de la evolución que creen que el mundo es tan intrincado que el más simple de los mecanismos que pudiese predecir el futuro de la vida y el cosmos sería el propio universo. Si somos del primer tipo de optimistas, buscamos trascender la complejidad de la vida para descubrir algo eterno detrás, algo como nuestra imaginaria visión de Dios. Si pertenecemos al segundo, buscamos vivir y pensar dentro de la espiral de la vida; buscamos comprensión y sabiduría, pero no nos hacemos ilusiones de trascendencia o control.

 

JARON LANIER
Pensador del mes de noviembre
de 2006, Komplex nº 27

La comunicación interpersonal será más profunda; la racionalidad será aún más romántica

Un extravagante optimismo debería plantear nuevas cotas de satisfacción que sobrepasasen y superasen lo que son meras respuestas a problemas que ya conocemos actualmente.

Y una idea realmente extravagante es que la naturaleza de la comunicación en sí pueda transformarse en el futuro tanto como se transformó con la aparición del lenguaje. No es fácil de imaginar, pero hay algunas maneras de acercarse a la idea: He estado fascinado por el potencial de la “Comunicación post simbólica” durante muchos años. Este nuevo estilo de conexión interpersonal puede hacerse realidad si un gran número de personas se convierten en virtuosos de la improvisación que acompaña la Realidad Virtual.

Somos virtuosos del lenguaje hablado. Los adultos hablan sin ningún esfuerzo aparente, aunque las conversaciones de cada día puedan considerarse como uno de los fenómenos más complicados observados nunca. No veo razón alguna por la que nuevas virtuosidades en la comunicación no puedan aparecer en un futuro, aunque sea difícil poner un plazo.

Supón que estás disfrutando de una futura muestra avanzada de Realidad Virtual, y puedes provocar la aparición de cosas espontáneamente diseñadas y hacerlas actuar e interactuar entre sí con la facilidad con que manejas las frases en una conversación ordinaria de hoy en día.

El que esto se consiga midiendo desde fuera lo que hace tu cuerpo o interactuando con estados interiores de tu cerebro no es más que una cuestión instrumental. De cualquier manera, ya disponemos de algunas pistas acerca de cómo el organismo humano pueda ser capaz de improvisar el contenido de un Mundo Virtual.

Algunos de los datos más interesantes sobre la investigación en Realidad Virtual a estas alturas tienen que ver con la Flexibilidad Homuncular. Resulta que el cerebro humano tiene una extraordinaria facilidad para aprender a controlar cuerpos radicalmente diferentes. Esto significa que la gente podría aprender espontáneamente a cambiar lo que ocurre en un mundo virtual volviéndose partes de él.

Esa parte del cerebro que está optimizada para el control de los muchos grados de libertad de los movimientos del cuerpo, está también preparada para controlar los muchos grados de libertad de un ambiente superlativamente programado y diseñado en un futuro. Es como si la lengua pudiese convertirse para este tipo de comunicación en algo tan importante como lo es para el lenguaje, por algo es el órgano más rico en conexiones neurales del cuerpo humano. (En este sentido he hecho ya algunos trabajos en la medición de outputs de la lengua a través de la mejilla, para comprobar estas ideas).

¿Por qué pensar en ello? Es una razonable intuición. Las palabras han hecho tanto por la gente que otras alternativas con funciones sobrepuestas pero distintas podrían llevarnos a nuevas formas de pensar y conectarnos.

Podría aparecer una alternativa a la abstracción, la posibilidad de expresarse a través de una fluida y capaz concreción. En vez de la palabra “casa”, podría conjurar una casa en particular. ¿Cómo puedes saber que es una casa sin conocer la palabra? En vez de volver a lo que sea que la palabra “casa” signifique, podrías presentar un cubo virtual que resultaría ser enorme por dentro y que contuviese una multitud de prototipos de casas. En un sentido esta borrosa colección sería más precisa que la palabra, en otros sentidos lo sería menos. Sería diferente.

Si todo esto suena demasiado fantástico u oscuro, he aquí otro acercamiento a la misma idea usando puntos de referencia más familiares. Imagina una nueva forma de expresión que sea un cruce entre tres grandes formas artísticas del siglo XX: la improvisación del jazz, la programación informática y el cine. Supón que puedas improvisar cualquier cosa que pueda verse en el cine con la velocidad y la facilidad de un músico de jazz. ¿Qué podría significar esto para el sentido de conexión que existe entre tú y alguien a quien amas?

Hay un librito de James P. Carse con un maravilloso título, Finite and Infinite Games. Algunos de sus pasajes son un poco demasiado New Age para mí pero la idea central expresada en el título es clara y útil. Un juego finito es como un simple partido de béisbol, con un final. Un juego infinito es como el fenómeno global del béisbol, que no tiene final. Es siempre una frontera.

Así muchas ideas utópicas hacen referencia a juegos finitos: el fin de las enfermedades, resolver el calentamiento global, hacer a la gente más racional, reducir la violencia y así sucesivamente. Por muy maravillosos que nos puedan parecer esos logros, les falta algo. El optimismo de juegos finitos propone utopías circunscritas, sin fronteras ni misterio. El resultado no es lo suficientemente inspirador para mí y aparentemente tampoco entusiasma a otra mucha gente que anda continuamente fascinada por dudosas utopías políticas o religiosas. El problema se acentúa en este momento porque hay una idea probablemente infundada que flota alrededor de las ciencias y que supone que hemos llegado al límite de la ciencia que podamos llegar a conocer, y que ahora estamos en el proceso de simplemente definir los detalles.

El optimismo más valioso está en los Juegos Infinitos e imaginar que nuevas innovaciones tan profundas como el lenguaje van a producirse en el futuro de las interacciones humanas es un ejemplo del mismo.

 

Edge World Question 2007

Estas son las ciento sesenta aportaciones de los más importantes pensadores del mundo a la cuestión que John Brockman de Edge les presentó para 2007: ¿Acerca de qué es Vd. optimista? ¿Por qué? La mayor oportunidad del año para tomar el pulso al pensamiento científico actual cuando busca razones para el optimismo.

Robert Trivers, Nathan Myrhvold, George Smoot, Marvin Minsky, John McCarthy, Nancy Etcoff, Stuart Kauffman, Oliver Morton, Bart Kosko, David Buss, Brian Greene, Francesco De Pretis, Corey Powell, Roger Bingham, Alison Gopnik, Robert Sapolsky, Paul Steinhardt, Beatrice Golomb, Vittorio Bo, Marcel Kinsbourne, Martin Rees, Ian Wilmut, Barry Smith, Larry Sanger, Steven Strogatz, Mark Pagel, Joichi Ito, Jill Neimark, Leon Lederman, David Deutsch, Frank Wilczek, Cory Doctorow, David Bodanis, Alex (Sandy) Pentland, Marcelo Gleiser, Brian Eno, Philip Zimbardo, Colin Blakemore, W. Daniel Hillis, Garniss Curtis, Mahzarin Banaji, Joel Garreau, Leonard Susskind, Esther Dyson, Mihaly Csikszentmihalyi, Stewart Brand, Andy Clark, Steve Grand, Jason Calacanis, Jaron Lanier, Richard Dawkins, Nicholas Humphrey, Chris Anderson, Karl Sabbagh, David Berreby, Stephen Schneider, Timothy Taylor, Gergory Benford, Roger Highfield, Rudy Rucker, David Dalrymple, Paul Davies, Scott Sampson, Sherry Turkle, Gary Marcus, Xeni Jardin, Thomas Metzinger, Helen Fisher, Dan Sperber, Paul Saffo, Gregory Cochran, Michael Wolff, Gloria Origgi, Jamshed Bharucha, Diane Halpern, Anton Zeilinger, Clay Shirky, Neil Gershenfeld, Rodney Brooks, Maria Spiropulu, J. Craig Venter, Marco Iacoboni, Eduardo Punset, Jordan Pollack, Adam Bly, Marti Hearst, Tor Nørretranders, Robert Shapiro, David Pescovitz, Judith Rich Harris, Lee Smolin, Simon Baron-Cohen, Max Tegmark, Elizabeth Loftus, Seth Lloyd, Ernst Poppel, Gino Segre, Philip Campbell, Terrence Sejnowski, Chris DiBona, George Church, Kai Krause, Jonathan Haidt, William Calvin, James Geary, Charles Seife, David Gelernter, Andrian Kreye, Randolph M. Nesse, Freeman Dyson, Lisa Randall, Douglas Rushkoff, Matt Ridley, Ray Kurzweil, Sam Harris, Leo Chalupa, Sue Blackmore, John Horgan, Jared Diamond, Nassim Taleb, Rebecca Goldstein, Geoffrey Miller, Brian Goodwin, Jerry Adler, Linda Stone, George Dyson, Peter Schwartz, Roger Schank, Irene Pepperberg, Alexander Vilenkin, Stephen Kosslyn, Robert Provine, Samuel Barondes, Daniel Everett, John Gottman, Juan Enriquez, Carlo Rovelli, Haim Harari, Kevin Kelly, Jean Pigozzi, Martin Seligman, James O'Donnell, Keith Devlin, Piet Hut, Andrew Brown, Donald Hoffman, Gerald Holton, Howard Rheingold, Pamela McCorduck, Michael Shermer, David G. Myers, Steven Pinker, Marc D. Hauser, Howard Gardner, Alun Anderson, Lawrence Krauss, Chris Anderson, Geoffrey Carr, Daniel Goleman, Walter Isaacson, Daniel C. Dennett

La cita del mes

Si no pensáis en el futuro, no tendréis uno

John Golsworthy

Nota del editor

El Komplex que hemos preparado para estas fechas pretende ser un poco más variado y ligero que de costumbre. Como pensador del mes presentamos a Stewart Brand y su trayectoria como permanente explorador de futuros desde los psicodélicos sesenta hasta nuestros días. Esperando contar con todos vosotros en la aventura del nuevo año, os ofrecemos nuestros mejores deseos.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Steward Brand

"Una vez que adquieres la perspectiva de décadas o centurias, los problemas que parecían irresolubles se vuelven solucionables y la presión de la urgencia desaparece para revelar lo que es crucial."

Nació en Rockford, Illinois el 14 de diciembre de 1938, es autor y editor y creador del Whole Earth Catalog y de CoEvolution Quarterly. Su intento con el Whole Earth Catalog fue capacitar a las personas para conseguir virtualmente cualquier información útil para ellas, en la creencia que los humanos desarrollarían así y por sí mismos unas nuevas, positivas y sostenibles cultura y tecnología; en este sentido sus ideas fueron precursoras de Internet. Ahí que Brand cofundara con Larry Brilliant la comunidad on-line The Whole Earth 'Lectronic Link (The WELL). Brand como editor publicó los primeros escritos de los más reconocidos pensadores de hoy en día. Es uno de los cofundadores de Global Business Network. Una consultora que ayuda a las empresas, ONGs y gobiernos a planificar estrategias para múltiples futuros posibles. Su forma de trabajar consiste en obtener opiniones de redes de múltiples y diversas personas interesantes y luego crear nuevas y originales metodologías específicas para cada caso para integrar todas esas ideas en visiones de futuro aplicables y ejecutables.

"Conocí a Stewart hace treinta años en el cuartel general de USCO (us company) un grupo anónimo de artistas cuyas instalaciones y eventos combinaban múltiples elementos visuales y de audio incluyendo películas, transparencias, video, luces, música y sonidos. El mantra de USCO "Todos somos 1" ya había sido modificado a "Todos somos 1... excepto Brockman" para permitir mi inclusión. En 1963, el grupo había levantado un Tabernáculo Psicodélico en una iglesia a una media hora de Maniatan, en Garneville, New York. Se convirtió en parada obligatoria para todo buscador o gurú que pasaba por la zona, Stewart vivió allí (en la torre) durante una temporada.

Stewart estaba fascinado con la comunidad de artistas de USCO (que incluía al pintor Steve Durkee, el poeta Gerd Stern, y el cineasta Jud Yalkut y vecinos del condado de Rockland como John Cage y su grupo, que estaban entonces estudiando y debatiendo las ideas de Marshall McLuhan sobre comunicación. De hecho USCO salió de tour con McLuhan en una serie de conferencias y ofrecía un contrapunto "intermedia" a sus intervenciones.

Claramente algunas de las ideas más interesantes sobre Internet tienen su origen en el pensamiento de algunos artistas de los sesenta que a sabiendas o no, eran arrastrados por el entusiasta y joven Teniente Brand. Consideraciones tales como forma y contenido, contexto, comunidad e incluso la ética hacker fueron presagiadas al menos en parte por actividades y discusiones que tuvieron lugar en esa época.

Stewart, que prefería el término multimedia a intermedia, representó su propia obra , "America Needs Indians," desde 1964 hasta 1966 y "War: God" desde1967 a 1970. Organizó el Trips Festival en enero de 1966 y creó el germen de Whole Earth en marzo de 1966 (escribía: "¿Por Qué No Hemos Visto Aún Una Foto De La Tierra Entera?"). Es mejor conocido por mi generación por fundar, editar y publicar el Whole Earth Catalog.

Leerlo o quizás debería decir devorarlo, fue una de las experiencias intelectuales más interesantes de mi vida. Más que cualquier otro libro el Whole Earth Catalog original capturó el momento y definió el clima cultural de su tiempo. La siguiente edición, The Last Whole Earth Catalog, publicada en 1971 fue número uno en ventas y ganó el Premio Nacional del Libro.

Durante los años setenta, Stewart hablaba a menudo sobre su visión de lo que el llamaba "ordenador personal", un término que a menudo se le atribuye, aunque él siempre señala rápidamente que el crédito corresponde a Alan Kay.

"No recuerdo a otros que lo usasen, y no creí que estuviese acuñando un término, solo describiendo el Xerox Alto en un epílogo de mi libro Two Cybernetic Frontiers. Para 1975 era el título de una sección regular en CoEvolution Quarterly, mucho antes de que los PCs existiesen."

Como amigo, Stewart era todo un desafío. Una vez en los setenta le llamé al llegar al aeropuerto de San Francisco.

-¿Qué hay? Estoy en San Francisco por unos días.

-Uh, huh.

-¿Cómo estás?

-A tope.

-¿Quieres que nos veamos?

-No.

Era encantador. Pero tenía un tipo de carisma especial. ¿Quién otro podía garantizar a toda una generación permiso para llevar sandalias, abrazar a los árboles, llevar navajas suizas en el cinturón y además ensanchar los límites intelectuales de nuestra época?

En 1983 Brand envió a Dick Farson y Darryl Iconogle del Western Behavioral Science Institute a verme en Nueva York para hablarme de un tipo de software para conferencias llamado la Cebolla y que se estaba usando en un sistema de boletines de noticias llamado EIES (Electronic Information Exchange System) y dirigido por Murray Turoff. Cuando remoloneé, Stewart me dijo que podia elegir entre jugar o quedar fuera del mayor desarrollo tecnológico de la década.

Stewart tenía razón y se equivocaba. Fue uno de los desarrollos más importantes pero de la década siguiente. Inspirado en el EIES en 1984 fundó The Well (Whole Earth 'Lectronic Link), un sistema de teleconferencia por ordenador para el área de la bahía de San Francisco, considerado una maravilla en su género.

En los últimos años SBB (su nombre de usuario) ha pasado gran parte de su tiempo produciendo ideas para sus clientes de Global Business Network (GBN), la empresa que creó con el futurista Peter Schwartz y el filósofo Jay Ogilvy. Ahora es capaz de moverse entre los acrónimos de las mayores corporaciones empresariales con la misma fluidez con que lanzaba el freesbe. Su posición quedó asegurada en 1995 cuando en el número de octubre la revista Fortune publicó un artículo de doce páginas sobre sus éxitos que tituló "The Electric Kool-Aid Management Consultant."

Ha sido un largo camino para el tipo que aún lleva una navaja suiza en su cinturón y que animó a toda una generación a vivir de la tierra y ser autosuficientes (o sea pobres). Stewart se ha convertido en una figura legendaria, histórica incluso, y que cada año, me parece el pensador más interesante e influyente que conozco.

Stewart Brand es "El explorador"

En "The Digerati" cap. 3

De su autobiografía:

"Actualmente trabajo a media jornada como presidente de The Long Now Foundation y a media jornada para Global Business Network (GBN).

¿Qué es lo que estoy haciendo en este momento? Encuentro cosas y fundo cosas. Cosas que he encontrado son herramientas, ideas, libros, y gente que mezclo y hago circular. Entre las cosas que he fundado o cofundado se incluyen el Trips Festival (1966), Whole Earth Catalog (1968), Hackers Conference (1984), The WELL (1984), Global Business Network (1988), y The Long Now Foundation (1996).

De forma ocasional doy charlas, y de forma también ocasional escribo libros entre ellos... Two Cybernetic Frontiers (1974), The Media Lab (1987), How Buildings Learn (1994), The Clock of the Long Now (2000). También escribo artículos (pagan bien y parece que hasta pueden tener impacto).

Entre los recientes:

"Environmental Heresies" propone que los ecologistas tendrán que modificar sus opiniones y comportamiento sobre cuatro grandes temas en los próximos diez años: urbanización, población, modificación genética y energía nuclear.

"City Planet" intenta señalar algunas sorprendentemente buenas noticiasis que emergen de la rampante urbanización de nuestro mundo (1,3 millones de personas a la semana se trasladan a las ciudades del mundo desarrollado, muchas de ellas ciudades "ocupa" auto organizadas. Y etc.

Algunas cosas menos conocidas que puse en marcha solo o con otros... New Games (1973), CoEvolution Quarterly (1974), Uncommon Courtesy (1982), GBN Book Club (1988), All Species Inventory (2001), y Long Bets (2001) y Seminars About Long-term Thinking (2003), ambos dentro de Long Now.

También estoy intentando generar una subdisciplina académica y práctica de política pública que he llamado Historia Aplicada..."

Artículos de interés

El tesoro de Bombay

"Hace cuarenta años la empresa británica ICI desarrolló un potente antihipertensivo llamado propanolol. Era el primer betabloqueante del mercado y caro en aquel momento. Por ello, Yusuf Hamied, un químico y fabricante de medicamentos indio de 34 años puso a su empresa a fabricar una versión más barata. ICI protestó ante el Gobierno Indio y Hamied se encontró cara a cara con la primera ministra Indira Gandhi. ¿Debe negarse a millones de indios un fármaco que puede salvar sus vidas solo porque al creador no le gusta el color de nuestra piel? le preguntó. Era un argumento engañoso, ICI estaba preocupada por sus beneficios, no por el color de la piel, pero Gandhi se convenció y el parlamento indio modificó las leyes sobre patentes farmacéuticas, haciendo que se aplicasen no a los componentes químicos de los fármacos sino a los procesos utilizados para manufacturarlos. Si una empresa como la de Hamied conseguía una forma distinta de fabricar el mismo betabloqueante (o lo que fuese) podía venderlo en India sin ninguna traba.

Esta ley transformó la industria farmacéutica india. Actualmente la empresa de Hamied, Cipla es la tercera en tamaño de la India, con ventas de 651 millones de dólares en 2005. Lo que no es mucho comparados las ventas multimillonarias de compañías occidentales como GSK, pero Cipla sigue siendo la farmacia del mundo en desarrollo. Casi el 40% de los pacientes de SIDA de los países pobres que toman medicación toman fármacos de Cipla.

Lo que hace Hamied es legal en la India y en los países donde Cipla vende sus fármacos. Pero la compañía aún sigue fabricando muchos productos sin el permiso de los poseedores de la patente de sus componentes. Por ello, para la mayoría de la industria farmacéutica Hamied es un pirata...

"The Treasure of Mumbai", un artículo de Erika Check en Wired Magazine de Diciembre de 2006.

 

La poda sináptica de la adolescencia

"Los cambios en las ondas cerebrales que se producen en la adolescencia están relacionados con la edad y no con la maduración sexual y puede estar asociado con uno de los proyectos de mayor reorganización cerebral: la poda sináptica. Durante la infancia el cerebro va creando multitud de sinapsis (las microscópicas conexiones entre neuronas que transmiten la señal nerviosa). Cuantas más conexiones, más intensa la actividad cerebral. Durante la adolescencia el cerebro se reorganiza y elimina muchísimas conexiones sinápticas, proceso conocido como poda sináptica. Esta poda haría el procesamiento de información más potente y eficiente, con menor consumo de energía..."

"The adolescent decline of NREM delta, an indicator of brain maturation, is linked to age and sex but not to pubertal stage," es un artículo de Irwin Feinberg, Lisa M. Higgins, Wong Yu Khaw y Ian G. Campbell, de la University of California, en Davis, y que se presenta en ScienceDaily de diciembre.

Visita estas páginas...

Un bikini solar con USB

Según Gizmodo el bikini solar con USB proporciona suficiente energía como para cargar un iPod, también podría usarse según el inventor para alimentar un enfriador de cervezas.

Quizás habría que estudiar con más detalle su resistencia a la arena y cremas solares, o pensando en grande ¿quizás un burca solar con USB para aparatos más potentes?

Toda la información del artilugio tal como se presentó en el ITP winter show, está disponible aquí.

Mejorando la aplicabilidad

Este otro invento es sudafricano y se propone simplificar y facilitar la utilización del preservativo. Las demostraciones de Jacob y Manto que lo acompañan, son convincentes. No conocemos la fecha de comercialización prevista en nuestro país.

Libros

The Creation: An Appeal to Save Life on Earth

por E.O. Wilson

 

Afamado entomólogo, pensador, humanista y convincente escritor Wilson hace un llamamiento a trabajar juntos ciencia y religión para salvar la "creación", la naturaleza viva en riesgo. Dirige su discurso ardoroso y lleno de sentido común a un hipotético "Querido Pastor", al que cuestiona por qué los líderes religiosos no han hecho de proteger la "creación" parte de su misión. Wilson sugiere olvidarse de los orígenes de la vida y centrarse en el hecho de que mientras la naturaleza consigue la "sostenibilidad mediante la complejidad" las actividades humanas llevan a la extinción a miríadas de especies, empobreciendo la biosfera y poniendo en peligro la civilización. Wilson festeja las especies individuales cada una "obra maestra de la biología" y analiza certeramente el nexo entre naturaleza y psique humana. En los pasajes más francos del libro, refuta las fantasías sobre la capacidad humana para recrear la intrincada red de la naturaleza y deplora la utilización de las creencias religiosas (queda en las manos de Dios) como un impedimento a la protección del medio ambiente. La elocuente defensa de la naturaleza de Wilson profundiza en nuestra resistencia a la preservación medio ambiental y aboga por una alianza de las investigaciones científicas en un proyecto de renacimiento en biología que repita los avances tecnológicos producidos por la carrera espacial.

 

The Goldilocks Enigma: Why Is the Universe Just Right for Life?

por Paul Davies

"El enigma de Ricitos de Oro" es el esperado y espectacular retorno de Paul Davies a la cosmología. En este libro aborda todas las "grandes cuestiones" e introduce los últimos descubrimientos que han permitido a los científicos reconstruir la historia del universo con un detalle sin precedentes. Y explica además por qué a pesar de todo ello, los cosmólogos están más divididos que nunca. ¿Por qué todo en la tierra es precisamente adecuado para la vida? ¿Y cómo hemos intentado explicar ésto? ¿De qué manera las creencias han afectado al debate científico? ¿Qué es lo que realmente sabemos de nuestro lugar en el universo? Paul Davies decodifica la ciencia real y nos lleva al auténtico corazón de nuestro entendimiento del universo...

Links de interés

La cita del mes

Todos somos ateos en relación a la mayoría de los dioses en los que las sociedades han ido creyendo. Algunos de nosotros hemos ido un dios más allá

Will Cuppy

Nota del editor

Esta edición de Komplex publica un largo artículo del que fue nuestro pensador del mes en octubre de 2005 Stuart A. Kauffman. El artículo se inserta en la viva polémica que al otro lado del Atlántico se viene produciendo como reacción a los ataques a la enseñanza de la teoría de la evolución por parte de los cristianos del “diseño inteligente” y que, entre otras muchas, tiene manifestaciones como que el último numero de Wired esté dedicado al “Nuevo Ateísmo”, “The God delusion” de Richard Dawkins y “Breaking the Spell” de Daniel Dennett sean actuales best-sellers en Estados Unidos, o que el último número de Times se dedique a “Dios vs. Ciencia”.

Como pensador del mes, nos atrevemos a presentar a Jaron Lanier, polifacético y renacentista, informático, músico, filósofo, polemista...

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Jaron Lanier

“Camino por la cuerda floja, con voraces y deshonestos gilipollas robóticos por un lado y anticuarios sentimentales por el otro.”

Jaron Lanier nació en Nueva York en 1960 y se define a sí mismo como informático, compositor, artista visual y autor.

Entre sus intereses se incluyen la biomimética, arquitecturas de la información, interfaces de usuario, sistemas avanzados de información, simulaciones científicas heterogéneas, sistemas de información para la medicina y aproximaciones informáticas a la física fundamental.

El nombre de Lanier se asocial con frecuencia con la investigación en Realidad Virtual, cuyo nombre acuñó a principios de los ochenta, cuando fundó VPL Research, la primera empresa que vendió productos de realidad virtual. A finales de los ochenta dirigió el equipo que desarrolló las primeras realizaciones de mundos virtuales multipersona usando pantallas de cabeza para redes tanto locales como de área y los primeros avatares (representaciones del usuario) en esos sistemas. Durante su estancia en VPL diseñaron y pusieron en práctica las primeras aplicaciones de la realidad virtual a la simulación quirúrgica, prototipado de interiores de vehículos, escenarios de televisión virtuales y otras muchas áreas. También dirigió el grupo que usó de forma masiva arquitecturas de plataforma de software para aplicaciones de realidad virtual inmersiva. VPL y todas sus patentes fueron compradas por Sun Mycrosystems en 1999.

Lanier nunca ha tenido un trabajo fijo ni responsabilidades académicas a tiempo completo. Lo más cerca que estuvo de esa situación fue en su asociación con Internet2. Fue Investigador jefe de la oficina de ingeniería y dirigió la National Tele-immersion Initiative, una coalición de universidades investigadoras de aplicaciones avanzadas para Internet2.

Lanier recibió un doctorado honoris causa del New Jersey Institute of Technology en 2006.

"La realidad virtual es una realidad hecha por la mente humana. Es decir una realidad optativa pero en informática se crea a partir de comandos en un ordenador. La realidad virtual puede ser de dos tipos: inmersiva y no inmersiva. Los métodos inmersivos de realidad virtual con frecuencia se ligan a un ambiente tridimensional creado por un ordenador el cual se manipula a través de cascos, guantes u otros dispositivos que capturan la posición y rotación de diferentes partes del cuerpo humano. La realidad virtual no inmersiva utiliza medios como el que actualmente nos ofrece Internet en el cual podemos interactuar a tiempo real con diferentes personas en espacios y ambientes que en realidad no existen sin la necesidad de dispositivos adicionales a el ordenador.

La realidad virtual no inmersiva ofrece un nuevo mundo a través de una ventana de escritorio. Este enfoque no inmersivo tiene varias ventajas sobre el enfoque inmersivo como: bajo costo y fácil y rápida aceptación de los usuarios. Los dispositivos inmersivos son de alto costo y generalmente el usuario prefiere manipular el ambiente virtual por medio de dispositivos familiares como son el teclado y el ratón que por medio de cascos pesados o guantes."

"Toda la cultura circulará por Internet. Nuestra cultura tendrá que adaptarse a su estructura o dejará de existir.(...)Quedará marginada, como mínimo. Si algo no se puede distribuir por Internet en el futuro, se le arrinconará".

"Una vez que tienes la estructura ya es irreversible. Tomemos esa porquería del MS-DOS y veamos qué le ha hecho a nuestros PCs. Todo el mundo sabe que es una mierda, pero no podemos quitárnosla de encima. Hemos tenido que edificar sobre unos cimientos podridos. Si consideramos Internet como un sistema operativo nuevo de trinca, lo que hagamos con él afectará a nuestro futuro una barbaridad"

Nuestra creatividad será nuestro discurso y nuestro aval. Nuestra imaginación será nuestra tribuna."

Además de sus tareas como informático, Lanier es intérprete y compositor de música clásica y postminimalista desde finales de los años 70. Su pasión por lo exótico le ha convertido en especialista de instrumentos como el "Khaen" de Laos o el "Guzchug" de China, y ha colaborado con Mark Deutsch, Vernon Reid, Philip Glass, Ornette Coleman y Stanley Jordan, entre otros. Pueden descargarse muestras de su última música aquí.

Jaron Lanier es además considerado como filosofo de la cibercultura, reconocido programador y visonario de la sociedad futura y ha escrito artículos en The New York Times, The Wall Street Journal, Forbes, Harpers Magazine, The Sciences, Wired Magazine y en Scientific American. Para Discover Magazine escribe una columna mensual y es colaborador habitual de Edge.

Algunos de sus escritos recientes:

Y sus polémicos Digital Maoism y One half Manifesto publicados en Edge, y en los que se enfrenta a lo que él llama totalitarismo cibernético.

Artículos de interés

MÁS ALLA DEL REDUCCIONISMO, La Reinvención de lo Sagrado

por Stuart A. Kauffman

Introducción

Stuart A. Kauffman se dedica al estudio del origen de la vida y los orígenes de la organización molecular. Hace 35 años desarrolló los Modelos Kauffman, redes aleatorias que presentan una especie de auto-organización que él ha denominado “orden por la cara”. Se hace una pregunta que va más allá de las cuestiones planteadas por otros teóricos de la evolución: si la selección actúa todo el tiempo, ¿cómo podemos llegar a construir una teoría que combine auto-organización (orden por la cara) y selección? La respuesta se halla en una “nueva” biología:

“Aunque pueda parecer que el “orden por la cara” supone un reto importante a la evolución Darwiniana, en realidad no se trata tanto de retar el Darwinismo y decir que Darwin estaba equivocado. Creo que no estaba equivocado en absoluto. No tengo ninguna duda de que la selección natural es una idea brillante y primordial y una fuerza fundamental en la evolución, pero hay algunas cosas que Darwin no podía adivinar. Una es que si existe orden por la cara (si tienes sistemas complejos con propiedades de orden potentes), tienes que preguntarte algo que las teorías evolucionistas nunca se han preguntado: dando por hecho que la selección actúa todo el tiempo, ¿cómo podemos llegar a construir una teoría que combine auto-organización (orden por la cara) y selección? En la ciencia, no existe ningún cuerpo de teorías que aborde esta cuestión. No hay ningún precepto en física que lo haga, porque no hay selección natural en física (hay auto-organización). La biología tampoco lo ha hecho, porque a pesar de tener una teoría sobre la selección, ésta nunca se ha casado con ideas de autoorganización. Lo que hay que hacer es ampliar la teoría evolucionista para llegar a describir lo que ocurre cuando la selección actúa en sistemas que ya poseen propiedades robustas de autoorganización. Este cuerpo de teoría simplemente no existe” (de “Order for free”, Capítulo 20, The Third Culture, 1995).

En el ensayo que se presenta a continuación, Kauffman formula una nueva visión del mundo científico sobre emergencia y creatividad incesante, que, tal y como apunta, es “maravillosa en tanto que ha llegado a ocurrir en realidad, y supone Dios suficiente para mí y para muchos, donde Dios es la creatividad del universo, de la que se deriva una ética global de respeto hacia la vida, el planeta, el milagro y la espiritualidad, al margen de un Dios trascendente”.

Stuart A. Kauffman es profesor en la Universidad de Calgary, donde reparte su dedicación entre la Biología, la Física y la Astronomía. Además, lidera el Institute for Biocomplexity and Informatics (IBI) donde lleva a cabo una investigación multidisciplinar de vanguardia en biolog ía de sistemas.

El Dr. Kauffman es también profesor emérito de Bioquímica en la Universidad de Pensilvania, Socio de MacArthur y profesor externo en el Santa Fe Insitute. Es autor de “Los orígenes del orden”, “Como en casa en el universo: la búsqueda de leyes de autoorganización” e “Investigaciones”.

Más allá del reduccionismo: la reinvención de lo sagrado

Una gran línea divisoria separa la sociedad contemporánea entre aquellos que creen en un Dios trascendente, y los que, como yo, no creen. Actualmente en Occidente, y en todo el mundo, los grandes avances que se han dado en la ciencia desde Galileo y Newton, han generado una sociedad secular. En los segmentos cristianos y judíos de las religiones Abrahámicas, el Dios Teísta que intervenía en asuntos mundanos dio lugar durante la Ilustración al Dios Deísta que crea el universo, establece las primeras condiciones y permite que funcione según las leyes de Newton. Este Dios ya no se inmiscuía en los asuntos del hombre. En la tradición teísta, Dios se convirtió o bien en un Dios con ciertas lagunas en las que la ciencia tenía un papel, o en algo contrario a la ciencia, en un Dios que interviene continuamente en el funcionamiento del cosmos.

En Occidente, aquellos que optaron por un Dios teísta, incluyendo a los fundamentalistas cristianos con tanto poder en los Estados Unidos, se encuentran en una guerra cultural con aquellos que no creen en un Dios trascendente, es decir con los agnósticos o ateos. Podemos observar esta guerra en las duras batallas sobre Diseño Inteligente llevadas a cabo en la política y los tribunales de los Estados Unidos. A pesar de que el campo de batalla es el Darwinismo, las luchas profundamente emocionales son más básicas y fundamentales. Como por ejemplo, la creencia de mucha gente religiosa de que sin la autoridad de Dios, la moral no tiene razón de ser. En Occidente, para aquellos que siguen estos principios, parte de la pasión que subyace bajo la convicción religiosa es el temor a que los cimientos de la sociedad occidental se derrumben si no se mantiene la creencia en un Dios trascendente.

La mayoría de las personas de religión Abrahámica son musulmanas. No conozco bien el mundo islámico pero creo que su fundamentalismo también se basa en parte en los mismos asuntos morales mencionados.

A parte de todo esto, el reduccionismo surgido tras los éxitos de Galileo, Newton, Einstein, Planck y Schrödinger, y todas sus consecuencias, sobre todo, y como lo explicaré más adelante, en la física, nos ha dejado un mundo de hechos , hechos fríos, sin espacio científico para los valores. “Cuanto más sabemos del cosmos más nos parece que carece de sentido”, dijo Stephen Weinberg en Sueños de una teoría final (Dreams of a final Theory). Wolfang Kohler, uno de los fundadores de la psicología Gestalt, escribió un libro a mediados del siglo 20 un libro con el acertado título: El significado del valor en un mundo de hechos (The place of Value in a World of Fact). Hace poco, durante una conversación con una profesora humanista de la Universidad de Pensilvania me sorprendió su relato sobre cómo somos una vez más un mundo sin sentido desde el punto de vista post moderno proliferante en las humanidades en Norteamérica.

Además de los que siguen a un Dios trascendente, a su autoridad en relación al significado y los valores, tenemos a aquellos innumerables humanistas seculares, hijos de la Ilustración y de la ciencia contemporánea, que se agarran firmemente a la realidad tal y como ha sido revelada por la ciencia, que encuentran valores en el amor a sus familiares y amigos, en un sentido general de la justicia y moralidad que no necesita de la palabra de Dios. Aún así, nosotros, los humanistas seculares, hemos pagado un alto precio por nuestra firme convicción de que la ciencia (reduccionista) nos muestra lo que es real. En primer lugar, no tenemos base científica demostrable para nuestra humanidad (a pesar del interesante hecho de que la mecánica cuántica en la interpretación de Copenhague asume que hay físicos con libre voluntad que eligen las características cuánticas que hay que medir y así cambian el mundo físico). Las dos culturas, ciencias y humanidades, permanecen firmemente desunidas. Igualmente importante es el hecho de que hayamos sido sutilmente desprovistos de nuestra capacidad de espiritualidad, hemos llegado a pensar que la espiritualidad se encuentra inherentemente ligada a una creencia en Dios, y que sin esa creencia, la espiritualidad es básicamente una locura, cuestionable, sin fundamento, una ilusión, una tontería.

De hecho, carecemos de una ética global que nos permita construir la estructura mítica de valores transnacionales que sostenga la civilización global emergente, tendemos, más bien, a creer en los valores de la democracia y en el libre mercado, nos encontramos en gran medida reducidos a meros consumidores. Kenneth Arrow, brillante Premio Nobel en economía y amigo mío, tomó parte en una comisión “para asignar un valor” a la conservación de los Parques Nacionales, pero fue obstaculizado en su intento, obligado a sustentar el cálculo de ese valor en la utilidad para los ciudadanos. Por lo tanto, incluso para el disfrute de la naturaleza, nos encontramos reducidos a ser simples consumidores en nuestra actual “weltanschauung” o visión del mundo.

Dos excelentes autores, Richard Dawkins y Daniel Dennett, han escrito recientemente libros argumentando en contra de la religión, se trata de El delirio de Dios (The God Delusion) y Rompiendo el hechizo (Breaking the Spell). Sus puntos de vista están basados en la ciencia contemporánea. Pero la mayor parte de las convicciones de la ciencia contemporánea siguen basadas en el reduccionismo.

Me gustaría comenzar analizando los primeros atisbos de un nuevo punto de vista del mundo científico, más allá del reduccionismo, hacia la emergencia y la creatividad radical en la biosfera y en el mundo humano. Este punto de vista emergente encuentra un lugar científico natural y espontáneo para los valores y la ética, y nos coloca a nosotros mismos como co-creadores de la enorme red de emergente complejidad que es la biosfera y la economía y la cultura humana en desarrollo. Desde este punto de vista científico, nos podemos preguntar lo siguiente: ¿qué es más asombroso, que Dios creara todo lo que existe en seis días o que el proceso natural del universo creativo ha producido las galaxias, la química, la vida, la agencia, el significado, el valor, la consciencia, la cultura sin un creador? En mi mente y en mi corazón, la respuesta de que todo surgió sin ningún agente Creador, por si solo, por su cuenta, es tan maravilloso y sorprendente que es lo suficientemente Dios para mí y espero que para la mayoría de la humanidad.

Por lo tanto, más allá de esa nueva ciencia que genera una nueva visión del mundo, nos encontramos con un nuevo Dios, no como trascendente, ni como agente, sino como la creatividad misma del universo. Este Dios trae consigo el sentido de ser uno, de unicidad, con todo el mundo y con nuestro planeta, expande nuestra consciencia y parece que nos guía hacia una nueva ética global de maravilla, respeto, responsabilidad dentro de los límites de nuestra capacidad, para todos los seres vivos y de nuestra casa, es decir la Tierra, e incluso del Sistema Solar si seguimos explorando m ás allá.

Reduccionismo

Al igual que cualquier otra visión del mundo, el reduccionismo es difícil de definir. La visión general moderna del reduccionismo ha crecido gracias al éxito de la física moderna, pero sus raíces se encuentran en la filosofía de la antigua Grecia donde todo estaba hecho de tierra, aire, fuego y agua, o de átomos. En líneas generales, el reduccionismo es esa visión que el Nobel Stephen Weinberg tan elocuentemente explica : “las flechas explicativas siempre señalan hacia abajo”, desde la sociedad a los grupos pequeños, a los individuos, a los órganos, a las células, a la química, a la física, y finalmente a algo como los Sueños de una teoría final (Dreams of a Final Theory) de Weinberg, un único grupo de leyes, elegantes en su forma, como la Relatividad General, que según Weinberg lo explica todo. Un gran número de científicos contemporáneos son reduccionistas. Presionándolos, la mayoría admitirían que en general el comportamiento de un todo complejo no es más que leyes que gobiernan los comportamientos de las partes y sus interacciones. Un ejemplo muy conocido en física es la supuesta exitosa reducción de la termodinámica clásica a la mecánica estadística. Aquí la temperatura es equiparada con la principal energía cinética de las partículas, la presión con la energía pasa a las paredes limítrofes y la famosa segunda ley de la termodinámica se equipara con un “flujo” de un sistema termodinámico aislado de un menor a un mayor probable macroestado. He utilizado la advertencia del “supuesto” porque (este es un asunto demasiado técnico para exponerlo aquí) la reducción requiere la verdad de la “hipótesis ergódica” y hay alguna evidencia de que pueda ser falsa.

Con el reduccionismo se llega la convicción de que un proceso judicial que va a juzgar a un hombre por asesinato no es “en realidad” nada más que el movimiento de átomos, electrones, y otras partículas en el espacio, hechos cuánticos y clásicos, y que finalmente podr á ser explicado por la teoría de las cuerdas.

Más allá del reduccionismo

Comenzamos con una duda que se da cada vez más entre muchos físicos y es si el reduccionismo por si solo es suficiente. El Premio Nobel Philip Anderson escribió en 1972 un célebre artículo titulado “Más es Diferente” (“More is Different”), donde argumentaba que el reduccionismo es maravilloso pero no suficiente. Un ordenador que computa un algoritmo complejo puede que esté hecho de transistores o de cubos de agua (puede funcionar con diferentes plataformas físicas). Sin embargo, reducir el ordenador hasta su base física particular no es suficiente para explicar el ordenador. El alejamiento del reduccionismo por parte de los físicos es más pronunciado entre físicos del estado sólido que trabajan con metales, cristales, vidrio hilado y sistemas con muchas “simetrías rotas”. Robert Laughlin, físico del estado sólido y Nobel de física, argumenta enérgicamente en contra de la total eficacia del reduccionismo en Un Universo Diferente (A Different Universe). Los físicos que se posicionan a favor de un reduccionismo firme son, como el propio Weinberg, en su mayoría físicos de partículas de altas energías que buscan esa teor ía final (es decir, la teoría de las cuerdas).

Pero es precisamente en la misma teoría de las cuerdas donde están surgiendo las dudas. En un primer momento existía la esperanza de que fuera descubierta una única teoría de la cuerda, que explicaría la gravedad cuántica de todas las fuerzas y partículas conocidas. Esta teoría única de la cuerda sería la respuesta al sueño de una teoría final de Weinberg. Pero actualmente, existen 10500 teorías de las cuerdas. La esperanza de una única teoría está desapareciendo y una serie de físicos de la alta energía están abandonando el reduccionismo porque buscan esa única teoría. Por ello, Leonard Susskind, en el Paisaje Cósmico (Cosmic Landscape) propone un multiverso de “universos de bolsillo”, cada uno con una teoría de la cuerda escogida al azar, y un escenario de estos “universos de bolsillo” respecto a aquellos cuyas leyes son propicias a la vida.. Como anotación crítica añadiría que parte del movimiento de Susskind es un intento de explicar la existencia de 23 constantes físicas como son la velocidad de la luz, la ratio del electrón respecto a la masa del protón, etc. Nadie sabe de dónde vienen estas constantes o cómo explicarlas. El propio Weimberg utilizó por primera vez la palabra “antrópico”. De acuerdo con esta idea, existen muchos universos y solamente aquellos con constantes que apoyan la evolución de la vida inteligente tendrán semejante vida, capaz de preguntarse sobre los valores de esas constantes.

En una palabra, muchos físicos, pero no todos, están abandonando la idea del reduccionismo como único principio científico para explicar las propiedades del mundo. En su lugar se está generando una nueva visión científica del mundo: la Emergencia.

Emergencia

En términos generales, la emergencia puede entenderse de dos maneras, emergencia epistemológica y emergencia ontológica. La primera establece que los sistemas complejos son demasiado complejos como para poder ser explicados a través de prácticas reduccionistas, pero a nivel ontológico, el reduccionismo es válido. La visión ontológica supone la aparición de nuevas entidades con propiedades específicas y poderes causales que forman parte del mobiliario del universo. Apoyo incondicionalmente esta visión y a continuación presento una serie de ejemplos que parecen apoyarla.

1. El origen de la vida y la imposibilidad de que pueda ser reducido a algo meramente físico.

En realidad, no sabemos cómo o dónde surgió la vida, a pesar de que la mayor parte de los científicos creen que la vida en la Tierra comenzó hace aproximadamente 3.800 millones de años, justo después de que el planeta se enfriara lo suficiente como para que pudiera formarse agua líquida. Alternativamente, la vida pudo haber empezado en cualquier otro sitio y llegar aquí a través del espacio, tal y como apunta Crick en su concepto de Panspermia.

Hay varias visiones alternativas acerca de cómo la vida emergió en la Tierra, aunque ninguna de ellas suficientemente fundada. La primera visión se apoya en las propiedades extraordinarias de la doble hélice del ADN y el ARN, asumiendo que una hebra simple de ARN puede servir como réplica de las bases de nucleótidos A, U, C y G, al emparejarse con la secuencia del molde y ligándose con enlaces fosfodiester 3´, 5´ que permiten replicar el patrón; a partir de ahí, las dos hebras se separan, y el ciclo comienza de nuevo. 40 años de duro trabajo no han tenido éxito por razones químicas. Pero la mayor ía no duda que la vida empezó de este modo.

La segunda postura es la visión del “Mundo ARN”. Se descubrió que las moléculas de ARN pueden, además de llevar información genética, actuar como enzimas, acelerando las reacciones químicas. Se están llevando a cabo trabajos con el propósito de crear una enzima de ARN, o ribozima, que pueda copiar cualquier molécula de ARN, incluyendo ella misma. La probabilidad de que una molécula de ARN pueda catalizar una determinada reacción es aproximadamente de 10/1015. Puede ocurrir que esa molécula aparezca por casualidad, pero en ese caso, debería enfrentarse a la dificultad de que al irse a copiar a sí misma cometiera errores, de modo que las copias sucesivas añadirían más errores a la copia inicial, provocando una catástrofe de errores fuera de control. En resumen, dicha mol écula podría no ser estable con la evolución.

La tercera postura es la visión del “lípido”, en la que las esferas huecas compuestas por lípidos organizados en bicapas, denominadas liposomas, pueden crecer y dividirse. Este hecho se ha demostrado a nivel experimental. Es plausible que formen parte del origen de la vida.

La cuarta postura es la mia propia y la de Freeman Dyson, y puede tener que ver con el origen de la vida. Yo establecí que la vida celular se basa en la autocatálisis colectiva, donde la catálisis es la aceleración de una reacción química. Imaginemos dos polímeros, A y B, donde cada uno cataliza la formación del otro a partir de fragmentos del otro. Eso es autocatálisis colectiva. Ninguna molécula cataliza su propia formación, sino que es el set (de moléculas) en su conjunto que se autocataliza de forma colectiva, logrando el cierre catalítico. De hecho, las células se autocatalizan colectivamente. Reza Ghadiri ha hecho pequeños sistemas de proteínas de autocatálisis colectiva, y Gunter von Kiederowski ha conseguido sistemas de ADN de autocatálisis colectiva. Así, químicos muy buenos han conseguido la auto reproducción de pol ímeros a nivel experimental en laboratorios.

Mi teoría establece esta posibilidad y a partir de ahí se pregunta si, en un set grande de polímeros que pueden actuar como sustratos y productos de reacciones y al mismo tiempo como catalizadores de esas mismas reacciones, podría esperarse que esos sets auto catalíticos surgieran “espontáneamente”. Sorprendentemente, la respuesta puede ser afirmativa, dependiendo del ratio de reacciones en el sistema entre la diversidad propia de polímero, y la distribución de capacidades catalíticas en las reacciones que tienen lugar entre el mismo set de polímeros. En modelos simples, a medida que la diversidad de los polímeros aumenta, se produce la catalización de tantas reacciones que existen grandes posibilidades de que se formen sets autocatalíticos de forma espontánea. Esta parte de la teoría está pendiente de validación, aunque puede validarse a través de las publicaciones de ADN aleatorio, ARN y proteínas.

La quinta teoría supone el metabolismo previo. Morowitz cree que el metabolismo puede crear por si mismo ciclos autocatalíticos, y de hecho lo hace, y ese metabolismo y autocatálisis aparecen en primer lugar.

Claramente, ninguna de las cinco teorías presentadas es la adecuada. Pero uno tiene la sensación que la ciencia avanza hacia posibles rutas del origen de la vida en la Tierra. Si pudiera formularse y validarse alguna combinación de metabolismo, autocatálisis de polímeros y lípidos en una nueva “Química de Sistemas”, podr íamos encontrar las respuestas que buscamos.

Imaginemos que lo hacemos. Sería sin duda un triunfo científico. Pero si se formaran tales sistemas autoreproductivos y evolutivos, ¿serían emergentes a nivel ontológico con respecto a la física? Creo que la respuesta es sí. Darwin nos enseñó acerca de la selección natural y la evolución. No conocía las bases de la auto reproducción o la variación heredable. Pero conocidos estos, la evolución por selección natural continúa. Dichas formas de vida evolutivas estarían sujetas a la ley de Darwin, la cual aparece sólo en el caso de entidades capaces de auto reproducción y variación heredable. Esto claramente parece ser emergencia ontológica, sin posibilidad de reducirse a física. Como el ordenador de Anderson, capaz de funcionar con transistores o cubos de agua, la selección natural de Darwin puede funcionar con múltiples plataformas físicas, en las que las entidades bajo selección cuentan con sus propios poderes causales, y la selección natural no puede ser reducida a ninguna plataforma f ísica específica.

De hecho, es posible que pequeños cambios en las constantes que utilizan los físicos pudieran dar lugar a universos en los que podría obtenerse vida, variación heredable y selección natural. Hay que tener en cuenta que mientras que el físico puede deducir que un set de moléculas es auto reproductor, tiene variaciones heredables y sigue la selección natural, uno no puede deducir la selección natural de la física específica de cualquier entidad concreta, o incluso de este universo, por si sola. En resumen, la selección natural de Darwin es una ley nueva que funciona a nivel de entidades auto reproductoras con variación heredable, independientemente del sustrato físico. En contraste con la propuesta de Weinberg, aquí las flechas explicativas van de abajo arriba, desde las moléculas a la evolución de los sistemas vivos de moléculas a través de la selecci ón natural.

2. Somos agentes.

Ahora estás leyendo este artículo, presuntamente con propósito. Eres capaz de actuar por ti mismo. Eres el más claro ejemplo del concepto de agencia. Es completamente extraordinario que la agencia haya aparecido en el universo por si misma. Los propios sistemas modifican el universo. De la agencia se derivan valor y significado. Este artículo puede ser o no interesante para ti, de ahí que sea o no valioso. Puede que cambie tu visión del mundo, en cuyo caso tendría un profundo significado.

Es interesante preguntarse cuál es el sistema físico mínimo capaz de actuar como agente. En “Investigaciones” pretendía dar respuesta a esto, proponiendo que un agente molecular mínimo es un sistema capaz de reproducirse y llevar a cabo al menos un ciclo de trabajo en un sentido termodinámico. No voy a entrar en las ramificaciones de esto, aunque son extrañas e importantes. En este sentido, una bacteria “nadando” en glucosa y llevando a cabo ciclos de trabajo, es un agente; la glucosa tiene valor y significado para la bacteria, sin que esto suponga conciencia.

Por supuesto es la selección natural la que ha conseguido esta unión. Si embargo, el lenguaje teleológico ha de empezar por algún sitio, y yo apuesto por situarlo al comienzo de la vida. O bien aquí, o más tarde en el sendero evolutivo, aparecen los valores y el significado en la biosfera. Estos términos también son ontológicamente emergentes. Tenemos un lugar natural para los valores en un mundo de hechos, dado que el mundo no puede reducirse sólo a hechos: los agentes actúan en el mundo, y las acciones no son sólo hechos, dado que la propia acción es un subconjunto de consecuencias causales de lo que ocurre durante un acto, y dicho subconjunto no puede deducirse de la física.

3. Tenemos conciencia.

Esto es, tenemos experiencias del mundo. Los filósofos las denominan “qualia”. Durante muchos años, los filósofos de la mente han tratado de argumentar que esas experiencias son “fantasmas en la máquina”. Esto es falso.

Somos, de hecho, conscientes. Sea lo que sea lo que explique la conciencia, ha de ser ontológicamente emergente. Hay tres visiones radicalmente diferentes sobre la causa de la conciencia, ninguna de las cuales se sabe que sea cierta.

La primera en Occidente supone que la mente se deriva de una conexión directa con la mente de Dios (la visión de Agustin de Hipona, y para mi asombro, no muy alejada de la de Schrödinger, uno de los inventores de la mecánica quántica). En el Budismo Tibetano, la conciencia es un continuo, y eso garantiza la reencarnación. La segunda visión, predominante entre los científicos cognitivos, asume que la conciencia aparece cuando un número suficiente de elementos computacionales están interrelacionados entre ellos. Bajo esta teoría, la mente es una máquina y podría entenderse como un conjunto complejo de cubos de agua derramando agua uno sobre otro. Yo simplemente no puedo creer que esto sea así. No puedo desaprobarlo, pero puedo ofrecer argumentos en contra. Según esta visión, la mente es algorítmica. Al igual que Penrose, en “La Nueva Mente del Emperador”, (The Emperor's New Mind) creo que la mente no es algorítmica, a pesar de que puede actuar de forma algorítmica. Si no es algorítmica, entonces, la mente no es una máquina y puede que la conciencia no aparezca en un sistema clásico (en sentido opuesto a un sistema cuántico). Penrose basa su argumento en la afirmación de que a la hora de conseguir una demostración, un matemático no sigue un algoritmo. Creo que está en lo cierto, pero el ejemplo no es muy acertado, dado que evidentemente la demostración en sí misma es un algoritmo y ¿cómo sabemos que el matemático no ha seguido inconscientemente un algoritmo para encontrar la demostración?

Mis argumentos parten de condiciones más humildes. Hace años coloqué mi ordenador en mi mesa, enchufado en una toma a nivel de suelo. Temía que mi familia tropezara con el cable y tirara el ordenador de la mesa y lo rompiera. La descripción de la mesa es la siguiente: 3x5 pies, compuesta por tres tableros de madera, patas talladas, pintura desconchada con la superficie de madera al aire, un número indefinido de manchas, dos grietas, una mancha a 7 pies de distancia de la chimenea, 11 pies de la cocina, 365.000 millas de la luna, una hoja rota en la mitad de un tablero…Esto sirve para hacerte una idea de que no hay una descripción finita de la mesa (asumiendo variables continuas de espacio-tiempo).

Por eso llegué a una solución. Enganché el cable en una de las grietas y tiré fuerte de forma que mi familia no fuera capaz de tirar el ordenador de la mesa. Me da la sensación de que no hay forma de convertir esta actuación mental Herculiana en un algoritmo. ¿Cómo se podrían delimitar las características de una situación de forma finita?, incluso, ¿cómo podría detallarse a nivel cuantitativo el listado infinito de características de una mesa? No se puede. Por eso, me parece que en realidad no se utilizó ningún algoritmo. A nivel más general, todos estamos familiarizados con la formulación de problemas. ¿Piensas, aunque sea remotamente, que tu esfuerzo es un procedimiento efectivo “mecánico” o algorítmico? Yo no lo creo. Tampoco sé cómo probar que una determinada actuación no es algorítmica. ¿Qué podría valer como prueba? Así que esta es mi convicción, no demostrada, pero creo que potente, en todo caso. Si es cierta, entonces la mente no es una máquina.

La tercera concepción sobre la mente y la conciencia, la cual apoyo de forma provisional, está relacionada con el comportamiento cuántico. La respuesta normal del físico es que los efectos cuánticos no pueden darse a temperatura corporal. Así, Schrodinger al decir lo siguiente, se refiere también a la conciencia, “me he convertido en Dios”. Sin embargo, teoremas recientes en informática cuántica y algunos hechos descubiertos en relación con el molde de las células ponen en duda esta conclusión. Los teoremas muestran que si se trabaja y se hacen mediciones en un ordenador cuántico, sus qubits (bits cuánticos) pueden presentar coherencia a nivel cuántico, cuando en realidad deberían presentar “decoherencia” acorde con el comportamiento clásico. Por eso, si se trabaja en un sistema, en principio partes del mismo pueden presentar coherencia cuántica a temperatura corporal.

Pero las células desarrollan trabajo termodinámico y pueden ser capaces de llevar a cabo mediciones y trabajar para mantener algunas variables coherentes a nivel cuántico. En segundo lugar, las células están repletas de proteínas y otras moléculas, y el agua entre dichas moléculas presenta orden, al contrario que ocurre con un líquido normal. Este podría permitir coherencia cuántica a nivel físico en las células. No se sabe. Merece investigación por derecho propio. Mientras, una teoría aproximada puede ser que la mente es no causal (la mecánica cuántica es no causal en la interpretación de Born sobre la ecuación de Schrodinger, para pena de Einstein), que la conciencia se debe a un estado especial donde un sistema se desenvuelve continuamente entre el comportamiento clásico y el comportamiento cuántico, que la emergencia del comportamiento clásico en el sistema mente-cerebro, quizás por decoherencia, es “la mente que hace real” lo que ocurre en el mundo físico, y (un gran salto), que la conciencia en si misma consiste en este estado cuántico coherente tal como es vivido por el organismo. Este es un gran salto, pero no imposible. No creo que sea más estúpida que otras teorías sobre la conciencia, y puede ser cierta. En cualquier caso, la conciencia es ontológicamente emergente en este universo.

La biosfera y la cultura humana son incesantemente creativas de forma que no pueden predecirse

El tercer y sorprendente tema que está emergiendo en esta visión de un nuevo mundo es que la biosfera y la cultura humana son incesantemente creativas de tal forma que son prácticamente impredecibles y presumiblemente no algorítmicas o máquinas.

Voy a comenzar por las adaptaciones y preadaptaciones Darwinianas. Si alguien hubiera preguntado a Darwin cual es la función del corazón, hubiera respondido, “bombear sangre”. Es decir, la consecuencia causal de la elección del corazón mediante selección natural es bombear sangre. Pero el corazón produce sonidos. Esto no es la función del corazón. Por lo tanto, la función del corazón es un subconjunto de sus consecuencias causales y debe ser analizado en su conjunto, como organismo completo en su entorno selectivo. Una vez más, esto significa que la biología no puede ser reducida a la física, porque aunque la teoría de las cuerdas pudiera (aunque a día de hoy no puede) deducir todas las propiedades de un corazón determinado, no podría obtener cual es su principal propiedad de bombear sangre. Pero es esa propiedad la que cuenta para que existan corazones en la biosfera.

Una preadaptación Darwiniana es una consecuencia causal de una parte de un organismo sin significado selectivo en un entorno normal, pero que podría tener cierta utilidad en un entorno excepcional, y por lo tanto, convertirse en sujeto de selección natural. En este caso, el órgano ha sido “preadaptado” para esta nueva función en la biosfera. Un ejemplo excéntrico sería el de la ardilla Gertrudis que resultó tener un solo mutante dominante mendeliano que le proporcionó aletas de piel a ambos costados (las preadaptaciones darvinianas no necesitan generalmente depender de nuevas mutaciones, pero yo las he utilizado para mi amiga Gertrudis que vivió en Guatemala hace 65.394.003 años). Gertrudis era tan fea que el resto de ardillas no quería jugar ni comer con ella. Se encontraba un día subida a un árbol de magnolia triste y sola comiendo su almuerzo cuando Berta, un búho primitivo que desde un pino cercano espiaba a Gertrudis pensó al verla: “comida”, se lanzó hacia Gertrudis con sus horribles garras extendidas… Gertrudis estaba aterrorizada. De repente, saltó del árbol, con sus patas extendidas de par en par y voló. “¡Aaaa!” gritó Gertrudis, mirando incrédula mientras volaba. Y así logró escapar de la desconcertada Berta. Gertrudis se convirtió en la heroína de su clan, y en apenas un mes, se casó por lo civil con una apuesta ardilla, y gracias a su mutación dominante toda su descendencia tuvo también aletas de piel similares. Y así es cómo las ardillas voladoras comenzaron su existencia en la biosfera. Me gusta mucho Gertrudis.

En el entorno apropiado, prácticamente cualquier característica existente de un organismo puede convertirse en sujeto de selección natural, y si resulta elegido, una nueva funcionalidad surge en la biosfera y en el universo. Ahora bien, la pregunta fundamental es: ¿piensas que se podría predecir o preestablecer de forma limitada, todas las posibles preadaptaciones darvinianas de las especies existentes hoy día o incluso de los seres humanos? No he encontrado a nadie que pudiera responder que sí. No sé cómo demostrar mi convicción de que la respuesta es “no”, pero parte del problema es que no podemos preestablecer de forma limitada las características más relevantes de todos los entornos de posible objeto de selección para todos los organismos.

Pero la incapacidad para preestablecer las posibles preadaptaciones no está ralentizando la evolución de la biosfera allí donde están teniendo lugar las preadaptaciones. Incluso se está dando la existencia y proliferación de nuevas funcionalidades en la biosfera. El hecho de que no podamos preestablecerlas es esencial y al mismo tiempo, una limitación esencial al modo de hacer ciencia que nos enseñó Newton: preestableciendo las variables relevantes, las fuerzas que actúan entre ellas, las condiciones iniciales y limítrofes, y calculando la futura evolución del sistema…o proyectil. Pero no podemos preestablecer las características causales relevantes de los organismos en la biosfera, puesto que no conocemos las variables relevantes. Por lo tanto, no podemos escribir una serie de ecuaciones para calcular la evolución temporal de estas variables. Nos encontramos excluidos del movimiento newtoniano. En resumen, la evolución de la biosfera es totalmente desconocida, y no es debido a lanzamientos cuánticos de los dados, o al caos determinista, sino porque no podemos preestablecer las características macroscópicas relevantes de los organismos y entornos que nos llevarán a la emergencia de nuevas funciones en la biosfera con sus propias propiedades causales alterando la evolución futura de la biosfera. De este modo, la evolución de la biosfera es totalmente creativa, incesantemente creativa, de forma que no puede predecirse. Me parece extraordinario.

Creo que este hecho significa que la evolución de la biosfera no es algorítmica. No puede ser simulada con espacios de tiempo y mecanismos cuánticos.

Las mismas preadaptaciones Darwinianas se producen en la evolución de la economía. Esta historia se refiere a los ingenieros que intentaban inventar el tractor, éste necesitaba un motor enorme. Intentaron colocarlo en un chasis tras otro pero todos acababan rompiéndose. Hasta que un ingeniero comentó, “el motor es tan grande y rígido que podemos utilizar el propio motor como chasis”. Y es así como se fabrican los tractores. La rigidez del tractor era una preadaptación darviniana, una característica causal útil para una nueva función. Su descubrimiento fue un auténtico invento. Pero esto significa que la evolución tecnológica de la econosfera tampoco está definidamente preestablecida, ni es supuestamente algorítmica. Es incesantemente creativa, aumentando de los 1000 bienes y servicios digamos de hace 50.000 años hasta los 10 billones, quizás, de hoy en día.

La cultura humana es, en general, incesantemente creativa en tanto que la biosfera y la cultura se expandan en lo que yo llamo el “Adyacente Posible”. El hecho es que en niveles de complejidad por encima del átomo, el universo no ha tenido tiempo de realizar todos los posibles objetos complejos, por ejemplo todas las proteínas de una extensión de 200. El universo, a este nivel de complejidad, se encuentra en una trayectoria única. Por ello cuando mi amiga Gertrudis voló, cambió las características materiales y conductuales del universo en evolución. También lo hizo Picasso.

De manera asombrosa, y para resumir, este nuestro universo, la biosfera, la econosfera y la cultura son continuamente creativas y emergentes. Las dos culturas, la ciencia y las humanidades van unidas en esta visión del mundo. El significado y los valores tienen una base científica. ¿Y la ética? En una reciente reunión sobre ciencia y religión en la Isla Star, hubo más de una ponencia sobre las emociones en los animales y el sentido de la justicia que se da entre los chimpancés. Nos dijeron que la selección del grupo se está encaminando hacia la biología evolucionista. Y con ello, la selección natural puede llegar a controlar las conductas que pueden ser ventajosas para el grupo, como por ejemplo, la justicia, y por eso emerge. La evolución no es contraria a la ética, ni mucho menos; la evolución es la primera fuente de moralidad humana, pero no la fuente final, puesto que podemos discutir si deber íamos querer lo que queremos.

Dios y una Ética global

Dios es el símbolo más poderoso que hemos creado. Los españoles del Nuevo Mundo construyeron sus iglesias en los lugares sagrados de aquellos que conquistaron. Notre Dame se asienta sobre un lugar sagrado Druida. ¿Debemos utilizar la palabra Dios? Es nuestra elección. La mía es un provisional “si”. Quiero que Dios signifique la inmensa e incesante creatividad del único universo que conocemos, el nuestro. ¿Qué ganamos por utilizar la palabra Dios? Sospecho que mucho, dado que la palabra lleva asociadas admiración y reverencia. Si pudiéramos trasladar esa admiración y reverencia, no al trascendental Dios Abrahámico de mi tribu israelí de antaño, sino a la impresionante realidad a la que nos enfrentamos, ganaríamos el derecho a una espiritualidad renovada y admiración, reverencia y responsabilidad para nuestras vidas, para el planeta.

¿Alguien sabe si ocurrirá dicha transformación de las sensibilidades humanas? Por supuesto que no. Pero el sentido de justicia ha madurado desde la tradición Abrahámica de “10 ojos por ojo” a “un ojo por ojo”, a amar a tu enemigo como a ti mismo. Creo, o espero, que lo que he esbozado arriba sea cierto. Apunta a una nueva visión sobre nuestra realidad co-creada, que invita a un enriquecimiento del sentido de espiritualidad, reverencia, deleite y responsabilidad, pudiendo crear las bases de una estructura mítica transnacional para una civilización global emergente.

Tradiciones co-evolutivas

Para tener éxito, esta nueva visión debe ser transmitida con voz suave. Podemos decir aquí tienes la realidad, ¿acaso no merece un asombro maravillado? ¿Qué más podemos pretender de un Dios? En efecto, dejamos de lado a un Dios que interviene en nuestro comportamiento. Dejamos de lado cielo e infierno. Pero ganamos nosotros mismos, en responsabilidad y madurez de espíritu. Sé que decir que la ética se deriva de la evolución rebaja la autoridad de Dios como su inspirador. ¿Pero necesitamos ahora ese Dios? Creo que no. Tampoco necesitamos el páramo espiritual que nos ha traído el post-modernismo. Más allá de lo que dice mi admirado amigo Kenneth Arrow, los parques naturales son valiosos porque la vida es valiosa en sí misma, un milagro de la emergencia, evolución y creatividad. La realidad es realmente alucinante. Por eso, si encuentras este artículo útil, vayamos adelante, como se dijo hace mucho, e invita a otros a que consideren esta nueva visión de la realidad. Con ella, recreemos la comunidad espiritual y la pertenencia. Vayamos adelante. La civilización necesita cambiar.

En Edge 197

Visita estas páginas...

Caminando sobre la palabra de Dios

Textualmente

 

 

 

De la parábola a la fé

...Humildemente dijo:”He perdido mi caballo, lo he buscado por todas partes pero no lo puedo encontrar”. El faquir le dijo que mirase detrás de un grupo de árboles cercano. Chandbhai se sorprendió y llenó de alegría al encontrar su caballo pastando tranquilamente detrás de aquellos árboles. Dio las gracias al faquir y le preguntó su nombre. El faquir contestó:”algunos me llaman Sai Baba." Sai Baba entonces invitó a Chandbhai a fumar una pipa con él. Preparó la pipa, pero no tenían fuego para encenderla. Sai Baba metió un par de tenacillas en el suelo y sacó un carbón ardiendo. Chandbhai pensó: “ésta no es una persona ordinaria” e invitó a Baba a ir a su casa y ser su huésped por unos días. Chandbhai estaba maravillado...

Pero luego, a veces, la fé se tambalea

Libros

Blink, The power of thinking without thinking

por Malcolm Gladwell

 

¿Por qué las primeras impresiones son tan fuertes? ¿Por qué en muchos casos nos permiten llegar a conclusiones acertadas cuando en apariencia no tenemos información suficiente? ¿De qué manera influyen, aunque sea inconscientemente, en nuestros pensamientos y acciones?

La intuición no es una mágica propiedad que aparece sin querer del fondo de nuestra mente. Es el producto de muchas horas de adecuación, de ambientes de trabajo significativos y de principios y reglas particulares.

Blink es un libro dedicado a investigar cómo funcionan estas primeras impresiones, las que nos formamos en el tiempo que se tarda en parpadear, de qué manera influyen en nosotros -y según el autor lo hacen bastante más de lo que puedas suponer-, por qué algunas personas son muy buenas tomando decisiones rápidas bajo presión y otras son un desastre, y cómo se puede mejorar este tipo de habilidad.

El libro explora la potencia extraordinariamente perceptiva y receptiva del pensamiento no consciente. Gladwell defiende que las decisiones tomadas muy deprisa pueden ser tan buenas como las realizadas con todas las cautelas y deliberadamente. Lo que hacemos para ello es lo que el autor llama “rebanar muy fino”. Cuando nos enfrentamos a una decisión o tenemos un presentimiento nuestro inconsciente está cribando la situación a la que nos enfrentamos, buscando un patrón, descartando la información irrelevante y enfocándose en lo verdaderamente importante. Nuestro inconsciente es tan bueno en esa tarea que con frecuencia nos propone una respuesta mejor que la que ofrecen formas de pensar más deliberadas y prolongadas. En muchas ocasiones el cómo ocurre la intuición sigue siendo muy misterioso, pero algunos asombrosos y útiles ejemplos de “rebanar muy fino” pueden ser aprendidos.

En su libro Malcolm Gladwell nos muestra cómo podemos agudizar nuestra habilidad instintiva para conocer en un momento y de un vistazo y revela como el poder de “un parpadeo” puede transformar nuestras relaciones, la forma en que consumimos, creamos y nos comunicamos.

Huyendo de terminología científica y usando un buen número de ejemplos que van desde la evaluación acerca de la autenticidad de una obra de arte a las reacciones de un policía durante un tiroteo pasando por la eterna lucha entre la Coca Cola y la Pepsi, el autor nos revela cosas de nosotros mismos y de nuestros procesos mentales que son cuando menos curiosas.

 

The Wisdom of Crowds

por James Surowieck

La gente inteligente cree con frecuencia que la opinión de las multitudes es siempre inferior a la opinión del especialista individual. Intelectuales de la importancia de Nietzsche pensaban que “La locura es excepcional en los individuos pero es la regla en los grupos” y Henry David Thoreau se lamentaba:” La masa nunca llega al nivel de su mejor miembro sino por el contrario se degrada al nivel de su miembro peor” La norma tanto para lo importante como para lo ordinario parece ser: fíate del experto porque las masas son por lo general estúpidas y a menudo peligrosas. El periodista económico James Surowiecki defiende en su libro y explica por qué la opinión convencional está equivocada. El hecho es que, en las circunstancias adecuadas, los grupos son marcadamente inteligentes y a menudo más listos que el más listo de sus miembros.

Y para ello no necesitan estar conducidos por personas extraordinariamente inteligentes. Incluso si la mayor parte de las personas del grupo no están especialmente bien informadas o no son especialmente racionales puede aún así y todo llegar a una decisión colectivamente sabia y sensata. ¿Por qué? Porque ocurre que si pides a un grupo lo suficientemente amplio de gente diversa e independiente que haga una predicción o estime una probabilidad y luego promedias sus estimaciones, los errores cometidos se compensan entre si. No todos los grupos tienen ese resultado, por supuesto. Para que el grupo sea inteligente debe cumplir algunas condiciones, pero, una vez cumplidas su juicio será adecuado.

Surowiecki se centra en tres tipos de problemas. Los primeros los problemas cognitivos (problemas que suponen respuestas o soluciones definidas como p.e. ¿Cuántos libros venderé este mes?). Los segundos serían problemas de coordinación (problemas que requieren que los miembros de un grupo imaginen la forma de coordinar su actividad con la de los demás miembros del grupo) y un tercer tipo que serían los problemas de cooperación (hacer que personas desconfiadas entre sí y egoístas trabajen juntas). Una brillante primera parte del libro ilustra la teoría con ejemplos prácticos, la segunda parte es un detallado estudio de casos sobre la forma en que la inteligencia colectiva en ocasiones florece y en otras fracasa.

Links de interés

La cita del mes

Aristóteles fue reconocido en su tiempo por lo extenso de sus conocimientos. Enseñó que el cerebro servía únicamente para enfriar la sangre y no tenía ninguna relación con el proceso de pensar, pero esto ha resultado ser cierto solo en algunas personas

Will Cuppy

Nota del editor

Nuestro pensador del mes, en esta edición un poco apresurada de Komplex es Michael S. Gazzaniga, neurocientífico y aplaudido divulgador de la investigación sobre el cerebro. Los libros de este mes intentan aproximarnos al abanico teórico actual sobre cerebro y conciencia que es el eje vertebrador del número.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros más y nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Michael Gazzaniga

"...El famoso científico cognitivo Michael Gazzaniga se preocupó por estudiar los efectos que una intervención quirúrgica, la comisurectomía, podía tener sobre los pacientes en los que se realizaba. La operación se lleva a cabo en casos excepcionalmente graves de epilepsia y consiste en seccionar el cuerpo calloso, un haz de fibras que conecta los dos hemisferios cerebrales, de modo que los ataques epilépticos no puedan pasar de un hemisferio a otro. Contrariamente a lo que cabría esperar, los pacientes sometidos a esta intervención llevan una vida completamente normal y en raras ocasiones es posible percibir efecto negativo alguno de la operación. Michael Gazzaniga trató de encontrar una situación en la que se pudieran observar los efectos secundarios de esta intervención.
En un experimento famoso, Gazzaniga expuso a varios de estos pacientes a una situación en la que a cada hemisferio cerebral se le presentaba una imagen distinta. Por ejemplo, al hemisferio izquierdo se le presentaba la imagen de una pata de pollo y al hemisferio derecho se le presente un paisaje con nieve. Como en estos pacientes el cuerpo calloso estaba seccionado, la información no podía pasar de un hemisferio al otro. Esto implicaba que el hemisferio izquierdo sólo "veía" la pata de pollo y el hemisferio derecho sólo "veía" el paisaje con nieve. Después de ver estás imágenes, los participantes tenían que elegir entre otros dos dibujos aquél que tuviera alguna relación con lo que acababan de ver. Por ejemplo, se les daba a elegir entre el dibujo de una gallina y el dibujo de una pala para quitar nieve. En esta ocasión la respuesta correcta dependía por supuesto del hemisferio del que se tratase. Si era el hemisferio izquierdo el que hacía la elección, entonces la respuesta correcta era la gallina; pero si elegía el hemisferio derecho, entonces la respuesta correcta era la pala.
Una paciente que participaba en este experimento eligió la pala con la mano izquierda y la gallina con la mano derecha. Obviamente, lo que había pasado es que cada hemisferio había elegido y ejecutado la respuesta correcta. Lo interesante sucedió cuando a la paciente se le preguntó por su elección. La respuesta la tuvo que elaborar su hemisferio izquierdo, que es el que se encarga del lenguaje. Pero, como este hemisferio no tenía acceso a toda la información necesaria para dar una explicación (en concreto, este hemisferio no tenía constancia de que se hubiera presentado la escena con nieve), se inventó una explicación de lo más particular: "Muy fácil. La pata de pollo corresponde a la gallina y necesito una pala para limpiar el gallinero".”

De “La disonancia cognitiva, o cómo el ser humano se convierte en esclavo de sí mismo” de M. Vadillo en Psicoteca 2004.

El Dr. Michael Gazzaniga tras licenciarse en el Dartmouth College se doctoró en Psicobiología en el California Institute of Technology, donde trabajó con Roger Sperry en investigación sobre la división hemisférica cerebral, trabajos por los que Sperry ganó el Premio Nobel. Tras varios destinos académicos desde California a Nueva York el Dr. Gazzaniga fue nombrado catedrático de Psiquiatría y director del Programa de neurociencias cognitivas de la Facultad de Medicina de Dartmouth. En 1992 ocupa el cargo de Director del Centro de Neurociencias de la Universidad de California-Davis. Tras volver a la Universidad de Dartmouth para dirigir su nuevo programa de “ciencias de la mente”, desde hace poco es el nuevo Director del Centro Sage para el estudio de la mente en la Universidad de California en Santa Bárbara.

En su extenso trabajo con pacientes sin conexión ínter hemisférica cerebral Michael Gazzaniga ha aportado importantes avances a nuestro conocimiento de la lateralidad funcional del cerebro humano y del modo de comunicación de los hemisferios entre sí.

Sus investigaciones son conocidas no solo en los círculos académicos y científicos sino también en el público general. Con la aparición en 1985 de su libro “The Social Brain” (traducción española: “El cerebro social”) donde presentaba lo esencial de su trabajo, seguido de su libro “Mind Matters” en 1988 (traducción española: “Cuestiones de la mente Cómo interactúan la mente y el cerebro para crear nuestra vida consciente”) que servía de introducción a la problemática de los trastornos mentales y finalmente de su texto de 1992 “Nature’s Mind” el New York Times afirmó que Gazzaniga estaba haciendo por la investigación cerebral lo que Stephen Hawking había hecho por la cosmología.

En 1995 fue el editor para la MIT Press del libro “The Cognitive Neurosciences”, donde recogía los trabajos de 92 científicos e investigadores, el texto está reconocido hoy como el texto madre de la especialidad y va ya por su tercera edición con 200 colaboraciones. Su libro más reciente (2005) lleva el título de “The Ethical Brain” (traducción española: “El cerebro ético”).

El Dr. Gazzaniga es Presidente del Cognitive Neuroscience Institute, que fundó en 1982 y Editor jefe emérito del Journal of Cognitive Neuroscience también fundado por él, entre otros cargos es miembro del Consejo de Bioética americano y Presidente de la American Psychological Society.

“Cuando consideramos en conjunto toda una serie de hallazgos de las neurociencias y de las neurociencias cognitivas, uno ve la arena cortical como un patchwork de procesos especializados que funcionan de forma más o menos automática. Cuando se analiza esto a la luz de de los nuevos estudios sobre lateralidad de las funciones humanas, resulta razonable suponer que el cuerpo calloso permitió el desarrollo de los muchos sistemas especializados en los humanos rehaciendo áreas corticales duplicadas mientras se preserva la función persistente. Así mientras el lenguaje emergía en el hemisferio izquierdo a costa de duplicar sistemas de percepción preexistentes, el rasgo característico del sistema perceptivo se guardaba sobrante en el otro hemisferio Teniendo el c. calloso como el gran enlace de comunicación entre sistemas redundantes, un sistema preexistente puede dejarse olvidado en un hemisferio mientras el otro continúa realizando las funciones anteriores para los dos hemisferios
Los estudios sobre cerebros sin conexión ínter hemisférica han revelado también que a pesar del complejo mosaico de procesos resultante, tenemos la experiencia subjetiva de sentirnos completamente integrados. Además y aunque muchas de esas funciones especializadas poseen una cualidad automática y son ejecutadas por el cerebro antes de que seamos conscientes de las mismas, nuestro sentimiento subjetivo es que tenemos el control de nuestras acciones Estos fenómenos aparecen relacionados con el únicamente humano hemisferio izquierdo “intérprete”, un instrumento que nos permite construir teorías sobre las relaciones entre eventos percibidos, acciones y sentimientos. Presentaré estudios anatómicos, fisiológicos y comportamentales que sostienen esta opinión sobre la singularidad del cerebro humano”.

De Are Human Brains Unique?, conferencia de Gazzaniga en “Evolution of Mind, Congreso sobre el futuro de la ciencia”, celebrado en Venecia en Septiembre de 2006, y que puede descargarse en video aquí [modem - adsl].

Y aquí pueden encontrarse sus respuestas al cuestionario “Ask the scientists” de Scientific American Frontiers.

Artículos de interés

Cuervos y zurdos de la mano

La mayoría de los animales prefieren utilizar un lado del cuerpo más que el otro. Son preferencias individuales que sólo en los seres humanos se han convertido en una preferencia de especie. ¡Bueno, en los humanos y en los cuervos de Nueva Caledonia, que también muestran una predilección por el uso preponderante de su lado derecho! Esta lateralidad funcional, relacionada con la dominancia hemisférica cerebral, abre nuevas vías para comprender el mundo de los zurdos, la especialización hemisférica cerebral y el origen y funcionamiento de algunas actividades mentales superiores, como la memoria o el lenguaje humano.
El artículo completo y en castellano puede encontrarse aquí.

Incluso si se trata de inteligencia, el tamaño no lo es todo

La inteligencia está más relacionada con como y cuando se desarrolla el cerebro, más que con el tamaño que pueda llegar a tener.

El cortex cerebral se engrosa en la niñez alcanzando su cota máxima, para afinarse de nuevo en la adolescencia. Para ver que relación hay entre este patrón y la inteligencia Philip Shaw y sus colegas del Instituto Nacional de salud Mental de Bethesda, Maryland, US, escanearon el cerebro de 307 niños (de entre 6 y 20 años) cada dos años. De acuerdo al test de coeficiente intelectual los niños eran agrupados en inteligencia media, alta o superior.

En dicho experimento se observó que en los niños de inteligencia superior el espesor del cortex prefontal (zona en la que se supone se aglutinan la mayor parte de las facetas de las inteligencia) se engrosaba más rápidamente en la preadolescencia en comparación al resto de niños, adelgazándose su cortex de nuevo antes de alcanzar la adolescencia.

El patrón se repitió en aquellos de inteligencia media pero de forma mucho menos pronunciada.

Un artículo de Kerri Smith en New Scientist de marzo de 2006.

Visita estas páginas...

The Franklin Institute

Se te ha confiado la labor de cuidar y alimentar la creación más compleja y extraordinaria del universo. Hogar de tu mente y personalidad, tu cerebro alberga tus recuerdos más queridos y las esperanzas futuras. Orquesta la sinfonía de la conciencia que proporciona sentido y pasión, movimiento y emoción.

Pero, ¿qué sabes realmente de él?

Aquí puedes llegar a conocer tu cerebro (la comida que le gusta, los retos que busca, el descanso que necesita, la protección que se merece).

En estas páginas podrás encontrar el resultado de décadas de investigación. Podrás participar en el renacimiento actual de las neurociencias, y aprender lo que puedes hacer por él.

Como funciona el cerebro humano

Visite esta estupenda guía interactiva diseñada para ayudar a entender la compleja anatomía interna del cerebro humano.

Libros

Conversations on Consciousness: Interviews with Twenty Minds

Susan Blakmore realiza en este libro veinte breves entrevistas a veinte teóricos de la consciencia para presentar en veinte pinceladas el abanico teórico actual. Entrevistas con: Bernard Baars, Ned Block, David Chalmers, Pat Churchland, Paul Churchland, Francis Crick, Dan Dennet, Susan Greenfield, Richard Gregory, Stuart Hameroff, Vilanayur Ramachandran, Christof Koch, Stephen LaBerge, Thomas Metzinger, Roger Penrose, Kevin O´Regan, John Searle, Petra Stoerig, Francisco Varela, Max Velmans, y Dan Wegner.

 

El rompecabezas del cerebro, La conciencia

Emilio Gómez Millán, editor

Un libro en construcción del grupo SetSHift de la Universidad de Granada, algunos de cuyos capítulos:

 

  • Prefacio.
  • Parte I: De tripas cerebro.
    • 1. Inteligencia humana.
    • 2. Inteligencia artificial
    • 3. Inteligencia animal.
  • Parte II: El cerebro en un frasco.
    • 7. El homúnculo.
    • 10. Cronosciencia.
  • Parte III: El cerebro al otro lado del espejo.
    • 11. Metáforas de la mente
    • 12. El teatro cartesiano de Baars; El libre albedrío.
    • 13. Los borradores múltiples de Denté.
  • Parte IV: Fuga del cerebro.
    • 16. Las alucinaciones de D. Quijote.

pueden descargarse libremente aquí.

Links de interés

La cita del mes

El mundo está lleno de gente cuya idea de un satisfactorio futuro es, de hecho, el retorno a un pasado idealizado

Robertson Davies, "A Voice from the Attic", 1960

Nota del editor

Nuestro pensador del mes, para iniciar este tercer año de Komplex, es Lee Smolin, físico teórico cuyas aportaciones al problema de la "gravedad cuántica" han despertado recientemente un enorme interés como alternativa a la "teoría de cuerdas". No en vano hace ya algunos años el Nobel Murray Gell-Mann dijo: "Smolin? Oh sí, es ese jovencito que tiene esas ideas tan locas ¿no? Es muy posible que no esté equivocado.". Los libros de este mes revisan por un lado, la figura de Einstein a través de algunos de los más importantes físicos, historiadores de la ciencia y periodistas científicos del momento actual y por otro un importante texto de Alex Vilenkin sobre las más recientes teorías cosmológicas

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros más y nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Lee Smolin

"La ciencia es una especie de laboratorio abierto para una democracia. Es una forma de experimentar con los ideales democráticos de nuestras sociedades. Por ejemplo, en la ciencia, debes aceptar que vives en una comunidad que siempre tiene la última palabra sobre la validez de tu trabajo. Pero al mismo tiempo, el juicio de cada uno es suyo y solo suyo. La ética de la comunidad requiere que argumentes sobre tus creencias y que intentes por todos los medios conseguir resultados que comprueben tus intuiciones, pero además, debes ser honesto al presentar los resultados, sean estos los que sean. Dispones de la libertad e independencia para hacer lo que te dé la gana siempre que al final aceptes la decisión de la comunidad. La buena ciencia nace de la colisión entre ideas contradictorias, del conflicto, de gente que intenta superar a sus maestros, y yo creo que ahí tenemos un modelo para lo que una sociedad realmente democrática debe ser. Hay una gran fortaleza en nuestra forma democrática de vivir y la ciencia está en la raíz de la misma.
Me gustaría hablar sobre el problema de la relatividad cuántica y de los dos enfoques mejor desarrollados que han intentado resolverlo y que son la "gravedad cuántica de bucles" (loop quantum gravity) y la "teoría de cuerdas" (string theory). Este es uno de los casos en que diferentes personas han seguido distintos enfoques para resolver un problema científico fundamental, y pueden aprenderse interesantes lecciones de la forma en que estas teorías se han desarrollado desde principios de los ochenta, lecciones sobre el espacio y el tiempo, pero también sobre como funcionan las cosas en el ámbito científico.
"Gravedad cuántica" es el nombre que damos a la teoría que unifica todas las de la física. Las raíces las encontramos en la teoría general de la relatividad de Einstein y en la teoría cuántica. La teoría general de la relatividad de Einstein es una teoría del espacio, el tiempo y la gravedad, mientras que la teoría cuántica describe todo lo demás que existe en el universo, incluyendo las partículas elementales, los núcleos, los átomos y la química. Ambas teorías fueron desarrolladas a principios del siglo XX y su ascensión marcó la caída de la teoría previa que era la de la mecánica newtoniana. Estas teorías son el principal legado de la física del s. XX. El unificarlas es el principal problema que la física tiene por resolver en este siglo.

La naturaleza es una unidad. Esta pluma esta hecha de átomos (teoría cuántica) y "además" cae en el campo gravitacional terrestre (teoría general de la relatividad). Por lo tanto debe existir un marco, una ley de la naturaleza de la que ambas teorías solo sean diferentes aspectos. Sería absurdo si existiesen dos leyes físicas irreconciliables, una para un campo y otra para otro de la física. Ya en 1915 Einstein era consciente de este hecho y en su primer artículo sobre ondas gravitatorias, menciona la paradoja de intentar encajar relatividad y cuántica.

Solo a partir de mediados de los ochenta empezaron a hacerse verdaderos progresos en unificar la relatividad y la teoría cuántica. El punto decisivo fue la invención no de una sino de dos teorías: la "gravedad cuántica de bucles" y la "teoría de cuerdas". Desde entonces hemos hecho grandes avances en ambos enfoques. En cada caso somos capaces de realizar cálculos que predicen sorprendentes nuevos fenómenos. Pero aún no hemos llegado al final. Nada está acabado, existen muchas cosas aún por comprender. Pero la noticia importante es que tenemos la oportunidad real de realizar experimentos para comprobar estas teorías..."

De "Loop quantum gravity" en Edge 112, febrero de 2003

Lee Smolin (Nueva York 1955) es un físico teórico que ha hecho importantes contribuciones a la teoría de la "gravedad cuántica. Ha trabajado desde diferentes enfoques en ese campo incluyendo la gravedad cuántica de bucles, la teoría de cuerdas y modelos de triangulación dinámica causal. Sus intereses científicos incluyen la cosmología, las partículas elementales, los fundamentos de la mecánica cuántica y la biología teórica. En la actualidad es investigador de plantilla del Perimeter Institute for Theoretical Physics y profesor adjunto de Física en la University of Waterloo.

Es autor de libros de divulgación sobre física como: The Life of the Cosmos, Three Roads to Quantum Gravity, y el recién publicado The Trouble with Physics.

Es así mismo conocido por sugerir la teoría de los "universos fecundos" también conocida como "selección natural cosmológica" que intenta aplicar principios de la biología evolutiva a la cosmología, sugiriendo que el universo evoluciona hacia la producción de agujeros negros.

Algunos trabajos recientes de Lee Smolin accesibles en la red:

A raíz de la publicación de su último libro "The Trouble with physics", Lee Smolin ha sido objeto de especial atención en los medios:

Este mismo mes de septiembre se publica "Physics Wars" un artículo de Adam Rogers con una interesantísima entrevista a Smolin en "Wired magazine" y "Moving Beyond String Theory" en "Wired news".

New Scientist le dedica el editorial: "Loop quantum gravity increases its pull" y su artículo de portada: "You are made of space-time" en su número del 12 de agosto pasado.

La Radio Nacional Pública estadounidense NPR, transmitió el pasado 18 de agosto un debate entre Smolin y Brian Greene que pude descargarse aquí.

Y aquí la entrevista que Eduard Punset le hizo para su programa Redes.

Artículos de interés

Los sexos chocan aunque compartan el mismo cuerpo

Cualquiera que haya pensado alguna vez que el mundo sería mejor si los varones también quedasen embarazados debe hablar con Nico Michiels de la Universidad de Tübingen. Y también debería hacerlo cualquiera que se haya preguntado ¿Por qué no pueden las mujeres parecerse un poco más a los hombres? Michiels ha visto ese mundo, o por lo menos una versión del mismo, y tiene incluso imágenes que mostrar. Y no es nada agradable, dice.

Battle of the Hermaphrodites es un interesante artículo de Susan Milius en Science News.com del 16 de septiembre.

Porque siempre se ha hecho así

Se cuenta que poco antes del a II guerra mundial un oficial americano fue enviado a Inglaterra como observador en las maniobras de un batallón de artillería británico. Notó que cada grupo de artilleros a cargo de un cañón estaba compuesto de siete hombres aunque sólo seis de ellos tenían cometido en relación a la artillería, el restante parecía simplemente mantenerse en posición de firmes. El americano se lo indicó a su colega inglés, quien reconoció que era efectivamente extraño pero que siempre se había hecho así. El americano le pidió si podía enterarse de por qué y a la mañana siguiente el británico le anunció muy satisfecho que había encontrado la razón: "El séptimo hombre sujeta los caballos".

La gente siempre habla de la curva de aprendizaje. Pero más difícil es la curva de olvidar. Tenemos que descartar lo que creemos que sabemos. Y cuanto más alto llegas en gestión más difícil es. Hay un concepto psicológico llamado ceguera de la desatención. Viene de un experimento donde se pedía a la gente observar un video de un partido de baloncesto y contar el número de pases. Hacia la mitad del video, un gorila entraba por una puerta de la cancha y salía por otra, pero la mitad de las personas del experimento no lo vieron. Cuando pides a la gente que se fije en una determinada cosa, frecuentemente no ven nada que no esté en el plan original. Cuando la gente ha adquirido una cierta cantidad de conocimiento, ocurre lo mismo. Todo es filtrado a través de sus pericias. No ven lo que está ocurriendo. No ven los síntomas del cambio. Es lo que se llama incapacidad aprendida, cuanto más sabes, más difícil te resulta ver lo nuevo.

Un artículo sobre innovación con estructura de catecismo por Arnold Brown, en Optimize, octubre 2005

Visita estas páginas...

GLAST. Gamma-ray Large Area Space Telescope

Es un observatorio espacial que va a estudiar algunos de los acontecimientos más energéticos del universo. Glast va a proporcionar una visión sin precedentes de un Universo invisible a nuestra mirada hasta la fecha. Esta página presenta imágenes de algunas de las exóticas maravillas que van a ser investigadas por el nuevo observatorio.

Choque de Galaxias

Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble revela los fuegos artificiales en el centro de una colisión entre dos galaxias. El Hubble ha descubierto más de mil racimos de estrellas jóvenes que estallan a la vida como resultado de este choque frontal.

Las galaxias de las Antenas, conocidas formalmente como NGC 4038 y NGC 4039, tienen un par de colas largas de materia luminosa, formadas a causa de las mareas gravitatorias de su encuentro. Parecen las antenas de un insecto. Las galaxias están a 63 millones de años-luz de la Tierra, en la constelación del Cuervo Sur.

Ésta entre otras muchas sorprendentes fotografías astronómicas puedes encontrarla aquí.

Libros

Many words in one, the search for other universes

por Alex Vilenkin

"Vivimos la posteridad de una gran explosión. Este extraordinario acontecimiento, llamado un poco frívolamente el big-bang, tuvo lugar hace catorce mil millones de años. Podemos actualmente ver desplegarse ante nosotros algo de la historia cósmica de aquel momento, la luz de las más remotas galaxias tarda miles de millones de años en alcanzar nuestros telescopios aquí en la Tierra, por lo que podemos ver las galaxias tal como eran en su juventud. Pero hay un límite en nuestra capacidad de ver a distancia en el espacio. Nuestro horizonte está en la máxima distancia que la luz haya podido recorrer desde el big-bang. Fuentes más allá de este horizonte no pueden ser vistas, simplemente porque su luz no ha tenido tiempo de alcanzar la Tierra.

Pero si existen partes del universo que no podemos detectar, ¿quién puede resistirse a imaginar que apariencia tienen? Hasta hace poco los físicos pensaron que la respuesta a esa pregunta era más bien aburrida, es solo más de lo mismo, más galaxias, más estrellas. Pero hoy en día, recientes desarrollos de la cosmología han llevado a una drástica revisión de este punto de vista.

De acuerdo a la nueva visión, partes distantes del universo se encuentran en un estado de expansión acelerada y explosiva, llamado "inflación". La expansión es tan rápida que en una breve fracción de Segundo una región del tamaño de un átomo alcanza dimensiones muy superiores al universo actualmente observable. La expansión es causada por un peculiar tipo de material, llamado "falso vacío", que produce una potente fuerza repulsiva. El término "falso" se refiere al hecho de que, a diferencia del "verdadero" vacío, este tipo de vacío es inestable y decae tras un breve período de tiempo, liberando gran cantidad de energía. La energía enciende una gran bola de fuego constituida de partículas y radiación. Esto es lo que ocurrió en nuestro vecindario cósmico hace catorce mil millones de años, es lo que llamamos el big-bang.

La idea de "inflación" era poco más que una especulativa hipótesis cuando Alan Guth la propuso por primera vez en 1980. Pero en los finales noventa observaciones de distantes supernovas y de la radiación de fondo de microondas cósmicas, un tenue efecto persistente del big-bang, dieron un buen empujón de evidencia observable l a la teoría. De forma que hoy en día la inflación lleva camino de convertirse en uno de los pilares de la moderna cosmología. Y ya que la teoría esta basada en datos en la parte observable del universo, podemos creer razonablemente en sus conclusiones sobre las partes que no podemos observar...

...La inflación es pues un proceso incontrolado que se ha detenido en nuestra vecindad pero que aún continúa en otras partes del universo, provocando su expansión a una velocidad escalofriante y la constante producción de nuevos universos isla como el nuestro. Este proceso inacabable y continuo es lo que llamamos "inflación eterna". El papel del big-bang en este panorama lo interpreta el decaimiento del "falso vacío". No se trata de un acontecimiento aislado de nuestro pasado: innumerables bangs tuvieron lugar previamente en partes remotas del universo, y muchos más tendrán lugar en otras zonas en el futuro...

En una visión global de la "inflación eterna", los límites de los universos isla son las regiones donde los big-bangs se está produciendo en este mismo momento. Las islas recién formadas son microscópicamente pequeñas, pero crecen sin límite cuando se hacen más viejas. Las partes centrales de los grandes universos isla son muy antiguas: los big-bang tuvieron lugar allí hace mucho tiempo. Ahora son oscuras y estériles: hace mucho que todas las estrellas murieron en esas zonas. Pero las regiones de la periferia de las islas son nuevas y deben estar llenas de brillantes estrellas.

Los habitantes de los universos isla, como nosotros, ven un cuadro distinto. No perciben su universo como una isla finita. Para ellos es un universo infinito que se contiene a sí mismo. Esta dramática diferencia de perspectiva es una consecuencia de las diferencias impuestas por las formas de mantener el tiempo de forma apropiada tanto para la visión global como para la visión interna del universo isla. (De acuerdo a la teoría de la relatividad de Einstein el tiempo no es fijo sino dependiente del observador)...

Ya que cada universo isla es infinito desde el punto de vista de sus habitantes, puede ser dividido en un infinito número de regiones del mismo tamaño que nuestro universo observable. Mi colaborador Jaume Garriga y yo, les llamamos Regiones-O por abreviar. De forma que, si los objetos más distantes visibles desde la Tierra están a aproximadamente cuarenta mil millones de años luz de distancia, el diámetro de nuestra región-O sería el doble...

Una asombrosa consecuencia de esta nueva imagen del mundo es que en él debe haber una infinidad de regiones con historias absolutamente idénticas a las nuestras. O sea, que montones de réplicas de ti mismo están leyendo en este momento copias de este artículo. Viven en planetas exactamente iguales a la Tierra, con todas sus montañas, ciudades, árboles y mariposas. También deben existir regiones con historias algo diferentes de la nuestra, con todo tipo de variantes posibles. Por ejemplo, a algunos lectores les gustará saber que existen muchísimas regiones-O en las que Al Gore es presidente de los Estados Unidos.

En este asombroso nuevo mundo, nuestra Tierra y nuestra civilización son cualquier cosa menos únicas. Al contrario, innumerables civilizaciones idénticas están esparcidas a través de la infinita extensión del cosmos. Con la humanidad reducida a una absoluta insignificancia cósmica nuestra caída desde el centro del universo, un proceso que inició Copernico, es ahora completa..."

 

MY EINSTEIN
Essays by Twenty-Four of the World&' Leading Thinkers on the Man, His Work, and His Legacy

John Brockman, editor

Las dos docenas de ensayistas que colaboran en My Einstein se encuentran entre los físicos teóricos o experimentales, historiadores de la ciencia y periodistas científicos más importantes del mundo. Pero no es solo un libro sobre física. Es una colección de narraciones personales que nos proporcionan una visión especial sobre como valoran estos pensadores el legado científico y filosófico de Einstein y su influencia en sus propias vidas y trabajo. Son:

Roger Highfield sobre el mito de Einstein; John Archibald Wheeler (el único que llegó a conocer a Einstein, a través del premio Nobel Leon Lederman en un breve encuentro) sobre las reuniones de Princeton, Wheeler en la Facultad de Física de Princeton y Einstein en el Institute for Advanced Study; Gino C. Segrè, Lee Smolin, y Anton Zeilinger sobre las dificultades de Einstein con la teoría cuántica; George F. Smoot y Peter Galison sobre la mezcla einsteniana de puro pensamiento y observación física; Leon Lederman sobre la teoría especial de la relatividad; Charles Seife sobre el uso de la experimentación teórica por parte de Einstein; Frank J. Tipler sobre por qué debe Einstein ser considerado más como un científico reaccionario que como un científico revolucionario; George Dyson sobre sus días en Princeton y su amistad con Helen Dukas, su eterna amanuense; Corey Powell sobre los soportes filosóficos del uso por Einstein del término "Dios"; Steven Strogatz, George Johnson, y Jeremy Bernstein sobre como Einstein influyó cuando eran niños en su vocación de físicos; Leonard Susskind sobre la manera en que pensaba Einstein; Janna Levin y Maria Spiropulu sobre cómo está considerado actualmente entre los académicos; Marcelo Gleiser sobre ese mundo nuevo de misteriosas propiedades y extraños efectos de Einstein; Paul C.W. Davies, Lawrence Krauss, y Rocky Kolb sobre la acelerada expansión del universo y el "revival" de la constante cosmológica de Einstein; Richard A. Muller sobre la misteriosa naturaleza del tiempo y Paul J. Steinhardt sobre las nuevas cosmologías que implican un universo cíclico y su relación con el pensamiento cosmológico de Einstein.

Links de interés

La cita del mes

Es posible que la ciencia ponga límites al conocimiento, pero no debe poner límites a la imaginación

Bertrand Russell

Nota del editor

Nuestra pensadora de este mes es Gloria Origgi, filósofa, investigadora del CNRS con un interés especial en la epistemología y ardiente defensora del concepto de "tercera cultura" que es recurrente en Komplex. Presentamos también la traducción de un artículo del novelista y Premio Pulitzer americano, Michael Chabon que nos ha parecido lúcido, provocador y muy interesante. Los libros de este mes son dos novelas con un protagonista común: Alan Turing, una escrita por Janna Levin matemática, la otra por David Leavitt novelista.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros más y nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.

El pensador del mes

Gloria Origgi

"Es curioso que el descubrimiento de un determinado tipo de neuronas premotoras en el cerebro de los macacos pueda tener repercusiones importantes sobre nuestro entendimiento de la naturaleza de la sociabilidad humana. ¿Qué tiene que ver, después de todo, la activación de una célula del sistema nervioso de un mono con nuestras intricadas relaciones sociales?
Más allá de los fascinantes discusiones provocadas por este descubrimiento, esto ilustra los cambios que han ocurrido en los últimos veinte años en las relaciones entre las ciencias naturales y las humanidades, esto es las "dos culturas" definidas por C.P. Snow en su famoso ensayo de 1959. La antropología, la lingüística y la sociología, disciplinas que han basado su autonomía en la afirmación de que el sistema de las acciones sociales y las culturas humanas son independientes de su fundamento biológico, se abren en la actualidad a programas de investigación naturalísticos y a los métodos de las ciencias naturales.
Entonces, ¿es posible una "tercera cultura" tal como la define John Brockman, en la que las ciencias naturales tomen parte en la tarea de dotar de sentido a nosotros mismos y a nuestros actos?
La investigación de las bases biológicas de los sentimientos morales, de los juicios estéticos, de la interpretación de los otros, o de las creencias religiosas, aún provoca una frontal resistencia intelectual, en nombre de la excepcionalidad de la experiencia humana, históricamente situada y que no responde a las obligaciones de la naturaleza. De forma más general, un acercamiento naturalístico es visto como algo profundamente distorsionador de la misión de las ciencias humanas y sociales, que debería ser conocer como las estructuras socio-históricas, las relaciones de poder y dominación cultural se manifiestan en los seres humanos y modelan sus expresiones individuales. Así pues, parece existir una tension irresoluble entre dos modelos explicativos incompatibles, pero ¿es así?

Dos críticas generales se hacen a la idea de los programas de investigación naturalísticos aplicados en ciencias humanas. El primero es el del riesgo de reduccionismo, esto es, la idea de que las complejas experiencias personales y sociales pueden ser reducidas a mecanismos neurofisiológicos. La segunda es que padece de anti-historicismo, en el sentido de que no presenta contextualización histórica o investigación genealógica, como si los patrones de acción que pretendemos explicar fuesen "tipos naturales" inmutables. Y es cierto que, en algunos casos, las especulaciones reduccionistas y universalistas de algunos exponentes de este nuevo naturalismo pueden ser irritantes..."

De "WHO'S AFRAID OF THE THIRD CULTURE?" Edge, 180.

GLORIA ORIGGI es filósofa e investigadora del Centre Nationale de la Recherche Scientifique en Paris. Sus áreas de investigación son la filosofía de la mente, la epistemología y las ciencias cognitivas aplicadas a las nuevas tecnologías.

Trabaja en la École Nationale des Télécommunications. Origgi es editora del proyecto www.interdisciplines.org, un portal de conferencias virtuales en ciencias cognitivas y sociales, en el que actualmente están abiertos los temas Causality and Workshops on Art and Cognition. Otras conferencias han sido What Do Mirror Neurons Mean?, Art and Cognition; Understanding Suicide Terrorism; Issues in coevolution of language and theory of mind.

Durante 2001 y 2002 organizó el proyecto Text-e.org, un simposio trilingüe y virtual que duró cinco meses, con diez ensayos de pensadores de renombre internacional sobre el impacto de Internet en los textos, la vida intelectual, la investigación, la comunicación y la cultura. Cada uno de los diez textos lidiaba con alguno de estos temas, incluyendo historias personales, provocativas predicciones y análisis originales que fueron discutidos on-line.

Fruto de esta experiencia fue su libro: Text-E: Text in the Age of the Internet, publicado en 2006 y que recoge los ensayos nucleares y una selección de las contribuciones on-line.

Gloria Origgi mantiene un interesante blog bajo el título de Miscellanea en el que comparte reflexiones e ideas y presenta avances de algunos de sus trabajos.

Algunos artículos de Gloria Origgi disponibles en la Red:

Artículos de interés

Omega Glory

por Michael Chabon

He leído en un reciente número de Discover, acerca del Reloj de Long Now. ¿Habéis oído hablar de él? Va a ser una especie de ordenador mecánico gigante, lento, sencillo e ingenioso, que marcará la hora, el día, el año, el siglo y el milenio, y la precisión de los equinoccios, con un inmenso planetario para seguir el rastro del discurrir de los seis planetas visibles a simple vista, en su flujo orbital. El Reloj de Long Now medirá sesenta pies de alto, costará decenas de millones de dólares, y cuando esté completado sus diseñadores y patrocinadores, entre ellos el visionario Danny Hillis, un pionero en el concepto de computación masiva en paralelo; el mathama de Whole Heart, Stewart Brand y el compositor británico Brian Eno (uno de mis dioses domésticos), planean ocultarlo en una cueva en el Parque Nacional de Great Basin en Nevada, a un día de duro camino de ninguna parte. ¡Ah! Y va a funcionar durante diez mil años. Esto supone un período de tiempo tan largo como el que nos separa de los primeros fabricantes de cerámica, que es una de las más antiguas tecnologías que poseemos. Diez mil años es el doble de la antigüedad de la pirámide de Keops, el doble de la antigüedad del cuerpo momificado preservado en un glaciar en los Alpes suizos que es una de las momias más antiguas que se han descubierto. El Reloj del Long Now esta siendo diseñado para ser mantenido regularmente de forma manual durante todo ese tiempo, aunque durante los períodos en que no haya nadie para mantenerlo el reloj gigante lograría ajustarse por sí mismo. Pero aunque el Reloj del Long Now no consiguiese durar diez mil años, aunque se estropee a la mitad o a un décimo de ese período, este loco artilugio habría conseguido su propósito hacía tiempo. Es más, el reloj podría haber conseguido su objetivo más importante incluso antes de ser terminado, quizás aunque no fuese construido. Porque lo importante de este reloj no es medir el paso hacia un futuro desconocido, de la raza de criaturas que lo construyeron. Lo importante es revivir y restaurar la idea global de Futuro, de hacernos pensar de Nuevo en el Futuro, con la intensidad, si no de la misma forma en que solíamos hacerlo, y reintroducir la noción de que nosotros no solo legamos el futuro, que sí lo hacemos, pensemos en ello o no, sino que también y en el más estricto sentido de la primera persona del plural lo heredamos.

Los Sex Pistols, estrictamente hablando, tenían razón: no hay futuro, ni para ti ni para mí. El futuro por definición, no existe. "El Futuro", le pongas mayúsculas o no, es siempre solo una idea, una propuesta, un guión, un sketch para ese artilugio loco que puede funcionar o no. "El Futuro" es una historia que contamos, un cuento de esperanza, de terror o de maravillas. Y es un cuento del que parece que todos hemos prescindido en nuestras vidas hace ya algún tiempo.

Diez mil años a contar desde hoy: ¿puedes imaginarte ese día? De acuerdo, pero, ¿lo imaginas realmente? ¿Crees que el Futuro va a ocurrir de verdad? Si el reloj funciona de la forma que se supone que lo hará, si dura, ¿crees que habrá algún ser humano por allí para ser testigo, o llorar su muerte y apreciar su logro, su fidelidad, su inmensa antigüedad? Y si fuesen cinco mil años o incluso quinientos ¿eres capaz de extender el horizonte de tus expectativas para nuestro mundo, para nuestras complejas civilizaciones y culturas, más allá de la duración de la vida de tus propios hijos, de las próximas dos o tres generaciones? ¿Puedes incluso, imaginarte el mundo más allá de la actual administración presidencial?

Me sorprendí, cuando leía sobre el Reloj del Long Now, de cuánto tiempo hacía desde que había dedicado algún pensamiento al estado del mundo de aquí a diez mil años. Hubo un tiempo en que solía frecuentar ese local imaginario. Y no me refiero solo a que solía encontrar de forma regular el Futuro en las páginas de los comics y novelas de ciencia ficción, o viendo programas de televisión como "Los Supersónicos" (1962) o películas como "Regreso al planeta de los simios" (1970). La historia del Futuro me la contaban cuando era niño, no solo el arte popular y los medios, sino también la arquitectura pública y doméstica, el diseño industrial, los textos escolares, los parques temáticos y las instituciones públicas desde los museos a las agencias gubernamentales. Oía la historia del Futuro cuando veía el perfil especial del Studebaker Avanti, en Tomorrowland a través de los ojos de buey del monorraíl de Disneylandia, en las cifras de plástico que volteaban en el reloj Seth Thomas Speed Read de mi padre. Recuerdo que escribí un trabajo en sexto grado sobre los cultivos hidropónicos ; si hubieses intentado decirme entonces que en 2005 aún haríamos crecer nuestras verduras en la tierra, me hubieses roto el corazón.

Incluso treinta años después de aparecer en las portadas de revistas como "Amazing Stories" y en la Exposición Universal de Nueva York de 1939 en su expresión más pura, la narrativa cultural colectiva sobre el Futuro continuó siendo una narrativa optimista de las ventajas inminentes de la tecnología y la benevolente y computerizada meritocracia de los "tipos con compasión y visión" de Donald Fagen. Sin embargo, a principios de los años 70 (primeros tiempos de la historia del Futuro), lo cierto es que no existían granjas bajo el nivel del mar ni vacaciones familiares en Titán. A veces el Futuro podría ser totalmente deprimente. Si el holocausto nuclear no acababa con todo, la humanidad podría verse esclavizada por ordenadores, por la actuación inevitable del silogismo de "la Máquina". Mi infancia se vio rodeada de una serie de predicciones cinematográficas desalentadoras ilustradas por la trilogía hestoniana que empezó con el primer "Planeta de los Simios" (1968) y continuó con "El último hombre vivo" (1971) y "Cuando el destino nos alcance" (1973). Imágenes de distopía futura aparecían en los álbumes de rock del momento, como en el "Diamond Dogs" (1974) de David Bowie y en el "2112" de Rush (1976); los Futuros presentados por los escritores de ciencia ficción de los años 70, como en el caso de John Brunner, aparecían como algo irremisiblemente o irónicamente sombrío.

En definitiva, las historias sobre el Futuro presentaban una ambigüedad encantadora. La otra cara del maravilloso futuro de Los Supersónicos podría ser una historia de tecnotiranía corporativa-autoritaria mundial, pero la otra cara del panorama de pesadilla post-apocalíptica mutacional representado en "El Último hombre vivo" era un panorama de esplendor semi-bárbaro y puede que de peligrosa libertad para vagar, como la que aparecía en las páginas del cómic de aventuras clásico "Kamandi, el último chico sobre la Tierra" (1972-1976), de Jack Kirby. Dicha ambigüedad y su encanto, la tensión cambiante entre la promesa brillante y la sombría amenaza que supone el Futuro, constituían en sí mismo un tipo de historia sobre los caminos, por extraños o trágicos que resultasen, que la humanidad (y por extensión, la cultura americana y sus valores extraños o trágicos) podría, a pesar de todo, construir. "Eed plebnista", entonaban en el episodio de Star Trek "The Omega Glory", los recuperados yankis que habían de alguna manera conseguido conservar como una sagrada jerigonza el Preámbulo de la Constitución: "Norkon forden perfectunun". Todo lo que necesitaban era contar con un Capitán Kirk y añadir un poco de agua interpretativa al liofilizado documento, y el modo de vida americano renacería de nuevo.

No sé que le ha ocurrido al Futuro. Es como si hubiéramos perdido nuestra capacidad, o nuestro deseo de imaginar cualquier cosa más allá de los próximos cien años, como si no tuviéramos fe en que habrá algún futuro más allá de una fecha no demasiado lejana. O quizás hayamos dejado de hablar del Futuro en el momento en el que, con sus microchips y sus noticieros de 24 horas, ya ha llegado. Hay días en los que el periódico parece que haya sido co-escrito por J.G. Ballard, Isaac Asimov y Philip K. Dick. La reproducción sexual humana sin material genético masculino, virus digitales, robos de identidad, bomberos-robot y dragaminas, control meteorológico, ingeniería farmacéutica, extinción rápida de especies, presidentes norteamericanos controlados por pequeñas cajas negras puestas entre sus omoplatos, imperios de aire acondicionado en el desierto arábico, corporaciocracia trasnacional, realities televisivos. A veces parece que el futuro imaginado de mediados del siglo XX fuera una especie de lista, una lista con la que hemos estado muy ocupados, pero sólo para marcar sus ítems, no para extenderla. El reducido número de ítems que quedan en la lista (colonización interplanetaria, ordenadores sensibles, cuasi-inmortalidad de la conciencia a través de transferencia o transplante de cerebro, un gobierno global -fascista o ilustrado) ya han sido representados y re-representados tantas veces en películas, novelas y en televisión que se han convertido, paradójicamente, en algo ya conseguido, ya sabido, vivido y dejado de lado. Pasado, en definitiva.

Esta es la paradoja que subyace tras la pérdida de interés por el futuro, y que a cambio ha producido un fallo cultural colectivo a la hora de imaginar el futuro, cualquier futuro. El futuro a menudo y durante mucho tiempo se ha presentado en los términos y de acuerdo a las características de periodos históricos, por ejemplo, Julio Verne adelantó de alguna manera que la idea del futuro –así como el apetito/curiosidad cultural por él- era en si mismo algo histórico, demodé, algo difícilmente factible o alcanzable.

Si le preguntas a mi hijo de 8 años, él cree que el mundo se va a acabar y eso es todo. De igual modo que con el tema del calentamiento de la atmósfera, piensa en términos de inundaciones, tormentas o desertificación, pero la posibilidad de una pandemia vírica, el impacto de un meteorito, o algún tipo de intercambio de bombas nucleares no es ajeno a su visión del porvenir. Aunque a lo mejor no sea mañana ni dentro de un año. El chaval es más que capaz de generar corrientes de pensamiento más que positivas sobre la próxima semana, las próximas vacaciones o su décimo cumpleaños. Es la idea del mundo dentro de 100 años lo que deja su imaginación en blanco. Parece que mi hijo da por supuesto el fin de todo, el fin de todo el esfuerzo y la creación humana. Él se ve a sí mismo como viviendo la última página, si no el último párrafo, de un largo, extraño y desconcertante libro. Si me hubiesen dicho cuando yo tenía 10 años, que un niño del futuro se iba a sentir de esa manera, y lo que es más, que ese niño vería cierta justicia en esa eventual extinción, hubiera pensado que el mundo estaría mejor sin la presencia de seres humanos, hubiese sido mucho peor que oír que en el 2006 no habría ni mega-granjas hidropónicas ni colonias humanas en Marte; esa visión negativa del futuro habría roto mi corazón.

Cuando hablé a mi hijo del reloj Long Now, me escuchó atentamente y estuvimos mirando las fotos de la página web de la Fundación Long Now. "Papa, ¿existirá gente todavía?" Me preguntó, "si" le respondí sin dudar, "habrá gente". No se si eso es cierto, no lo se más allá de lo que lo saben Danny Hillis y sus colegas, con sus palpitantes relojes de optimismo y los planetarios de su imaginación. Al tener hijos, al engendrarlos, al quererlos, al educarles a amar y respetar el mundo, los padres estamos confiando aún sin ser conscientes de ello, en el reloj Long Now. Estamos confiando en nuestros hijos y en los hijos de nuestros hijos, y así en la descendencia en línea directa hasta el 12.006. Si uno no cree en el futuro, sin reserva y entregado a un sueño, si no es capaz de confiar en que alguien va a estar allí para llorar cuando finalmente y dentro de 10.000 años el reloj se pare, entonces no entiendo como se puede tener hijos. Si se tienen hijos, no veo como podemos dejar de hacer todo lo que está en nuestras manos para asegurarnos de ganar nuestra apuesta, y que ellos, y sus nietos, y los nietos de sus nietos, hereden un mundo cuya perfección nunca podrá lograrse por parte de seres cuya capacidad para imaginar la perfección es libre y sin límites, y, además,... no veo como alguien podría forzarme a pagar mi apuesta si al final resulta que estoy equivocado.

El artículo original está disponible en la web del autor: Organ.

Michael Chabon tiene gran parte de su obra disponible en castellano:

 

 

 

Un portátil por niño

"La misión es crear un ordenador portátil por menos de cien dólares para que millones de niños del tercer mundo puedan disponer de uno. Yves Behar está diseñándolo. Había todo un garaje lleno de tecnología experimental: antenas de radio que conectan ordenadores a 16 kilómetros sin necesidad de torres o satélites, una pantalla de modo dual que se vuelve monocroma con luz brillante, un modelo de alimentación que permite que el ordenador funcione indefinidamente sin fuente exterior. Pero nada funcionaba a la vez, el cofundador de Media Lab, Nicholas Negroponte buscaba a alguien que conectase toda esta tecnología, alguien que la hiciese vistosa, icónica, resistente a la lluvia, al polvo, al calor, a las caídas, a los derramamientos e intuitiva para un niño thai o nigeriano que nunca ha visto tecnología moderna..."

El artículo completo de Douglas McGray en Wired Magazine de agosto de 2006.

Libros

A Madman Dreams of Turing Machines

por Janna Levin

Las vidas de Kurt Gödel (1906-1978) y Alan Turing (1912-1954) nunca se cruzaron en la realidad, pero lo hicieron intelectualmente : el teorema de la incompletud de Gödel implica un cierto platonismo y la teoría de las decisiones mecánicas de Turing por el contrario un duro materialismo. Janna Levin, es matemática, y yuxtapone ambas biografías en su primera novela. La inicia con un joven Gödel en Viena, cuyo teorema de la incompletud está destruyendo una línea de investigación (seguramente encabezada por
Wittgenstein que hace un cameo) que argumentaba que las matemáticas eran autosuficientes en sí mismas, nos narra sus relaciones con una bailarina de cabaret, Adele, y su torpe interpretación de la ocupación nazi de Austria. La no muy atractiva vida de Alan Turing está atravesada no solo por lo que pueda parecer un cierto autismo sino también por la persecución que sufre por su homosexualidad en Inglaterra, tras romper el Código Enigma alemán durante la segunda guerra mundial. Turing es en muchos aspectos un inocente, mientras Gödel, un gran pensador es un monstruo de egoísmo; ambos sin embargo comparten una pasión por lo invisible que es difícil de describir. Gödel acaba hecho un anciano paranoico, viviendo con Adele que acaba dejándose morir de hambre...

 

The Man Who Knew Too Much: Alan Turing and the Invention of the Computer

por David Leavitt

Hace veinticinco años la palabra "Turing" evocaba un halo de misterio para los pocos que la conocían. Los lectores de Douglas Hofstadter supieron que Alan Turing compartía con Gödel la exploración de la mente y la lógica y supieron también del "test de Turing" para la inteligencia artificial. Pero otros conocían a Turing como un personaje británico, matemático en Cambridge, que aparecía conectado a la gran operación de la segunda guerra mundial encaminada a romper las encriptaciones Enigma. Su fundamental importancia en la batalla del Atlántico estaba aún protegida por el secreto de estado. De hecho solo después de levantarse este secreto, se le empezó a reconocer por su otra gran contribución: su papel en el origen del ordenador. Llamativamente se echaba en falta el testimonio del propio Alan Turing. Había muerto a los 41 años, en 1954, aparentemente suicidándose con cianuro y dejando un feo roto en la historia. Hacia 1980 se corrieron rumores sobre su persecución y castigos que padeció como homosexual en 1952. Pero incluso entonces, eso no podía explicar por sí solo una historia de suicidio. Sus amigos lo conocían como poco vergonzoso y aún menos respetuoso de los convencionalismos. Una sospecha diferente se extendió entre los que conocieron los aspectos oscuros de los años cincuenta. Los victoriosos Aliados debieron sentirse incómodos con esa revelación sobre la vida sexual del hombre que conocía sus secretos: ¿cómo podían reconciliarse los deseos privados de Turing con las necesidades de la seguridad del estado? Pero sobre esta cuestión reinaba absoluto silencio. Desde entonces ahora, la situación ha cambiado completamente. Una serie de acontecimientos han hecho que la vida de Turing sea más conocida por el gran público que la de cualquier otro matemático. Un notable actor, Derek Jacobi, ha interpretado el drama de Turing para millones de espectadores en la obra tatral de Hugh Whitemore de 1986 "Breaking the Code", pasada al cine en 1996 con el título castellano "Rompiendo normas". Poca información se escapa a Google y los estudiantes de informática pueden tener preguntas sobre su vida y obra en los exámenes. En los noventa el gobierno de los Estados Unidos ha descalificado cantidades masivas de material sobre la desencriptación de códigos en la segunda guerra mundial, lo que ha provocado que sea objeto de numerosísimas tesis doctorales, congresos y libros que celebran la continua influencia de las ideas de Turing hasta nuestros días. La Teoría de la Complejidad y la Computación Cuántica se basan en su análisis de la computación y en los ochenta Roger Penrose ha dotado de nueva vitalidad a muchas de las más profundas teorías de Turing. Por encima de todo ello, la reputación de Turing está hoy sólidamente apuntalada en la aceptación general de su visión. Aunque John von Neumann se adelantó unos meses en la creación de un proyecto de computadora, fue Turing el que explicó en 1946 como "cualquier proceso de conocimiento" podía transformarse en software de ordenador. Turing había desarrollado esta perspectiva en el simple pero revolucionario principio de su Máquina Universal de Turing, que presentó en un artículo en 1936, creando un nexo sorprendente entre las puras matemáticas y sus aplicaciones industriales más productivas. Pero siempre quedan secretos por desvelar y siempre queda sitio para otra presentación. Una serie de nuevos "grandes descubrimientos" tal que la actual empresa de W. W. Norton, no pueden ignorar a Turing y resulta interesante ver la historia de sus contribuciones vista por un novelista americano como David Leavitt. La historia no está hecha solo de fechas y hechos. Por usar una de las metáforas de Turing, es como la piel de una cebolla. Precisa de un escritor que pueda pelarla con cuidado y sin miedo a las lágrimas. Intensamente privado, aunque sujeto de obras escritas o cinematográficas muy populares, profundamente orgulloso y al mismo tiempo absurdamente tímido, la vida de Turing es extraña, entrelazada con los enrevesados y típicos rompecabezas británicos de clase social y estilo de vida. La paradoja central es que creó la "herética teoría" de que los ordenadores pueden rivalizar con la mente humana, a pesar de que su personalidad se pareciese tan poco a los resultados de una máquina. Turing era voluntarioso, individualista, impredecible. Su lucha por incorporar iniciativa y creatividad a su teoría de la inteligencia artificial, resulta así casi un drama personal. Ese es un problema que alcanza el núcleo mismo de la ciencia y que resulta adecuado material para un novelista tan perspicaz y penetrante como David Leavitt.

Links de interés

La cita del mes

Imputar la revolución a los hombres es como imputar la marea a las olas.

Victor Hugo

Nota del editor

Nuestro pensador de este mes es Lawrence M. Krauss, físico teórico que nos acerca sus estudios sobre partículas elementales y cosmología, de paso nos muestra la historia de otras dimensiones extra, más allá de nuestras tres más conocidas y, sobre todo, nos sitúa en el cruce, donde la innovación crece y se propaga con el efecto Medici del que habla uno de los libros recomendados. Lo acompañan algunos artículos y páginas que nos han parecido interesantes.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros más y nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.
 

El pensador del mes

Lawrence M. Krauss

"Cuando era niño en los primeros sesenta, Lawrence Krauss vio un episodio de "La dimensión desconocida" (The Twilight Zone) en el que una niña caía accidentalmente en otra dimensión. Su rescatador era un vecino, casualmente físico que descubría lo ocurrido a la niña. El episodio empujó suavemente a Krauss hacia su futura profesión. Aunque aún no ha salvado a nadie de una dimensión extra últimamente ha estado pensando mucho sobre las bases científicas para su posible existencia, así como sobre la fascinación de la cultura popular sobre esta idea.
John Mangels entrevistó a Lawrence Krauss en octubre de 2005 para Plain Dealer:
M: Sus anteriores libros se ocupaban de física básica, la física de Star Trek, la material oscura, y la evolución del universo. Su ultimo libro trata sobre las dimensiones extra. ¿Por qué ese tema?
K: Hay un tema en cierto sentido recurrente en todos mis escritos, y que es algo que intenta conectar lo que está sucediendo en las ciencias con cosas por las que la gente está interesada, con aspectos culturales de su vida. Lo que me interesó fue la noción de que la gente ha estado fascinada desde hace mucho tiempo por la idea de que debe haber algo más allá de lo que vemos. Y la ciencia ha confirmado esta idea de varias formas, y no lo digo metafóricamente, quiero decir literalmente. Si pensamos sólo en literatura por ejemplo "El león, la bruja y el armario" de "Las crónicas de Narnia" y "A través del espejo: y lo que Alicia encontró al otro lado". Lo que es parte de la razón de que el libro se titule "Hiding in the Mirror". Recuerdo que cuando era crío, la gente pensará que estoy loco, pero recuerdo que solía observar los espejos e intentaba mirar por el borde buscando que había detrás, buscando si existía otro mundo en ese espejo. Sospecho que esa es una idea que, de una manera u otra, ha tenido mucha gente. Es una parte central no solo del imaginario popular y de la literatura, sino también, de algún modo, de la religión, la idea de que hay un mundo espiritual más allá de nuestra experiencia. Lo que me fascina es que los científicos han seguido pensando sobre esta noción y la reinventan de una forma u otra cada cierto tiempo. Y ahora es un tema candente en física. Creo que el libro me permite situar todo esto en perspectiva. Yo escribo libros tanto para aprender como para enseñar, y una de las cosas que quería aprender era la historia de esa idea en la ciencia y también en el arte y la literatura. La noción de que las extra dimensiones puedan haber afectado la forma en que la gente se representa el mundo físico en el arte resultaba fascinante para mí. Pues eso, y además quería tener la oportunidad de poner en perspectiva mucho del bombo que se está dando en los medios de comunicación populares a cosas como la teoría de las cuerdas, de forma que la gente pudiese comprobar su verdadero interés. Porque de aquí a cien años la teoría de la supercuerda puede ser tan solo un curioso artefacto, como algunas de las extrañas ideas del siglo diecinueve sobre las dimensiones extra.
M: Volveremos a la teoría de las cuerdas en un minuto, pero Vd. Ha realizado una revisión histórica francamente extensa de la forma en que la gente ha visto el mundo espiritual o el cielo o lo que la gente crea que hay más allá. Vd. sostiene que los escritores y artistas se adelantaron a los físicos.
K: Ciertamente, y creo que aún están por delante. Me quede sorprendido, yendo hasta el s. XV, al comprobar que se defendía no solo la existencia de un metafórico mundo espiritual, sino de un mundo espiritual extra dimensional. Pero me concentro en el interés que se produjo a finales del diecinueve, sobre todo en Francia y en Inglaterra. Ahí se adelantaron varias décadas al primer intento de pensar en dimensiones extra de la física moderna. Yo no había apreciado que ocurría cuando miras cuadros cubistas, esos cuadros de Picasso y otros que no parecen una persona, en los que ves diferentes perspectivas y proyecciones en la misma pintura. Hubo mucha discusión en su tiempo sobre como hacer diferentes proyecciones tridimensionales de una realidad tetradimensional, lo que ahora nos puede parecer asombroso.
M: Vd. habla mucho de ello en su libro, Picasso, Dalí, incluso sugiere Jackson Pollock intentaba representar partículas virtuales apareciendo y desapareciendo de la existencia.
K: No se si es cierto o no, pero eso se dijo. Pero Picasso estaba pintando en una época en que todo el grupo con el que trabajaba estaba muy influenciado por Poincare, que estaba escribiendo sobre dimensiones extra. Y sus contemporáneos artistas hablaban de ello. Marcel Duchamp específicamente, habla de intentar dibujar una cuarta dimensión. Yo entiendo la ciencia, el arte y la literatura como íntimamente ligados, dándonos una nueva perspectiva de nuestro lugar en el universo. Me gusta estudiar esas conexiones, y entender que es lo que mueve a otras personas que trabajan duro para iluminar y hacer el mundo un sitio más interesante. Siempre quedo fascinado por esa interacción de ideas y me maravillo cuando la predilección por una idea en cualquier campo de la actividad intelectual humana, quieras que no, se filtra, aunque sea como pensamiento de fondo, en otras áreas. Creo que las ideas científicas se filtran de una u otra manera en la literatura y el arte. Pero casi siempre se distorsionan para cuando llegan y creo que en este caso se distorsionaron mucho. La fascinación de finales del siglo veinte sobre la cuarta dimensión, no tiene absolutamente nada que ver con la cuarta dimensión de Einstein..."
Texto completo de la entrevista aquí.

El Profesor Lawrence M. Krauss es un físico teórico internacionalmente conocido con amplios intereses de investigación, incluyendo la interfaz entre partículas elementales y la cosmología, en la que sus estudios incluyen el universo temprano, la naturaleza de la materia oscura, la relatividad general y la astrofísica de los neutrinos. Ha investigado temas como la naturaleza de las estrellas que explotan y el origen de toda la masa del universo. Nació en Nueva York y al poco se trasladó a Toronto, Canada, donde creció. Realizo estudios de Matemáticas y Física en la Carleton University. Se doctoró en Física en el Massachusetts Institute of Technology (1982), incorporándose a la Harvard Society of Fellows (1982-85). Fue profesor asistente en Física y Astronomía en la Yale University en 1985, y profesor asociado desde 1988. En 1993 fue elegido Profesor de Física de la cátedra Ambrose Swasey, Profesor de Astronomía, y Director del departamento de Física en la Case Western Reserve University.

Es autor de innumerables artículos científicos y un maestro de la divulgación científica en la que destacan sus libros:

The Fifth Essence, Quintessence, Fear of Physics,(hay traducción al castellano: Miedo a la física) The Physics of Star Trek, Beyond Star Trek, Atom: An Odyssey from the Big Bang to Life on Earth (hay traducción al castellano: Historia de un átomo: Una odisea desde el big bang hasta la vida en la tierra y más allá) y Hiding in the Mirror.

Una interesante entrevista en Scientific American de octubre de 2004, sobre "Asuntos inacabados en Física" puede encontrarse aquí (pdf).

Y su última colaboración en Edge: "La energía del espacio vacío que no es igual a cero" publicada tras una reunión en Barbados a la que invitó a Stephen Hawking, los premios Nobel Gerard 'tHooft, David Gross y Frank Wilczek, conocidos cosmólogos y físicos como Jim Peebles de Princeton, Alan Guth del MIT, Kip Thorne del Caltech, Lisa Randall de Harvard, experimentalistas, como Barry Barish del LIGO, el observatorio de ondas gravitacionales y Maria Spiropulu del CERN, a hablar sobre gravedad.

Artículos de interés

Una fórmula matemática predice la posible ruptura del matrimonio

El secreto para encontrar el amor duradero sigue siendo un enigma para muchos; sin embargo, dos investigadores norteamericanos afirman haber encontrado un modelo matemático que puede predecir las posibilidades de que una relación falle.

Los investigadores establecen que su sistema supone una forma sencilla de aconsejar a las parejas y puede ayudarles a superar sus problemas de pareja. John Gottman, psicólogo clínico y los matemáticos James Murray y Kristin Swanson, de la Universidad de Washington, han basado su modelo en entrevistas mantenidas con cientos de parejas de recién casados durante los últimos 15 años. El equipo de investigadores mantiene que pueden predecir la ruptura de un matrimonio en un periodo de cuatro años con un 94% de exactitud.

El primer paso en el proceso es el análisis de una conversación entre una pareja en relación a algún asunto que pueda producir controversia, como el sexo o el dinero. Los investigadores puntúan a cada uno de ellos durante la conversación utilizando criterios muy estrictos. Entre los factores que se tienen en cuenta se encuentra la capacidad de uno de los miembros para influir en la opinión del otro y la respuesta positiva o negativa que provoca una afirmación de uno en el otro.

Los investigadores advierten de que el modelo puede no resultar eficaz en entornos culturales diferentes al de los Estados Unidos....

 

El poder de las personas

Blogs, revisiones de usuarios, intercambio de fotos...la era de la producción entre semejantes ha llegado.

Según Wired Magazine, hay 6 tendencias que impulsan la economía global: el poder de las personas, las posibilidades ilimitadas del vídeo, la personalización, los asesinos del carbón, el "cómpralo ahora" y la economía de acceso abierto.

El poder de las personas. Al principio, la fuerza del vapor sustituyó a la fuerza muscular y se inició así la Revolución Industrial. Después, la línea de producción de Henry Ford, junto con los avances en el acero y el plástico, anunciaba la Segunda Revolución Industrial. Luego vino la Era del Silicio y la Información. Cada una de las eras fue impulsada por métodos de producción más rápidos, más baratos y más accesibles que elevaron la eficiencia un escalón más y transformaron el mundo.

Ahora existe un gran número de aficionados dispuestos a trabajar gratis. Llámalo la Era de la Producción Entre Semejantes. Desde Amazon.com con sus Revisiones de libros, a Myspace, Craigslists, Blogger o Flickr las páginas Web más exitosas basan sus modelos de negocio en contenidos generados por los propios usuarios. Esta puede ser probablemente la manifestación más dramática de la segunda generación Web. Las herramientas de producción, desde el blog hasta el intercambio de vídeo están totalmente democratizadas, siendo el motor del crecimiento los momentos ociosos, el talento y la capacidad de tipos normales, que están creando una fuerza laboral de una escala sin precedentes...

 

¿Qué clase de genio eres?

 

Existen dos tipos de genio que se corresponden con dos tipos de personas totalmente diferentes, por un lado tenemos a los "Innovadores conceptuales", los audaces, los que aportan grandes cambios a las disciplinas a las que pertenecen. Normalmente éstos suelen innovar a una edad temprana; destacan entre otros Edvard Munch, Herman Melville y Orson Welles. Por otro, tenemos a los "innovadores experimentales" tan importantes como los anteriores pero a los que les ha costado más llegar. Genios como Auguste Rodin, Mark Twain y Alfred Hitchcock cuya producción es fruto de toda una vida de prueba y error.

Visita estas páginas

¿Cual es el C.I* (coeficiente de Innovación) de tu organización?

¿Quieres saber como de innovadora es tu organización? El responder al siguiente cuestionario te ayudará a saber como de innovadora es la organización a la que perteneces.

 

 

¿Qué es el caos?

Bienvenido al curso on line de complejidad. Esperamos que encuentres esta herramienta útil y divertida para seguir aprendiendo sobre una de las áreas más excitantes de la ciencia.

Libros

The Medici Effect

Frans Johansson

¿Por qué tantas ideas que producen cambios de trascendencia mundial proceden de gente con poca o ninguna experiencia relacionada con ese campo? Charles Darwin, después de todo, era geólogo cuando propuso la teoría de la evolución. Y fue un físico el que finalmente explicó lo que había ocurrido con los dinosaurios.

Frans Johansson argumenta que las ideas rompedoras aparecen cuando trasladamos conceptos de un campo a nuevos y poco familiares territorios. En este lugar que Johansson llama "la intersección", las ideas establecidas chocan y se combinan con conceptos de otros campos, disciplinas y culturas, produciendo una explosión de ideas totalmente nuevas.

El efecto Medici, en referencia al estallido de creatividad que se produjo en Florencia durante el Renacimiento, nos muestra como ir a la intersección y como transformar las ideas que encontramos allí en innovaciones que abren nuevos caminos. Desde la idea que creó el primer lenguaje Cherokee escrito, hasta los conceptos que ayudaron a los científicos a leer los pensamientos de un mono, "El Efecto Medici" esta repleto de historias reales de intersecciones entre dominios tan diversos como los negocios, la ciencia, el arte y la política.

Mezclando a Darwin, Clayton Christensen e incluso a Mike Oldfield para ilustrar el contexto, usa los PDA, los aviones sin piloto, Virgin Atlantic y Vertex como ejemplos históricos de innovación interseccional y nos aconseja sobre como mejorar el resultado de nuestra innovación mediante un proceso codificado centrado en explorar las intersecciones clave que pueden impactar los mercados y espacios tecnológicos en los que operan las organizaciones.

 

The Secret Life of Trees

Colin Tudge

En Shropshire se yergue el Roble Real, donde se dice que Carlos II de Inglaterra se escondió de los hombres de Cromwell. En el patio de una iglesia escocesa hay un tejo en el que un cartel sugiere que el joven Poncio Pilato se sentó a su sombra y meditó "sobre lo que le preparaba el futuro", lo que incluso es posible porque el padre de Pilatos era soldado en Escocia cuando nació Jesús, y el tejo estaba crecido para entonces. Hay kauris en Nueva Zelanda que eran viejos antes de que los maories llegaran desde Polinesia y secuoyas aún en pie en California que eran ya ancianos cuando Colon llegó a América. Con frecuencia es este sentido del tiempo y la edad lo que nos asombra de los árboles: miramos hacia arriba, sabemos que se han alzado ahí durante tantos años y sin embargo sabemos muy poco sobre ellos, sobre como funcionan, sabemos que están vivos y que deben bregar para sobrevivir como el resto de los seres vivos y no obstante resultan impenetrables. Colin Tudge nos hace compartir esa sensación de asombro y maravilla...

El mundo de los árboles, de lo que son: cómo se hablan los unos a los otros, como avisan a los de más abajo de que llegan los elefantes, como nos hablan de la duración del día, como llegaron a ser... El libro nos presenta la ciencia como pocas veces es presentada: con reverencia, con espíritu de connaisseur, ofreciendo saber en una mano y amor en la otra, dejándonos más maravillados y con más y nuevo conocimiento.
 

Links de interés

La cita del mes

La Informática trata tanto de ordenadores como la Astronomía de telescopios.

E. W. Dijkstra

Nota del editor

Nuestro pensador de este mes es Seth Loyd, físico e ingeniero que estudia la computación quántica y nos aporta interesantes perspectivas sobre la emergencia de la complejidad. Lo presentamos con una guarnición de artículos y páginas que nos han parecido interesantes.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros más y nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.
 

El pensador del mes

Seth Lloyd

El profesor Seth Lloyd es investigador principal en el Research Laboratory of Electronics (RLE) del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Su formación universitaria predoctoral se inició en el Harvard College, consiguió titularse en Matemáticas Avanzadas y Filosofía de la Ciencia en la Cambridge University. Se doctoró en Física en la Rockefeller University bajo la supervisión del Heinz Pagels en 1988.

Desde 1988 a 1991 Seth Lloyd fue investigador postdoctoral en el High Energy Physics Department del California Institute of Technology, donde trabajó con Murray Gell-Mann en las aplicaciones de la información a los sistemas de mecánica quántica. Desde 1991 a 1994, fue investigador del Los Alamos National Laboratory, donde trabajó en el Center for Nonlinear Systems en el área de computación quántica. En 1994, se incorporó al Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT. Desde 1988, el Profesor Lloyd es miembro adjunto del Santa Fe Institute.

Seth Lloyd ha desarrollado trabajos pioneros y seminales en los campos de la computación quántica y de las comunicaciones quánticas, incluyendo la propuesta del diseño del primer ordenador quántico tecnológicamente factible, demostrando la viabilidad de la computación analógica quántica, probando los análogos quánticos del teorema del canal ruidoso de Shannon y diseñando nuevos métodos para la corrección de errores quánticos y reducción de ruido.

No es ningún secreto que nos encontramos en plena revolución en el campo del procesamiento de la información. Los métodos ópticos y electrónicos de almacenaje, procesamiento y comunicación han avanzado exponencialmente en el último medio siglo. En el caso de la potencia computadora de los ordenadores este rápido avance se conoce como ley de Moore. En los 60, Gordon Moore, ex-presidente de Intel, señaló que los componentes de los ordenadores se reducían en tamaño y por tanto, doblaban su capacidad cada uno o dos años. La ley de Moore sigue cumpliéndose en nuestros días, incluso de forma más acelerada. Como consecuencia, las máquinas que fabricamos, esos artefactos humanos, están a punto de convertirse en más potentes que los mismos seres humanos en términos de pura y dura capacidad de procesar información. Si cuantificamos los eventos computacionales elementales que ocurren en un ordenador y en un cerebro, conexiones sinápticas, transmisiones de bits, el ordenador está a punto de superar al cerebro en términos de bits por segundo en las próximas dos décadas.
Pero no creo que debamos preocuparnos. El que los ordenadores se vuelvan más listos que nosotros no es una cuestión de hardware, es más un problema de software. Y el software evoluciona mucho más lentamente que el hardware y además mucho del actual software parece especialmente diseñado para ensuciar las maravillosas máquinas que construimos. La situación se parece a la de la explosión Cámbrica, un crecimiento muy rápido de la potencia del hardware. Si los computadores son más inteligentes que los humanos es una cuestión que tendrá respuesta dentro de algunos millones de años, quizás antes. Mi opinión es que faltan cientos, quizás miles de años para que consigamos software que podamos considerar tan útil y elaborado. Por otro lado vamos a tener ordenadores muchísimo más potentes muy pronto.
La revolución digital del procesamiento de la información es solo la más reciente revolución, pero en ningún modo la más importante. Por ejemplo, la invención de los tipos móviles en la imprenta ha tenido un impacto mucho mayor en la sociedad humana que esta revolución electrónica. Ha habido muchas revoluciones en el procesamiento de la información, una de mis favoritas es la invención de las cifras antiguamente llamadas arábigas y ahora babilónicas, en particular el cero. Esta maravillosa invención, muy importante en términos de proceso y registro de información viene de los antiguos babilonios, de los que luego pasó a la India. Llegó a nosotros a través de los árabes, de ahí su nombre de números arábigos. La invención del cero nos permite escribir diez como uno cero. Este aparentemente pequeño avance, es de hecho una formidable invención que ha dado origin a todo tipo de matemáticas, incluyendo los bits, los dígitos binarios de la revolución informática.
Otra revolución del procesamiento de la información es la invención del lenguaje escrito. Es difícil no reconocerlo como una revolución de primera magnitud. Otra de mis revoluciones favoritas es la primera revolución sexual, esto es, el descubrimiento del sexo por un organismo vivo. Uno de los problemas con la vida es que si no existe el sexo, la vía principal de evolución es la mutación. Y casi la totalidad de las mutaciones son malas. Perteneciendo a un departamento de ingeniería mecánica, yo diría que cuando se evoluciona solo por mutación, estas ante un conflicto de ingeniería, los mecanismos evolutivos presentan todo tipo de efectos negativos. En particular los dos requisitos imprescindibles para la vida: evoluciona, pero mantén integro el genoma, colisionan entre sí. Pero si disponemos de selección sexual, podemos combinar genes de distintos genomas y conseguir mucha variación sin necesidad, en principio, de recurrir a las mutaciones. Por supuesto, aún se producen mutaciones, pero se consigue un montón de variación gratis.
La revolución sexual es una gran revolución. Y luego, claro está la abuela o el abuelo de todas las revoluciones en el procesamiento de la información, la vida misma. El descubrimiento, independientemente de cómo se produjera, de que la información puede almacenarse y procesarse genéticamente y que eso puede utilizarse para codificar funciones dentro de un organismo que puede reproducirse, es una revolución increíble. Esto ocurrió hace cuatro o cinco mil millones de años en la tierra, quizás antes si uno cree que la vida apareció en otro lugar y luego fue trasladada aquí. De cualquier forma ya que el universo tendría solo 13,8 miles de millones de años, algo ocurrió en ese período.
Nos hemos olvidado de hablar del cerebro humano (¿o debería decir que mi cerebro ha olvidado hablar sobre el cerebro?). Hay muchas revoluciones y seguramente yo no he citado unos cuantos cientos, algunas que ni siquiera conocemos, pero que resultarían tan importantes como las comentadas.
Pero, para realizar una maniobra tipo Kuhn, lo central en todas estas revoluciones es que cada una de ellas surge de la tecnología de la precedente. Por ejemplo el procesamiento electrónico de la información procede de la noción del lenguaje escrito, de disponer de ceros y unos, la idea de que podemos hacer máquinas para copiar y transmitir información. Una imprenta no parece de utilidad si no dispones de lenguaje escrito. Y este precisa del lenguaje hablado y resulta difícil hablar si no dispones de cerebro. Y ¿para qué son los cerebros sino para tener sexo? Y no puede haber sexo sin vida. La música procede de la capacidad de producir sonidos y la capacidad de producir sonidos evolucionó con el propósito de emparejarnos sexualmente. Necesitamos ya sea cuerdas vocales para cantar ya sea bastones para golpear el tambor con ellos. Toda revolución necesita de sistemas vivos, o sistemas electromecánicos o sistemas mecánicos. Para cada revolución hay una tecnología...
El universo computa. Mi reivindicación es que la habilidad intrínseca de procesar información del universo es responsable del resto de revoluciones de procesamiento de información que vemos alrededor, desde la vida a los ordenadores. Déjenme repetir mi reivindicación: es un hecho científico que el universo es un gran ordenador. Más técnicamente, el universo es un procesador gigante de información, capaz de una computación universal. Esa es la definición de ordenador...
Una de las principales consecuencias de la naturaleza computacional del universo es que la complejidad que vemos a nuestro alrededor surge de una manera natural, sin intervención exterior. Si efectivamente el universo es un gran ordenador, sistemas complejos como la vida deben aflorar necesariamente. Así que describir el universo en términos de cómo procesa la información, en vez de describirlo solamente en términos de interacciones de partículas elementales, no es un ejercicio gratuito. La naturaleza computacional del universo tiene más bien consecuencias dramáticas...
Unos monos tecleando un ordenador tienen una probabilidad razonable de producir casi cualquier forma de orden que exista. No sería de sorprender que en este universo de monos, surgieran toda clase de cosas interesantes. Puede que no salga algo como Hamlet, ya que escribir Hamlet requeriría una gran sofisticación, sociedades muy evolucionadas, etc. Pero cosas como leyes químicas, o conjuntos autocatalíticos, o algún tipo de forma prebiótica de protovida, serían el tipo de cosas que se podría esperar ver aparecer.
Para aplicar esta explicación al origen de la complejidad en nuestro universo necesitamos dos cosas: ordenadores y monos. Tenemos el ordenador, que es el propio universo. Tal y como se dijo hace un siglo, el universo registra y procesa información sistemáticamente a su nivel más elemental. La maquina está ahí para ser tecleada. Por lo tanto lo único que se necesita son los monos. ¿De dónde sacamos los monos?
Los monos que programan nuestro universo son suministrados por las leyes de la mecánica quántica. La mecánica quántica es intrínsecamente azarosa; puede que hayan oído la frase de Einstein “Dios no juega a los dados” Einstein se equivocaba, Dios si juega a los dados...

De “Quantum Monkeys”. El texto completo, junto a algunas respuestas de Steven Pinker, Martin Nowak, J. Craig Venter, Lee Smolin y Alan Guth puede encontrarse aquí.

Seth LLoyd es autor del reciente libro “Programming the Universe” Knopf. 2006 en el que consigue con la teoría de la información quántica, lo que Brian Greene hizo con la teoría de las cuerdas en “El universo elegante” en 1999 y Stephen Hawking con el espacio-tiempo en “Una breve historia del tiempo” en 1988, popularizar una frontera de la ciencia hasta ese momento distante y remota.

Artículos de interés

Las nervaduras de las hojas

Al observar una hoja es difícil no fijarse en el patrón de sus venas, Durante años biólogos, matemáticos e incluso poetas y filósofos han intentado descifrar las reglas y regulaciones de sus variados diseños, la Universidad de Alberta en una reciente investigación presenta una importante pista sobre como se forman esos patrones.

Researchers Offer Clues To How Leaves Patterns Are Formed”. Science Daily, 15 junio 2006.

 

¿Qué pude decirte un imán sobre el patrón de lluvias? Mucho más de lo que crees...

Si alguien te dijese que puedes entender el patrón de lluvias y la dinámica atmosférica estudiando los imanes y el magnetismo, y de esa forma, hasta hacer predicciones más ajustadas sobre el calentamiento global ¿pensarías que es un loco? ¿Alguien brillante? Un imán que cabe en la mano y el sistema atmosférico global que se extiende por todo el planeta ¿pueden parecerse en algo?

Ole Peters, un físico de 27años que investiga en la UCLA y el Santa Fe Institute, experto en “fenómenos críticos” y “autoorganización crítica”, campos que el mismo reconoce como un poco “golfos” parece un chico serio...

What Can a Magnet Tell You About Rain Patterns? More Than You Would Guess” UCLA news, 20 junio 2006.

Cascadas de fracaso y extinción en Sistemas Evolutivos Complejos

“Existe evidencia empírica desde un variado abanico de disciplinas de que a medida que la conectividad de una red aumenta, observamos un incremento en la robustez del sistema. Pero al mismo tiempo, hay un incremento en la proporción de fracasos. La probabilidad de observar un suceso extremo sigue siendo muy baja, pero es marcadamente mayor que en el sistema con niveles de conectividad más bajos. Damos ejemplos de sistemas complejos tales como los apagones de la red eléctrica de Estados Unidos, la robustez de redes celulares biológicas y el intercambio de enlaces y la propagación de crisis monetarias y enfermedades… Encontramos que incrementar el número de conexiones incrementa la fortaleza de los agentes, pero hace al sistema en su conjunto más vulnerable...”

Un artículo polémico de Paul Ormerod, de Volterra Consulting Ltd., London, UK y Rich Colbaugh del New Mexico Tech, Santa Fe, NM USA.

Cascades of Failure and Extinction in Evolving Complex Systems”, Paul Ormerod, Rich Colbaugh, arXiv, 5 de junio de 2005

Visita estas páginas...

En busca de la dieta perfecta

Basándose en la teoría de que es más lo que nos asemeja que lo que nos diferencia genéticamente de los simios (aunque la mayoría tenemos menos pelo) un joven harto de cocinar y fregar platos ha probado una nueva dieta de la que nos da testimonio escrito y en video.

Boids: simulando el movimiento de bandadas de pájaros, bancos de peces y manadas de animales

Los Boids son una bandada de criaturas electrónicas cuyo movimiento es simulado por ordenador basándose en las reglas que rigen el movimiento natural de los bancos de peces o las bandadas de pájaros.

 

Errores de película

Todos los gazapos cinematográficos clasificados y a tu disposición para dejar chiquito a Félix Linares.

Libros

Passionate minds

David Bodanis

Emilie du Chatelet fue una de las mejores mentes del siglo XVIII, una gran pensadora, cuyo trabajo fue vital para Einstein y que, hasta ahora, ha sido ignorada por la historia. Ferozmente intelectual y apasionada la relación de Emilie con Voltaire fue tan radical como su pensamiento; solo tras duelos a espada, relaciones tempestuosas y poner en marcha la lotería nacional francesa encontraron finalmente el amor juntos. En un aislado “chateau” combinaron sus talentos únicos, produciendo teorías que se adelantaron más de un siglo a su época. Juntos desafiaron las normas sociales y las grandes injusticias de su tiempo, al mismo tiempo que desarrollaban las leyes de Newton. Cuando se quedaban sin dinero, Emilie con sus afiladas matemáticas se dedicaba al juego en Versalles. Su pensamiento progresista solo les ganó el desprecio público y a Voltaire incluso prisión en la Bastilla. Cuando acabó su relación amorosa, Emilie encontró una vida feliz e independiente hasta que, trágicamente, quedó embarazada. En aquel entonces un embarazo a los cuarenta significaba la muerte en el parto casi con certeza. Voltaire volvió para confortarla en sus últimos meses, época en la que escribió algunos de sus trabajos más importantes.

 

The Singing Neanderthals: The Origins of Music, Language, Mind and Body

Steven Mithen

El hombre de Neandertal, ancestro del hombre moderno que habitó hace unos 30.000 años, tenía su propia música y danza, según el investigador británico Steven Mithen, profesor de la Universidad de Reading, que asegura que estos habitantes de las cuevas disfrutaban sonidos y ritmos parecidos a los de de los actuales grupos de rap.

Las conclusiones del investigador aparecen en el libro "The Singing Neanderthals: The Origins of Music, Language, Mind and Body”.

"La gente a menudo se imagina al Neandertal como un individuo aburrido y gruñón", dice Mithen, "pero tenía un gran gusto por la música". El académico agrega que las canciones que interpretaba nuestro ancestro expresaban emociones como el desconcierto y la felicidad.

El profesor Mithen le dijo a la BBC que "todos somos musicales. Somos capaces de apreciar la música de cierta forma y responder a ella". "La música y el lenguaje se desarrollan a la vez", agrega. "El hombre de Neandertal pudo haber tenido canciones y frases que no hubieran tenido que descomponerse como sucede con el lenguaje moderno".

El investigador indica que nuestros ancestros probablemente cantaban, aplaudían y danzaban para comunicar su estado anímico. "Ellos no contaban con palabras. En cierto sentido eran más musicales que nosotros".

Es probable que los cantos de los neandertales sonaran algo "nasales" y esto, según el profesor Mithen, se debía a su enorme nariz. Y como se reunían en cuevas, los lazos entre sus grupos se reforzaban constantemente. "Tuvo que haber muchos cantos en esos grupos. Hoy en día la música sigue usándose para estrechar los vínculos de grupo"."Sólo basta mirar a la multitud en un estadio de fútbol, el coro en una iglesia o los niños en el patio de juegos".

Según Steven Mithen, los neandertales no eran particularmente creativos pero cree que sus canciones se transmitieron de una generación a otra. Y de forma similar a lo que vemos hoy en día, nuestros ancestros bailaban, daban palmadas en su cuerpo y creaban sonidos con palos. Lo más probable es que el neandertal, que ya contaban con cuerdas vocales totalmente evolucionadas, imitara el canto de los pájaros y otros sonidos naturales para crear su música.

El investigador cree que si un Neandertal asistiera a un concierto de rock hoy en día, lo disfrutaría y reconocería la música. "En particular, creo que les hubiera encantado la música de rap", señala Mithen, "ya que esta produce un efecto que habrían disfrutado enormemente". Quizás nuestros gustos no han cambiado mucho en los últimos 50.000 años.

De BBCmundo.com de 1 de julio de 2005.

Links de interés

La cita del mes

En biología, hemos partido las cosas en trozos y hemos intentado estudiar esos pedazos muertos. Usando los métodos de la complejidad, debemos entender las interacciones... Y tenemos que estudiar las cosas funcionando en su medio natural, y debemos entender el contexto...

Larry Liebovitch

Nota del editor

Nuestro pensador de este mes es Larry Liebovitch, físico, astrónomo, fisiólogo y especialista en caos y fractales, que aplica los estudios de dinámicas no lineales complejas a un amplio abanico de áreas, especialmente las biomédicas. Le acompañan algunos artículos y páginas que nos han parecido interesantes.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros más y nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.
 

El pensador del mes

Larry S. Liebovitch

"Larry Liebovitch tiene ese tipo de inclinaciones intelectuales que precisan retos y experimentación. La astronomía era un reto, pero los astrónomos no pueden mover estrellas y planetas ni examinarlos de cerca. De manera que dirigió su atención hacia un tema mucho más pequeño pero también de interés universal: el ojo humano.

"Mi área de interés en astronomía era la dinámica de fluidos. Había estudiado la forma en que las estrellas y el hidrógeno se movían por las galaxias y buscaba trabajo en campos donde mi conocimiento en dinámica de fluidos fuese de utilidad. Conecté con un grupo que estudiaba los fluidos del ojo. Estudie los fluidos centrales del ojo, cómo acaban en la córnea y como la córnea transporta el sodio y el potasio. Cómo esto crea un flujo osmótico de agua para mantener la córnea seca y transparente. Fui a parar a un laboratorio, luego a otro y entonces empecé a hacer medidas matemáticas de los movimientos del agua a través de las córneas. Esos movimientos estaban dirigidos por los de iones como el sodio, el potasio y el cloro y son semejantes a los que ocurren en otras partes del cuerpo, como el riñón."

Los estudios del Dr. Liebovitch sobre el transporte de iones a través de las proteínas que constituyen los canales iónicos de las membranas le llevaron a reconocerlos como fractales y esta nueva visión le llevó a sus nuevos campos de investigación y docencia...

...A pesar de la satisfacción que Larry Liebovitch encuentra aplicando sus destrezas y creatividad a difíciles y esotéricos retos, cree firmemente que las expectativas más interesantes de la ciencia de la complejidad no están en resultados específicos de investigación, sino en cambios en las actitudes."Debemos bregar con muchos y diversos sistemas complejos y es preciso un enfoque multidisciplinar para ello."

De "The Networked Universe", Prucia Buscell, Plexus Institute, Emerging, Julio-agosto 2005, pag.16-20.

Larry Liebovitch se licenció en Física en el City College of New York (1972), para luego doctorarse en Astronomía en la Harvard University (1978) Realizó estudios postdoctorales en la Facultad de Medicina Mount Sinai de Nueva York (1979) para, a continuación, ser profesor ayudante en la Facultad de Medicina y Cirugía de la Columbia University (1979-1993). Desde esa fecha y hasta la actualidad es profesor en la Florida Atlantic University, en los departamentos de Psicología y Ciencias Biomédicas, y de los institutos Center for Molecular Biology and Biotechnology y Center for Complex Systems and Brain Sciences, del que es director interino desde 2004.

Su principal campo de investigación en sus propias palabras es "Experimentos, análisis matemáticos y simulaciones por ordenador para entender cosas con un montón de partes que interactúan fuertemente entre ellas." Y entre ellas: flujos de fluido a través de las membranas celulares y los tejidos, corrientes eléctricas a través de las proteínas de los canales iónicos de la membrana, movimientos en las proteínas, análisis no lineal de datos clínicos y experimentales cardíacos y pulmonares, el control de unos genes por otros basado en mediciones de mARN con microarrays de cADN, redes genéticas de las enfermedades cardíacas, la difusión de infecciones biológicas y electrónicas, redes neurales artificiales para la investigación de nuevos medicamentos...

Es autor de los libros:

Fractals and Chaos Simplified for the Life Sciences, Oxford University Press, New York NY, 1998.

El libro explica las propiedades de los fractales y el caos y las ilustra con ejemplos extraídos de la medicina y la biología. El objetivo es dotar de conocimientos básico a la gente no familiarizada o a la que asustan las matemáticas. No obstante, ofrece el suficiente rigor matemático como para que los investigadores biomédicos puedan utilizar estos nuevos métodos en su propia investigación. Los conceptos son presentados de uno en uno con texto e ilustraciones en páginas opuestas, de forma que las páginas de gráficos puedan ser utilizadas para la enseñanza.

Fractal Physiology Oxford University Press, New York NY, 1995, con James B. Bassingthwaite y Bruce J. West.

Algunos de sus artículos recientes:

 

Artículos de interés

Nuevos Hackers para los nuevos RFID

Los sistemas de RFID son métodos de identificación automática que enlazan, almacenan y buscan a distancia datos usando las llamadas etiquetas RFID o transponders. Sus aplicaciones potenciales son vastas, entre ellas permitir el seguimiento de las mercancías desde la empresa productora hasta el consumidor, eliminar las posibilidades de la usurpación de la identidad, acceso seguro a edificios al ordenador o al coche, almacenamiento de expedientes médicos, receta electrónica, pago automático de peajes, iniciativas anti-secuestro, rastreo antirrobo de artículos, procesos logísticos, etc.

En el artículo de Annalee Newitz The RFID Hacking Underground publicado en Wired de Mayo de 2006 nos explican como pueden hacerse con nuestra tarjeta de crédito inteligente, las llaves de nuestro coche y hasta clonar el chip injertado en nuestra piel sin que nos demos cuenta.

Cinco interesantes historias sobre hackers RFID.

 

De cómo las defensas de nuestro organismo pueden ayudar a los ordenadores con problemas

La manera en que el sistema inmunitario humano responde cuando sus células son atacadas ha inspirado una nueva forma de proteger las redes de ordenadores de virus y hackers. Un sistema de detección de intrusiones para redes que "escucha" señales de estrés de ordenadores "agobiados" está siendo desarrollado por un grupo dirigido por el investigador Uwe Aickelin de la University of Nottingham del Reino Unido dentro de su proyecto de investigación sobre "Sistemas inmunes artificiales y teoría del peligro".

Un resumen en New Scientist Tech, 19 mayo 2006.

 

La próxima revolución verde

"Durante décadas los ecologistas han avisado de una inminente crisis climática. Sus alarmas fueron desoídas y el año pasado recogimos las primicias de la cosecha: temporada de huracanes especialmente feroz, records de nevadas en Nueva Inglaterra, los peores incendios forestales de la historia en Alaska, glaciares árticos a su menor nivel en milenios, sequías catastróficas en Brasil, inundaciones devastadoras en la India y Centro Europa, como auténticos embajadores del potencial destructivo del calentamiento global. Los activistas verdes fracasaron al movilizar a la mayoría del personal, no porque se equivocasen en el diagnóstico, sino porque las soluciones ofrecidas eran poco atractivas para la mayoría de la gente, rechazando la tecnología, los negocios, y la prosperidad a favor de una vuelta a formas de vida más simples.... Un nuevo movimiento de verdes está tomando forma, uno que apoya las preocupaciones de los ecologistas tradicionales pero rechaza sus agotadas soluciones. La tecnología puede ser una fuente sin límite de soluciones creativas. Los negocios pueden ser instrumento para el cambio. Y la prosperidad puede ayudarnos a construir el mundo que queremos. La investigación científica, la innovación y la evolución cultural son nuestras herramientas más poderosas...".

The Next Green Revolution es un interesante artículo de Alex Nikolai Steffen en Wired de mayo de 2006 sobre cómo la tecnología está sacando al ecologismo de la selva del antinegocio y el anticonsumo.

Visita estas páginas

Los nuevos humanistas

En esta ocasión no se trata de páginas web, sino de las que el suplemento Cultura/s del diario La Vanguardia de Barcelona dedicó a Los nuevos Humanistas y que comprende un artículo de Salvador Pániker sobre "El nuevo humanismo", otro de Jordi Pigem sobre "El síndrome de Dawkins" y una entrevista de Salvador Llopart a John Brockman editor de Edge y autor de "La tercera cultura".

El texto completo se puede descargar aquí.

Elegir especialidad

Aunque finalmente la elección estará condicionada por la nota que consigan en el examen MIR, este árbol de decisión puede facilitar a los médicos la elección de la especialidad que mejor se adapta a su personalidad (por lo menos a aquellos que pueden elegir)...

 

...porque luego está lo que se aprende con la práctica

Por ejemplo que A los pacientes con dolor crónico (de espalda, cuello, cabeza, etc.) se les agrava el dolor de forma automática a las tres de la madrugada, lo que les obliga a acudir a urgencias o bien No importa lo duro que seas, nunca hay que cruzar la calle estando bebido, los coches ganan siempre y muchas otras cosas que se comparten en el foro de The Student Doctor Network: Cosas que he aprendido de mis pacientes.

 

 

Libros

The Power of Babel: A Natural History of Language

John McWhorter

"... Otra analogía entre lenguaje y biología es la forma en que algunos virus insertan partes de su ADN en el de otros organismos, que con frecuencia se vuelven portadores de esas instrucciones genéticas para siempre jamás. Los babuinos y los gatos, por ejemplo, comparten un trozo de ADN desconocido en otros mamíferos e imposible de rastrear en los no-mamíferos que les dieron origen; este fragmento de ADN fue posiblemente transmitido a ambos por un mosquito en un lejano pasado... Estos descubrimientos muestran que no solo el modelo de evolución "árbol" sino también el modelo "arbusto" de Stephen Jay Gould y otros, son idealizaciones. Como señala Lynn Margulis: El árbol de la vida a menudo crece dentro de sí mismo. Las especies se juntan, se funden, y crean nuevos seres que recomienzan el proceso. Lo biólogos llaman a este juntarse de las ramas, sean vasos sanguíneos, raíces, o hebras de hongos, anastomosis. La anastomosis, aunque menos frecuente, es tan importante como la separación en ramas. La simbiosis, como el sexo, lleva a seres que de forma previa han evolucionado separadamente a juntarse en nuevas asociaciones... Richard Lewontin señala de forma parecida que el modelo de árbol familiar debe ser sustituido por el de "un elaborado trozo de macramé"... Lo mismo pasa con el lenguaje, no solo entre lenguas en un área reducida como Kupwar, o incluso entre varias lenguas en una región más extensa como los Balcanes, sino en ocasiones, con las lenguas de todo un continente. Todas las lenguas del mundo en su evolución llevan palabras y, a menudo, estructuras de otras lenguas, hasta el punto que algunos son híbridos mitad y mitad de sus orígenes. En una visión general las lenguas del mundo, incluidos miles de dialectos arborescentes, son evidencia de cruces simbióticos en el pasado..."

 

The Electric Meme: A New Theory of How We Think

Robert Aunger

"...Muchos han encontrado atractivamente lógica la idea de los memes y la han adoptado. Sin embargo, mucha de esa especulación ha sido irresponsable, ya que la propia existencia de memes está por establecer. No obstante, si pudiese demostrarse que las relaciones sociales implican de forma regular replicación de la información, un descubrimiento así, tendría importantes implicaciones para entender la naturaleza de la psicología humana y la sociedad. De cualquier manera garantizamos un intento coordinado de descubrir cómo serían los memes. En este texto, me tomo muy en serio la noción de que tales replicadores culturales existen. Identificando cómo pueden ser y dónde encontrarlos, espero acelerar el fin de tantas conjeturas acerca de los memes. Si la posibilidad de la existencia de memes se demuestra, creo que se podrá iniciar una época de descubrimientos "serios" en la nueva ciencia de la memética... Actualmente, pues, los memes existen solo como hipotéticas entidades funcionales, con el expreso propósito de de explicar similitudes observables en rasgos culturales a lo largo del tiempo. Sostengo que es necesario un desarrollo semejante al que se ha producido en la genética para poder establecer la memética como ciencia. Debemos encontrar dónde se esconden los memes ahí afuera... Para que se vuelvan reales, debemos descubrir como funcionan y, si es posible, verlos en acción. Ha llegado el momento de una nueva revolución científica, de que de comienzo una "memética molecular", una revolución semejante a la que produjo en la biología la identificación de los genes físicos..."

Links de interés

La cita del mes

La evolución no es necesariamente progresiva; no procura la perfección ni ninguna otra meta. Es oportunista, por tanto impredecible.

Ernst Mayr

Nota del editor

Nuestro pensador de este mes es Brian Goodwin, biólogo teórico, que desarrolla su trabajo desde la teoría de la complejidad y aporta una visión nueva de la evolución, y alrededor de este tema hemos intentado recoger algunos artículos y páginas que nos han parecido interesantes.

Como cada mes, nuestro objetivo no es otro que proporcionaros más y nuevos temas de conversación, y como siempre, si deseáis hacer alguna aportación, o comentario o dejar de recibirlo, podéis dirigiros a complejidad@bioef.org.
 

El pensador del mes

Brian Goodwin

"No había conocido a Brian Goodwin hasta hace poco. Le oí en una conferencia en un congreso en Waddington, y me quedé estupefacto. Pensé ¿este tío de qué va? Estaba proponiendo una teoría para sustituir la selección natural como la fuerza básica de la evolución. Su argumento era que no necesitamos selección natural. Todas las hermosas estructuras que observamos en el mundo están ahí disponibles; emergen de sistemas dinámicos complejos, porque el mundo está lleno de "atractores”. Pensé que estaba de broma. Quizás esas cosas sean matemáticamente posibles, pero no podía querer decir en serio que no se necesita ningún principio organizador. Tuvimos una formidable discusión y, sí, eso era justamente lo que quería decir.
Quedé no solo sorprendido sino también algo inquieto al oír la tesis de Goodwin. Pero al poco leí algunas cosas de Stuart Kauffman y hablé con el matemático Ian Stewart, que también asistía al congreso, y me di cuenta de que se estaba produciendo una revolución de la que no tenía ni la más remota idea....” Nicholas Humphrey.

"La "nueva” biología es biología en forma de una ciencia exacta sobre sistemas complejos afectados por la dinámica y el orden emergente. Por tanto todo es cambio en la biología. En vez de las metáforas de conflicto, competición, genes egoístas, picos de escalada en paisajes robustos, lo que tenemos es la evolución como una danza. No tiene meta. Como dice Stephen Jay Gould, no tiene propósito, ni progreso, ni sentido, ni dirección. Es una danza a través del morfoespacio, el espacio de las formas de los organismos” en The third culture, chapter 4.
"... Los organismos vivos y las organizaciones humanas también exhiben propiedades tales como la salud y conductas adaptativas o creativas que no pueden ser reducidas al comportamiento de sus partes y que revelan un comportamiento emergente del todo. Estas propiedades son a menudo reconocidas por sus cualidades, así, una sensación de bienestar en el individuo o una cualidad de la conversación en el grupo que no pueden ser medidas cuantitativamente. No obstante, la cualidad experimentada u observada es un indicador fiable de las propiedades de la persona o la organización. Esto plantea la cuestión acerca del status de las cualidades como formas significativas de conocimiento sobre el conjunto que está siendo experimentado. La ciencia moderna ha tendido a relegar a lo cualitativo al campo de lo subjetivo, lo idiosincrásico, viéndolo como un pariente poco fiable de los aspectos cuantitativos y medibles de los fenómenos observados. Sin embargo, la teoría de la complejidad aporta una clara base para el desarrollo de una ciencia de las cualidades en todo punto tan legítima como la ciencia de las cantidades. Más aún, las cualidades pueden ofrecer una resolución y precisión considerablemente mayores que las cantidades en muchas áreas, en las que es importante discriminar entre diferentes condiciones del todo, tal que en el diagnóstico en la salud o en la valoración de la experiencia de otra persona..” en "Complexity, Health and Qualities”.

Brian Carey Goodwin es un reconocido matemático y biólogo nacido en Montreal, Canadá. Estudió en la McGill University y posteriormente emigró al Reino Unido donde fue catedrático en la Open University hasta su jubilación en 1992. Es uno de los fundadores clave de la rama de la biología matemática conocida como biología teórica que utiliza los métodos de las matemáticas y la física para entender los procesos biológicos. Está especializado en morfogénesis y evolución, en donde ha desarrollado una evaluación crítica del papel de la selección natural. Defiende una biología basada en la perspectiva de los sistemas complejos. Actualmente es profesor en el Schumacher College de Devon, Reino Unido. Goodwin es un acérrimo defensor de la unificación entre ciencia y humanidades. Asimismo es miembro fundador del prestigioso Santa Fe Institute en Nuevo Méjico.

Entre sus libros:

 

 

Algunos de sus artículos:

 

 

Una entrevista que le hizo John Brockman en Edge:

 

 

Y otra con David King extraída de GenEthics:

 


 

 

Artículos de interés

Animales alienígenas

Sean Cooper

En Aurelia, un planeta del tamaño de la tierra medio envuelto en perpetua oscuridad, donde grandes corrientes de agua mansa dan paso a bosques de abanicos urticantes del tamaño de árboles que usan sus raíces ambulatorias para deslizarse por la lodosa superficie. En Luna Azul una órbita lunar en un sistema solar adyacente, a años luz de Aurelia, ballenas aladas tragan plancton aéreo suspendido en la densa atmósfera, mientras plantas globo flotan bajo los doseles de inmensos bosques de árboles-pagoda mantenidos a flote por membranas llenas de hidrógeno como pequeños zeppelines.

Suena como un par de escenas tomadas de una novela de fantasía del espacio, salvo que la ciencia tras esos planetas inventados no es ficción. Aurelia y Luna Azul están basados en modelos informáticos creados por la NASA y el Proyecto SETI para ayudar a identificar qué estrellas entre los 70 septillones del universo serían más capaces de soportar la vida.

Wired magazine. Febrero 2006

 

El "caos dental” humano estaría relacionado con la evolución de la cocina

Peter Lucas, antropólogo, de la George Washington University relaciona en sus recientes trabajos sobre caries, maloclusión y desorden dental con la evolución humana hacia comer alimentos blandos y cocinados. Las presiones evolutivas que afectan al tamaño de la mandíbula y los dientes frontales entran en conflicto con las que afectan a los molares... "Evolucionamos a comer papillas...”

El artículo de NewScientist aquí.

 

Muchos genes humanos son de reciente evolución

Genes humanos relacionados con el metabolismo, la pigmentación de la piel, la función cerebral y la reproducción han evolucionado en respuesta a cambios ambientales recientes, de acuerdo a un Nuevo estudio sobre la selección natural en el genoma humano.

Investigadores de la University of Chicago, USA, han desarrollado una prueba estadística para encontrar las regiones genómicas que la evolución ha favorecido en los últimos quince mil años, cuando los humanos modernos empezaron a enfrentarse con el final de la última glaciación, el comienzo de la agricultura y densidades de población crecientes...

El artículo de NewScientist aquí.

Visita estas páginas

Darwin en la London School of Economics

Darwin@LSE explora los más recientes desarrollos del pensamiento evolutivo, en particular aquello que la teoría de la evolución puede decirnos sobre la naturaleza humana, entendiendo nuestros, nuestros cuerpos, nuestros cerebros, mentes, comportamientos y aspectos de nuestra cultura como productos de adaptaciones que han evolucionado por selección natural. El sitio proporciona un archivo completo de todos los eventos que ha organizado, y la totalidad de los artículos de todo tipo que se han producido en ellos. Presenta así mismo información sobre la gente que trabaja en Darwin@LSE y sus publicaciones.

 

¿Evolución y diseño inteligente? The Church of the flying spaghetti monster

_blank

En la actual e incomprensible (desde nuestra perspectiva europea) campaña de los "creacionistas” de incluir en la enseñanza de los USA, junto a la teoría de la evolución, las teorías alternativas del "diseño inteligente”, esta página es devastadora por su sentido del humor.

Libros

Nature Via Nurture: Genes, Experience, and What Makes Us Human

Matt Ridley

"...La naturaleza humana es, en efecto, una combinación de los principios? universales de Darwin, de la herencia de Galton, de los instintos de James, de los genes de DeVries, de los reflejos de Pavlov, de las asociaciones de Watson, de la historia de Kraepelin, de la experiencia formativa de Freud, de la cultura de Boas, de la división del trabajo de Durkheim, del desarrollo de Piaget, y de la impronta de Lorenz. Podemos encontrar todo eso funcionando en la mente humana. Ningún informe sobre la naturaleza humana estaría completo sin todos ellos. Pero, y aquí es donde empiezo a pisar terreno nuevo, es absolutamente engañoso colocar todos estos fenómenos en un continuum de lo genético a lo ambiental, del nace al se hace. En cambio, para entender cada uno de ellos necesitamos entender los genes. Son los genes los que permiten a la mente humana aprender, recordar, imitar, improntar, absorber cultura y expresar instintos. Los genes no son marionetistas ni anteproyectos. Tampoco sólo vectores de la herencia. Están activos durante la vida, se encienden y apagan los unos a los otros, responden al entorno. Pueden dirigir la construcción del cuerpo y el cerebro durante el embarazo pero luego se dedican a desmantelar y reconstruir lo que habían hecho, en respuesta a la experiencia. Son a la vez, causa y consecuencia de nuestras acciones. De algún modo los partidarios del "se hace” se han asustado demasiado del poder y la inevitabilidad de los genes y se han perdido la mayor enseñanza de todas: los genes están de su parte....”